En el baño con mi cuñada

En el baño con mi cuñada (1)

Por Kratula

La historia me ocurrió el verano pasado. Estábamos de vacaciones
en el piso de la playa y vinieron a pasar unos días la hermana mayor
de mi mujer que tiene unos 46 años, cinco mas que Marta, y su marido
que viven en una ciudad del interior.

Una mañana que Marta había salido a hacer unas compras y mi cuñado
a pescar estaba en la terraza leyendo el periódico cuando sentí
ganas de orinar.

No podía aguantar mas me estaba orinando y fui rápidamente al
baño

Entre precipitadamente y allí estaba mi cuñada peinándose.
Con su camisón verde manzana de raso corto hasta medio muslo y escotado
que en el espejo se veían, se adivinaban mas bien los hermosos pechos
que tenia.

Perdona balbucee no sabia que estaba ocupado

Tranquilo entra estaba terminando.

Es que me estaba orinando.

Tranquilo puedes hacer no me importa. No mirare- y se rió

Un poco cortado de espaldas a ella me puse a orinar

Me di cuanta que por el espejo me veía como yo le veía a ella.

La verdad se me había levantado al mirarla y me costaba orinar.

Seguí mirando de reojo mientras poco a poco orinaba

Vi que ella hacia lo mismo y que de reojo también me observaba a mí.

– Igual se pone celosa tu mujer si ve que estamos metidos aquí en el
baño los dos – dijo

O tu marido – contesté

Ese ya no se pone celoso por nada ya se ha olvidado de mí.

Como dices eso mujer- conteste mientras trataba de acomodarlo dentro del pantalón
cosa que dado su estado no era fácil

Por? – preguntó mirándome como me vestía

No porque de una mujer así no se olvida nadie

Ah no?. Eso te parece?

Claro eres muy atractiva. Una mujer madura pero muy atractiva

Gracias cuñado muy amable

Es cierto así es. Así me lo pareces

Igual te lo parezco porque has venido un poco excitado no? Dijo con una mirada
hacia mi pantalón

Por?

Porque he visto que estabas un poquito ………Te costaba orinar de cómo
estabas….. no?

No lo estaba lo que pasa es que al verte así

Así como?

Pues con ese camisón tan sugerente

Ah sí?

Si con ese camisón y así estas muy sexy

Pues en Carlos no produce el mismo efecto te lo aseguro. Te gusta entonces la
cuñada no? – y se rió

Claro Ya te lo he dicho.

Tampoco tu estas mal eh?. Con ese pantaloncito de deporte estas muy atractivo.
Y lo que he visto mi hermana no lo debe pasar mal – y se volvió a reír

Yo estaba bastante apurado y algo cortado mi pene no dejaba de moverse excitado
y la situación era bastante embarazosa.

No crees que tengo los pechos ya algo caídos- me dijo poniéndose
de frente a mí y sujetándoselos un poco

Casi me da un infarto. Tiene unos pechos fantásticos grandes y duros
y como un resorte mi pene se endureció por segundos

No me salía ni la voz

Di algo no me sentara mal que lo digas – me dijo

Los tienes estupendos Tienes unos pechos de admirar

Que exagerado Lo fueron pero se han quedado algo blanditos con los hijos y la
edad

Y poniéndose frente a mi cerca enfrente de mi de espaldas al espejo me
cogió la mano y se la llevo hasta su pecho. Al hacerlo un tirante del
camisón cayo sobre el brazo dejando ver mas el pecho.

Ves antes estaban mucho mas duros

Mi pene salto dentro del pantalón sin remedio El bulto que marcaba no
se podía disimular.

Se acercó, con su mano agarrándome la mía sobre su pecho,
hasta pegar su cuerpo al mío

Yo creo que siguen estando muy duros – le contesté

También tu sigues estando muy duro – dijo ella

Y pego su cuerpo al mío Sentí su vientre aprisionar mi pene entre
los dos

Con mi hermana en la playa que vas a hacer para quitar esta hinchazón?
– me preguntó

Yo no contesté. No sabia que decir. La hermana mayor de mi mujer allí
y en esa situación.

Quieres, ya que no esta ella, que te ayude? – dijo mientras con un suave movimiento
de caderas acariciaba mi pene contra su vientre

No pude mas y cogiéndola por los hombros la acerque a mí. La apreté
contra mi cuerpo. En ese momento sentí sus pezones duros y grandes bajo
la fina tela del camisón clavarse sobre mi pecho desnudo.

Ella acercó su boca a la mía mientras me rodeaba por la cintura
y se aferraba a mí

Busque sus labios entreabiertos y los pose sobre ellos

Sus labios húmedos acogieron los míos con excitación. Movía
sus caderas suavemente y mi pene acariciaba su vientre.

Mi lengua recorría sus labios esperando encontrar la suya. Los abría
poco a poco Con suavidad rozábamos los unos con los otros.

Mientras acariciaba con sus manos mi espalda y yo bajando mis manos por la suya
llegaba hasta sus nalgas

Su culo era una delicia duro, respingón. No era una niña pero
mi cuñada esta fantástica.

Mientras encontraba su lengua cálida buscando la mía mis manos
acariciaba sus nalgas, recorría todas ellas sintiendo la dureza la maravilla
de aquel culo.

Con mis manos iba recogiendo el corto camisón que por el espejo veía
apenas llagaba por debajo de su trasero. Poco a poco lo recogí hasta
dejar al descubierto sus bragas en el espejo. Unas bragas negras de raso que
terminaron de excitarme al máximo al verlas.

Notaba la excitación de ella también, su lengua recorría
cada rincón de mi boca intentaba aprisionar la mía. Metí
mis manos por la cintura de sus bragas bajas y comencé a bajarlas, sus
nalgas quedaban al descubierto Mis ojos clavados en el espejo las contemplaban.
Preciosas duras blancas, marcando el color del sol que no habían recibido.

Me comenzó a morder el cuello Su lengua lo recorría hasta mis
orejas. Yo comencé a hacer lo mismo mordisqueaba sus orejas chupaba su
cuello. Notaba como se estremecía con ello como lo hacia yo.

De un movimiento brusco me bajo los pantalones. Mi pene salto como un resorte
al ser liberado. Se separo lo contempló y cogiéndolo con fuerza
con su mano empezó a acariciarlo subía y bajaba la piel dejando
libre la cabeza. Yo creí que me correría de un momento a otro.

Termine de bajarle las bragas a medio muslo. Me separe de ella haciéndola
soltar mi pene para no correrme. Me arrodillé y subiéndole el
camisón comencé a lamerle su conejo. Unnnnnnnmmm negro velludo
Con sus labios abiertos ya muy húmedos mi lengua saboreaba sus jugos
, dulces , salados…

Ella abría sus muslos quería que llegase bien a ella. Con su mano
termino de bajar el tirante de su camisón y dejo su pecho al descubierto
para empezar a acariciarlo, para con las yemas de sus dedos recorrer sus pezones
que duros aprecian querer reventar.

Empezó a respirar rápido entrecortada y apretaba su raja contra
mi boca. Yo que había encontrado su botoncito lo lamía con la
punta de mi lengua hacia círculos sobre él. Empezó a contraerse
a juntar y a separa su conejo de mi boca hasta que se vino entre gemidos y contracciones.

Me miro con ojos de placer con ojos de haber gozado con ojos de deberme algo.
Me sentó sobre la taza del baño y comenzó a lamer mi pene
rápidamente se volvió a poner duro. Su boca lo recorría
se escondía en ella y volvía a aparecer. Su lengua se paseaba
por la cabeza ansiosa excitada. Se incorporó cogiéndomela con
su mano se la acerco mientras se sentaba sobre mí. Casi sin notar estaba
dentro de mi cuñada. A horcajadas sobre mi comenzó un baile de
subir y bajar sobre mi pene. Sentía el calor la humedad de una cuñada
caliente excitada que gozaba conmigo. Sentía mi pene clavarse en su raja,
en el coño de la hermana de mi mujer. No tarde mucho en comenzar a vaciarme
en ella, empecé a llenar de leche su coño que ávidamente
me lo tenia atrapado.

Espera – decía – espera quiero llegar contigo. estoy muy bien

Y acelerando mas el ritmo se vino otra vez. Allí sentada sobre mí
con mi pene clavado es ella y besándonos con furor.

Fue un polvo fantástico yo me sentía extenuado y creo que ella
también.

Se quedó con su cabeza reposando sobre mi hombro y con mi pene en su
interior. Así estuvimos varios minutos hasta que separándose dijo

Cuñadito ha estado muy bien. Hacia tiempo que no lo hacia tan bien.

Se levantó y dijo:

– Mi hermana tiene suerte de tener un marido así. Ahora tendré
que ducharme otra vez y tu también es mejor que te laves no vayas a dar
pistas ummm

Se quitó el camisón y entonces la vi entera desnuda por primera
vez y otra vez volví a sentir que me ponía duro de nuevo. Ella
se dio cuenta y dijo

Cuñado no creas que lo siento pero por hoy se ha terminado están
por volver mi hermana y tu cuñado así que lávate y salgamos.

No ha sido la ultima pero es un encuentro que recordare siempre

Es la primera vez que cuento una historia me
gustaría saber vuestra opinión, si queréis enviármelas
a POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO

 

Resumen del relato:
    Se encontraron en el baño y tuvieron una conversación de lo mas excitante, ofreciéndose ella a saciar su calentura ya que su esposa no se encontraba en la casa y los dos estaban muy cachondos.

Leave a Reply