Confianza con mi abuela

Confianza con mi abuela (1)

Sobre este relato les informo que desconozco a los
protagonistas y si es real la historia, ya que fue enviado a mi email
solicitándome que lo publicara en esta prestigiosa página.

Les transcribo a continuación parte como fue enviado, espero
que les guste.

Hola, soy Freddy, un joven de 18 años, vivos con mis padres y
tengo 3 hermanos Natalia de 16 y Alex de 14.

Un día recibimos una llamada de madrugada de mi abuela
Daniela, avisando que mi abuelo había fallecido a causa de un infarto.
Inmediatamente nos trasladamos a la ciudad donde vivía y consternados por el
dolor nos sumergimos en un profundo abrazo todos los miembros de la familia.

A mi abuela Daniela la hicieron casar cuando tan sólo contaba
con 15 años con mi abuelo por salir embarazada. De esa unión nacieron tres
hermanos, entre ellos, mi padre. Mi abuela aún es una mujer hermosa con quien
siempre he tenido una relación especial, incluyendo que le cuento sobre mis
relaciones sexuales con mis amigas y novias, donde ella siempre me aconseja para
obtener más éxito.

Lo cierto es que mi padre propuso que se fuera a vivir con
nosotros por un buen tiempo, cosa que aceptó y le ayude a empacar sus maletas.
Cuando lo hacía noté algo curioso dentro de su armario, cosa que sorprendió
mucho. Era un consolador por lo que le pregunte a mi abuela Daniela que de quien
era y porque estaba en su armario. Ella muy apenada evadió mi pregunta pero yo
insistí y le dije que se acordara que entre ella y yo existía mucha confianza,
que sentiría tristeza sino me decía la verdad. No le quedó más opción que
confesarme lo todo. Era suyo el consolador y lo utilizaba para satisfacerse ya
que mi abuelo por su enfermedad no podía cumplirle sexualmente.

Lo cierto fue, que desde allí quedé pensando en las cosas que
mi abuela hacía con ese consolador para masturbarse.

Cuando llegamos a la casa yo seguía manteniendo contacto con
mi abuela, quien me seguía preguntando por mis relaciones sexuales.

Un día estaba navegando por internet y por pura casualidad
encontré una página de incesto y de sexo con maduras. Mi impresión fue de ver
algunos videos donde aparentemente salía un nieto con su abuela manteniendo
relaciones.

Después de leer y ver muchos videos, me fui hasta la casa a
hacerme una paja, ya que no tenía ninguna novia o amiga íntima para hacer el
amor.

Sería que estaba tan concentrado que no noté que había dejado
la puerta de mi cuarto sin seguro, y mi sorpresa fue mayor cuando vi parada en
la puerta a mi propia abuela fijamente mirando lo que hacía. Apenado por el
asusto, me tape y le pedí que por favor se saliera de mi cuarto. Ella me
preguntó que cual era el motivo que tenía para hacerme la paja. NO quise
contestarle por mucha vergí¼enza pero ella me dijo las mismas palabras que yo le
hice cuando encontré su consolador. Tampoco tuve más opción que decirle la
verdad, pero me extendí diciéndole que estaba super excitado con eso de incesto
y del sexo con maduras. Ella sonrió y me dijo que después hablaríamos mejor de
todo eso.

Lo cierto es que días después mi abuela decidió dormir
conmigo en mi cuarto, lo que a nadie les pareció extraño porque sabían que entre
mi abuela y yo había muy buena confianza.

Esa noche cuando estaba acostado en la cama y mi abuela en la
otra, me llamó para decirme que me pasara a su cama para que hablaramos, cosa
que hice y fue cuando empezó realmente todo los que acá les cuento.

Mi abuela me confesó que ella desde niña había sido muy
fogosa, que en el pequeño campo donde había vivido fue una pequeña puta de todos
los chicos de aquella época.

Me contó sin pena alguna que su desvirgamiento fue a los 12
años y se lo había realizado un vecino de 35 años junto a otro hermano, quienes
la pusieron de mil formas. Después fueron más de 7 compañeros de clases, donde
muchas veces se iban hacia un río que existía en lugar, donde la llevaban a ella
para todos hacerle el amor, cosa que disfrutaba mucho. Incluso un día llegaron 2
policías y la encontraron haciendo el amor con dos compañeros más del liceo
donde estudiaban, y la sobornaron con meterla presa por actos inmorales en la
vía pública, cosa que después tuvo que complacerlo cuando a ellos se les
antojaba. "Allí fui desvirgada por el culo, e dolió mucho pero me gustó, me
afirmó mi abuela Daniela.

Cuando conocí a tu abuelo –seguía diciendo- fue porque nos
mudamos a otra ciudad y el era un chico que repartía el periódico por mi
vecindad, a mi me llamó la atención y a los pocos días eramos novios y teníamos
relaciones. Desde allí le fui fiel pero al poco tiempo salí embarazada y mis
padres nos obligaron a casarnos, por eso es que hoy soy tan caliente y de allí
uso un consolador, porque quien se va a fijar en mi".

Yo me quedé impresionado con lo que mi abuela Daniela me
decía y le respondí: "Abuela tu eres muy linda y cualquier persona se fijará en
ti, porque no creo necesario que necesites de un consolador; además yo te quiero
mucho y estaría dispuesto hacer lo que quisieras por ayudarte. Es más –continué
diciéndole- las páginas web pornos que vi, logre detallar que habían jovencitos
con abuelas como tu, además había algo que se llama incesto". NO aguante más y
prendí mi PC y nos pusimos a navegar las páginas de incesto y de sexo con
maduras.

Allí todo cambió, ni mi abuela ni yo pudimos ocultar nuestra
excitación, y ambos empezamos acariciarnos mutuamente. Saqué mi miembro erecto y
mi abuela me hacía una buena paja, pero cuando de repente notó que baja su
cabeza hasta mi miembro y se lo metió en la boca sin chistar. Me dio una
excelente mamada que en 8 minutos aproximadamente estaba acabando en su boca. Al
rato se volvió a parar mi miembro y le baje sus pantaletas y la ensarte por su
vagina, era increíble pero logré que mi abuela se humedeciera toda. Volví acabar
dentro de su cuca y nos fuimos a dormir juntos. Al rato como a las dos horas mi
abuela me despierta confesándome que quería más, comenzó a mamarlo de nuevo, se
lo volví a meter en su vagina y al poco rato le daba por el culo.

Hoy somos buenos amantes y abuela ya no usa su consolador. Es
verdad mi relato….

 

Resumen del relato:
    Un joven tiene gran confianza con su abuela que acaba de quedar viuda y se convierte es su amante.

Leave a Reply