Mi hija Adoptiva (I)

Mi hija Adoptiva (I) (1)

Somos un matrimonio de 48 años yo y 45 años mi mujer, siempre
hemos sido muy abiertos a las practicas sexuales que no provoquen daño y sean
extremadamente placenteras, si bien siempre nos llamo la atención el tema del
incesto, nunca se nos había presentado la oportunidad de practicarlo mas allá de
las fantasías sexuales en el lecho.

Tenemos dos hijos naturales, es decir nuestros de carne y
sangre, la mayor en la presente fecha cuenta con 19 años y el menor cuenta con
17 años, además de ellos tenemos una hija de crianza como se le llama que tiene
actualmente 15 años, toda nuestra historia empezó con la llegada de Cecilia,
nuestra hija adoptiva, hace ya 13 años.

Por causas que no vale la pena mencionar Cecilia llego a
nuestras vidas siendo muy pequeña, solo dos años de edad, y la criamos como
nuestra, sin embargo al jugar sexualmente con mi mujer su nombre salía como
personaje de fantasía en conquistas, sumisión, sodomisación etc….

Sin embargo hace 5 años atrás sucedió algo que empezaría a
cambiar el rumbo de nuestra vida sexual. Una noche le propuse a Susana (mi
señora), un juego sexual de excitación, el juego era que ella (que es muy menuda
de tamaño pero con todo muy bien puesto), se disfrazaba de niñita, y yo jugaba a
ser el padre de esa niñita de 10 añitos, seducirla y someterla a mis voluntades
sexuales era el objetivo del juego, nos calentamos una enormidad ambos, al punto
de olvidar que los niños dormían cerca y ella me decía, "culeame papito no
pares, lléname, transfórmame en tu niña puta", y cosas por el estilo.

Dicho juego lo repetimos muchas veces y cada vez yo pensaba
mas en que era Cecilia mi víctima y no mi mujer, en un momento le confesé a mi
mujer que era lo que pasaba por mi mente en estos juegos, y ella me confeso una
realidad muy similar a la mía, Cecilia contaba a esas fechas con casi diez años
de edad y se adivinaba en sus modos una sensualidad que florecería en toda su
pompa cuando tuviese que ocurrir, sin embargo yo (es decir, nosotros) ya no
queríamos esperar.

Como cómplices que ya éramos decidimos dar el primer paso, la
única y gran complicación de todo esto era evitar que ella hablara, así es que
como cómplices ideamos un plan, mediante el cual Susana antes prepararía la
cancha diciéndole a Cecilia que las relaciones conmigo (Alfredo) estaban cada
día peor y que a la menor insinuación de que yo hubiese traspasado los limites
con alguna otra mujer se separaría de mi. Durante varios días conversaba con
Cecilia de esto, y la niña le decía "Pero o mamita, papi no hace esas cosas el
te quiere". La trampa estaba echada.

Un par de semanas después de este hecho Susana, Sonia y
Carlos "debieron" salir de la ciudad un fin de semana, Cecilia se quedaría
conmigo para hacerme compañía.

 

El día viernes en la noche, le dije a Cecilia, ¿Qué te parece
si salimos a comer?", Me respondió con una tremenda sonrisa que le encantaría,
así que le elegí la ropa que deseaba se pusiera, obviamente y de acuerdo a mis
intenciones fue la faldeta más corta que pille, una blusita desabrochable y
calcetas, así como unos calzoncitos chiquititos.

Fuimos a un restaurante en las afueras de la ciudad, comimos
la especialidad de la casa que eran los mariscos, y la conversación que tuvimos
fue mas o menos trivial, le decía que me encantaba como se le veía la ropa que
llevaba, etc. Ella tomaba un jugo y yo vino blanco, en un momento le pregunte si
quería probar el vino, me dijo que ella era muy chiquita para esas cosas y que
no le gustaba porque era amargo, y yo le dije que ella era mi pareja esa noche y
como tal tenia edad suficiente para hacer lo que ella y yo quisiéramos, así que
le dije que tomara un poco de vino, me dice "Papa jamas he tomado, ni siquiera
se que se hace", amor le dije, la mejor manera de tomarlo es así, le solicite al
mozo mas vino y una botella de Sprite para la niña, por dentro pensaba si
supiera este lo que le pienso hacer a esta bebita, pero me controle, mi pene
estaba erecto pensando que era el primer paso hacia el objetivo trazado por mi
señora y por mi, bueno, tome el vino y lo mezcle con Sprite, hasta que considere
que estaba suficientemente dulce pero a su vez con bastante alcohol, seguimos
comiendo y tomando, ella se tomo dos vasos de vino mezclado, le dije es hora de
que vayamos a casa hija, si papito me dijo, me siento como cansada.

Nos subimos a mi vehículo que es una Van Urbana y la senté en
el asiento posterior, tendiéndola ya que el vino había empezado a afectarle.
Llegamos a casa y metí el vehículo en el garaje, el cual da en forma interna a
la casa, me fui a la parte posterior del vehículo y Cecilia (mi hijita)
dormitaba, con toda la suavidad del mundo abrí sus piernas, y olfatee como un
sabueso su conchita sobre los calzones, un olor a bebe que tenia me éxito aun
mas de lo que iba, con aun mas cuidado le saque los calzoncitos y me dedique a
apreciar su conchita, desnuda de pelitos y casi sin carnosidades, me aproxime y
le pase suavemente la lengua por su incipientes labios, mi pene estaba a punto
de reventar.

La tome entre mis brazos y la lleve a mi dormitorio, en el
camino ella se despertó y me pregunto a donde la llevaba, le dije que siguiera
durmiendo que ya se enteraría, La deje sobre mi cama y con toda la suavidad que
podía tener (que no era mucha) la desperté.

Me miro y me dijo que se sentía mareada y yo le dije:

Necesito hablar contigo así que concéntrate.

Dime Papi

Tu sabes que tu Mama y yo tenemos algunos problemas, y yo
necesito como hombre que soy tener una mujer a mi lado, para abrazar, hacerle
cariño, en fin para tenerla junto a mí

Pero Papito, si mama se entera de que tus haces eso dijo
que te dejaba

Si lo se nena, por eso quiero pedirte que tu seas esa
mujer.

Pero Papa, yo soy tu hija, no se puede no,no,no,no

Mira Cecilia, tu siempre has sabido que no eres nuestra
hija biológica y si tu no me ayudas buscare una mujer fuera y sabes lo que
pasara cierto.

Si lo se Papa, pero no podemos.

¿Por qué no? Le Pregunte, y no supo que responder.

Me acerque a ella y le bese en los labios suavecito,
rozando solamente nuestros labios, y le pregunte ¿Te gusto?

Si Papito, me gusto pero esta mal.

Le bese los labios con mas pasión, empece a meter mi lengua
en su boca y ella se resistía, así que le hice presión hasta que abrí su boca y
mi lengua inundo su boquita, no pueden saber lo excitante que fue ese beso para
mí, jamas nadie la había besado así y no era lo único que pensaba hacer por
primera vez.

Ella se había entregado a mis besos y mis manos recorrieron
su cuerpo hasta llegar a su chorito, se sorprendió enormemente y me pregunto
porque estaba sin calzones, la mire a los ojos y le dije "ADIVINA".

Papa, detente por favor

No hija, primero te hago sentir mujer y después vemos

Pero Papito me siento rara, estoy mareada y me siento muy
agitada

Entrégate a mí, sé mi zorrita, sé mi amante, SE MIA.

Me miro con sus ojasos y abrió las piernas, mi mano
jugueteaba con su clítoris chiquitito, ella se humedecía y me miraba con cara de
asustada, le dije que se calmara que nada pasaría si ella se relajara, que me
demostrara con gemidos y suspiros que sentía en ese momento, se empezó a agitar
mientras mi mano la masturbaba y mis labios la besaban apasionadamente, de
pronto arqueo la espalda y abrió la boca dejando escapara un quejido de placer
que jamas olvidare, Papitoooooooooo grito ¿Qué es esto?, Goza hijita le decía,
goza la mano de tu papito.

Quedo rendida y totalmente lacia, me saque el pene del
pantalón y se lo puse en los labios y le dije bésalo, pásale la lengua, mi mano
la seguía masturbando y ella pasaba la lengua sobre la cabeza de mi pene como si
fuese un helado, de pronto empezó a gemir esta vez mas fuerte que antes y a
acabar explosivamente en mi mano, basto mirarle la cara para acabar como hace
mucho tiempo no lo hacia en su boca, cara y ropa.

Nos acostamos juntos y nos abrazamos desnudos, ella se durmió
en forma inmediata y yo me entretuve pajeándome sobre su choro hasta que acabe
mezclando mi semen con sus jugos.

Era la primera noche de un gran fin de semana

Continuara

 

Resumen del relato:
    De como inicie a mi hija en los placeres del incesto.

Leave a Reply