Tag Archives: sexo

Mis mejores momentos… (12)

Mis mejores momentos… (12) (12)

MIS MEJORES MOMENTOS (o tendría que decir "Mis mejores
cog….")

Parte XII

En esta oportunidad los hago cómplices de los buenos
momentos de sexo que he tenido no solo con mi esposo sino en los tríos,
intercambios o relaciones circunstanciales de las que participé, pero vistos
desde la óptica masculina, ya que se trata de recopilación de los relatos de mi
pareja.

"Cuando de novios empezamos a acariciarnos noté‚ con sorpresa
que era una mujer distinta a lo que dejaba traslucir a simple vista. Era siempre
la que tomaba la iniciativa cuando empezábamos a acariciarnos en la puerta de su
casa aprovechando la oscuridad reinante en el lugar. Apenas la tocaba sus manos
rápidamente se dirigían a mi entrepierna y masajeaba de tal manera el bulto que
éste crecía de inmediato. Ahí y sin que se lo pidiera lo sacaba afuera y se
ponía a pajearme.Yo simultáneamente trataba de satisfacerla metiéndole la mano
dentro de su bombacha donde me encontraba con su humedecida concha. Cuando mi
dedo alcanzaba su objetivo se excitaba mucho y aceleraba sus movimientos sobre
mi verga hasta hacerme eyacular.

Al poco tiempo no solo me masturbaba sino que me la chupaba
hasta que tuviera un orgasmo y por más que quisiera apartarla se aferraba a mí y
no la sacaba de su boca hasta que no derramara toda mi leche en su interior. La
primera vez que me lo hizo me puse todo nervioso porque al agacharse y quedar en
la posición de chuparme la pija podía ser el blanco de las miradas curiosas de
los vecinos a pesar de las sombras. Después no me preocupé por nada.

Recuerdo que cuando íbamos al cine y le empezaba a tocar las
piernas para luego seguir subiendo hasta su cuevita ella rápidamente me la
sacaba afuera del pantalón y me masturbaba primero suave y después
frenéticamente hasta hacerme acabar en sus manos. Una vez, recuerdo, me tomó
desprevenido y cuando la sacó se inclinó de golpe y comenzó a succionármela ante
la mirada atónita de la pareja vecina. Traté de desalentarla porque a pesar de
que me gustaba lo que me estaba haciendo creía que no era lugar para ello y
pensé que nos iban a echar del cine, pero mi pedido resultó infructuoso y
continuó hasta hacerme acabar en su boca una vez más.

A esta altura yo ya me preguntaba dónde había aprendido todas
esas cosas. Sus amigas, en apariencia eran igual que ella y me acuerdo cómo
criticaban a otras que salían con más de un muchacho a la vez. Decían que eran
unas putas y no merecían ser sus amigas (Si supieran lo que me hacía mi novia a
mí se morirían de vergí¼enza, salvo que estuvieran disimulando y fueran todas
unas expertas como ella).

Cuando empezamos a coger era una máquina, me hacía gozar como
loco. Primero me la chupaba hasta dejármela bien al palo, cosa que no me
resultaba difícil, luego quería que le besara la concha así que nos mandábamos
unos 69 increíbles. Acabámos los dos casí al unísomo y luego de un rato se la
ponía en la concha y era ella la que me cogía, cabalgándome al mejor estidlo. Al
poco tiempo me pidió que le hiciera el culo y no me hice rogar.

La pasaba de maravillas pero siempre una idea fija me rondaba
la cabeza. Cómo era que ella sabía y hacía todas estas cosas. ¿Lo había
aprendido con sus amigas leyendo libros de sexo? ¿Se lo había enseñado algún
otro tipo? ¿Estaría cogiendo con otros además de hacerlo conmigo? Los celos
comenzaron a actuar. Pensaba continuamente que si era tan insaciable para el
sexo necesitaría a alguien más aparte de mí y eso me volvía loco.

No obstante y como la quería nos casamos con todas las de la
ley. En la luna de miel casi no salíamos de la habitación. Cogíamos todo el día
y por momentos no me daba respiro pero trataba de recuperarme (era más joven) lo
más pronto posible para no fallarle y pasar un papelón.

Una vez instalados en la casa que aún compartimos recuerdo
que tuvo una fiesta con compañeros del trabajo y la trajeron a casa el jefe y un
compañero. Yo la estaba esperando en la terraza preocupado por su tardanza (otra
vez los celos) y cuando el coche paró a unos metros del domicilio conyugal y no
en la propia puerta traté de agudizar mi vista para ver qué observaba. No se si
fue mi imaginación enfermiza o realmente ocurrió. Me pareció ver entonces que
ella, que venía sentada en medio de los dos hombres se inclinó para chupársela a
uno de ellos mientras el otro se la metía desde atrás. Lo que sí fue cierto es
que estuvieron un rato juntos los tres antes de que ella bajara y no se si tuvo
sexo o charlaron de cualquier cosa pero mi imaginación o lo que ví realmente me
hicieron acabar dentro de mi pantalón sin siquiera acariciármela..

Con el tiempo y mientras cogíamos le empecé a insinuar,
porque me parecía que con mi pija sola no le alcanzaba y yo no era el de antes,
si quería que hiciéramos participar a otro hombre en la cama y ella sonriente y
con cierta ironía me respondía que podría ser buena idea, que se lo dejar
pensar, lo que me producía calentura y bronca al mismo tiempo.

Entonces me decidí, buscaría un par de tipos para que se la
cogieran (eso sí, delante mio porque quería gozar del hecho), así que empecé a
buscar en los avisos de los diarios. Tenía miedo de meter a culquiera en nuestra
casa pero un día un amigo me contó de una agencia, a la que él recurría por
mujeres, que era muy sería y tenía tanto hombres como mujeres y que eran muy
responsables y de absoluta confianza. Eran discretos y cobrándote el honorario
que pretendían, que era bastante suculento, se les borraba rápidamente la
relación que habían tenido. Es más, era difícil que se repitiera la misma
persona aunque uno la pidiera. La agencia lo hacía para que no se entablara una
relación estable.

.

Así fue que concurrí a ésta y me mostraron el book de los
diferentes modelos que tenían y elegí dos que me pareció que a mi mujer podrían
satisfacerla. Uno era un tipo rubio de alrededor de 25 años y de acuerdo a lo
que se podía observar en la foto tenía un lomo espectacular y un pija de
considerables dimensiones. El otro era un morocho tipo caribeño de similar edad
y con una verga descomunal.

Sin contarle nada a mi esposa los hice venir a casa una noche
que ella me había avisado que llegaba un poco más tarde y me había pedido que
hiciera yo la comida. Preparé una mesa especial para la cena con mucho
champagne.

Cuando ella llegó se sorprendió y me preguntó si se celebraba
algo en especial. Le dije que tenía una sorpresa y que ya se iba a enterar.
Supongo que pensó que pasaríamos una noche especial, con buen sexo, pero creo
que no tanto como se la había preparado. Se duchó y se puso un vestido escotado
que le resalta las formas y que a mi me calienta mucho.

Comimos liviano y la estimulé para que tomara varias copas.
Luego comencé‚ a besarla y a acariciarla y poco a poco fui sacándole el vestido
dejándola apenas con su pequeña tanguita de encaje que le sienta tan bien.

Ella pretendía acariciarme la verga pero no la dejaba. Por
momentos hasta se puso algo molesta por ello pero no le hice caso. Continué
besándole y la fui llevando para el dormitorio donde permanecían los jóvenes
dentro del vestidor (se habían ubicado allí luego que ella se cambiaria).

La recosté sobre la cama y continúe besándola al tiempo que
le acariciaba sus tetas que tenían los pezones duros como nunca. Le saqué
suavemente su tanquita y comencé a besarle las piernas hasta que llegué a su
conchita. Ahí me mandé un trabajo sobre su clítoris como pienso que nunca la
había hecho y se puso loca. Me pedía que la cogiera y ahí aproveché para decirle
si no le gustaría que mientras yo me dedicaba a su conchita ella tuviera otra
pija a su disposición.

Estaba tan excitada y pasadita de alcohol que entrecerrando
los ojos afirmó con la cabeza.

Fue entonces que le dije que la sorpresa especial que le
tenía preparada estaba por concretarse.

Me dirigí a la puerta del vestidor y cuando la abrí y
aparecieron los dos tipos en bolas ella se quedó boquiabierta. Sus ojos iban
rápidamente de mi cara a las pijas de los muchachos y viceversa. Alcanzó a
exclamar que no lo podía creer, que estaba loco pero no los rechazó.

Cuando empezaron a acariciarla me miró como asustada, pero
ante mi sonrisa cómplice se distendió y empezó a actuar ella también. Recostada
sobre la cama comenzó a acariciarle las vergas mientras yo me dedicaba a su
conchita tal como se lo había prometido..

Después me retiré por un instante y los dos hombres
comenzaron a disfrutarla mientras yo miraba la escena. La besaban por todo el
cuerpo y ella me miraba en forma libidinosa (nunca me calenté tanto). Fue
penetrada de todas las formas posibles y ella no se quedó atrás y succionó sus
miembros de una manera increíble. Gemía y hasta llegó a gritar a raíz de los
orgasmos que le producían los muchachos. Realmente eran unos expertos y sabían
como satisfacer a una mujer. Actuaban delicadamente y eso a ella parecía que la
calentaba más.

Cuando todo termino su cuerpo lucía exhausto y con olor al
semen que habían derramado los hombres en esa especie de batalla sexual."

"Se apagaron las luces principales de la sala de cine,
comenzó la publicidad previa a la película y ahí se inició la "otra acción".
Susy le pasó una tableta de chocolate a Juan Carlos para que éste convidara a su
amiga y el esposo.

Al proceder a devolver la golosina y debido a la oscuridad
reinante Piru tocó sin querer el apoyabrazos de la butaca de su amigo y la
tableta se le cayó de las manos. Temerosa de que se fuera al piso intentó
manotearla pero lo único que logró fue agarrar sin querer el bulto de Juan
Carlos pensando que era el chocolate.

Se disculpó de inmediato en voz baja e intentó retirar su
mano pero éste actuando rápidamente y de manera algo atrevida con su amiga ya
que estaban presentes su esposa y el marido de aquélla, le tomó la mano
delicadamente pero con firmeza para que no la sacara y la apoyó sobre su
miembro, el que empezó a cambiar abruptamente de tamaño.

Nora se sorprendió por la actitud de su amigo y dudó un
instante, quería retirar la mano y a su vez dejarla ahí toda la película. Se le
vino de golpe a la mente la vez que Salva le había comentado del tamaño de la
verga de Juan Carlos, a quien se la había visto en el vestuario luego de un
partido de paddle y era el comentario y la chanza de los otros hombres.

Desde entonces, aunque no lo reconociera en voz alta, la
mujer comenzó a ratonearse con ese miembro y soñaba con sacarse las ganas de ver
algún día semejante instrumento. De ahí que se jugó y dejó su mano apoyada en la
pija esperando que no la descubriera su marido ni su amiga.

Juan Carlos que era todo un experto en estas lides, puso
rápidamente su abrigo tapando todo de tal manera que nadie podría percatarse de
nada. Así fue que a partir de ese momento, la mano de Nora, guiada por la de él
comenzó con las caricias a través del pantalón.

Sin hablarle nada y siempre tomándola de la mano la llevó a
bajarle el cierre del jean y a sacarle la voluminosa pija que por ese entonces
estaba por estallar. Como si fuera una malabarista, encontró la forma, se agarró
fuerte de ese pedazo y comenzó a masturbarlo. El contacto de la mano de Piru
sobre su miembro provocó que Juan Carlos emitiera un imperceptible sonido de
placer. La mano de ella apretaba con fuerza y subía y bajaba con una lentitud
que ponía el hombre al borde del éxtasis.

Ella sabía como hacer su tarea; era toda una experta en la
materia. Cuando estaba de novia con su actual esposo e iban al cine lo
masturbaba siempre hasta hacerlo acabar. Un vez, en un viejo cine de Flores,
hasta llegó al extremo de chupársela en medio de la oscuridad y ante la sorpresa
de su entonces novio que no esperaba una gratificación de ese tipo y de la
pareja vecina que los miraba sorprendida.

Los cosquilleos en la verga de Juan Carlos lo estaban
volviendo loco, quería hacer algo él también para satisfacerla pero no se
animaba por la proximidad de su esposa. Temía que si los descubrían se armara
flor de lío.

La mano de Piru continuaba implacable, bajaba y subía, le
dejaba el prepucio al descubierto y rozaba con sus dedos la cabeza inflamada de
deseo. Los testículos de Juan Carlos cargados con semejante paja estaban
hinchados de goce y de leche pronta a liberarse. Un estremecimiento se apoderó
de él y la mujer que se dio cuenta de ello y a pesar del apartamento que éste
intentó, continuó con su tarea con un ritmo más alocado hasta que no pudo
aguantarse más y descargó su leche sobre la mano de su amiga, la que continuó
masturbándolo por unos instantes más.

Juan Carlos se estremeció de placer tratando de disimular sus
movimientos delante de su esposa. Nora le sacudió luego con suavidad la poronga
hasta que no le quedó una gota de semen. Jugó con el glande empapado de esperma
con la punta de sus dedos hasta estar segura del completo goce de su amigo y se
la guardó luego con habilidad dentro del calzoncillo subiéndole el cierre en
forma lenta. El solo atinó a pasarle un pañuelo para que se limpiara la mano y a
murmurarle las gracias en voz muy baja.

Recién ahí se dispusieron a ver atentamente la película que a
esta altura estaba en sus tramos finales. Después fueron los cuatro a cenar,
como habían convenido, como si nada hubiera ocurrido.

Tanto Nora como Juan Carlos no dejaron traslucir nada de lo
pasado en la sala de cine. Seguro que al acostarse en la noche, los respectivos
cónyuges se habrán sorprendido de la fogosidad de esposa y marido,
respectivamente, sin siquiera sospechar los verdades motivos de ello."

"Hacía un tiempo que el empresario la deseaba. La contadora
tiene un físico bien proporcionado en el que se destaca su buen par de tetas que
luce generosamente a través de los escotes o de las transparencias de sus blusas
y el empresario varias veces le había hecho insinuaciones -tanto en el estudio
de ella como en la empresa- que ella había rechazado elegantemente.

Esta vez, influenciado por el alcohol, se mandó directamente.
Se le acercó por detrás y apoyándole el bulto sobre la nuca le acarició la cara
y deslizó luego una de sus manos hacia los pechos de la contadora
acariciándoselos suavemente.

Esta sorprendida, se quiso apartar pero no pudo porque él
ejerció toda su fuerza y no la dejó mover. Con rapidez se bajó el cierre del
pantalón y sacó a relucir su erguido miembro que puso cerca de la cara de la
mujer pidiéndole que se lo chupara.

La contadora se negó rotundamente y empezó a ponerse muy
nerviosa por la situación. El hombre insistía y cada vez se lo acercaba más.
Nunca nadie la había acosado de tal forma y se sentía muy incómoda.

El empresario ya casi le rogaba que lo hiciera, le decía que
estaba muy caliente con ella, que era una hembra espectacular y siempre había
fantaseado con que ella se la chupara. Que nadie se enteraría y que nunca más le
pediría nada por el estilo. Que se conformaría con que se la besara un poquito,
nada más. Que eso lo haría muy feliz y estaría agradecido de por vida con ella.
Que sabía que no era una cualquiera, que estaba casada y respetaba a su marido
pero que no podía aguantar más y hasta sollozó un poco.

La mujer no sabía cómo manejar la situación. Por un lado no
quería que se le faltara el respecto de ese modo. No quería parecerse a este
tipo de mujeres que a la primera insinuación accedía a los requerimientos
sexuales de un hombre, pero tampoco quería perder un cliente que era de los
importantes que tenía en el estudio y que le pagaba sus buenos honorarios. No
quería engañar a su marido, a quien quería mucho, pero tampoco podía arriesgarse
a perder otra contabilidad (en los últimos tiempos se le habían caído por
diversas razones dos buenos clientes). Pensó que tal vez podía arriesgarse y
acceder al pedido del empresario ya que ello no saldría de esas cuatro paredes y
que además como éste estaba bastante borracho podría llegar después a olvidarse
de lo que ella le había hecho y .

Así que tomó valor, dejó lo que estaba haciendo, se dio
vuelta y agarró suavemente con sus manos el miembro del empresario. Después se
la introdujo en la boca sin hacer ningún movimiento especial y tratando de
pensar en cualquier otra cosa. El hombre que estaba excitadísimo le sujeto su
cabeza con ambas manos y empezó a bombear como si quisiera cogerla por la boca
llegándole a producirle arcadas a la contadora.

Acabó rápidamente sin darle tiempo a ella de sacársela, lo
que le produjo fastidio y asco al mismo tiempo. Cuando pudo retirarla todavía
estaba chorreando y las últimas gotas cayeron sobre su blusa.

Cuando pensó que todo terminaba y se iría a higienizar, el
hombre le dijo que quería cogerla y levantándola bruscamente de su lugar la hizo
girar y la recostó boca abajo sobre el escritorio, tirando previamente al piso
toda la papelería.

El hombre que era muy corpulento prácticamente la tenía
inmovilizada e imposibilitada de oponer resistencia. Estaba indignada y a punto
de largarse a llorar por la situación. Nunca le había pasado nada igual.
Prácticamente la estaban violando.

Pensó que el tipo podía llegar a hacerle daño dado la
situación en que se encontraba, así que por favor le pidió una vez más que la
dejara ir, que no lo hiciera, que la respetara como mujer y pensara con qué cara
podría mirar luego a su marido a quien quería tanto.

El tipo no se inmutó y procedió a levantarle la pollera y
bajarle la bombacha. Se vio perdida y trató de pensar que por el estado en que
se encontraba y que recién había eyaculado, se la metería un poco y se retiraría
fatigado sin poder hacer nada.

Pero cuánto se equivocó. El empresario, que a pesar de no ser
tan joven, tenía un vigor impresionante pronto estuvo recuperado y con la verga
dura nuevamente dispuesta a todo. La contadora empezó a sentir cosas porque ya
se estaba humedeciendo pero trató de pensar en otras para no excitarse.

El hombre le introdujo la pija suavemente y comenzó a moverse
acompasadamente. Le decía que la deseaba, que siempre había pensado en ese
momento y que la iba a hacer gozar como nunca su esposo lo había hecho. La
contadora le rogó que acabara afuera, porque éste no se había puesto
preservativo y no quería encontrarse con ninguna sorpresa.

El empresario que sabía cómo hacer gozar a una mujer la llevó
a un éxtasis impresionante. No se apuraba y le hacía sentir plenamente toda su
verga. Se la había introducido hasta el fondo y los testículos golpeaban casi
sobre el escritorio.

Cuando presintió que la mujer estaba a punto de desfallecer
con el orgasmo, aceleró el ritmo y alcanzó a sacarla un instante antes de
correrse desparramando su leche sobre el culo de la mujer que había gozado sin
quererlo.

La contadora se arregló un poco y se fue al baño a
higienizarse. Cuando volvió se encontró con una desagradable sorpresa. No solo
el empresario no le pidió disculpas por lo que había hecho sino que había
prendido el televisor e introducido un video en el que sorprendida pudo observar
su actuación más digna de una película porno que de su capacidad profesional. El
muy cretino la había filmado y prometía mandarle copia a su esposo si ella de
vez en cuando (le dijo una vez por semana) no tenían relaciones con él.

La mujer se puso a llorar. Le había salido el tiro por la
culata. Quedaba totalmente en manos de ese individuo y no sabía cómo seguiría
esta historia."

 

Resumen del relato:
    Siguen los mejores momentos de sexo por los que pase y que conté íntegramente en todorelatos.com

Sueño en un sueño

Sueño en un sueño (8)

Hola a todos / as, soy una mujer de 40 años que tiene su
pareja de 32, él es un hombre con mucho potencial sexual. Soy separada y tengo
hijos de mi exmarido, pero nunca en mi vida experimente un orgasmo haciendo el
coito, los únicos que conocía era los orgasmos clitorianos pero jamás tuve uno
vaginal, hasta que conocí a mi pareja actual, me tiene todo el día ensartada y
haciéndome correr como loca.

El otro día tuve un sueño y os lo voy a contar tal y como se
lo conté a mi hombre (que también es mi amo).

Todo comenzó cuando estábamos en casa tomando una copa con
una amiga, cuando te acercaste a mí y me dijiste:

 – Loli vida, tengo la polla durísima, tienes que hacerme una
mamada ahora mismo, no aguanto más.

 Yo que soy muy obediente con mi amo, te acerco al sofá, te
desabrocho el pantalón, te siento y pongo mi mano en el calzón, noto tu polla
dura, la saco y me pongo a chupar como una desesperada, mi amiga con unos ojos
como platos, yo estaba de rodillas sobre tu polla, por tu manía de que no lleve
ropa interior mi coño y ano quedaban al aire, cuando de pronto sentí algo húmedo
en mi coño, mire era mi amiga que no había podido aguantar tanta excitación y se
había lanzado a comerme mi clítoris, me quede muy extrañada pero he de reconocer
que me gusto, tu levantaste la vista y al ver a mi amiga con su cabeza en mi
coño te pusiste como una moto, te incorporaste y colocaste tus dedos en mis
agujeros como tu sabes que me gusta, a la vez que empujabas tu dura polla al
fondo de mi garganta, estaba a punto de correrme cuando mi amiga se dio cuenta y
paro, se incorporo y nos dijo:

 – Porque no vamos a la habitación, allí estaremos más
cómodos

 Nos levantamos y fuimos hacia allí, tu me desnudaste y yo a
ti, cuando nos giramos mi amiga ya estaba desnuda, se acerco a ti y mirándome
con cara de vicio me dijo:

 – Ahora me toca a mí con él

 – De eso nada -le dije-, a el solo lo toco yo, esta polla y
ano es solo mío

 – Bueno  pues seguiré contigo -me dijo-

 Nos fuimos hacia la cama, nos tumbamos formando un circulo,
yo con tu polla en mi boca todo un placer pues estaba a punto de reventar y mi
dedo muy suave dándote placer en tu ano, mi amiga con su lengua jugando con mi
clítoris y sus dedos moviéndose en el abismo de mi sexo y ano, y para cerrar el
circulo tu hundiste tu cabeza en el coño de mi amiga, joder estaba como en una
nube, por un lado mi amiga con su cabeza hundida en mi coño (dándome casi tanto
placer como me das tu), por el otro saboreando tu dura polla que tanto me gusta,
no se cuanto rato estuvimos así, pero fue bastante porque cuando alguno de
nosotros estaba a punto de correrse, el otro paraba para que durara mas el
placer, al cabo de un buen rato ya no pudimos más y nos corrimos todos a la vez,
como te puedes imaginar estábamos agotados, pero tuve fuerzas para acompañar a
mi amiga a la puerta e invitarla a salir y le dije:

 

 – Ahora quiero estar a solas con mi hombre.

A lo q ella respondió.

- No bonita, creo q será tu hombre el que tendrá que
decidirlo.

Me gire y te mire, tu me miraste con esos ojos que sabes
ponerme cuando quieres algo de mi y dije a mi amiga.

-De acuerdo pero tienes q saber que el es quien mandara y
manda en esta cama, así que harás todo lo que el te pida y sin poner pegas.

-Deacuerdo, seré por un rato su esclava como lo eres tu.

Dicho esto tu miraste a mi amiga y a mi y sonreíste
maliciosamente, me eche a temblar pues no me gusta compartir a lo que mas amo en
el mundo.

-Cariño.

Me dijiste con dulzura.

-Prepárate pues vas a ser la cornuda mas feliz de la tierra.
Para empezar ponte a chuparle el coño y el ano a tu amiga, quiero que estén muy
lubricados para cuando se la meta.

Yo jamás había chupado el coño a otra mujer y me dio reparo
hacerlo, al mirarte, tu me miraste con ojos amenazantes y sin decir nada comencé
a chupar el coño de mi amiga. Sabia bien y me gusto mucho los jugos que emanaban
de su sexo, mientras tu tenias la polla dentro de la boca de mi amiga y ella
chupaba con ganas de exprimirte, yo mirando de reojo me reía a mis adentros pues
se que para que tu te corras hay que hacer maravillas y durante mas de una hora.
De repente me dijiste que parara y sin ningún miramiento le metiste tu dura
polla a mi amiga en su ano, ella grito de dolor pero tu la mandaste callar y
chuparme el coño, ella se callo y comenzó a darme placer. Estuvimos mas de media
hora así, yo perdí la cuenta de mis orgasmos en la boca de mi amiga y ella de
los que tuvo con tu polla en su ano, pero tu aun no habías descargado tu leche.
Saliste de su ano y me ordenaste limpiar tu polla de restos de sus excrementos
(casi vomito) y después se la metiste en su caliente coño, yo quede como mera
espectadora hasta q después de casi una hora de folleteo y de cambio de posturas
le llenaste el coño de tu rico esperma.

-Cariño, ven aquí y limpia todo esto con tu lengua.

-Enseguida mi amor.

Limpie bien tu polla y después el coño de mi amiga.

Una vez terminada mi tarea tu te quedaste tumbado en la cama
y yo acompañe a mi amiga a la salida, nos dimos un beso en la boca y la despedí.

 Cerré la puerta, me acerque a ti y te bese, sin querer roce
tu polla y me di cuenta que volvía a estar en pie de guerra, te tumbe boca
arriba me senté encima de ti y de un golpe seco metí tu polla en mi coño que
estaba húmedo deseando que lo follaras, la metí hasta el fondo y empecé a
cabalgar encima de ti, de repente note algo que rozaba mi mejilla, eras tu que
me dabas un beso de buenos días, había sido un sueño en mi sueño

TE AMO

 

Resumen del relato:
    Como le conte a mi amo un caliente sueño que tuve.

Mi despertar sexual con Jesus mi primo (2)

Mi despertar sexual con Jesus mi primo (2) (1)

Mi despertar sexual con Jesus (2). Descubriendo sus 29 cms de
herramienta.

Antes que nada quiero agradecer a todas aquellas personas
quienes me han escrito a consecuencia de la lectura de mi relato. Quiero
decirles que todo esto es veridico, se que muchos aqui dicen lo mismo pero creo
que uno se da cuenta por la forma en que la gente escribe si realmente lo son o
no.

En fin!!!! Siguiendo con mi relato, y cabe aclarar que
escribo esto con la esperanza de que el lo lea, mi primo Jesus, mas tarde
descubriran porque. Despues de esa noche en su casa, nos levantamos y nos
comportamos como siempre, es decir como si nada hubiese pasado, parecia que la
penumbra de la noche tenia algo que nos hacia cambiar por completo y por la
manana nos daba amnesia y seguiamos tan frescos como una lechuga, o tal vez sea
que fueramos unos sinverguenzas jajajajajajajaja.

Despues de esa ocasion pasarian un par de anos; Una navidad
sus padres, sus hermanos y el fueron a pasar las fiestas a mi casa y como
siempre el dormia conmigo (je), la noche de ano Nuevo, nos fuimos mis hermanos,
mis primos, mi novio y yo a una discoteque. Estuvimos bailando y tomando y la
verdad es que todos terminamos bien borrachos, ya entrada la manana regresamos a
mi casa y en mi cuarto, en una cama individual dormimos una de mis primas y yo y
en el piso a mis pies el estaba "durmiendo". Yo la verdad es que estaba
realmente borracha y cansada (bueno todos lo estabamos); ya mi prima se habia
dormido y yo estaba empezando a caer en los brazos de morfeo cuando de pronto
senti su mano que acariciaba mis pechos, yo claro como toda Buena mujer de
buenas costumbres, me hice la dormida para poder disfrutar de sus caricias, pero
cuando el empezo a succionar con sus labios mis pezones y mi respiracion se hizo
cada vez mas pesada yo ya no pude seguir fingiendo y el se dio cuenta por lo que
con un abrazo me arrastro con el hacia el suelo (todo con mucho cuidado para no
despertar a mi prima que dormia a mi lado).

Ya en el suelo Jesus comenzo a besarme, invadiendo con su
lengua mi boca mientras que con su mano me acariciaba mi humeda panochita,
introduciendo sus dedos en ella…. Ooooohhhh era tan deliciosa la sensacion de
estar no solamente haciendo algo prohibido sino aunado a eso el peligro de que
mi prima se despertara y nos descubriera y se nos armara un relajo familiar ahi.
Bueno, que puedo decirles, la adrenalina me galopaba por la sangre, oia el
latido de mi corazon en mi cabeza y sentia que el aire se me escapaba de la
excitacion.

Despues de un rato jesus se "bajo" y comenzo a succionarme el
cliroris al mismo tiempo que me introducia los dedos en mi rajita uuuyyyyyy (eso
es lo mejor), entre ratos paseaba su ancha lengua desde mi ano hasta mi clitoris
y de vuelta mmmmmmm, hasta que ya no a guante mas y explote en un convulsivo
orgasmo que hizo que la punta de mis pezones se paran como queriendo reventar.
El al sentir mis jugos vaginales y sentir mis convulsiones se incorporo y al
mirarle la cara pudever en sus ojos una expresion que para ser honestos me dio
mucho miedo. De pronto y bruscamente el me forzo a ponerme en cuatro patas en
posicion de "perrito" y sin decirme agua va me la dejo ir toditaaaaaaaa, Dios
que yo queria gritar!!!! El pene de Jesus es monstruoso, pero yo nunca se lo
habia visto, ni siquiera esa manana, solo lo senti y lo unico que puedo decirles
es que me causo muchisimo dolor a pesar de que ya no era virgen!!!!, pero como
mas tarde descubriria mi primo ostentaba un imponente pene de 29 cms de largo y
16 cms de grosor, y fue por eso que me dolia tanto (yo mido 1.62 cms), aunque
debo decir que Jesus fue considerado conmigo ya que no me la metio toda. A mi me
daba terror!!!! Porque el muy sin verguenza me veia que me quejaba del dolor y
mas sin embargo no me soltaba de las caderas y entre mas trataba yo de liberarme
mas me la dejaba ir el muy ca……!!!!!! yo emitia grititos de angustia y llanto
pues no era nada placentero, me sentia violada!!!!! Pero el me ensartaba la
cabeza en la almohada para acallar mis quejidos y evitar despertar con ellos a
mi prima.

Despues de un rato de estar ahi empalada sucedio algo
sorprendente, en medio del inmenso dolor que Jesus me proporcionaba al cogerme
con su inmensa herramienta, mi cuerpo empezo a convulsionarse de placer al
experimentar mi Segundo orgasmo wow!!!! Esta vez fue bien diferente porque era
un placer doloroso…. Pero una vez pasado mi orgasmo lamentablemente ya no podia
seguir cogiendo con mi primo, pues mi vagina se seco completamente y resultaba
aun mas doloroso tener sexo con el, y es que teniamos facil como 40 minutos
cogiendo y no habia modo de que el se viniera, asi que lo mordi y a como pude me
libere, el pobre una vez mas se quedo todo alborotado y aunque quiso obligarme a
comermela yo ya estaba muy molesta con el y le dije que ya era suficiente y que
si no se calmaba le hablaria a mi prima, a lo que el muy molesto se me quedo
mirando, se levanto y muy enojado se fue al bano a hacerse justicia por su
propia mano por Segunda vez conmigo, pero imaginense, todavia se tardo por lo
menos unos 15 minutos mas alla adentro!!!!!

En fin!!! Que la historia no acaba ahi, y aunque mi primera
session sexual con el fue muy dolorosa, experimente un cierto grado de placer,
por lo que desde esa fecha en adelante aumentaron mis sesiones de masturbacion,
todas a su salud!!!!!. Continuara…..

 

Resumen del relato:
    Esas festividades decembrinas serian el inicio de una serie de correteos sexuales entre el y yo, descubriendo dolorosamente sus 29 cms de herramienta.

Mi primer bebe a los 12 el segundo a los 14…

Mi primer bebe a los 12 el segundo a los 14… (1)

Me llamo Daniela, estoy en 2º de liceo y acabo de cumplir 14
años. Tengo que contarles que estoy esperando a mis segundo bebe para dentro de
4 meses y medio y no estoy muy segura quien es el padre ya que tuve relaciones
con muchos hombres

Apenas tenia 11 años cuando descubri que era el sexo, o mejor
dicho me lo hicieron descubrir de a poco.

Resulta que mi hermano que en ese entonces tenia 17 años, me
mostraba revistas pornográficas y me explicaba lo bueno que era practicar sexo
para poder cdesarrrollar mi cuerpo y además que se sentian cosas hermosas que
nunca habia sentido.

Ustedes se preguntaran donde estaban mis padres a todo esto,
y yo les dire que nunca conoci a mi padre y para peor mi madre trabajaba de
noche de prostituta(yo no lo sabia). Ella empezó a prostituirse despues de
quedarse embarazada a los 14 años, por suerte la encontro un hombre que le llevo
a la casa con a unica condición de que quería tener muchos hijos…

El hombre murió a los 69 años y mi madre heredó la casa a los
23 años con 6 hijos y embarazada de 7 meses de mi…

Volviendo a mi vida y haciendole caso a mi hermano comence a
masturbarme como el decia y descubri con asombro y alegría el placer y el goce
del sexo. Esto me hizo confiar en el por lo que fui accediendo con gusto a los
pedidos de el.

Primero me dijo que queria verme sin nada de ropa, yo le dije
que si y el se dejo ver desnudo ante mi.

Luego me pidio que me bañara con el y lo hicimos fue muy
lindo ya que el me enjabono con mucha dulzura por todo mi cuerpo. Esto hizo
ponerme algo exitada ya que nadie me habia tocado mi cosita sin ser yo.

Pasaron los dias y el comenzó a masturbarme mientras nos
bañabamos, cuando ya tenia el orgasmo, el se masturbaba hasta que le salia un
liquido blanco, espeso…

Una noche me dijo que si queria dormir en su cama y yo le
dije que si, pense que solo ibamos a dormir o como maximo que nos ibamos a
masturbar los dos…

Yo a esa edad tenia el cuerpo de una niña, pesaba solo 34 kg,
apenas me empezaban a crecer los senos, mis piernas eran muy finas y mi cola era
un poquito respingona… A mi me gustaba tener el pelo largo y lacio, suelto
pero peinado. Me acoste en su cama y enseguida se apoyo de costado sobre mi
cola. Según el tenia frio y yo lo deje sin chistar a pesar que note que su pito
estaba muy duro. El paso sus manos por debajo de mi camison y comenzó a
acariciarme la panza, las tetitas, la bombacha y la verdad es que se sentía muy
bien muy placentero. Luego me empezo a sacar el camison y la bombachita hasta
que quedamos los 2 desnudos. Me dijo que me pusiera boca a bajo y me empezo a
dar besos en la espalda, mientras yo notaba su pene apoyado en mis nalgas. Todo
eso me hizo exitar mucho y comence a suspirar. El presionaba sobre mis nalgas y
yo instintivamente fui abriendo mis piernas, me acomodo la almohada debajo de mi
panza quedando mi cola levantada y desprotegida. El entonces tomo su pito y
trataba de hundirlo en mi vagina, yo estaba muy exitada pero tambien algo
asustada cuando de repente senti un dolor intenso y como que se me abria algo
por dentro…Yo lloraba pero no le decia que parara, en ese momento pense en los
llantos y los ruidos que habia sentido desde los dormitorios de mis hermanas…
Estaba sintiendo lo mismo que ellas? Mi hermano habia hecho lo mismo con ellas?
Era por eso que estaban embarazadas y con hijos, ya? Al distraerme en esos
pensamientos pude sentir que el dolor era menos y lejos sentirme mal gozaba
mucho cada vez que mi hermano se hundia en mi…

Sin parar de penetrarme me hizo poner en cuatro patas y
siguio dandome con su pito hasta que empezo a gritar y gemir como loco… La
velocidad de las penetraciones y el escucharlo a el hizo que me viniera "el
goce" mas intenso que habia sentido en mi vida.

Despues de ese dia le pedia que me lo hiciera a cada rato…
me encantaba que me pusiera su pito en mi cosita y cuando el no pudo seguir
todos los dias yo comence a buscar hombres que me lo hicieran. Fue ahi que
conoci a mi padre ya que iba todas las tardes a la casa del vecino de enfrente
para que me cogiera a su gusto. El fue el primero que me penetró por el ano y me
encanto tanto el sexo anal como el otro… Pero un dia que salia de su casa mi
madre me vio y me preguntó que estaba haciendo con el. Yo le dije que el me
gustaba y tenia sexo todos los dias…

Ella se volvio loca y comenzo a pegarme, dejandome marcada la
espalda con su cinto… Esa noche entre llantos de ambas ella me conto que el
vecino era mi padre… Ya era muy tarde ya que a esa altura tenia un embarzo de
2 meses y medio…

Mi padre entonces me dijo que me amaba tanto como hija como
amante y que si queria podia irme a vivir con el

Al sexto mes ya habia cumplido los 12 y mi panza era tan
grande que me causaba fatiga al caminar unas pocas cuadras…

Nunca fui al doctor ya que según mi padre el iría a prisión,
asi como mi madre, por lo que estaba con mucho miedo. Tenia dolores de espalda
constantes y dormia mal, pero aún asi seguia teniendo sexo no solo con mi padre
sino que muchas veces lo hacia con mi hermano mayor y mi primo…

En la escuela tuve problemas con la maestra ya que mi panza
era tan grande que debia desprenderme la túnica, provocando preguntas y
comentarios de mis compañeras… Muchas me envidiaban estar embarazada ya que
iba a poder tener un bebe de verdad mientras ellas seguian con las muñecas…

A los 7 meses tenia una bariga enorme la cual me dificultaba
pararme y estar sentada. Mi cuerpo tuvo cambios por mi embarazo ya que mis senos
qudaron formados y me dolian los pezones de vez en cuando… Mi cola se formo
más quedando redondita y abultada, mi peso fue de 34 KG a 41 Kg , pero mi altura
quedo igual en 1.45 m.

Al entrar en el penúltimo mes vinieron los primeros calores
del verano por lo que andaba de shorts cortitos de licra y camiseta, las cuales
nunca llegaban a cubrirme el ombligo. Ahorasi me sentía toda una niña-mujer con
mi panza del tamaño de una pelota de basketball. Al caminar tenia que llevar el
peso de mi barriga hacia atras con mis hombros hacia atras.

Las 2 ultimas semanas las pase muy dolorida y con mi vientre
aún mas hinchado, pero con la misma necesidad de sexo hasta el momento en que
comenze a parir en mi cama a las 2 y media de la mañana. Mi madre me ayudo ya
que habia estado embarzada más de 10 veces y era una verdadera partera… Cuando
paso la cabeza de mi bebe por la vagina comece a tener un orgasmo atras de otro
hasta que salieron sus patitas… Fue inmensamete hermoso…

Actualmente tengo 14 y estoy esperando a mi segundo bebe…
(me faltan 4 meses y medio)

 

Resumen del relato:

    Jugando a la gallinita ciega!

    Jugando a la gallinita ciega! (13)

    Hay! Que excitación, solo el pensar que se volverá a repetir
    en algún momento, excita mis sentidos…..!

    Mi piel se enreda con la carne y mi respiración se agita! Me
    pongo a mil y mi potente miembro, muestra la reacción lógica de tales
    pensamientos!

    En fin!….Busqué desde hace algún tiempo, la forma de
    empezar a relatar mis experiencias y lo mas interesante, lo que vivo hoy en
    día!!!

    Gracias a una amiga de .com he tomado grandes e
    importantes decisiones respecto a mi sexualidad, no se como pudiera reaccionar
    mi buena amiga, pero creo que me alentaría a seguir !

    Me gustaría empezar describiéndome tal como soy! Físicamente
    soy alto moreno y “tuco”; lo que en Sudamérica se llama a los chicos esbeltos y
    de cuerpo atlético.

    Tengo 28 años pero parezco de 24, mido 183cm., ojos cafés y
    cabello negro…..con anteojos y jockey! Me encantan las gorras y hace de mi
    aspecto mucho mas juvenil!

    Olvidémonos de mi y sigamos a lo que vinimos! Pues
    bien!………La excitación que me cargo hoy es porque en la tarde de hoy, mi
    sobrinita de 16 añitos, me ha tenido cañón (arrecho)…..es una nena cariñosa
    conmigo….se me sienta en las piernas, se acuesta a mi lado, le gusta abrazarme
    para dormir, sentir mis brazos, mis manos y en sierra forma hasta mi sexo!

    Ayer fue muy especial Mi sobrina es muy tímida pero cariñosa
    y melosa, pero el solo hecho de sentirse acosada la atemoriza tanto que huye de
    mi…..quien lo diría, cuando estamos solos, prefiere alejarse de mis cercanías,
    mientras que estamos con algún adulto ella, decide abrazarme y hasta excitarme ,
    que absurdo, pero me vuelve loco esa situación, en la cual mis manos no
    desaprovechan la oportunidad de tocar y manosear sutilmente su trasero virgen,
    tan redondito, suave y con un movimiento único a mi vista pequeño pero
    apetecible…toda una delicia!

    Mientras estaba en el baño lavándome las manos, ella también
    lo hacia y no dejaba de divisar su cuerpecito angelical, dulce y tan tentador al
    rose y el coqueteo……..Pero mientras le decía que se apurara me fijaba en
    ella y la veía salir…mmmmmmm, que rico! (Recordaba), Rquísimo, cuando momentos
    antes de acostamos a dormir la siesta y de repente la estaba tocando muy pero
    muy cerca de lo mas intimo de su ser, pretexto de explicarle el funcionamiento
    de los huesos y la formación de los músculos!

    -Querida-(Le decía), el músculo de la cadera empieza aquí y
    termina acá! Y desde aquí se forma el músculo de la pierna y luego la
    pantorrilla!

    Luego volvía a la explicación, pero esta vez metía mi mano
    entre sus pantalones y su interior se resbalaba con mi movimiento rectilíneo y
    redondeado!

    Y pretexto de descansar y volver al juego, contabamos hasta
    diez y posaba en esos segundos mi miembro ya erecto a rebentar, sobre su fina
    pero bien formada pierna; con el grosor suficiente como paramasturarme con ella
    y por ella!

    Propuse contar hasta cien y convenciendola con mimos me poso
    sobre ella y tomo sus nalguitas entre mis manos y mi mano mientras tanto tomaba
    con firmeza su cadera, casi pellizcandole la piel! Que delicia sentirla asi
    sumisa ante mis jadeos, ante mi excitación, ante mis movimientos cerca de sus
    genitales….hago un leve movimiento y presiono mi pene sobre su pubis y noto un
    leve movimiento en su columna…sigo con leves movimientos:
    arriba-abajo-arriba-abajo, que delicioso morbo recorre mi cuerpo…

    Y de repento escucho su voz llegar : 95-96-97-98-99 y…100!
    Ahora nuevamente a jugar!

    El juego se llama “gallinita ciega!”, mientras me tapa los
    ojos con mi pañuelo, me siento mojado, sentado alli frenta a ella, mis líquidos
    se dejan sentir, pero aun no he terminado ni eyaculado ni tenido mi orgasmo, asi
    que espero mas y mas!

    La abrazo y dejo que mis ojos se cierren apretados por
    aquella tela usada para el mencionado juego….Mientras la abrazo, la aprieto
    hacia mi, abriendo sus piernas y pegando su sexo al mio!

    -La señora Gallina acaba de poner un huevo, donde lo habra
    puesto, buscalo buscalo buscalo!- Cantaba su voz angelical!

    Sonreiamos, reiamos nos burlabamos al buscarnos y
    encontrarnos , al mismo tiempo que nos tocabamos, por aquí y por alla!

    Que cansancio, nuestras risas y el corre corre nos habia
    agotado, en especial a mi! Decidi recostarme para descansar y eela opto por lo
    mismo! Nos estabamos quedando dormidos y solos, ya que momentos antes jugabamos
    juegos de niños, sin perder oportunidad de manocearla de vez en cuando y en ese
    momento exacto, decidi arriesgarme!!!! La tome por la cintura y la levante
    trayendola hacia mi; mientras le decia:


    No te haré daño, solo quiero que te duermas junto a mí,
    así bien rico, juntos!


    Ella sollozaba y se movía entre sueños…

    Mi mano izquierda en su cintura la apretujaba, mientras que
    la diestra la pegaba a mi cuerpo!

    -Qué pequeña!

    Junto a mi se acomodaba y como huyendo me daba la espalda;
    eso mas me excitaba!

    Rozar su culito sobre aquel pantalón deportivo….Con sus
    nalguitas en mis manos, comencé el jaloneo!

    Tocaba sus piernas y llegando a su entrepierna empezaba el
    manoseo, mientras que mi pene erecto a mil, casi de 21 pulgadas palpitaba tras
    su coxis y su culo se movía hacia atrás de un momento a otro o hacia mi mano que
    se encontraba en su vagina; tan caliente y mojada! Y movía mi mano y se movía
    hacia mí, movía mi mano y ella hacia mí!

    Decidí llegar mas lejos, metí mis manos entre su ropa,
    tocando su virginales pechos, que aun no había crecido hacia ningún sentido,
    pero sus tetillas reaccionaban al mas leve roce, a lo cual se resistía un
    poco!….llevé mi mano dentro de su bragueta llegando a su monte de venus…mmm.
    rico, aun sin bellitos y sus labios vaginales pegados y sudorosos por la
    excitación, los abro suavemente, mientras mi verga sigue palpitando contra su
    culo, levo mis dedos mas cerca de su panochita, la respiración es agitada los
    movimientos son mas intensos, bajo su pantalón, junto con su interior hasta sus
    rodillas de donde empiezo a subir sin dejar de sentir su piel, que irisada por
    el momento se transformaba en una gallinita a punto de ser montada, que
    satisfaccion sentía al ver que respondía a mis expectativas…..llegué hasta su
    sexo tan chiquito y jadeante de placer, le gustaba, se resistía ser introducida
    por un dedo, pero gozaba!

    Bajé mis pantalones y mi calzoncillo, prácticamente fue roto
    por la pasión del momento, por la desesperación de dejar salir al gallinazo
    enjaulado entre mi cremallera y mi piel!

    Y asi coloque mi pene “feroz” en medio de sus piernas, las
    que agarraron mi miembro como unas tenazas a punto de sucumbir! Lanzo como
    flecha en camara lenta mi mano hacia su culito virgen y muevo suavemente mi
    dedito en su ano, que rico! Pareciera ser mas grande que su virginidad, ella
    gime, yo disfruto!

    Mientras lo hago abro mas sus nalgas y le pido abrazarme con
    sus piernas, asi de espaldas, para que mi pene tope su hoyito y su vagina este a
    merced de lo que quiero haceerle, lo que por el momento ya estaba consiguiendo,
    me movia y se movia……mmmmmmmmmmmmmmmm!!!ahhhh!!!mmmmmmm!!!aahhhh!!!

    Segundos, minutos, momentos mejores nuca tendre!-Pensaba-

    Y lo seguía pensando, cuando de repente la senti teniendo el
    orgasmo de su tierna vida al mismo tiempo que gemia, se asustaba y se alejaba de
    mi recostándose al otro lado de la cama!

    Le pedía regresar y se hacia la dormida, la forzaba y no
    podía, al final decidí dejarla en paz!

    Pero esto no se quedaba así, ya que con mi miembro a punto
    del orgasmo, me lo jalonié de arriba abajo, mientras me percataba de la mirada a
    escondidas que me daba la pequeña; eso me excitaba mas y llamaba con mas fuerza
    a mi placer! Oh! Ah! Aaaaahhhh!mmmmm!

    Sus ojos se clavaban en mi y asi fui expulsando tomado
    energía transformada en leche, la que horas atrás la vehia oler después de
    eyacular sobre mis sabanas gracias a un masaje suyo!

    Todo empezó porque tenia un dolor muy fuerte en la columna y
    musculos de la espalda;

    Ella mientras preguntaba con su voz de niña inocente:

    -Puedo hacer algo por ti???- Ofrecía!

    Mientras al segundo : -Si supieras lo que desearía que
    hicieras! mmm!- Pensaba!

    - Claro, eres el peso perfecto, Por qué no me pisas la
    espalda subiéndote sobre mi columna?

    -Claro!- Se subía con suavidad y firmeza!

    Que grande!, Sensaciones extrañas invaden mi mente y mi
    cuerpo tiembla…..deslizo mis manos bajo la cobija que me cubría y tomo mi pene
    entre mis manos y comienzo una masturbación muy sutil, pero vehemente!

    Luego siento un relajamiento absoluto sobre mi espalda. Lo
    que me permite concentrarme en mi miembro viril que superabultado me golpeaba el
    estomago envolviéndome de placer….

    Ella mientras ya cansada de caminar sobre mi, se recuesta
    cariñosamente junto a mi, pegando su coco junto al mío; lo que me excita mas ¡!
    ya que mi brazo se mueve sutilmente junto con mi mano que masturba mi sexo! Ella
    se da cuenta y sonríe, se pega mas y mientras lo hace me muevo mas con mas
    fuerza, por un segundo paro suavemente, pero ella me empuja, disimulando un
    resbalo y me incita a seguir!

    Yo la complazco y termino con un orgasmo tan fuerte que moja
    mis sabanas, mi pijama e interior! Oh! Aaahhh! El solo hecho de pensar que mi
    esperma estaba cerca de su rostro y su cabello negro azabache, me volvía loco de
    placer!

    Traté de disimular, pero ella sabia lo que pasaba, creí que
    todo había acabado allí, pero me sorprendo al mirar de reojo a aquella niña tan
    virginal e inocente, colocar su mano entre las sabanas y llevas sus dedos
    mojados de mi liquido seminal hacia su gusto olfativo!

    Me gustaría saber que placer le causa el olor ya que varias
    veces o repitió, el morbo fue tal que ya no disimulaba!

    Quite las sabanas y las reemplacé, terminando por fin con
    unos minutos llenos de sabor y placer!

     

    Resumen del relato:
      Mientras jugaba el típico juego de niños, la manoseaba y disfrutaba de su virginal cuerpecito!.

    Rodrigo

    Rodrigo (10)

    RODRIGO

    Esta es la primera historia que escribo y será una historia
    muy especial para mí, ya que se la dedico a la persona que me impulso y me dio
    los ánimos suficientes y la confianza en mi para hacerlo. Gracias Rodrigo.

    Cómo lo conocí?… por esas casualidades de la vida y la
    magia de Internet. Todo comenzó por contarle una fantasía, la cual provocó
    muchas cosas a futuro que nos llevo hasta el punto de conocernos.

    Hasta ese momento solo habíamos hablado por teléfono e
    intercambiado algunas fotos… pero un día se dio la oportunidad de conocerlo en
    persona; fue cuando él viaja a santiago por unos tramites legales debido a que
    tendría que salir del país. En las conversaciones que tuvimos sobre su ida a
    santiago me dio toda la información a donde iba a llegar, era un departamento de
    un familiar que estaba desocupado porque se encontraba de vacaciones en otra
    ciudad. La estadía de Rodrigo iba a durar por lo menos una semana, varias veces
    me pidió que viajara con él, a lo que le respondí que no podía por motivos de
    trabajo.

    Yo me las ingenie para ir a santiago sin decirle nada y
    llegar el mismo día que llegaría él con una diferencia de unas horas.

    Todo sucedió como esperaba… allí estaba yo muy nervioso
    parado frente a la puerta de aquel departamento. No sabia como hacer mas grata
    la sorpresa que le iba a dar, ya que se suponía que no podría viajar. Así que se
    me ocurrió llamarlo al celular:


    Hola, me respondió

    Hola, como llegaste?

    Bien, un poco cansado por el viaje y a demás que mi bus
    se retrazo mucho.

    Suele ocurrir, lo importante es que ya estas en Santiago.


    Toque el timbre dos veces mientras seguía hablando con él, me
    dijo que tendría que abrir la puerta porque alguien estaba tocando el timbre así
    me pidió que lo esperara un rato. Yo le seguía hablando para no cortar la
    conversación hasta que llegase a la puerta.

    Nunca voy a olvidar la cara que puso cuando la abrió y yo por
    teléfono le pregunté quien era… corto y me miro muy sorprendido y
    desconcertado a la vez.

    Por fin lo tenia frente a mí, atractivo mas que en las fotos,
    alto, con una mirada muy especial.


    Hola, le dije

    Reaccionó ante mis palabras y se acerco a mí dándome un
    fuerte abrazo y me dijo:

    Que sorpresa, nunca pense que pudieras venir.


    Entramos, hablamos de todo, nos reímos y nos observábamos muy
    detenidamente, nuestros cuerpos, las palabras que decíamos, la expresión
    corporal, los gestos, en fin, todo lo que ocurría entre nosotros.

    En un momento de la conversación, después de cenar, sentados
    frente a frente y de reinos a carcajadas nos quedamos callados…. Fue un
    silencio muy especial, solo nos mirábamos y era como si el tiempo se hubiese
    detenido en ese momento y me dijo con voz muy tierna casi a modo de susurro:


    Gracias, gracias por estar aquí conmigo.

    Cierra los ojos, le dije.

    Me pare y acerque a él y le dije al oido muy suavemente:

    Es un placer para mí.


    Se levanto y frente a mí me miro con una ternura increíble,
    se acerco muy lento para darme un beso mirándome fijo a los ojos y no los cerro
    hasta estar muy cerca de mis labios.

    Como explicar ese primer beso, fue algo diferente, sus labios
    rozaron los míos muy lento y suavemente. Volvió a besarme, pero esta vez
    distinto, agrego pasión a su beso y lo fue haciendo en forma gradual hasta
    sentir como su lengua recorría toda mi boca y chocaba con mi lengua, pasión que
    comenzaba a quemar el cuerpo, ese calor que hace que el olor de nuestra piel
    cambie, ese olor de cuerpos calientes que excita con solo sentirlo. Me abrazo y
    sus manos recorrieron mi espalda del mismo modo que las mías comenzaron a tocar
    su cuerpo.

    Me separe de él para mirarlo, observar al hombre que tantas
    veces había imaginado y que ahora estaba frente a mí, que lo que iba a suceder
    no sería producto de mi imaginación sino que sería real.

    Poco a poco fue desprendiéndose de su ropa, poco a poco fui
    descubriendo ese cuerpo que muy detenidamente iba observando. Ambos ya
    completamente desnudos, frente a frente y sin tocarnos por completo salvo el
    primer beso que nos dimos.

    Mis manos comenzaron a tocar su cuerpo, le cerré los ojos y
    me dedique a tocarlo con las puntas de mis dedos, empezando por su cara, su
    pelo, su cuello, sus hombros, sus brazos, su pecho hasta llegar a su vientre, el
    cual por cierto tenia un cordón de bellos que comenzaba en su ombligo y
    terminaba en su sexo. La forma de su cuerpo y sobre todo sus bellos me
    enloquecían, tuve que hacer gran esfuerzo para calmarme y disfrutar al máximo
    ese momento, disfrutar el tocar cada parte de su cuerpo, sentir la suavidad de
    su piel, de sus bellos. Puse toda mi mano en su pecho y comencé a tocarlo; me
    excitaba ver su expresión de placer cada vez que tocaba o rozaba alguna parte
    sensible de su cuerpo, sentir como se estremecía cuando rozaba las puntas de sus
    tetillas o cuando recorría su estomago con la punta de un dedo o cuando le
    tocaba la columna casi llegando a sus nalgas o cuando rozaba los bellos de sus
    muslos.

    Más excitante fue para mí y para él cuando roce por primera
    vez, después de recorrer cada centímetro de su cuerpo, su miembro.

    Era un miembro, a mi gusto, perfecto, era de color rosadito,
    largo, sin exagerar, grueso, medio venoso, con una cabeza que sobresalía del
    cuerpo y bien formada de color rojizo y sus testículos eran grandes. Para mi
    mayor satisfacción todo estaba cubierto de una capa de bellos que hacían que el
    espectáculo visual sea de películas, su olor era exquisito, un aroma que no se
    como explicar pero que provoco excitarme mas aun.

    En ese momento no cavian las palabras, con solo míralo sabia
    que disfrutaba del momento, podía escuchar su respiración entre cortada y a la
    vez profunda o sus pequeños suspiros cada vez que tomaba su miembro con mis
    manos y lo masturbaba, lo hacia muy lento para sentir toda la magnitud de su
    miembro en mi mano y aguantando las ganas enormes que tenia de llevármelo a la
    boca para sentir su sabor.

    Muy lento lleve su miembro a mi boca, roce mis labios por su
    cabeza, poco a poco fui abriendo mi boca para que entrase su miembro que
    prometía un sabor inimaginable, lo cual era muy cierto, era un sabor muy
    especial, algo difícil de describir, mas aun con las gotas de liquido seminal
    que salían de él. Sentía como cada vez que lo tenia en mi boca crecía un poco
    mas, como dilatándose, como si se volviera más grueso; para ese entonces el pene
    de Rodrigo ya estaba rojo, su cabeza era más impresionante ahora, se veía un
    miembro más grueso, brillante y mojado por mi saliva. Me acuerdo de esa imagen y
    realmente todavía me excito.

    Luego de esa sesión de sexo oral y a punto de hacerlo acabar,
    fue el turno de él.

    Comenzó por acariciar y recorrer todo mi cuerpo, debo
    confesar que soy muy sensible a las caricias, mas aun si son bien hechas y
    Rodrigo sabia perfectamente como hacerlas. Sus manos acompañada de su boca
    recorrieron mi cuerpo con distintas intensidades, en algunos momentos suave y en
    otras con fuerza. Sus manos y su boca recorrieron toda mi espalda, me excito
    mucho cuando lo hizo con su pera, cubierta de una patilla exquisita, desde mi
    nuca bajando por mi columna hasta llegar a mis nalgas, fue algo impresionante
    para mí, sentir como su patilla rozaba cada vértebra de mi columna hasta llegara
    a mis nalgas. Mordió mis muslos y los apretó con sus manos, luego llego a mi
    pene y el sexo oral que me hizo fue genial, lo hizo muy lento, disfrutándolo y a
    mí provocándome unas corrientes por el cuerpo que hacían que tiritara de placer.

    Luego se paró y me abrazo muy fuerte, podía sentir el calor
    de su cuerpo y su olor, el latido agitado de su corazón, del mismo modo en que
    podía sentir su miembro chocar con el mío.

    Fuimos a la cama caminado abrazados y besándonos sin saber
    por donde caminábamos, nos caímos en la cama y rodamos en ella, yo encima de él
    y luego él encima de mí, era besarnos con una calentura increíble, tocarnos con
    desesperación y fuerza entre tantas vueltas que dimos hasta quedar con nuestras
    cabezas colgando por un lado de la cama. Me pare y me puse frente a su cara por
    el lado de la cama que colgaba su cabeza, me agache y lo bese lentamente y
    comenze a avanzar, le bese y mordí su perita, su cuello lo recorrí con mi
    lengua, llegue a su pecho que también bese, igualmente Rodrigo me hacia lo mismo
    confirme mi cuerpo iba avanzando por el suyo. Le bese y mordí cada una de sus
    tetillas, avance por su pecho hasta encontrarme nuevamente con su miembro y él
    con el mío, la punta de mi lengua recorrió todo su miembro hasta sus testículos,
    los que bese me lleve a la boca; luego de hacernos sexo oral mutuamente seguí
    avanzando por sus muslos que los tenia duros y cubiertos de bellos, se los mordí
    y bese hasta llegar a sus pies.

    En ese momento él se sentó y me dejo a mí en la misma
    posición que había quedado antes, sus manos comenzaron a recorrer mi cuerpo de
    los pies, una mano en cada pie y subió lentamente por mis piernas hasta llegar a
    mis nalgas, las cuales acarició con fuerza apretándolas y rozando mi hoyito,
    siguió subiendo por mi espalda, pero esta vez lo hizo con todo su cuerpo, sentí
    como su pecho rozaba mis muslos, mis nalgas. Sus manos llegaron a mi cuello, sus
    dedos acariciaron mi pelo, su pecho estaba en mi espalda y su miembro rozaba mis
    nalgas, sus movimientos eran circulares y podía sentir como su miembro que antes
    había tenido en mi boca ahora rozaba mi hoyito como queriendo entrar en él. Era
    algo muy excitante, mas aun cuando sentí su respiración en mi oído y las
    palabras que dijo me estremecieron mas aun.


    Te deseo, deseo tu cuerpo, quiero tenerte


    Comenzó a morder mi nuca, mis oídos, lentamente bajo besando
    mi cuello, mis hombros, rozando su pera por mi espalda hasta llegar otra vez a
    mis nalgas, que por primera vez me las mordía, las apretaba y soltaba, sus dedos
    rozaban mi hoyito en forma de circulos, aunque no solo fueron esta vez sus dedos
    sino su lengua. Fue algo realmente que no tengo palabras para explicar, fue una
    sensación única. Me separo las piernas y me hizo levantar un poco las caderas,
    me beso todo el culo incluido mi hoyito, su lengua recorrió todo mi agujero como
    queriendo entrar, podía sentir su saliva caliente, su respiración, su patilla
    que rozaba mi hoyito, era algo muy excitante, luego no fue solamente su lengua
    la que quería entrar en mi hoyito sino que sus dedos comenzaron a hacer presión
    para entrar. Primero fue un dedo, luego dos los que comenzaron a entrar y salir
    de mi hoyito alternados por su lengua que mojaba mi agujero para hacer más fácil
    la tarea, me tenia loco la combinación de dedos con lengua que hacia Rodrigo en
    mi hoyito, solo lograba excitarme mas, cada vez más.

    Estando yo así, casi en cuatro patas, me dio vuelta y separo
    mis piernas para poner la cabeza de su miembro en la entrada de mi culo, sus
    movimientos eran verdaderamente excitantes, rozaba su cabeza por toda la entrada
    de mi culo. Mojo su miembro con un poco de saliva y comenzó a introducirlo, lo
    hacia con gran maestría, como si supiera leer mi mente y saber como me gusta.

    Por un momento pense que no seria capaz de poder soportar ese
    miembro, poco a poco empezó a entrar, primero la cabeza, la sacaba y la volvía a
    colocar y hacia un poco mas de presión, lo sacaba y volvía a meter cada vez un
    poco mas adentro. Una vez que logro introducirlo por completo y sentí sus bellos
    pubicos que tocaban mis nalgas, se quedo allí por un momento y empezó a tocar mi
    cuerpo con caricias muy suaves, era como si tratara de que mi cuerpo y mi
    esfínter se relajaran y se acostumbraran al tamaño de su miembro.

    Fui yo quien comenzó a moverse, a mover las caderas, Rodrigo
    siguió mis movimientos y lo hizo muy lento, lentamente saco y metió su miembro,
    podía sentir la magnitud y el calor de su pene cada vez que entraba y salía de
    mí, luego los movimientos empezaron a ser más rápidos alternado de uno lento, en
    ocasiones lo sacaba por completo para introducirlo de un solo empujón, lo hacia
    de una manera increíble.

    Tomó mis piernas y se las llevo a los hombros dejando
    expuesto todo mi hoyito, que para ese entonces ya no era hoyito sino un hoyo
    después de tanto meter y sacar su pene. En esa posición la penetración y el roce
    era mejores, podía sentir como la cabeza de su pene entraba y salía de mí,
    además que las embestidas que Rodrigo me daba eran más fuertes, de vez en cuando
    cambiaba de ritmo a movimientos circulares como tratando de meterlo mas a
    dentro, el dolor que me provocaba rápidamente se transformaba en placer.

    Nos separamos y me hizo adoptar la posición de perrito, me
    tomó de las caderas y comenzó nuevamente a penetrarme, esta vez hubo un poco mas
    de fuerza, apretaba mis nalgas y las separaba para lograr una penetración mas
    profunda; mis gemidos ya eran más fuertes, cada embestida era acompañada de
    dolor, un dolor soportable que era reemplazado por una sensación y excitación
    increíble al punto de desear que los movimientos fueran más rápidas y fuertes.

    Los gemidos de Rodrigo y el sonido de nuestros cuerpos
    chocando, el entrar y salir de su miembro por mi ano y mis nalgas separadas por
    sus manos dejándolo expuesto a su voluntad y para placer mío era lago
    enloquecedor, algo morboso. Opte por cambiar de posición, ya que si seguía así
    muy pronto acabaría y no era la idea….

    Rodrigo se acostó y yo me senté en su estomago, tome sus
    manos y se la lleve a la cabeza, bese sus brazos, sus axilas cubiertas de
    bellos, su pecho hasta llegar a su miembro, que daba la impresión de estallar
    por lo rojo que se veía, mi lengua lo volvió a recorrer y se volvió a perder
    entre mis labios, el sube y baja de mi boca logro hacerlo acabar, soltó un
    fuerte gemido y mi boca se lleno de su semen, era un liquido caliente que
    inundaba mi boca hasta salir de ella.

    Lo mire y le dije


    Eso es trampa, yo todavía no he terminado….


    Tome su pene y lo ubique en la entrada de mi ano y me senté
    muy lentamente, sintiendo cada centímetro de su miembro que entraba en mi. Una
    vez que toque con mis nalgas su pelvis, comencé a moverme muy suave, lento.
    Rodrigo me miraba y me decía que siguiera así, me tomo de las caderas para
    mantener el ritmo, le tome las manos y otra vez se la lleve a la cabeza
    aumentando la velocidad con que me movía, lo hacia con movimientos circulares
    lentos y rápidos, de vez en cuando apretaba mi esfínter en cada movimiento.

    Puse mis manos en su pecho y empecé a levantar mi culo y a
    bajarlo, subía hasta sentir que llegaba a la cabeza de su pene y luego bajaba
    lento y después rápido, cada vez más rápido hasta literalmente saltar en su
    miembro. Fue algo grandioso, llevar yo el ritmo de la penetración, el control.
    Rodrigo se quejaba de una manera exquisita, que lo único que hacia era excitarme
    más. Apoye mis manos en sus tobillos para que la forma de penetración fuese
    distinta, me movía cada vez más rápido, más rápido. Mi cuerpo estaba todo mojado
    por mi sudor, del mismo modo que el cuerpo de él estaba todo mojado.

    Nuestros gemidos iban en aumento hasta que Rodrigo me dice


    Me vas a hacer acabar nuevamente si sigues así moviéndote

    Eso es lo que quiero, hacerte acabar otra vez


    Me movía como desesperado, como poseído por una pasión que me
    quemaba el cuerpo y no podía controlar ni parar, el placer que me provocaba
    Rodrigo era lo máximo para mí hasta ese momento, nunca nadie me había hecho
    sentir así, nunca.

    De repente siento que grita Rodrigo.


    Voy a acabar…..

    Y en el momento que suelta su gemido siento como su semen
    inunda mi interior con un chorro caliente de tal forma que hace que acabe al
    mismo tiempo en su pecho. Su semen comenzó a salir de mi ano mientras que el
    mío salió con tal fuerza que le llego hasta su cara.

    Exhaustos y mojados entero después de tanto movernos, nos
    abrazamos y nos dimos un largo beso hasta quedarnos dormidos….

    Al día siguiente desperté antes que Rodrigo, lo observe por
    un buen rato, recordaba lo que habíamos hecho hace unas pocas horas atrás, le
    acaricie su cara y cabello. Lo bese muy despacio para no despertarlo y se
    despertó igual.

    Buenos días

    Buenos días, le dije

    Como dormiste, me pregunto

    Bien, pero lo mejor fue estar y dormir contigo


    Me miró sonriendo, me dio un abrazo y nos besamos otra vez, y
    otra, y otra, y otra vez. Lo que ocurrio después es otra historia.

     

    Resumen del relato:
      Esta es la historia de mi primer encuentro con Rodrigo, una experiencia inolvidable.

    Marcelita

    Marcelita (28)

    Sucedió hace 3 años, yo, Manuel tenía 33 años, casado con
    Sofía, 2 hijos 1.70 de estatura, aspecto atlético, ejecutivo de un Banco y ella,
    mi vecina y amiga Marcelita, 29 años, casada con Enrique, 4 hijos, 1.65 de
    estatura, cabello castaño claro y largo, hermosa de cara, un culo que hacía las
    delicias de la calle.

    Su marido llevaba 9 meses cesante y estaba todo el día en la
    casa, peleando, discutiendo y molestando, dada su situación. Ella todo el día
    dedicada a sus hijos, 2 en el colegio y 2 pequeños, todo el día en la casa.

    La s conversaciones siempre giraban en torno a sus problemas
    económicos y esto parecía no tener solución y los estaba llevando a la
    separación, peleaban todos los días e incluso delante de terceros.

    Nos juntábamos siempre los fines de semana a comer en mi casa
    y yo discretamente la miraba, ya que estaba para matar y el marido no la tomaba
    en consideración.

    En varias oportunidades que conversamos en la plaza cuando
    llevábamos a los niños, me comentaba lo aburrida que estaba de la situación y
    que entre ellos nada pasaba, lo cual también me la había comentado Enrique.

    Yo no pensaba tirarme el salto, pero lo deseaba y no dejaba
    oportunidad d encontrármela en algún sitio.

    Un día, me llamó para que le ayudara a bajar unas cajas de su
    entretecho, ya que estaba ordenando y Enrique había ido a comer a casa de sus
    padres con los niños. Rápidamente me presente y comenzamos la tarea. Ella se
    subió a una escalera de aluminio y yo debajo recibía las cajas. Su cola quedó a
    la altura de mi cara y llegaba a sentir sus olores y veía como se le marcaba su
    calzón, lo cual me tenía muy caliente y soñaba con poder cogermela en ese
    momento, solos y con tiempo suficiente. Pensé en mi familia, la amistad y los
    problemas que me traería si me rechazaba y me arrepentí.

    Luego pensé que si no pasaba nada con su marido, sería
    materia de trabajarla y se calentaría, así que metí sin querer la mano y le
    toqué su entrepierna, ella no se inmutó y le pedí disculpas. Dude en seguir,
    pero me entró la calentura y me la jugué, subí un peldaño de la escala y le dije
    que quería ver como era el entretecho, y poco a poco fui subiendo hasta quedar
    pegado a su cola. Ella me miró y me dijo " parece que estamos un poco estrechos
    los dos aquí" le contesté que si le molestaba me bajaba a lo que me dijo que
    no.. La mire y la abrasé, sentí que no me rechazaba y nos besamos
    apasionadamente.

    Bajamos torpemente de la escalera y abajo comencé con las
    caricias, sentía como gemía, empecé a desabrochar sus pantalones y pude meter la
    mano bajo su calzón y tocar su vagina, la cual estaba muy mojada. Continué
    explorando por la cola y le propuse que fuéramos a una cama, antes que me
    contestará la tomé de la mano y la lleve a su dormitorio.

    Ahí comenzó a decir que no estaba bien lo que hacíamos y la
    amistad de nosotros, etc. Le pregunté si tenía ganas lo haríamos y sería nuestro
    gran secreto, además que no habría segunda oportunidad. Todo esto mientras me
    desvestía y seguía acariciándola.

    Estaba en plena faena y sonó el teléfono, era el marido y le
    consultó unos teléfonos que necesitaba, mientras hablaba comencé a sacarle los
    pantalones y no podía resistirse, seguí con su bluza y el sostén, quedando solo
    en calzones.

    Cuando cortó el teléfono la tiré a la cama y me puse encima y
    la besé, se retorcía y me suplicaba que la dejara, pero su cuerpo decía lo
    contraria. Cuando estaba bien caliente le dije que si la penetraba, me dijo que
    no, mientras le sacaba los calzones y nuevamente me puse encima y continué con
    las caricias y besos.

    Sin darse cuenta ya estaba muy excitada y yo a punto de
    penetrarla, cuando la tenía en posición le volví a preguntar y me contestó con
    un movimiento de su cuerpo que dejó la mitad del pico dentro de ella.

    Desde ahí comensé a moverme y penetrarla cada vez mas rápido
    y ella gemía de placer y me cruzaba la s piernas por mi espalda.

    Estuve 10 minutos así hasta que me fui dentro de ella,
    acompañado de su orgasmo que fue muy gritado.

    Nos quedamos en esa posición durante 15 minutos y me confesó
    que necesitaba tener sexo ya que no lo practicaba hace 6 meses y nunca pensó que
    lo haría conmigo, pero fui muy hábil y paciente y no se dio cuenta cuando ya
    estaba penetrada.

    Me agradeció lo que sintió que fue muy bueno y que la promesa
    debía cumplirla y nunca mas se repetiría.

    Como ya se estaba alargando mucho la ayuda solicitada, le
    dije que para despediremos lo hiciéramos por la cola y se negó rotundamente, le
    solicité una chupada y tampoco accedió, no me quedó nada mas que pedirle una
    despedida en un motel, para estar tranquilos y tampoco quiso, pero yo se que si
    lo trabajo, lo logro.

    Nos vestimos, nos besamos y me devolví a mi casa y me quedé
    tendido viendo TV. En la noche vino Enrique a agradecerme por la ayuda prestada,
    ya que su señora había ordenado la casa y estaba muy contenta y relajada con el
    nuevo aspecto del hogar, y me comentó que como está tan contenta, yo creo que
    esta noche le voy a dar como bombo en fiesta.

    Espero y estoy seguro que así no será y lo demás lo contaré
    en otra oportunidad.

     

    Resumen del relato:
      Mi vecina Marcelita, estaba de miedo y mal atendida por su marido.