Tag Archives: La Abuela

La Abuela (III)

La Abuela (III) (5)

Despues de mi encuentro con la escultural
hija en el baño otra vez parecia que ya se me iba haciendo costumbre
darles felicidad a las mujeres de esa familia en el baño de huespedes,
bueno, me fui a dormir placidamente, al dia siguiente cuando me desperte
note que habia mucho movimiento fuera de la habitacion, me fije que mis
amigos ya se habian levantado, de pronto escuche,

"apurate Yani que no vamos
a llegar a la hora que quede con mi hermana"

era la voz de doña Magda,
la culona y tetona (disculpen por repetirlo pero quiero que quede bien
claro), pues eso significaba que iban a salir, al poco rato oi puertas
abriendose y cerrandose y despues el sonido de un coche partiendo rumbo
a su destino, como yo todavia estaba algo adormilado me levante poco a
poco, todavia andaba en boxer, sali con cuidado y observe con cuidado y
anduve por toda la casa para ver si encontraba señales de vida pero
nada, pues si, estaba solo, sin pensarlo dos veces me dirigi a la habitacion
de doña Magda, queria tocar sus bragas, pasarmelas por el pene,
olerlas, asi lo hice, para esto doña Magda tenia jacuzzi en su cuarto,
este quedaba un tanto aparte de donde estaba la cama pues era una habitacion
bastante espaciosa, de pronto se me antojo meterme a el jacuzzi, ya que
yo en mi vida me habia metido a uno, asi lo hice, bote los boxers lo mas
lejos que pude sabiendome solo y encendi el mentado jacuzzi al poco rato
me meti en el, con el ruido que habia no me percate de que alguien habia
entrado a la casa y no lo note hasta que escuche ruido en la habitación.

"Yani ayudame con esto"

escuche lo que parecia la voz de
doña Magda, despues silencio, despues

"metemelo hija, bien mas mas,
metemelo todo"

al escuchar esto mi verga se paro
de inmediato, yo me encontraba aun sentado en el jacuzzi,

"damelo, damelo Yani con fuerza,
duro"

, mi primera reaccion fue lavantarme,
completamente empapadoy con el pene en son de guerra

"Ya, Yani asi"

, con indecision me fui acercando
a la puerta, pues si estaban haciendo lo que parecia no creo que les caeria
mal ! una manita, en eso escuche pasos dirigiendose rumbo a el cuarto de
baño y yo ahi con la verga parada, no sabia que hacer, cuando vi
a doña Magda parada en la puerta sabia que no tendria escapatoria,

"¡pero Leo que estas
haciendo aqui aaay"

increiblemente despues de tal bochorno
mi palo seguia erecto, Yani entro al momento que doña Magda salia
despavorida de el cuarto de baño,

"Mi rey como te has puesto,
pero que hacias aqui?"

"pense que no habria nadie
en un buen rato y por eso me atrevi"

"pues ya vez regresamos porque
a estas mujeres se les olvidaron algunas cosas, tanto que me estaban apresurando,
mira ponte la toalla y ve a cambiarte, yo hablo con mi mama para calmarla"

me puse la toalla pero mi ereccion
no cedia.

"Si que traes gana Leo, lastima
que ahorita no podamos que si no"

sali de la habitacion de doña
Magda completamente desolado y ya hasta le hablaba a mi pene tratando de
que se calmara pero no respondia seguia erecto, asi llegue a la habitacion
que compartia con mis amigos y la abuela, la puerta estaba cerrada, la
abri y cual fue mi sorpresa al descubrir precisamente en el momento que
entre a la abuela doña Candida inclinada hacia el frente y yo con
una vista de sus asentaderas y de su boosque pues justo en ese momento
se bajaba las bragas, mi toalla cedio ante la furia de mi miembro, le puse
seguro a la puerta y la abuela me vio incrédula.

"muchacho, que haces desnudo,
deberias tocar"

no la escuche, la agarre de las
caderas y comence a bombearla

"ay muchacho mas mas damelo
todo, asi asi aaaaaahhhhh"

la abuela se estremecia en cada
embestida que yo le proporcionaba, la abuelita se arremangaba la falda
para que yo pudiera agarrar su piel desnuda pero yo de lo que me afianzaba
era de sus tetas metiendosela hasta la mas hondo

"me vengo muchacho, me vengo"

"pues con confianza doña
Candida que yo tambien ahi le voy"

y diciendo esto desenfunde mi pene
y le chorree las nalgas con frenesi, ella agarro un poco con los dedos
y se lo paso por la lengua delirando de placer, despues de esto las tres
mujeres partieron rumbo a su cita previa y yo me quede agotado por tan
delicioso esfuerzo.

Continuará…

 

Resumen del relato:
    Después de que todas las mujeres se van, el joven yerno intenta acercarse al Yacuzzi con la idea de tomar un baño ante el deseo de que nunca lo había hecho. Las mujeres habían regresado por algo que olvidaron sin que el se diera cuenta y es sorprendido con una gran excitación que provocará que tenga un encuentro sexual con la abuela.

La Abuela (II)

La Abuela (II) (5)

Después de tan caliente encuentro
con Doña Cándida, la abuela de mis amigos, en el cuarto de
baño, yo termine de bañarme, quitándome de encima
los líquidos derramados por los dos, termine de bañarme y
salí en toalla a la habitación de mis amigos, que es donde
pasaría la noche, al poco rato de estar ahí poniéndome
la ropa se aparecieron los dos después de haber estado jugando fútbol
y procedieron a darse un baño, llego la noche y después de
cenar nos dispusimos a dormir, como la casa solo contaba con tres habitaciones
y una era la del matrimonio de la Sra. culona y tetona que ya les habia
mencionado anteriormente Magda y su marido, la segunda era la de la escultural
hija, además de que era un cuarto demasiado pequeño y la
tercera era la de mis dos amigos, una habitación demasiado amplia
y hasta con camas de mas, pues yo me quede con ellos, y no solo yo, también
la caliente abuelita.

la habitación tenia tres
camas, pero como yo era el invitado principal, pues me toco cama para mi
solo, mientras que la abuela se quedo con uno de sus nietos, yo me recosté
usando solo unos boxers y la abuela pues llevaba ropa de abuela, para que
hablar mas, una vez que note que todos estaban dormidos me di una masturbada
tremenda pensando en la señora Magda, yo metiéndole la polla
por el culo y dándole todo mi semen en la boca, pero me tenia que
conformar con eso.

A media noche decidí pararme
pues mi cuerpo me lo pedía así, pues tenia la necesidad de
orinar, como andaba medio dormido entre al cuarto de baño sin tocar
pues además vi la luz apagada, cual fue mi sorpresa cuando me encontre
a Yani la hija de la señora Magda orinando completamente abierta
de piernas en el retrete, parecía que lo disfrutaba, mi polla estaba
dura por la necesidad tan imperiosa que tenia de mear y ella luego luego
lo detecto, penso que era por ella, y, claro en otra situación si
hubiera sido por ella.

con algo de pena termino de orinar
y levantándose se seco los labios de la vagina, traía puesta
una batita transparente y no llevaba puestas ni bragas ni sostén,
"Discúlpame Leo, pense que todos estarían dormidos,
por eso no puse el pasador", "no te preocupes Yani", le
dije sin poder quitar mi mirada de su húmeda y hermosa vagina rasurada,
"me das permiso", y sin aguantar mas saque mi palo erecto para
orinar pues ya no aguantaba mas, con sorpresa vi como ella no se retiro,
es mas se quedo ahí contemplando el espectáculo que yo le
ofrecía, tarde como dos minutos en descargar mi vejiga, pues fue
mucho aguantar, note que una vez liberada la presión mi pene seguía
erecto, me disponía a guardar a mi amiguito cuando "¿que
no te vas a limpiar el glande?, por eso es que ustedes los hombres siempre
tienen manchada la parte de adelante de sus pantalones", y diciendo
esto agarro un pedazo de papel higiénico y tomo mi pene, dejo libre
la cabeza y se puso a secarlo dedicadamente, yo no cabia en mi gozo, ya
que al hacer esto se inclino y al ser tan pequeña su bata dejo sus
morenas nalgas a la vista, yo me quede absorto en tan bellas posaderas,
"no seas mirón", ella empezó entonces un vaivén
en mi polla que hizo que se me erizara al máximo, yo le dije "Yani,
por favor, no me hagas eso, no querrás sufrir las consecuencias",
"ay tu pues que me vas a hacer" y diciendo esto se sentó
en el retrete y comenzó mas rápidamente la batalla con mi
pene, al hacer esto, el listón que sujetaba sus dos tetazas dentro
de la bata se soltó dejándome ver esos portentosos senos,
morenos como toda ella, grandes y duros, yo ya no me aguante mas y me derrame
sobre ellos, "eres malo muchachito, no me dejaste hacer nada",
yo en un movimiento atrevido le agarre las tetas y comencé a proporcionarle
un exquisito masaje, para ella y para mi, después me pidió
que le pasara la polla por entre las tetas, cosa que hice y me volví
a venir esta vez en su cara, ella también lo hizo dejando sus jugos
en el retrete, "será mejor que regresemos a nuestras habitaciones,
pero quiero que me la metas para que me hagas gozar mas que ahora, pero
eso ya será otro dia.

Nos despedimos y cada quien se dirigió
a su habitación.

Continuará…

 

Resumen del relato:
    Después de lo acontecido con la abuela, todo se serena. Ya una vez todos acostados el joven y la escultural hija del matrimonio se encuentran por accidente en el cuarto de baño…

La Abuela (I)

La Abuela (I) (5)

Esta historia ocurrió hace
unos 6 años, yo era amigo de unos muchachos mas pequeños
que yo en ese entonces, yo tenia 16 años, la madre de ellos era
una mujer de casi 40 años pero muy bien conservada, culona y tetona,
rubia pero teñida, yo regularmente me quedaba en su casa a dormir,
para esto el marido de ella nunca estaba en la casa, se la pasaba trabajando,
además de mis dos amigos, la Sra. tenia otra hija, esta de otro
matrimonio, una escultural morena de 18 años, mas alta que su madre
y con el mismo porte.

Una de tantas noches que pase ahí
llego de visita la madre de la Sra., Doña Cándida, ya entrada
en años y aparte era testigo de Jehová, yo le traía
tantas ganas a la Sra. de la casa que buscaba toda oportunidad de insinuarle
mi miembro, claro esperando que fuera ella la que tomara la iniciativa
de mamarlo, mas ella parecía no interesada.

Por lo regular yo no me bañaba
cuando me quedaba a dormir, pero ese dia en especial habíamos estado
jugando soccer y estaba algo sucio, por lo que decidí que ese dia
si lo haría, después de llegar a la casa y pedir el baño
subí aprisa al baño que compartían mis amigos con
su hermana y su abuela y entre de improviso sin preguntar, pues pense que
no habría nadie, y cual es mi sorpresa al entrar que encuentro a
la abuela conservadora metiéndose el tubo de la pasta dental en
la vagina, gimiendo con locura, al verla me quede atónito, y me
apresure a retirarme, mas no alcance a lograrlo pues ella me vio, poniendo
cara de apenada se saco el instrumento amatorio y me pidió que me
acercara, cosa que hice, me dijo:

-Discúlpame muchacho, pero
ya necesitaba algo así, solo cuando vengo a casa de mi hija puedo
hacerlo ya que donde vivo tengo que fingir castidad, ya que mi esposo es
un fiel creyente y yo debo seguirlo-,

-pero señora a su edad y
haciendo ese tipo de cosas-,

-Que quieres muchacho, realmente
no hay muchos hombres que quieran follar con una mujer de mi edad-,

-Pues a mi me parece que tiene usted
un cuerpo delicioso-,

-Realmente te parece muchacho?-,

-Si, es mas en este momento tengo
ganas de tirarla de que se ponga de rodillas y me mame la verga-,

-Ay muchaco pero que cosas dices-,

y sin dejarla decir nada mas la
agarre de su mojado cabello he hice que se arrodillara, me quite el short
que traia y mi pene quedo al descubierto, con la excitacion del momento
estaba a punto de estallar, la abuelita de mis amigos metio mi pene en
su boca y comenzo a succionar, yo con una mano le sostenia el cabello y
con la otra le magreaba sus flacidas tetazas cuyos pezones se erizaban
al contacto, le pedi que se levantara y ella hizo un esfuerzo ya que no
quiera dejar de mamar, se ve que ya le hacia falta, le di vuelta a la llave
de la ducha y el agua empezo a brotar humedeciendo nuestros cuerpos desnudos,
yo la voltee y la pegue contra la pared,

-No muchacho por el culo no, por
favor, me va a doleeer!!!-,

Continuara… demasiado tarde habia
sido desvirgada de ahi, empeze a bombearla tan duro que sus gemidos se
podian escuchar hasta afuera de la habitacion, lo bueno de esto es que
la casa estaba sola pues mis amigos seguian jugando soccer en el parque
vecino, la voltee de nuevo y la agarre de las nalgas para cargarla y darle
por el frente, cosa a la que ella no se resistiomi verga se restregaba
contra su inchada vagina,

-me vengooo!!, me vengo!!-

gritaba desaforada, yo sentia como
sus jugos rociaban mi pene, en ese momento se la saque y deje que se apoyara
en el piso, solo para que un momento despues volviera a arrodillarse y
me pidiera la leche de mi verga, cosa que le di gustoso, todo mi semen
callo en su boca tragandoselo ella al instante. Al poco rato ella salio
del baño y yo me quede terminando de bañarme…

Continuará…

 

Resumen del relato:
    Un chico de 16 tiene un encuentro divertido con una señora algo mayor..una abuela… tendrá un encuentro algo más que divertido…la buela.. tiene ganas de marcha ;-)