Tag Archives: Zoofilia

Zoofilia

Atrapada, abotonada y castigada

Atrapada, abotonada y castigada (23)

Como sabrán, luego de probar, si se quiere, de manera brutal,
las delicias del Sexo, con mi Perro, decidí a conciencia que, digan lo que
digan, o piensen lo que piensen los demás (mis cyberamigos por supuesto, esto no
lo puede saber nadie más), la Zoofilia- que así se llama lo que hice con Choclo
–iba a formar de ahora en delante parte importante de mi vida. Creía yo que ya
no iba a necesitar de mas nada, de novio ni de nada, para disfrutar los placeres
que me iba a brindar la vida desde ese momento glorioso, que sólo Choclo y yo
compartiríamos… y sabríamos.

Pero la cosa resultó un poquito mas difícil de lo que yo
esperaba. Aquella vez en que, sola en casa, pude gozar como una perra, esas
ocasiones, desgraciadamente, no eran muy comunes, eran raras las veces que me
quedaba sola en casa, cuando no era mi sobrinito correteando por ahí, era mi tío
descansando o Ariadna con sus amigas de la Escuela de Modelaje, desfilando por
toda la casa, ¡coño no me dejaban sola nunca! La única que casi no molestaba era
Alexandra, mi seriezota hermana mayor, la cual estudiaba en una universidad de
Caracas, y aunque vivía con nosotros eran pocas las ocasiones que estaba, casi
siempre se la pasaba en la capital y venía algunos fines de semana solamente. Lo
cierto es que tanta falta de privacidad y tanta necesidad de follar me estaban
volviendo loca y empecé a pensar en llevarme al perro fuera de casa, a un
parque, no sé, otro sitio en la calle para disfrutar con tranquilidad.

Una noche, me levanto para ir al baño y al pasar por la sala
veo en la penumbra a Choclo, iluminado por las luces de la calle que se cuelan
por la ventana, al verme se me acerca y casi automáticamente me mete la lengua
en mi cuca, algo sudada por el calor ¡que rico se sentía!

Estaba como quien dice "de a toque": Empiezo a mojarme toda,
parada desnuda en la semioscuridad de la sala, al tiempo que le susurro a mi
mascota: "¡mmmm que rico! ¿quieres hacerlo Choclo? ¿quieres cogerte a tu amita
otra vez?"

Puedo escuchar desde donde estoy los sonoros ronquidos de mi
tío desde su alejado cuarto, con la puerta entreabierta, me acerco de puntitas y
logro verlo dormir, desnudo- en mi pueblo hace tanto calor que solemos dormir
desnudos por la noche- cierro bien la puerta de su cuarto y corro de puntitas
hasta el sofá de la sala, enseguida pongo a Choclo a trabajar: Lame mi cuca con
tanta energía que logro alcanzar mi primer orgasmo al instante, a los minutos,
todavía Choclo lamiendo, casi por instinto, me volteo en el sofá y me pongo
rodillas al piso, una vez mas, me ofrezco como perra, a los deseos de mi perro.

Fue esa noche que aprendí otras cositas importantes: Es mas
cómodo hacerlo en el sofá que en una silla, me pongo en el sofá y aguanto
tranquila el peso de mi perro (tiempo después aprendí en Internet que hay otras
maneras de gozar con mi perro y hacer otra cosas, como mamarle su verga, pero
todavía no he hecho nada eso). Otra cosa que debí aprender esa noche era tirar
en silencio ¡eso sí que era difícil! ¡en la oscuridad de la noche debía quedarme
calladita mientras Choclo me cojía!

Pero, para mi bien, aprendí a aguantar callada, me ponía un
trapo en la boca y resistía con placer las embestidas de mi perro en la quietud
de las noches, en una ocasión incluso(creo que fue la tercera vez) ¡lo hicimos
delante de Ariadna!

Por supuesto, ella estaba profundamente dormida y hasta
roncando ( mi familia tiene el sueño profundo y además, roncan mucho, espero que
yo no sea así), eso fue una vez, con las ganas tremendas que tenía, pero estaba
mi tío en la sala, casi a medianoche, viendo televisión; Estaba tan cachonda que
no aguanté, me llevé a Choclo a mi cuarto, donde dormíamos Ariadna y yo, ella
estaba en su cama, desnuda como de costumbre, plácidamente dormida, enseguida me
pongo manos a la obra, me desnudo y tiro mi cuerpo a la cama, de rodillas al
piso, protegidas por un paño grueso bajo ellas, así, esa noche, con mi tío en la
sala viendo televisión, a tres metros de mi hermana ¡Choclo me daba la cogida de
mi vida, mientras yo aguantaba en silencio!

De eso hace ya un tiempo, a decir verdad, fueron pocas las
veces que logré disfrutar a cabalidad con mi perro, todas fueron experiencias
realmente divinas… menos la última.

Era un día miércoles, lo recuerdo, mi tío me dejó las llaves
de la casa el martes diciendo que me iba a quedar sola por un día, pues tenía
que llevar a mi sobrino con su mamá, Ariadna estaba en un Casting fuera del
pueblo, de una campaña publicitaria de no sé qué, y vendría tal vez el jueves,
así que, por fin ¡Un día entero para Choclo y para mí!

Emocionada, estaba en el liceo pensando desde la mañana lo
que me esperaba en la tarde, me cambié de asiento en el salón de clases, para
poder masturbarme a mi gusto, metiendo mi mano en el falso bolsillo de mi falda,
alcanzando mi totona ya rezumando jugos en abundancia .

Una de la tarde, llegué a casa ¡por fin! ¡Ahora sí iba a
gozar como las buenas!

"¡Choclo, Choclo!", grito en la sala, "¡ven con mami! ¡Anda
ven! ¡Ven papi, te llama tu perra!"

Lo consigo semidormido bajo la mecedora, enseguida viene
hacia mí con fuerza y alegría, brincando y parándose en dos patas, lamiendo mi
cara, seguro que él, en "cuarentena" como estaba, también quería follarse a su
perra.

"Tranquilo papi, hoy sí, hoy sí, vamos a gozar ¡VAMOS A
GOZAAAAAR!" grito fuerte como loca, al tiempo que corro al cuarto llamando a
Choclo, quien corre tras de mí, no quise esperar mas, no estaba para preámbulos,
me quito el uniforme y pongo mi perro a lamerme, pero sólo unos segundos, ya
estaba lista, desde hace horas lo estoy, pongo un trapo bajo mis rodillas, me
apoyo en él y me recuesto en la orilla de la cama, lista para ser poseída por
Choclo, quien se da a la tarea de seguir bebiendo mis jugos, en mi entrepierna.

"¡Anda, vale! ¡móntate! ¡dale ya papito!", le decía
suplicante, mientras seguía castigándome con su lengua, no veía su pene todavía,
parecía que aún no estaba listo. Al rato, oyendo mis súplicas me monta y empieza
a cabalgarme, pero aún su pene, a medio salir de su funda, no estaba listo,
parece que iba a durar mas que de costumbre.

No hondaré hoy en detalles, porque ya lo saben, el placer de
ser penetrada, de ser poseída por mi mascota, como me llena de leche su poderosa
verga, y al final, atendiendo a mis ruegos, entra el portentoso nudo, a mi
vagina ya dilatada, acostumbrada a él desde hace un tiempo. Como posesa,
liberada al fin de las inhibiciones, producto de la falta de privacidad, me dejo
llevar por el mas puro placer de ser una perra, gritando con fuerza.

"¡Ay coño que rico! ¡eso, eso! ¡cógeme coño! Que rico el
nudo! ¡déjame trancada! ¡lléname de leche Choclo! ¡cógeme siiii! ¡COGEMEEEEEE!".

Hasta ese instante (y hasta el momento de escribir ésta
líneas) llegué a disfrutar hasta mas no poder los placeres de la Zoofilia.

"¡Coño que vaina es ésta!"

El mundo se me acabó: Era Alexandra, mi hermana mayor, parada
en la puerta del cuarto, mojada, recién salida de la ducha, con un paño
cubriendo su cuerpo. No sabía que estaba en casa, mis gritos de lujuria seguro
la habían alertado y ahora estaba allí, viéndome en la orilla de la cama
teniendo sexo con mi perro.

"¡Que coño haces, piazo e´ loca, deja eso!", me dice,
jalándome del brazo, mi hermana, que es mucho mas fuerte que yo, casi logra
pararme de la cama, haciendo que choclo se bajara de mi espalda, cayendo al piso
pero sin separarse de mi, ¡estábamos abotonados! ¡el dolor era realmente
tremendo!

"¡Nooo Alexandra, para, déjame!"

"¡Como que te deje, loca, párate ya!", me decía, al tiempo
que me propina una bofetada.

"¡Nooo Alexandra, me duele, deja!"

"¡Párate, párate ya, sinvergí¼enza, puta, ociosa!", seguía
insultándome y pegándome en la espalda, ya mis gritos eran de puro dolor,
mientras mi pobre perro intentaba zafarse, causándose daño él y causándomelo a
mí también.

"¡Nooo Alex, por favor!"

"¡Que por favor nada, párate te dije!", un fuerte puntapié
en el estómago hace que me corra un poco, moviéndose el perro, que chillaba
también, de puro dolor.

"¡Y tú perro, sale, sale!"

"¡Nooo Alexandra, no lo patees, déjalo quieto!"

"¿Pero que dices, ociosa? ¿lo vas a defender?", nuestros
gritos eran ya muy fuertes, y a ellos se unían los aullidos lastimeros de mi
pobre Choclo, abotonado a mí.

"¿Es que no ves Alex? Está pegado a mí ¡estamos pegados,
coño! Si lo asustas se mueve y me duele a mí, por favor hermanita, no le
pegues, déjalo quietecito, coño me duele ¡me duele!

Le lanzo una mirada de súplica y dolor a mi hermana, a lo
mejor mi cara empapada en llanto la pone a reflexionar. Las patadas que nos
dió y los movimientos bruscos que hizo de la rabia que tenía provocaron que se
le cayera la toalla, quedando completamente desnuda frente a mí. Déjenme que
les hable un momento de Alexandra, no es porque sea mi hermana pero sin duda
es una mujer muy hermosa, de un 1,75 de estatura, catira, como yo, pero bien
bronceada por el sol caribeño, de medidas casi de Miss, de hecho, en 1999, a
los veinte años fue preseleccionada en el Casting del Miss Venezuela y toda la
familia y parientes aportaron para el esfuerzo económico que representaba ese
proyecto que lamentablemente se frustró cuando no pudo dar el peso a tiempo,
pese a las dietas y ejercicios rigurosos, de aquella etapa le quedó el
cultivar un cuerpazo que sería la delicia de cualquier hombre, si es que ya no
lo es, de algún chico de Caracas, ahora, paseaba su cuerpo desnudo, nerviosa,
de un lado a otro del cuarto, mientras nos veía abotonados a Choclo y a mí, la
noto gimoteando.

-"Coño Susanita, ¿porqué hiciste eso, loca? ¿y ahora que
hacemos? ¿llamo a un médico?"

-"¡Nooo!", le digo, "¡Médico no! Por favor Alex, no le
digas a nadie, no llames a nadie, que no lo sepa nadie, estate quieta, no
hagas nada por favor, te lo suplico…"

Observa el panorama, la cosa, ahora que lo pienso, sería
hasta cómica, sino fuera tan dolorosa ¡que dolor tan fuerte en mi pobre
conchita! Choclo estaba calmado, podía sentir, a pesar del dolor, Como seguía
llenándome de leche (al menos eso creo),la sentía correr por mis muslos mientras
mi hermana se sienta en mi cama, a mi lado, mas calmada, pero sollozando.

"¿Porqué lo hiciste Susana, porqué?", me decía, mientras
acariciaba mi cabello, llorosa me acerqué a ella sin verle la cara, apoyando mi
rostro empapado en lagrimas en su muslo izquierdo, muy cerca de mis ojos su
hermoso monte de Venus dejaba ver sus vellos muy bien recortados, de color
castaño oscuro. Allí estábamos dos hermanas, abrazadas, llorando, desnudas…¡pero
yo con un perro atorado en mi cuca!

No quiero hacer mas larga la historia, para no aburrirlos con
las tonterías que mi hermana me dijo esa tarde llorando: Que si no pensé, que
podía agarrar pulgas, que si enfermarme, que podía quedar embarazada, que podía
explotar mi almejita de tanta leche que le entró, tonterías que me demostraron
que Alexandra sabía muy poco de singar con animales (bueno, a decir verdad yo no
sabía mucho tampoco, lo cierto fue que estuvimos así un buen rato hasta que al
fin Choclo se liberó, "¡Aaaagghh!", solo atino a decir cuando se despega
dolorosamente de mi vulva, volviendo un asco el piso de la habitación ; Que
sabio es mi perro: Sale llorando y corriendo despavorido antes que lo agarren
con él, en los próximos días no lo veríamos por la casa durante un buen tiempo.

"Ya está, ya se fue, ¿te hizo daño?’- pregunta Alexandra,
mas calmada, enjugando sus lágrimas

"¡Agh! Me duele todavía"- respondo.

A ver, párate, deja que vea eso."

A duras penas mis piernas acalambradas respondían, me pongo
de pié, con las rodillas débiles, temblando toda de dolor, empapada toda de
sudores y flujos abundantes.

"Que horror, que horror, mira como te dejó ese perro, ¿Cómo
pudiste, si apenas eres una niña? Mira esto, que horror", me sigue diciendo
Alexandra al tiempo que palpa delicadamente con su mano mi vulva hinchada, mis
labios abiertos y mi Clítoris aún vivo; En algún lugar escondido de mi Vagina,
algún pliegue interno, no sé, todavía quedaba oculto algo de flujo canino, al
hurgar en mi gruta, una porción de leche perruna le baña los dedos y la mano.

"Pon tu pierna arriba de la cama, quiero ver esto bien", me
ordena Alexandra, ya el dolor estaba pasando, pero mi cuca seguía muy abierta.
Es curioso, recuerdo que en el momento que me dijo eso se acomodó para poder
examinarme bien y así, mientras ella manipulaba mi almeja pude ver bien la suya,
con sus labios mas gruesos y jugosos que los míos, entreabiertos también, de
manera natural, y su capullito brillando por el sudor, en ese momento pensé que
aquella cuca de mujer adulta, probablemente no había visto tanta "acción" como
la mía, que era mas pequeña. Pongo mi pierna derecha en la cama mientras
Alexandra sigue explorando mi cueva, mete tres dedos con facilidad y abundante
leche sigue escurriendo de mí, empapando su brazo.

"í‰sta cosa está tibia todavía", dice, y yo, de la manera mas
natural le respondo: "Cuando recién sale es mas caliente que ahorita", me lanza
una mirada de dardo, de reproche, y yo esquivo su mirada, avergonzada.

"Oye bien lo que te voy a decir, puta ociosa, no sé por que
hiciste eso, pero a lo mejor tengo una idea, así que por hoy vamos a dejarlo
así, nadie sabrá esto, pero eso sí, no quiero que te vuelva a coger ese perro,
me entendiste ociosa ¿ME ESCUCHASTE?", termina por gritarme mi hermana mayor, yo
solo asiento con la cabeza, sin decirle nada, "ya veré que hago yo para que no
pase esto mas, ahora vete a bañar, no soporto verte así, asquerosa, ¡vete,
vete!"

Corro hacia el baño, obedeciendo a Alexandra. En ese momento
no entendí bien sus últimas palabras ("ya veré que hago yo para que no pase esto
mas…"), solo unas semanas después pude comprender por completo lo que quería
decir, pero eso…eso es otra historia para contarles otro día.

Nota: Muchas gracias a todos mis nuevos cyberamigos que me
han escrito por el correo que aquí sale anotado, lamentablemente parece que se
dañó, por eso no he podido escribirles, ruego se comuniquen todos mis amigos y
amigas para compartir comentarios a esta nueva dirección:
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO, los quiero
mucho, esperen mis nuevas historias y experiencias, chao.

 

Resumen del relato:
    Mientras Choclo, mi perro, me hace amor con furia, somos descubiertos por mi hermana mayor, Alexandra; Las consecuencias de tamaña sorpresa son así mismas, sorprendentes…

Zoofilia gay veridica

Zoofilia gay veridica (23)

Este es un relato veridico , creanlo o no…

Soy bisexual desde mas o menos los 15 años de edad , me
encantan las mujeres en toda su dimension y me encanta el placer de que me
rompan el culo, aunque solo una vez tuve la posibilidad de hacerlo con un
hombre…

Desde los 12 años mas o menos me di cuenta del tamaño que
tomaba el pene de mi perro al frotarlo varias veces .- Fue asi que un dia , en
el que estaba muy exitado , como es de costumbre para mi ; estaba solo en casa y
decidi masturbar al aninal , un perro "collie" de unos 8 años de edad.-

Saco todo su pene enorme , rojo y lleno de venas , escupiendo
leche a mas no poder .Debo decir que me sorprendio en un principo , lugo me
intrigo y finalmente me calento.-

Debo aclarar que mi corta edad de unos 15 años en ese
entonces , no me habia dejado experimentar todavía en el plano sexual mas que
unas cuantas "pajas" por dia.-

Y yo necesitaba , me volvia loco, no se que necesitaba ,
"SEXO", nada mas , sea como sea y viniera de donde viniera.-

Era tal mi calentura , que al ver ese enorme pedazo frente a
mi , no dude en llevarmelo a la boca , deboadmitir que me dio asco en un
principio , y escupi el semen canino que introdujo en mi boca, pero bue…al fin ,
me aguante ese asco y le di para adentro . Llego un momento en el que mi boca
chorreaba leche y eso me exitaba mas y mas .- Dure asi unos minutos , hasta que
lleve un dedo hasta mi culito virgen que recien empezaba a intentar dilatarce.-
Visto la cantidad de leche que el perro largaba pense y con certeza de que no
era necesario ningun tipo de lubricante para la ocasión.-

Me puse en cuatro patas y ayude al animal a subirse arriba
mio, y guiando su pene hasta mi ano logre introducir su pene aun en
crecimiento.-

Pero esto no duro , era incomodo y no sentia mas que un
cuarto del pene del perro.-

Lo voltié boca arriba y lentamente me sente sobre su pene
introduciendo todo ese pedazo de carne en mi estrecho culo.-Comence a cabalgar
con ganas sintiendo como me llenaba el culo de jugo caliente.-

Estube asi unos minutos gozando como nuncaantes en mi vida.-
Di por terminado ese acto y decidi sacar el pene de mi hueco, y vaya sorpresa ,
el pene que saco de mi culo era dos veces mas grande de cuando me lo habia
metido.- Lo miré , me gusto y pense en no dejar pasar la oportunidad … Me lo
meti en la boca y lo saque enseguida por el asco que me dio los restos de "caca"
que poseia en toda su extensión.-Pero eso no podia quedar alli, me sente
nuevamente sobre su pene , y aunque costo un poco mas que la primera vez , logre
meter todo ese pedazote de carne e mi culo ya dilatado ,abierto y bañado en
semen.-

Cabalgue y cabalgue hasta no sentirla mas de tan pequeñita …

Esa fue mi primer experiencia de zoofilia que he tenido ,
esto se repitio enrmidad de veces , es una manera de esconder esa doble
personalidad sexual sin dejar de sentir lo lindo de que es el sexo anal en carne
propia.-

 

Resumen del relato:
    Una historia veridica sobre la primera vez que me voteó un perro.

Zoofilia

Zoofilia (23)

En homenaje a una amiga a la que le gustan las pollas enormes,

no como la mía pequeñita y juguetona, para compensarla

he aquí este relato

Aquella mañana regresaba tranquilamente de dar mi
acostumbrado paseo con el perro de la casa un precioso doberman de buena traza.

Al llegar al portal, sabiendo que a esa temprana hora no hay
vecinos transitando por la escalera, amén de que somos realmente muy pocos los
que vivimos en el edificio, solté al perro para que fuera subiendo las escaleras
hasta el último piso, mientras yo lo hacía por el ascensor, tardaba este más de
lo normal , por lo que opté por subir andando.

Estaba ya como hacia el piso noveno, cuando oí la voz de la
portera hablándole al perro

.- Anda mi perrito, que haces aquí tan solito, mira que eres
goloso
.

Me llamó la atención tales comentarios y me acerqué
lentamente al rellano, muy lentamente observé por la esquina como la portera de
rodillas se dedicaba a fregar las escaleras, mientras el perro se metía bajo sus
faldas, de hecho llegué a ver como su braga se enrollaba entre el nalgatorio
cuando el perro sintió mi llegada. Quedé sorprendido por la situación pues mi
inocencia hasta ese momento podía ser considerada como superlativa.

Dejé pasar un trocito de tiempo, y me hice ver por la
portera, que alabó la bella estampa del perro y su preocupación porque no sacara
más veces a pasear al perro, aunque lo comprendía dadas mis múltiples
ocupaciones, trabajo en casa con Internet y la aglomeración de pedidos no me
dejan mucho tiempo.

Acepté su ofrecimiento y le fui dejando al perro a algunas
horas para que le diera el consabido paseo. La verdad es que la escena de las
bragas de la portera seguían en mi mente pero no establecía aún mucha relación
tan absorto como estaba en el trabajo, pero si notaba que el los paseos de
alargaban más de lo que yo estimaba, y el perro cuando venía en vez de dar
saltos de alegría por verme, se iba directamente a su camastro.

Durante algunos días lo observe y veía que esta allegar se
iba al camastro y se dedicaba a lamerse su partes con más fruición de lo
acostumbrado, le toque por la zona por si tuviera alguna herida y comprobé que
la zona estaba húmeda y que olía con bastante intensidad, por otro lado el perro
cada vez daba más muestras de inquietud cuando llegaba la hora de sacarlo .

Comprobé pues por la ventana que había un gran trecho de
tiempo entre que la Portera la Sra. Rosina , una viuda fornida y entrada en años
y carnes, entraba en el edificio y procedía a devolverme el perro, un día ante
tal tardanza decidí bajar yo mismo a comprobar que era lo que pasaba . Al llegar
a la parte baja del edificio el cubículo de la portera se hallaba vacío y
abierto, señal de que no podía estar lejos, mire fuera del portal y no ví nada,
cuando ya iba camino del ascensor oí un pequeño quejido del perro en la zona
baja de las escaleras, baje pues a la zona de las calderas y allí encontré a mi
perrito y a la portera, la escena era increíble y totalmente obscena.

Mi portera estaba arrodillada encima d e una mullidas
alfombras, y tenía a Terry en doberman sobre la espalda literalmente cayéndose
sobre su nuca , no era que la estuviera atacando, era que la estaba follando,
así de literal, el jodido perro tenía incrustado su aparato en el culo de la
doña y el gran cebollón que alguna vez había visto pugnaba por salir del
agujero, a lo que resistía Doña Rosina rogándole al perro:

_- No te vayas ahora cabrón que me tienes inundada, clávamela
un poquito más como tu ya sabes….

Mientras esto le decía echaba la mano atrás para que la polla
del animal no le saliera de negro cubículo. _- Además si te vas a me tienes que
hacer feliz por donde tu ya sabes perrito mío …

EL perro de un tirón se dejó resbalar espalda abajo dejando
ver como su vergajo se iba saliendo culo arriba, pero el gran bulto impedía tal
cuestión, pues el perro seguía escupiendo leche que a la portera le iba
corriendo por la pelona chocha, no lo dude un minuto más, era irracional y no
sabía que podía pasar, pero la propia posición de la portera a cuatro patas con
los codos hincados, dando saltitos para que la movimiento de perro por no caerse
hacia un lado le hacía sentir mejor el badajo de Terry que se presentía
descomunal por lo ayes de la portera.

Como les decía no lo dudé más, llevaba mucho tiempo sin
probar chocha pues una enfermedad que padecía priapismo, me había hecho volcarme
sobre el trabajo al ser rechazado por la amigas que tenía al ver tan descomunal
polla.

Me deshice de toda la ropa y allé me fui , Doña Rosina estaba
tan enfrascada en su gozo que dio todo un respingo cuando sintió que algo la
atacaba por la chocha que con tanto badurno se abría como flor en primavera,
Miró hacía tras echó mano al bandullo y viendo su longitud y groso me animó a
seguir en la faena. El perro debió sufrir un poco más pues pronto sintió que su
polla era aplastada por algo más voluminoso , y así fue como mi leche merengada
de casi un años se fue chocha adentro, sintiendo tan honda cueva un vástagao que
a través de una fina membrana se rozaba con el mío. Casi matamos del polvo a
Doña Rosina a la cual dejamos allí boqueando tras más de media hora de bombeo.

No me dejé ver ni yo ni Terry por una temporada, hasta que un
día sonó el timbre y allí estaba mi portera palpando mi bragueta a la vez que
Terry daba saltos de alegría oliscando lo que aquella bruja necesitaba .

Asi me inicié en la zoofilia con mi portera, que nos
utilizaba a los dos para remediar sus necesidades.

Abelardo de Leire

 

Resumen del relato:
    Iniciación zoofilica con la portera.