Category Archives: Lésbicos

Lésbicos

Paula (2: Una zorra que me hizo gozar)

Paula (2: Una zorra que me hizo gozar) (15)

PAULA. UNA ZORRA COMO YO QUE ME HIZO GOZAR PRIMERO EN EL
TRABAJO Y LUEGO EN SU APARTAMENTO (II).

Paula y yo salimos de la oficina apresuradas. Estabamos
ansiosas por llegar a su piso y una vez allí dar rienda suelta a nuestra
imaginación.

Su piso era muy acogedor. Nada más llegar me invitó a ir a la
ducha con ella. Y así fue.

Nos dirigimos hacia el cuarto de baño, íbamos andando juntas,
besándonos, sobándonos las tetas, el culo…..Una vez allí Paula abrió el grifo
de la ducha y el agua comenzó a salir.

Comenzamos a desnudarnos apresuradamente. Estábamos ansiosas
por gozar.

Nos metimos en la ducha, ambas de pie. Paula comenzó a
mojarme con el grifo, el agua estaba muy caliente, al igual que las dos. Sacamos
nuestras lenguas, empezamos a enredarlas, a mojarnos los labios de agua y
saliva, a morderlos. Paula apretó mi cuerpo contra el suyo y de nuevo pude
sentir esas tetas bien prietas contra las mías. Las tomé con una de mis manos y
comencé a morderlas, a asfixiarme en ellas, mientras que la otra mano la deslicé
poco a poco hasta su coño. Estaba hinchado y duro…mmmmm….menudo coño tenía
Paula.

Me pidió que me sentara en un pollete que tenía la bañera.
Así lo hice. Me senté, con mis piernas bien abiertas. Ella se arrodilló en la
bañera y contempló mi coño. Comenzó a darle pequeños golpecitos con sus dedos,
mientras yo no paraba de acariciar su cuerpo mojado por el agua. Con el grifo en
mano y con un chorro bastante pronunciado lo situó a la altura de mi coño, en mi
clítoris. El chorro de agua comenzó a pegar en mi coño, con fuerza. Agua
hirviendo que estaba haciendo que mi coño palpitara. Comencé a jadear, a decirle
a Paula que si tenía algún instrumento parecido a una polla para darnos placer
mutuamente. Me dijo que sí, pero que antes quería lavar mi cuerpo.

Tomó la esponja, vertió gel sobre ella y comenzó a frotar mi
cuerpo. Mis hombros, mis brazos, mis pechos, mis piernas……..Paula era una
experta con las mujeres y yo se lo estaba agradeciendo enormemente. Situó la
esponja en mi coño y comenzó a frotarlo con ella……mi clítoris estaba
disfrutando mucho, palpitaba sin parar. Luego situó la esponja en mi culo y
comenzó a frotar de nuevo mientras me decía que me iba a meter un consolador que
tenía por el coño, que me iba a hacer correr a través de mi clítoris y de mi
coño, que me iba a dejar afónica de tanto gemir……..

Yo me dispuse a enjabonarla también a ella, con tacto, con
delicadeza, ella emitía leves gemidos, me tocaba mis tetas mientras yo la tocaba
a ella con la esponja. Nos enjuagamos y secamos mutuamente con una toalla.

Me llevó hasta su cuarto. Me dijo que me iba a poseer y que
para ello me iba a atar a su cama. "Paula, ¿cómo me vas a hacer eso?. No podré
soportarlo. No podré ver como te aprovechas de mi cuerpo y sin poder hacer nada
al respecto". Paula me dijo: "Cállate de una vez y goza. Goza de mi cuerpo, de
mis manos, de mi boca."

Me tiró en la cama y me ató al cabecero de forja que tenía
con uno de sus pañuelos. Allí estaba yo, abierta como una perra, atada de manos,
completamente desnuda a la merced de la lesbiana más puta que he conocido.

Una vez atada, comenzó a jugar con mi boca, a morder mis
labios y a decirme que eso mismo iba a hacer con mi coño. Un coño que ya
empezaba a rezumar.

Lamió mi cuello, mis orejas, apretaba mis tetas con sus manos
y tiraba de mis pezones. Mi cara pedía que mi coño fuera embestido con algo,
daba igual el que. Paula bajó sus manos hasta mi coño. Deslizó uno de sus dedos
y se lo llevó hasta su boca. "ANA, TU FLUJO VA SABIENDO CADA VEZ MAS A PERRA,
PERO AUN TIENES QUE MEJORARLO". La tía sabía que con esas palabras me excitaba y
rezumaba aún más.

Se puso de rodillas encima de mí, con su coño a la altura de
mi cabeza. Allí lo tenía. Todo para mí. Para mamarlo y beber de él. De un coño
precioso, enorme y que desprendía unos flujos que sabían a auténtica perra.
Comencé a atrapar entre mis dientes sus labios, esos labios enormes y
rosados…ella acariciaba mi pelo, me miraba, le encantaba ver como le
succionaba el coño. Con la punta de mi lengua le acaricié su clítoris…..sabía
muy bien, estaba muy mojado, ella se movía mientras mi lengua se deslizaba por
su coño…..me fascinaba comer el conejo de Paula. De nuevo se levantó y se
dispuso a ponerse frente a mí.

Metió uno de sus dedos y comenzó a moverlo como si de una
polla se tratara. "¿TE GUSTA VERDAD ANA?. ¿DESEARIAS QUE FUERA UNA POLLA?". "SI
PAULA, NECESITO ALGO GORDO QUE RASGUE MI COí‘O, ALGO QUE SAQUE TODOS MIS FLUJOS
AL EXTERIOR". Se levantó de la cama y se acercó a la cómoda que tenía en el
cuarto. Yo me estaba retorciendo, estaba muy caliente y no podía utilizar mis
manos para darme placer mientras Paula buscaba alguno de sus juguetitos. Después
de revolver un poco en la cómoda sacó un consolador de aspecto gelatinoso,
bastante gordo y largo. Le pregunté cuanto medía y me dijo que lo suficiente
para sacarme esos flujos que ella quería beber fuera.

Abrió mis piernas lo más que pudo, situó aquella polla
gelatinosa en su boca y comenzó a mamarla. "PAULA, NO SEAS ZORRA Y METELA YA DE
UNA VEZ EN MI COí‘O O VOY A REVENTAR". "TRANQUILíZATE ANA, LA ESTOY LUBRICANDO
PARA QUE SE DESLICE BIEN POR TU COí‘O, AUNQUE PENSíNDOLO BIEN CREO QUE TU COí‘O NO
NECESITA LUBRICACION, ESTA MUY DILATADO, TIENE MUCHO BRILLO".

Colocó la polla en la entrada de mi vagina y comenzó a
meterla y a sacarla, a la vez que con su otra mano sobaba mis tetas. Mis gemidos
se hacían más fuertes y ella no paraba de repetirme que quería joderme bien con
esa polla. Que quería llenar esa polla con mis flujos para luego poder metérsela
yo a ella en su culo. Un culo bien prieto y hambriento de ese consolador.

Paula paró durante unos instantes. Dejó la polla metida en mi
coño y me desató. A continuación se levantó, caminó hacia la cómoda y subió una
de sus piernas en ella, comenzó a menear su cuerpo, dejando a mi vista el
agujero de su coño y de su culo.

"AHORA ME TOCA A Mí, LE DIJE. VOY A DARLE PLACER A TU CULO
PAULA".

Saqué el consolador de mi coño, tenía una inmensa cantidad de
flujo. Me entraron unas ganas terribles de comenzar a mamarlo pero decidí
dejarlo para el culo de Paula.

Me acerqué hasta ella, le sobe las tetas, su clítoris, su
vagina…..hasta llegar a su culo. Estaba ya bien mojadito. Introduje en su ano
uno de mis dedos. Su culo empezaba a dilatar, se estaba preparando para ser
follado con ese consolador lleno de mis jugos.

Abrí bien su culo con mis manos y le introduje el consolador
poco a poco…mmmmmm…..como entraba….Paula gemía, volcaba su cabeza hacia
atrás y sacaba su lengua para buscar la mía. Comencé a recorrer su culo con él,
dentro y fuera, una vez detrás de otra, cada vez con más intensidad. Paula
estaba muy excitada, su piel estaba roja, estaba sudando, necesitaba correrse de
una vez, así que me pidió que la dejara tumbarse en la cama. Así fue, se tiró en
ella y me pidió que me sentara de rodillas encima de ella. Su clítoris quedó
pegado al mío. Paula me dijo: "AHORA MUEVETE PUTA, QUIERO QUE NUESTROS CLITORIS
SE FROTEN MUTUAMENTE, PARA QUE ASí NOS PODAMOS CORRER JUNTAS Y NUESTROS COí‘OS
MEZCLEN NUESTRAS CORRDIAS".

Comencé a moverme muy deprisa. Paula pellizcaba mis pezones,
su cara era la de una perra al igual que la mía, ambas jadeábamos con mas
fuerza, yo me movía mas y más encima de ella, mi coño palpitaba cada vez más
intensamente, al igual que el suyo, estabamos a punto, a punto de corrernos la
una encima de la otra, me metí mis dedos en mi boca y comencé a mamarlos
mientras me movía, notaba que mi coño se estremecía al igual que el de ella.

Allí estabamos la dos, corriéndonos, jadeando, dando los
últimos suspiros. Todo ello para después hacer un 69, para dar los últimos
lametones a nuestros coños y lamer nuestras corridas. Después de hacerlo, de
saborearlo, de degustarlo, Paula me dijo que mi flujo había mejorado, pero que
le debía otro polvazo como ese.

Un beso a todos.

 

 

Autor: Ana

E-mail:
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO

 

Resumen del relato:
    Paula me hizo gozar primero en el trabajo y luego en su apartamento.

Le entrego mi ano a Carolina

Le entrego mi ano a Carolina (15)

LE ENTREGO MI ANO A CAROLINA

Después de la deliciosa experiencia oral que mi amiga me
hizo, una semana después no resisto la tentación y le entrego mi virginal ano.

Llegue a su casa aquel sabado en la tarde aprovechando que
sus padres se econtraban de viaje, toque a la puerta y enseguida vi a Carolina
que me esperaba, llevaba puesto un vestido cortito rojo, se le notaban sus
pequeños pechos sin sostén, que dejaban ver sus pezones duros atravesando la
fina tela del vestido. Hacia bastante calor, yo llevaba puesto una minifalda y
un top, que apretaba mis grandes pechos por lo que lo llevaba sin sostén
también. Nos saludamos y ella me dio un gran beso en la boca, incluso dejando
deslizar su deliciosa lengua hasta unirse con la mía.

Luego de aquel beso ella me miro y sonriendo me dijo que
reconocía el sabor saladito de mi boca, solo pude sonreír y contarle que mi
novio me acaba de dejar en el carro y le agradecí la compañía con una buena
mamada y me trague toda su lechita, no habia podido guardarla para ella. Caro se
rió a carcajadas y diciéndome que era tan putita como siempre, y que eso le
encantaba mucho, pasamos a la sala. Mientras nos sentábamos Caro me dijo que
quería comprobar sí le había hecho caso en lo que me había pedido, y entonces
deslizó su mano bajo mi minifalda hasta que sus dedos rozaron mi conchita y me
dijo, "muy bien amor, veo que no llevas bragas, lo que si necesitaras es
afeitarte la concha".

Nos encontrábamos en epoca de verano y el calor era
sofocante, lo primero que quise hacer fue ducharme, ella me dijo que prepararía
algo para comer mientras yo me duchaba, me dio otro beso largo en la boca y me
dejo desnudándome, entre a la ducha y me quede acostada en la tina un rato,
descansando, hasta que vi a Caro entrar al baño, traía puesta una pequeña bata,
parándose frente a mi, la desabrocho y se la quitó, quedando su cuerpo desnudo
ante mis ojos, pude ver su pequeños pero turgentes pechos y su pubis depilado,
su piel morena brillaba, radiante. Entró a la tina junto conmigo y se sentó
delante de mi, entre mis piernas, mis grandes pechos contra su espalda con mis
duros pezones clavándose contra ella. La abracé y mis manos recorrían sus
pechos, besaba su cuello, ella echó su cabeza hacia atrás y besé su boca,
entrecruzando nuestras lenguas.

Seguimos en la ducha, acariciándonos y besándonos,
excitándonos, luego salimos, ambas desnudas, con nuestros cuerpos mojados y caí
sobre ella en la cama, bese su boca, su cuello, recorrí sus pechos con mi
lengua, lamiéndolos, mordiendo sus pezones, Caro gemía, bajé por su vientre,
jugué con mi lengua sobre su ombliguito y llegue a su pubis, besándolo, mi
lengua rozó sus labios vaginales y seguí recorriendo sus muslos, sus piernas
hasta llegar a sus pies, bese sus dedos, lamí sus pies y nuevamente volví sobre
sus piernas lamiéndolas, besándolas, mi boca recorría el interior de sus muslos,
Caro gemía y acariciaba sus pechos, hasta que mi boca alcanzó su rajita que
brillaba por su humedad.

Mi lengua recorrió sus labios húmedos de abajo hacia arriba,
lamiéndola, la punta de mi lengua atrapó su clítoris llevándolo hasta mis
labios, lo apreté con ellos y se lo chupe fuerte, estirándolo, mordiéndolo
suave, los gemidos de Carolina eran más intensos, su conchita chorreaba jugos
que caían en mi boca, mi lengua se hundió en su rajita, penetrándola profundo,
ella tomó mi cabeza y la apretó fuerte contra su sexo, me comí su conchita,
bebía sus jugos, ella se movía refregándose en mi boca, mojándome toda mi cara
con sus jugos calientes, la seguí comiendo fuerte, hasta que ella dio un pequeño
grito, su cuerpo se arqueó y se convulsionó y hundiendo mi cara contra su rajita
explotó en un intenso orgasmo, sus jugos chorreaban de su conchita y los bebía
con placer, la besé y lamí toda, prolongando su orgasmo, hasta limpiarla por
completo.

Me incorporé sobre su cuerpo, nuestros pechos juntos, y la
volví a besar, ella me abrazó y me devolvió el beso con pasión y entonces me
puso boca abajo sobre la cama y se subió sobre mi, sentí su húmeda raja sobre
mis nalgas, y agachándose sobre mi, besó mi espalda y empezó a recorrerla con su
lengua, hasta alcanzar mis nalgas, sentí sus manos acariciándolas y abriéndolas,
su lengua recorriendo entre ellas hasta que alcanzó mi ano, lamió mi agujerito,
abriéndolo con la punta de su lengua, haciéndome gemir y siguiendo su camino
hasta mi conchita, ya toda empapada, volvió a subir hasta mi culito
comiéndomelo, mientras dos de sus dedos se clavaron en mi concha caliente,
cogiendome con ellos, me penetraban fuerte, mientras su lengua devoraba mi
culito. Sumo otro dedo en mi conchita, que me cogían fuerte, con su boca llegó a
mi conchita y sin dejar de darme con sus dedos, con su otra mano, metió un dedo
en mi culito abierto.

Su boca devoraba mis labios vaginales, y tres dedos
penetraban mi conchita y dos mi culito, mis gemidos eran intensos, fuertes,
placenteros, Caro no paraba de darme placer, llevándome al éxtasis, haciéndome
acabar de forma violenta, mi conchita explotó de placer, chorreando jugos, sobre
la boca y dedos de Carolina, la vi chupar sus dedos, saboreando mis jugos, me
los puso en mi boca, dejando que yo saboreara ahora mis propios jugos, Caro se
acostó junto a mi, nos abrazamos y así satisfechas y extasiadas nos devorábamos
las lenguas, traspasándonos nuestros jugos y aliento, Caro poso su mano abierta
en mi concha y halo mi bello pubico "ahora te lo depilare amor, tendras la
concha como la mia".

Coloco encima de su cama una gran toalla, sobre su mesita de
noche estaban los afeites, crema, una brocha, tijeritas y dos maquinillas de
afeitar, sin mas preambulos me dijo:- bueno alistate mientras pongo a calentar
un poco de agua-, al rato subio ella y me dijo:-bueno vamos a empezar, me puse
en cuatro, mostrandole todo mi ano, -que culo!!!!- me dijo, ella me mojo todas
las nalgas con una esponja y luego aplico con sus manos la crema de afeitar,
esparciendola luego con la brocha, se arrodillo detrás de mi y empezo a pasarme
la maquinilla de afeitar, ella continuaba concentrada, con una mano separba mis
cachetes y con la otra me afeitaba, al cabo de un rato yo estaba bastante
exitada, luego tomo otra vez la esponja y la paso por mis nalgas limpiando la
crema y retirando los vellos, tomo un espejo y me dijo:-ya esta, mira como quedo
tu culito, asi me lo comere mejor- yo voltee a mirar y vi el reflejo de mi ano
por primera vez totalmente lampiño, sin un solo pelo, enseguida tomo una crema y
me la aplico sobre mi ano, haciendo semicirculos con su mano y senti un dedito
sobre mi ano, se concentro alli, yo estaba en el cielo, pero me dolian los
brazos, asi que baje mis hombros y mi cabeza sobre la cama, asi ella tendria una
mejor vision, yo me dejaba hacer y mordia mis labios, pero Caro paro y me
dijo:-listo Marisela, ahora vamos a afeitarte tu conchita, volteate mi putica-,
me voltee y separe un poco mis piernas, ahora estaba totalmente acostada
bocarriba, ella tomo las tijeras, mire su concha totalmente depilada, se
acurruco entre mi vagina y con sus dedos jalaba mis pelitos y con la otra tijera
en mano los cortaba, hasta donde podia, sentia sus manos en mi concha y me
estaba mojando, en ese instante volvio a pasarme la esponja mojada sobre mi
concha y mis liquidos se mezclaron con el agua, aplico de nuevo la crema y
empezo a afeitarme, con sus manos abria mis piernas y sentia la maquina
recorriendo mi vagina por todos lados, yo cerraba los ojos y apretaba mis puños
en la toalla, sentia mis pezones duros como roca, finalmente volvio a pasar la
esponja y me dijo:- anda amor, ve y date un baño para que se te quiten todos los
pelitos-

Yo obedeci de inmediato y me duche restregandome una esponja
por mis partes intimas, luego sali al cuarto envuelta en una toalla, Caro me
dijo:-ven acuestate de nuevo, vamos a revisar como quedaste-, me acoste de nuevo
bocarriba completamente desnuda, abri mis piernas y senti el aliento de Caro en
mi concha –guauuu, quedaste divina- dijo.

Se acosto a mi lado y tomando el espejo con nuestras piernas
abiertas nos mirabamos las conchas lampiñas, su vagina era mas oscura y gorda
que la mia y sus labios vaginales muy grandes, colgaban de sus lados y eran
preciosos, nuestros cuerpos estaban muy unidos y nuestros senos se rozaron,
reiamos como niñas y Caro me dijo:-te quedo muy linda tu concha, tenemos las
cucas calvas-, reimos como bobas, ella me paso la mano agarrando un pezon
fuertemente y me dijo:-tienes los senos muy grandes y bonitos, me fascinan
Marisela, me pones muy caliente- y tomando mi seno se lo introdujo en su boca,
su lengua recorria mi pezon y lo mordia suavemente, yo estaba en el cielo, luego
lo solto y me dijo:-voy a estrenar tu concha-, metio su cabeza en mis piernas,
separo con sus dedos mi vagina y me dio la mejor chupada del mundo, su lengua
jugaba con mi clitoris y masajeaba con sus manos mis nalgas, yo sentia muy cerca
un nuevo orgasmo, rapidamente hicimos un 69 y metiendo mi cabeza en su
entrepierna chupe aguella rica y depilada vagina, sabia a cielo, estaba en la
gloria y no se cuanto tiempo dure agarrada como una desesperada a su vulva
introduciendo y sacando mi lengua, hasta que Caro no aguanto y se derramo
salvajamente en mi boca, bebi sus jugos y limpie su coño con mi lengua,
chupandome todos sus jugos.

-Ahora amor, es hora de que me entregues tu anito- oi decir a
Caro, en ningun momento pense en oponerme, durante años solo me daba dedito en
mi anito, nada mas, un novio mio en mas de una ocasión deseaba meterme su verga
por alli, pero nunca me atrevi, mi momento habia llegado y lo deseaba,
ansiosamente deseaba desflorar mi ano y que mejor oportunidad que esta, con la
mejor chica que habia conocido, -si mi cielo, te lo voy a dar- dige entre
suspiros, Caro se incorporo y de su mesa de noche extrajo 2 consoladores y un
tubo de gel, un juguete era rosado en forma de cono un tanto grueso en la base,
el otro era una monstruosa verga plastica negra gruesa y venosa, cerca de 20 cms
de latex, abri mis ojos al ver aquella cosa –Caro, no me vas a meter eso
verdad?- Carolina reia maliciosamente, sus ojos claros brillaban de la
exitación, -no te preocupes amor, ya veras como lo disfrutas-, se acomodo muy
cerquita de mi y tomando el consolador negro lujuriosamente se lo llevo a la
boca, simulaba una perfecta mamada, acerque mis labios y entre las dos
ensalivábamos aquel instrumento turnándonos para chuparlo, rapidamente me empece
a excitar imaginando aquella barra dentro de mi, durante un rato continuamos
ensalivando el juguete y nuestras lenguas se rozaban deliciosamente, -vamos
amor, es tu hora-, me dijo Caro, – umnnm no se-, me encontraba algo indecisa,
Caro se percato de ello y con total naturalidad me dijo que ella lo haria
primero, se coloco sobre la cama elevando sus nalgas, tomo el lubricante y
esparcio una pequeña cantidad en su dedo medio, el cual enun santiamén se perdio
profundamente en su culo, con leves movimientos metia y sacaba su dedo haciendo
pequeños circulos alrededor de su ojete, retire su mano y mi mano ocupo su
lugar, dos de mis dedos resbalaron en su delicioso ano, durante unos instantes
la folle fuertemente, retire mis dedos y observe su circulo anal, chupe mis
dedos, su sabor delicioso me excito mas y a Caro al verme asi, ella continuaba
succionando la verga plastica negra, como mamaba aquella muñeca!!!, le sonrei y
ella solo dijo -anda metemelo ya amor-, cogi el juguete en forma de cono, separe
con dos de mis dedos sus cachetes y coloque la punta en su hoyo, -vamos amor, lo
necesito ya-, decia Caro atragantada con el otro juguete, hice presion y
asombrada veia como resbalaba dentro de su ano, en cuestion de segundos quedo
enterrado completamente hasta la base, su ano se cerro sobre el aprisionándolo,
toque mi concha y comprobe lo mojada que estaba, Caro se volteo y me beso
dulcemente, -ves lo rico que es cariño, es tu turno amor-.

Coloco un gran almohadón a traves de la cama, me acaballe
encima dispuesta a perder mi virginidad anal, Caro se coloco detrás mio, separo
mis nalgas con sus manos y me dijo: -Marisela, tienes el mejor culo que haya
visto en mi vida-, sus palabras no hicieron mas que excitarme, Caro se extasiaba
observando mi ojete, al instante senti su lengua pasando repetidamente de mi
concha a mi ano, me lamia completamente, mi extasis iba en aumento, su saliva se
mezclaba con mis jugos, sentia morirme, apoyo sus manos en mis glúteos y comenzo
la mas deliciosa y exquisita cesion de sexo oral a mi ano, su lengua jugueteaba
como una serpiente sobre mi ojete, su cara hacia presion contra mis nalgas, la
punta de su lengua me perforaba como una pequeña verga, escalofrios rrecorrian
mi cuerpo, -Dios!!!! Que belleza de ano amor-, Caro sabia lo que hacia, su
lengua en mi culo me llevaba a placeres nunca conocidos, sentia que no
aguantaria y mi orgasmo vendría pronto, ella parecio adivinar y se retiro un
poco, cogio la verga plastica y aplico bastante gel, tanto en ella como en sus
dedos, me prepare para la cogida, la almohada estaba humeda por mis jugos,
cacheteo con sus manos fuertemente mis glúteos, lejos de sentir dolor aquello me
agrado enormemente, ensequida senti su dedo urgando en mi ano, lo introducia y
retiraba rapidamente, cuando lo sacaba aprovechaba para meter su lengua y
ensalivar mas mi agujerito, no se cuanto tiempo estuvo asi, solo se que aquello
me enloquecia, apretaba mis senos fuertemente tratando de controlar mi orgasmo.

Caro sin miramientos, apuntó la punta del grueso juguete
hacia mi delicado y virginal ano, por un instante lo restrego entre las
inmaculadas paredes carnales de mis nalgas.

Yo sabia que este era mi final, pero el éxtasis sexual en el
que me encontraba me impedía reaccionar, dejando a Caro proseguir, senti el
grueso pene abrirse paso en medio de mis nalgas, que sin ofrecer resistencia, se
abrían suavemente ante el paso decidido del lubricado juguete hasta mi orificio
anal, que reaccionaba en regulares periodos de contracción y relax, en una
especie de latidos al primer contacto de la punta de aquella polla. Sentí mi
culo en forma extraña, un calor abrasador agobiaba mi zona anal.

Caro una vez que se hubo acomodado y empalmando su juguete
cuya cabeza se hallaba oculta en medio de mis hermosas nalgas, ansiaba que me
penetrara rapidamente, queria salir de aquello lo mas rapido posible, pero Caro
se tomó unos instantes, esperando quizás una reacción que jamás llegó, yo por el
contrario lo deseaba como nunca, tense un poco el cuerpo y espere plácidamente
la penetración. Desconcertada ante esta nueva sensación, me dejó llevar por el
sentido de curiosidad que me proporcionaba esta nueva experiencia que ahora
viviría, acomode mas mi cuerpo para que Caro, pusiera en mi toda su atención y
todos sus sentidos enfocados en mi canal rectal, no queria ser lastimada. Sentía
de momentos mi culo ardiente, un calor abrasador me obligaba a contraer mi ojete
anal, que luego involuntariamente se relajaba haciéndola sentir que se
ensanchaba cada vez más, en espera incierta del contacto que no llegaba, para
nuevamente sentir la irreprimible necesidad de contraer mis músculos rectales,
-Caro, yaaaaaaaaaa, metemelo por favor-, suplique ante la indecision de ella.

-Carito, no sé qué me has hecho, pero quiero ofrecerte mi
culo ya. Tómalo.- Finalize casi en susurros, mirándola a sus ojos claros, como
suplicante.

Caro empujó la gruesa verga hacia el fondo de mi ardiente
culo, un gran grito debio escucharse en todo el vecindario.

Lo que vino después es inenarrable, aunque tal vez sea tema
de nuestra próxima historia………..solo…..tal vez………………….

Espero haya sido de su agrado y deseamos sus comentarios a mi
correo o al de mi negra Caro a:
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO

 

Resumen del relato:
    Continuación de sexo lesbico en la oficina.

Sexo lesbico en la oficina

Sexo lesbico en la oficina (15)

SEXO LESBICO EN LA OFICINA

Fue, un día muy caluroso, así que me fui a la oficina con la
ropa más cómoda que conseguí, una mini falda blanca muy corta, una pantaletas
tanguita muy pequeñas, se me marcaban mis nalgas, se ven duritas redonditas y
paraditas en la falda y una franela pequeña con las figuras de las chicas
superpoderozas, mi ombligo con el pircing quedaba al descubierto y resaltaban
mis tetas y mis duros pezones, los hombres en la calle me decías todo tipo de
piropos algunos de ellos subido de tono, y prácticamente me desnudaban y comían
con la vista, yo seguía mi camino como si nada, por que esto lejos de
incomodarme, me excitaba, lo que hizo que él estomago se me encogiera de
excitación y empece a segregar líquidos en mi vagina y un pequeño palpitar se
apodera de ella.

Llegue a la oficina con mi panty húmedo, veo que esta sola,
guardo mi bolso, me senté en la silla de cuero, muy excitada por las cosas que
me dijeron en la calle, pienso con algo de morbo en algunos comentarios, mi
excitación sigue en aumento, pero no puedo controlar mi excitación, empiezo a
abrir y cerrar mis piernas, el roce aumenta mi excitación, me provoca
masturbarme, pero me da miedo ser descubierta, pero abriendo y cerrando las
piernas al roce de la tangita, mis muslos con mi botón hacen que la humedad de
mi vagina no pueda ser contenida por mi pequeño panty, mis jugos vaginales
llegan a la silla, y la oficina comienza a oler a hembra sedienta de ser
acariciada y amada.

Mis ganas de masturbarme en la oficina son cada vez mayores,
pero a la vez tengo miedo de ser descubierta y comienza una lucha interna, por
un lado mi vagina me pide que la estimule que me masturbe, y el cerebro me dice
que no es el momento ni el lugar adecuado. Pero mis ganas cada vez son mayores
hasta que casi inconscientemente bajo mi mano a mi vagina que esta super mojada,
el clítoris y mis labios vaginales están super hinchados y pienso que lo ideal
seria que mi vagina sea estimulada por una mano que no sea la mía.

Siento tu mano sobándome mis piernas, te habías escondido
debajo de mi escritorio y por la excitación con que llegue no me di cuenta, las
abro, ves que mi tangita, esta mojada y mi concha esta hinchada y el olor de mi
sexo es más intenso, pienso que alguien puede abrir la puerta de la oficina,
hace que cierre las piernas, y yo continúe mi lucha interna entre mis deseos y
el miedo a ser descubiertos…

Cierro inmediatamente mis piernas y tu mano queda atrapada
entre mis muslos, pero mis deseos son cada vez más intensos, casi
inconscientemente vuelvo abrir mis piernas, mientras tu lentamente sigues
acariciándolas, y poco a poco vas subiendo, mis ganas siguen incrementándose, mi
espíritu me ordena cerrar las piernas, y lo hago para luego volver a abrirlas,
esta operación se repite tres veces hasta que finalmente tu llegas a mi rajita,
y de mi boca salió un gemido de placer. Abro mas mis piernas y me entrego al
placer, me dejo llevar, perdí la cabeza en este juegito que me fuiste llevando,
ya había pasado la frontera y no me podía regresarme y ya nada de importaba
salvo seguir el divino juego, y además estoy frente de la dueña de mis deseos.

Abrí mis piernas y comenzates a besarlas y pasarles la lengua
poco a poco y mis deseos son cada vez mayores, tus caricias se prolongaban,
mientras me pasabas la lengua en mis muslos, juegas tocando mi rajita a través
de mi super mojada tangita, siento tu respiración en mi concha, te deleitas con
sus olores, me quitas las tangitas con tus dientes, tus ojos verdes observan
como mi concha palpita, quiere ser mamada, te llevas la tangita a tu cara la
hueles con mucho placer, esto me mato, llevándome al extasis.

Sentía que mi vagina continua palpitando y adicionalmente un
vacío en mi estomago, mis deseos eran muy grandes y no los podía controlar, me
quite la franela y te ofrecí mis senos, que son grandes y muy hermosos, para que
los chuparas, con tu lengua empezaste a juguetear con mis pezones, que al
instante se erectaron, los lamías muy suavemente, y le dabas pequeños mordiscos.
Luego me los chupates, que rico se sentían tus labios, tu lengua y tu saliva en
contacto con mi piel. Yo estaba realmente muy excitada, y de mi boca salían
muchos gemido de placer. Con tu lengua fuiste bajando por mi abdomen, hasta
llegar a mi caliente vagina, me pasabas la lengua alrededor de mi rajita. Tu
cara se perdio entre mis muslos, haciéndome desear que me comieras. Hacías
círculos con tu lengua alrededor de mi monte de Venus y yo te suplicaba:

-Carolina, cómetela, no aguanto mas soy toda tuya

-Vamos mi negra, hasme lo que quieres, tu lengua es divina.
Me siento en la Gloria

– Negra qué gusto me das… Chúpame, cómeme… Ya no puedo
más…

Alzaste la mirada, se notaba la lujuria en tu cara, me
sonreíste y no te hiciste esperar más. Tus labios rozaron mi rajita y tus dedos
acariciaba mis ingles, mi culo… Tu lengua se abrió camino en mis labios
vaginales en busca de mi "botoncito". Me estabas dando un placer enorme
chupandome mi húmeda vagina, llenándome con tus besos, tus caricias y tus
chupeteos.

Cuando tu lengua llegó a mi clítoris, hizo que mi cuerpo se
estremeciera de gusto. A partir de ahí una y otra vez sentía el palpitar de mi
corazón acentuándose en mi sexo y tu no dejabas de chuparme. Te agarré la cabeza
y apretando mis piernas contra tu cara, comencé un movimiento acompasado de mis
caderas hacia tu cara sintiendo cómo me estabas comiendo la vagina… Tu lengua
y tus dedos son muy habilidosos, siempre descubrían los sitios donde me producen
mas placer. Tuve un orgasmo intenso, alucinante. Después de haberme corrido, tu
no dejaste de chuparme, lo que seguía produciendo en mí un gran placer. Te
sonreí, me ofreciste tus labios y nuestras lenguas se trenzaron frenéticamente,
probé mis propios jugos a través de tu boca.

Luego me dijiste que me volteara, mientras me decías -Mmmm,
mi amor, que culo tan rico, me encantas, pega bien las tetas a la alfombra,
páralo mucho-. Te obedecí, me daba un poco de vergí¼enza estar en esa posición,
mostrándole a mi negra, mi agujero más secreto, pero era tal mi excitación que
te obedecía gimiendo, en ese momento eras la dueña de todos mis deseos.

– así?, así te gusta?-

-si mi amor, páralo bien, me encantas-

podía escucharte, te encantaba estar entre mis nalgas
olfateándome, dándole largas lamidas a mis nalgas, las recorrías enteras con tu
lengua, podía sentir el fresco en ellas cuando me dejabas tu saliva embarrada,
además me estaba lamiendo la vagina delicioso, me suspirabas en ella, podía
escuchar sus lamidas y mis jugos escurriéndose.

-aaaam, que culo tan rico tienes Marisela, me calientas-

-quiero lamerte el ano-

-quieres?, te gusta mi hoyo?-

-si, te lo voy a lamer, dámelo, que delicia de culo tienes
amor-

diciendo esto me separaste las nalgas y empezaste a lamerme
el huequito con fuerza, tratando de penetrar con tu lengua. me estaba
encantando, me sentia en el cielo.

-me encanta tu culo, me exita, aflójate, ábrete las nalgas-

Pase mis manos y separe mis nalgas, yo me las abría con ambas
manos, te dejaba hacer de mi hoyito lo que tus instintos te pidieran, lo estabas
dilatando deliciosamente con tu lengua, se me estaba abriendo, sentía como el
aire de tu respiración estaba dentro de mi túnel.

-Te gusta? si Caro, así, chúpame el ano, así, mas, mas…

-aaam, me encantas- decías entre lamidas- estas tan rica,
amor.

-como hueles mi putica, me enloquece- y me metías un dedo en
el ano ya dilatado, gemí con mas fuerza, y mi negra se lo llevaba a la cara para
olerlo.

-Te gusta mi negrita hermosa?-

-Sí Mari esta super rica-

-Dame mas, sigueme chupando-

Al mismo tiempo que me arqueaba mas para abrir mas mi culo.
Era la primera vez que sentía esa caricia, y me electrificaba. No te detenía,
metías tu lengua en mi ojete una y otra vez, como un dardo caliente, tu lengua
serpenteaba deliciosamente mientras tres de tus dedos frotaban mis jugos en mi
erecto clítoris.

Me recorrías entre las nalgas con toda la lengua, que
sensación tan placentera, uhmmm.

-Marisela, que sabroso culo tienes, me enloquece, es el mejor
culo que he comido, eres mi puta?-

-si, soy tu puta, me gusta lo que me haces, sigue así,
cometelo amor, dame lenguaaaaaaaa- sin darme cuenta estaba toda empapada, acabe
otra vez, me tire al suelo con esa rica sensación de los orgasmos aun en la
barriga, mire a mi negra Caro, tenia la cara empapada de mis jugos, se acerco a
mí y empezamos besarnos, pase mi lengua como desesperada por su cara recogiendo
mis fluidos, podía saborearme y me metías la lengua profundo en la boca, la
sacabas y yo te la mamaba como se mama un pene. Su sabor era salado, se sentía
viscosa, sabrosa, me encantaba, respiraba de tu aliento, que rica tarde, como te
deseaba!!!!!.

Luego me tocó el turno a mí. Mientras besaba tu boca, fui
desatando tu sosten. Te lo saqué y lo arrojé al piso. Luego, metí mi mano en tus
finas pantaletas, y noté que estaban mojadas. Mis manos se fueron sobre tus
pechos, junto con mi lengua. Eran unos pechos hermosos, firmes y tus pezones
negros me enloquecían, luego, lentamente, fui bajando, y te quité tus
pantaletas, dejándote desnuda, al igual que me había hecho a mí. Con mi lengua,
lamía tus labios, mientras que con uno de mis dedos, acariciaba tu clítoris.

Me lancé sobre tu entrepierna, y te comencé a besar con
pasión, luego fui usando mi lengua sobre tu depilada concha, hasta llegar a tu
clítoris. Tu gemías con cada uno de mis movimientos, pero yo no me detenía,
haciendo una labor como nunca habría imaginado que fuera posible. Yo seguí
lamiendo, chupando, succionando y mordiendo cada uno de los sectores de tu
deliciosa concha, mientras agarraba tu culo con mis manos, y con mis jugos y los
tuyo empape uno de mis dedos y sin avisarte te lo introduje en tu ano, que
también ardía de deseo. "Qué deliciosa eres" te dije sin dejar mi labor, "mmmmm,
y qué rico juguito te sale…" Lamí todo tu cuerpo, desde tus bellísimos pies a
tu cuello, tus piernas perfectas, y tu concha que me hacía estremecer.

Mordí con pasión tu clitoris, ya con instinto casi animal. Te
corriste y tus líquidos mojaron mi boca. Luego me introdujiste uno de tus dedos
en mi concha que me hizo arquear de placer. Empecé a moverme sin cesar, incluso
un poco bruscamente. Me encantaba sentir ese dedo saliendo y entrando de mi
cuerpo. No podía más, mis suspiros inundaban la oficina, tu incrementaste el
ritmo a la vez que me besabas y acariciabas uno de mis pechos esta vez con un
poco más de dureza. Con los dedos de una de tus manos jugaste con mi clítoris
por largo rato. El placer se me subía al cerebro en oleadas cada vez más
frecuentes y continuas. Te diste cuenta de esto y volviste a chuparme el sexo
para que yo alcanzara el orgasmo en tu boca y tu lengua. Hasta que un escalofrío
sorprendente recorrió como relámpago mi espalda, me estiré al máximo con una
sacudida violenta y lancé un gemido largo y deleitable. Sentí cómo tus dedos
abrían mi culo, y tu lengua lamía delicadamente, desde los labios, mi clítoris,
mi hoyito, mis nalgas, y me volviste a lamer mi culo, Luego tomaste cada pezón
entre tus labios estirándolo, succionándolo, mordiéndolo, haciéndome sentir esa
extraña mezcla de placer y dolor infinito que no termina… sentía que estaba
llena de mi propio flujo por todos lados, la oficina estaba inundada de olor a
sexo y tu seguías, metiéndome un dedo en el agujero caliente del culo mientras
que la otra mano no dejaba de arrastrarse a lo largo de mi cuca.

-No doy más… no puedo más… méteme los dedos en la cuca,
métemelos-

Te pedía ansiosa por poder llegar al orgasmo con sus dedos
dentro de mí. Entre gemidos y jadeos tuve un delicioso y gran orgasmo. Te
colocaste encima de mí de tal forma que quedamos abrazadas, como dos cuerpos
fundidos, yo debajo y tu sobre mí, nos besamos, cada una probo sus propios
jugos, esta vez nuestras lenguas jugaban, nuestros labios se mordían mutuamente.
Al mismo tiempo nuestros pechos se juntaban y nos acariciábamos todo el cuerpo,
yo rozaba tu lindo trasero y tu abarcabas con tus manos desde mi cintura a mis
caderas para luego subir hasta mis tetas. Tu bajaste un poco más mordiéndome en
el cuello para luego chupar mis tetas y mordisquear mis pezones, mis gemidos
iban en aumento y estaba llegando a otro orgasmo.

Te pusiste de costado tu mano fue bajando hasta tocar mi
depilada conchita con tus dedos, metiste uno de ellos en mi rajita y comenzaste
a subir y a bajar hasta que me volví a correr entre gemidos y un jadeo
prolongado. Permanecimos abrazadas durante un par de minutos para después seguir
besándonos, rozándonos, acariciándonos. Esta vez fue mi boca la que fue
recorriendo tu cuerpo: mis labios se desplazaban por tu cuello, luego tus
hombros, tus tetas, tu cintura, hasta que quedaste boca arriba.

Metí mi cabeza entre tus morenas piernas y empecé a lamerte
las ingles al tiempo que te agarrabas fuertemente a mi cabeza, tus piernas
estaban totalmente abiertas recibiendo mis caricias, mis besos. Te quise
recompensar los los orgasmos que había tenido gracias a ti y empecé a comérmela
de verdad, mis uñas se clavaban en tus muslos, mis manos intentaban alcanzar tus
tetas y mi lengua y mis labios jugaban con su clítoris, hasta que llegó al
orgasmo, tu cuerpo se tenso por momentos y luego se relajaba con un profundo
suspiro, para luego pasar a un grito más y más fuerte.

– Mari, comete mi concha, dame lengua mi putita, me
vengooooooooo,uhmmmmmmmmmm

Luego de un rato de descanso, volviste de nuevo, eres
insaciable como yo. Bajaste tu cara hasta mi conchita y otra vez la chupaste
poco a poco, primero los labios con la lengua a medio salir, luego me la metiste
expertamente, a fondo, de repente llegasrte al clítoris, lamiéndolo levemente al
principio, luego con toda la boca. Tu te masturbabas al mismo tiempo que me
mamabas la concha, yo escuchaba el sonido que hacían tus dedos en tu concha, lo
que hacia que me excitara más. Luego tengo otro orgasmo más. Después, me tomaste
por mis piernas y las abriste, ya cuando las tenía abiertas te acostaste sobre
de mí lentamente, primero besándome el ombligo, después chupándome los senos,
entonces llegaste hasta mi boca y jugamos largo rato con nuestras lenguas,
enroscadas, traspasándonos nuestra saliva y aliento, que rico besas, en ese
momento yo estaba de nuevo súper húmeda, y bajaste entre mis piernas y de manera
muy delicada, lo cual nunca podre olvidar, con tus dedos separaste lentamente
mis labios vaginales, poniéndome toda al descubierto, y con tu otra mano
ensalivaste tus dedos y tomaste mi clítoris entre las yemas de tus dedos
frotándomelo muy lentamente, después acercaste tu boca y de repente otra vez me
chupaste toda, al hacer esto yo te abrí las piernas lo más que pude para así
dejarte llegar más profundamente, pasaba tu lengua desde mi clítoris, lo
chupabas, lo mordias, lo mamamas, que delicia, tu lengua pasaba por la vagina y
terminaba en mi ano, nunca nadie me habia dado lengua en mi cuca y ano como tu,
después de hacerlo varias veces yo tuve un orgasmo tremendo, tú lo recibiste en
la boca, tragandote mis jugos, entonces te acercaste hacia a mí y nos besamos,
al sentir tu lengua volví a sentir mi sabor, en tus labios y en parte de tus
mejillas, lo cual de nuevo me excitó mucho, y empecé a chaparle los senos, me
gustó tu piel, era suave y tus senos eran duros, era rara la sensación pero la
disfrutaba mucho, entonces decidí besarle la vagina otra vez, me agaché y sin
más ni más puse mi boca en su vagina, te movías mucho y yo no quitaba mi boca de
su clítoris y le pasaba duro mi lengua hasta que en medio de jadeos y apretones
a tus pezones tuviste un gran orgasmo que fue directamente a mi hambrienta boca,
eran los mejores jugos de hembra que he probado, tus gemidos y gritos
aumentaron, afortunadamente estabamos solas.

Después de estos orgasmos alucinante, nos abrazamos y
quedamos profundamente dormidas, con a la media hora, sonó el teléfono, lo que
nos despertó, nos aseamos y vestimos, y me invitaste a tu casa el sábado y me
dijiste de tus consoladores y juguetes, que me vas a penetrar por el culo, te
dije que no pero, mi deseo es muy grande………………..

Espero haya sido de su agrado y deseamos sus comentarios a mi correo o al de
mi negra Caro a:
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO

 

Resumen del relato:
    Una grata y deliciosa sorpresa de mi amiga Caro en mi oficina.

Mi mujer me engaña con mi hija (1)

Mi mujer me engaña con mi hija (1) (15)

Mi mujer me engaña con mi hija (Lesbico)

Hola, este relato va para aquellas niñas lesbianas y
bisexuales argentinas y del mundo. Espero que le guste y que me escriban para
hablar sobre el tema.

Estoy casado hace 20 años con mi esposa de toda la vida, la
mujer soñada desde mi infancia con la cual iría a compartir el resto de mi vida.

Tengo 40 años y estoy de diez, hago fierros diariamente,
buenos tubos si se puede decir y me encanta cojerme a mi esposa todos los días,
ya que estoy tomando unas pastillitas en el gym que me hace acabar como locos,
yo no sé pero me trasforme en un ninfomano.

Mi esposa tiene 36 y la embarace a los 16, era todo una nena,
le tuve que enseñar hasta lavarse el culo; con ella hice las cosas más locas en
la cama, en el baño, y otros lugares públicos. Le enseñe a mamar, a coger, a que
me trague toda la leche cada vez que cogíamos y hasta algunas veces le hacia
tragar mi propio meo, le gusta todavía tragarse todos mis líquidos, hasta el
orín.

En fin ella es delgada, va también al gym, tiene una cola de
93 cm, bien paradita y dura debido a los aparatos, unos pechos medianos (estoy
pensando en pagarle una cirugía) y labios carnosos, además la obligo a depilarse
día por medio, porque no me gusta tragar pendejos mientras se la chupo.

Ella es una adicta del sexo, y en el gym la tengo que cuidar
porque si le gusta alguno enseguida se lo quiere coger.

Lo que más le gusta es que le hagan el ojete, un día se lo
rompí 4 veces en el día, y después tuvo que ir al medico porque tenia problemas
para retener la mierda, le había quedado abierto como una flor, ni bien le
metías un dedo se abría sólito.

La pendeja que tenemos es una caramelito, tiene 20 pirulos y
es un manjar, anda siempre media en bolas y tiene un cuerpo que es una
escultura, salió rubiesita, ojos pardos y una cola y unas tetas que dan miedo.
La pendeja salió cogedora como la madre y de vez en cuando la engancho gimiendo
como loca en la pieza, no se si con machos o con minas… salió todo una trolita
y eso me encanta… anda siempre con minifaldas y tops bien ajustaditos… por
supuesto de chiquita que le enseñamos a no usar ropita interior… es nuestra
costumbre andar siempre en pelotas.

Volviendo a lo nuestro, los días transcurrían con normalidad,
mi mujer estaba media reacia y la pendeja ya había terminado el cole, yo
laburando todo el día….hasta que un día me hice el boludo….amague que me iba
y después de 20 minutos caí de sorpresa en casa….que me encontré para mi
sorpresa….mi mujer con las piernas totalmente abiertas y mi hija cojiendosela
con la lengua…era todo un espectáculo digno de ver…es mas ni me metí, pele
la pija y me empece a masturbar,,,,la pendeja toda depiladita y emanaba unos
jugos bárbaros….empezaron a hacer un 69 hasta que mi mujer saca unas bolas
chinas y se las empieza a meter por el culo a la nena…esta empieza a gritar
como perra hasta que no aguanta Mas y se tira un pedito… terrible empezó a
sangrar y a largar caquita. lo mas sorprendente fue que mi mujer se la empezó a
comer….esto me calentó aun mas y acabe como perro contar la pared…

Gracias y prontito estarán la segunda edición de esta
fenomenal historia de amor y entropía.

Les pido a las nenas que quieran escribirme que lo hagan, y
así combinamos algo… les parece????

Un beso grande**********EL PELU

 

Resumen del relato:
    Mi mujer le chupaba tanto la concha a la pendeja que le salian jugos y caquita y esta se la comia como loca.

En el mirador (3)

En el mirador (3) (15)

Después de aquella noche inolvidable, surgió el amor mas
bonito, pero como en toda relación siempre ha una pelea, lo mejor de las peleas
es la reconciliación, pues todo pasó hace unas semanas, estabamos las tres
viendo una pelicula de esas romanticas, se trataba de la clasica niña rica que
se enamora de un chico pobre y sus padres se oponen, ya saben de que les hablo,
cuando terminó la pelicula empesamos a hablar de los amores imposibles y
entonces en esa conversación surgió el tema de los amores a escondidas,
justamente lo que nosotras teniamos:

CA: creo que los amores a escondidas son mas romanticos, eso
de andar a escondidas, el suspenso si algun día los descubren, ya saben….

CH: a mi no me gustan los amores secretos, no se puede andar
por las calles, tener que verse en un sitio muy lejos de tu casa y estar atento
a que no halla nadie que te conozca.

CA: a mi si me gusta el secreto, (sabía realmente lo que me
queria decir chanys, solo queria que yo le dijera a mis padres lo que pasaba con
nosotras tres, sus padres saben que somos less, pero si antes era dificil para
mi decirle a mis padres que chanys y yo somos parejas imaginense ahora que somos
tres) y tu amanda que dices…

AM: No lo se, yo nunca he tenido amores secretos, nunca he
tenido a nadie que se preocupe o se oponga a una de mis relaciones, siempre he
estado clara en lo que quiero

CA: osea que yo no estoy clara

AM: caro no quise decir eso, solo que a mi no me importaria
decirle al mundo lo que nosotras tenemos, lo mucho que las amo.

CA: sabes que no les puedo contar a mis padres

CH: porque no?

CA: porque no se la reacción que van a tener, que quieren que
les diga: mamá, papá, soy lesbiana y tengo una relacion con dos chicas(creanme
siempre he querido decirles a mis padres que soy les pero me da mucho miedo,
elllos son muy estrictos),

CH: tampoco tienes que decirlo así, porque no piensas que
ellos podrían entendernos eh,

AM: ademas ellos nos conocen bien y saben que te queremos
muchisimo, no entiendo porque no le quieres decir,

CA: es que ustedes no entienden, si les cuento y no lo
aceptan son capaces de mandarme lejos de aquí (de verdad mis padres lo harían,)

AM: caro tienes mucha imaginación, ellos no harían eso

CA: Si que lo harían, compréndanme

CH: entonces que? viviremos a escondidas por siempre,

CA: Claro que no, algún día les dire

AM: Y cuando será eso?

CA: Algún día les dije (se que soy una idiota pero no tengo
tanto valor para decirle a mis padres esto)

CH: sabes que pienso, que tu realmente no nos quieres, si nos
quisieras se los dirias a tus padres

CA: como puedes decir eso, son lo que mas amo en el mundo,

CH: Entonces porque no les dices, (cuando dijo esto me asuste
porque subió la voz, chanys nunca me había grtitado, se que no quería pero ya
estabamos exaltadas)

CA: Ya dije lo que pienso chanys, tu me comprendes amanda
verdad,

Amanda simplemente se quedó callada y se puso del lado e
chanys, entendí perfectamente lo que quizo decir, me levante de la cama y me fui
con los ojos llorosos y dije: ya no quiero seguir hablando de esto, y me fui
como un rayo, no pude dormir en la noche, no pegue un ojo, me levante bien
temprano, mi mamá y mi hermana se habían ido al trabajo, mi otra hermana estaba
dormida, así que fui donde las chicas, como era muy temprano talvez seguían
dormidas, pero yo tengo una copia de la llave de la casa,

Abri la puerta, entre a la habitación, estaban preciosas
chanys llevaba un camison rojo y transparente, con una teta afura al parecer no
había dormido muy bien esa noche, amanda solo tenía un t-shirt blanco, y en
bragas, yo se que estaban despiertas pero se hicieron las dormidas, entonces me
puse del lado de Chanys, me agache y le dije:

CA: lo siento mucho, en serio, se que estan despiertas,
quiero que me escuchen, se que a veces ustedes se sienten mal porque no podemos
salir por las calles como enamoradas pero realmente las amo y no quiero
perderlas, no soy muy buena pidiendo disculpas pero no las quiero perder y les
juró que cuando este mas preparada les contare a mis padres, me estan
escuchando, amanda se movió un poquito, señal de que ella me estaba escuchando,
vamos!!!! Se que me estan escuchando, me puse en medio de la dos y empece a
hablar y hablar y hablar hasta que amanda dijo:

AM: caro ya!!!, no sabia que hablabas tanto

CH: tu si que hablas

CA: Sabia que estaban escuchando, Me perdonan?

AM: desde que entraste por esa puerta, ya te habiamos
perdonado, pero perdonanos tu a nosotras, porque no debemos apresurarte

CH: cuando este lista, nos avisas y así le diremos las tres
juntas a tus padres todo lo que sucede

CA: GRACIAS!!!!, (les plante tremendo beso) las amo muchisimo
y no quiero volver a discutir con ustedes

CH:ni yo

AM: yo menos, las amo mucho

Como estaba en medio, chanys me empezo a besar, esos besos me
cortan la respiración, mientras amanda me chupaba las tetas, ummmmm, que rico,
luego chanys se le unio a amanda, cada una tenia una teta en su boca, yo estaba
que me volvia loca, siiiiiii, mientras estaban bien entretenidas con miis tetas,
amanda bajaba su mano hasta mi chochito, esas caricias me hacian gemir,ummmmmm,
siiiiiiii, entonces amanda bajo su boca hasta mi cueva, y empezo a chupar y
chupar y chupar, uhhhhhmmmmmm que rico, entonces chanys se sento en mi cara y yo
inmediatamente empece a chupar, que rico sabe el chocho de chanys, ella gemia,
se tocaba el cabello, gritaba, siii, ohhh, si sigue caro, ummmmmm, (me encanta
escuchar los gritos de amanda y chanys) mientras tanto alla abajo yo estaba
apunto de venirme, me di cuentae que amanda se estaba masturbando con una mano y
con la otra puesta en mi vagina y chupando como una loca, ummmmmmm, que ricooo,
siiiiiii sigue, no tarde en correrme, enseguida se corrio amanda y en mi rostro
chanys fue como una explosion sincronizada, caimos agotadas, duramos como 15
minutos sin hablar, ni movernos, solo estabamos las tres abrazadas con nuestros
cuerpos desnudos y sudados, amanda saco dos consoladores de correa de la gabeta
y miro a chanys con una mirada de complicidad:

CA: que van hacer con eso?

CH: Adivina

Entonces chanys se puso uno y amanda otro, amanda se acosto
en la cama boca arriba y me dijo:

AM; Ven aca cielo, cabalga un poco conmigo, (entonces me subi
arriba de ese pedazo de goma y empece a cabalgar)

Chanys vino y se puso detras de mi, ya sabia lo que iban a
hacer,(doble penetración) el hecho de pensar de que me darian por delante y por
detrás me ponia a mil, entonces chanys me empezo a lamer el trasero, luego me
introdujo aquello, me dolio un poco pero deespues me deje llevar, sentia esos
dos penes plasticos dentro de mí, ummmmm, ahhh, no podía evitar gritar, estab
poseida de placer siiiiiiii, esooooooooooo, sigan asiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii,
ummmmmmmmmmmmm, estaba ahí en medio como un sandwich, pero que sandwich,
ummmmmmmm, siii, sigan, tuve como tres orgasmos seguidos, no podia creer las
veces que me habia corrido, cai, exsausta en la cama,

Las amo, las amo, las amo, no podría vivir sin ustedes,

Entonces se me ocurrio que nos dieramos una ducha:

Entramos en la ducha y yo empece a besar a amanda mientras
nuestros cuerpos se mojaban, con una mano empece a agarrarles las tetas a chanys
y un beso de vez en cuando entonces baje hasta la chocha de amanda y empece a
chupar con mi mano derecha fui hasta la choca de chanys y empece a entrarle un,
dos despues tres dedos, ummmmmm, solo escuchaba los gemidos de ellas, ummmmm,
siiiii, sigue, ahhhhhhhhh, chanys se corrio primero, amanda aun necesitaba mas,
entonces introduje mi lengua lo mas qe pude y empece a moverla como una culebra,
me agarrro la cabeza y me la hundio en su chocha se corrio ruidosamente.

Luego seguimos duchadonos, besandonos, acariciandonos, y
haciendo todas las cosas que se nos hubiesen ocurrido,

Me pueden escribir a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO

 

Resumen del relato:
    Lo mejor de una pelea de pareja es la reconciliación.

Mi historia real (3)

Mi historia real (3) (15)

SADYS MARIA

MI HISTORIA VERDADERA. PARTE 3

Hola nuevamente. Antes que todo les digo que lo que me ha
pasado en los capitulos anteriores es veridico. Nada es ficticio. Ni siquiera
los nombres. Por cierto en el capitulo anterior habia comentado que cuando
derramaron la copa de sangre en mi cuca, no me explico como mi cuerpo absorvio
la sangre, ya que nada salio de alli. Ahora la continuacion de mi historia,
amados lectores.

Amanecio. Era domingo. Yo estaba acostada todavia en ese
triangulo dibujado en el piso de mi sala. Tibisay y Yubisay dormian en mi
cuarto. Mi cuerpo se sentia extraño pero con energias y unas ganas inmensas de
tener sexo. Fui al baño y me mire en el espejo. Me asuste al verme en el espejo.
Mi labios se habian puesto grandes y bembones como los de Yubisay y mis
facciones eran mas de negra que de blanca. Pegue un grito. Yubisay salio
corriendo al baño.

Que te pasa?.

Mira lo que me ha pasado.

Por eso te asustas?.

Y te parece poco. Tengo las facciones tuyas.

Es que acaso soy fea?

No tanto, pero que me han hecho y ahora que le dire a mi
mama.

Nada mami. Que te hicieron una cirugia los compañeros de
estudio tuyo y quedastes asi.

Bueno no suena mal.

Te gusta tu bemba, carnosa y con esos labios gruesos.

No se ve mal mami.

Y eso que no has visto tu culo.

Que?

Ayyy. Igual al tuyo.

Y no te gusta?

Es culo de negra pero no me queda mal.

Eso es parte de tu iniciacion mami rica.

Sabes hay algo dentro de mi que hace que me sienta asi,
divina, rica, puta, y me esta gustando. Yo con lo timida que era, pero ahora
siento deseos de hacer cosas ricas todo el tiempo. Y no me habia fijado. Y tu
bemba.

Desaparecion. Ummmmm. Que rico. Acercate a mi.

Me le acerque y nos dimos un beso rico. De pronto senti que
su lengua crecia dentro de mi boca y me asuste. No me la podia sacar. Estuve
como un minuto asi y cuando se separo de mi, me sentia debil.

Quiero que te maquilles como una puta y te pongas esto, que
vamos a salir a un sitio.

Si no se maquillarme.

Eso es lo que tu crees. Eres parte de mi.

Yubisay fue a vestirse y yo me quede maquillando. Ella habia
dejado su estuche de maquillaje en el baño y lo hice. No me explico como pero
logre maquillarme como toda una puta. Me puse unos shorts cortisimos de lycra
negra que enseñaban media nalga y unos sostenes negros de lycra tambien muy
pequeños. Ademas de unas botas negras de tacon alto. No llevaba panty. Me vi en
el espejo y me veia ordinaria como una puta barata, pero habia algo dentro de mi
que hacia sentirme divina.

Sali del baño y Tibisay y Yubisay me esperaban en la sala.
Ellas estaban vestidas casi igual que yo de ordinarias y putas. Tibisay se
acerco y puso su mano en mi cuca. Yo tuve un orgasmo y moje el short. Asi mismo
salimos y tomamos un taxi. Salimos de la ciudad y nos metimos en un camino lleno
de monte. Tardamos alrededor de cuatro horas en llegar y ya se hacia de noche.
Durante el viaje lo que me extraño del taxista es que estaba como ido. Parecia
un robot. Total nos dejo en un monte y el se fue. Entramos en una cueva y
comenzamos a descender por dentro de ella. La iluminacion era de puras antorchas
ya que era muy oscuro. Caminamos un buen rato e iba escuchando voces de mujeres
gimiendo. Me daba curiosidad y apuramos la marcha. Cuando llegamos al fin, la
cueva era grande y habian alrededor de unas veinte mujeres, todas feas. Unas se
hacian el amor a otras y no paraban de hacerlo. Sus cucas se veian grandes y
rojas y no paraban de masturbarse y hacer el amor con otras. Por detrás llego
otra mujer. Era negra igual que Tibisay.

Buenas noches mi diosa. Lo prometido es deuda. Aquí le
traemos otra bella puta. (Dijo Tibisay).

Umm que bien. Mira muchachita bien este espectaculo. Sigue
bien los pasos de tu iniciacion, no va a ser facil. Si no mira lo que te
espera. Nuestro dios es muy gentil, pero por las malas mira lo que te pasa.

Yo me asuste. Si. Lo hare.

Muy bien sigueme.

Fuimos hacia otra especie de vueva un poco mas pequeña y
oscura. Nada mas fue esa señora, Yubisay y cuatro mujeres de esas feas que
estaban haciendo el amor. De pronto prendieron las antorchas y me obligaron a
desnudarme.. En el piso habia un triangulo negro dibujado lleno de velas negras.
Me acostaron alli. Luego la diosa, agarro cuatro copas y corto a las cuatro
mujeres por la cuca y dijo unas palabras en africano. Lleno las copas de sangre
y las esparcio por todo mi cuerpo. Me sentia extraña. Mi cuerpo cogia fuerza. De
pronto de un hueco salio un hombre. Era negro y feo. Tambien grandisimo y se
sento en una piedra con unas velas a los lados. Me acercaron a el y me obligaron
a sentarme encima de el. De pronto senti algo que estaba desgarrando mi cuca. Yo
gritaba del dolor y me queria zafar de el. Yubisay decia que no lo hiciera. Era
un pene inmenso. Lo sentia en mi estomago. La diosa me mando a decir unas
palabras.

Este cuerpo es tuyo y lo sera por siempre. Tomame en señal
de mi fidelidad hacia ti.

De pronto el hombre abrio su boca y la acerco a la mia. Nos
besamos y su lengua se metio tanto que sentia que me chupaba algo muy adentro.
No me podia desprender. Me debilitaba mucho. Al rato acabo dentro de mi y me
solto. Despues senti deseos de besar a una de las chicas que estaban alli y me
les acerque. Bese a una y senti que mi lengua sentia lo mismo que habian hecho
con ella. Cogi fuerzas nuevamente. Me llevaron a la cueva anterior y me
agarraron entre diez mujeres que estaban ahí. Yubisay me comento que a mi dios
no le habia gustado y que merecia un castigo. No me pude soltar. Una de las
chicas me beso y deposito un liquido medio acido en mi boca. Ese liquido me
provoco deseos de hacer el amor. Tibisay se acerco a mi y me beso. Me saco todas
las fuerzas de mi cuerpo y veia como ella se iba poniendo mas joven.

Jajaja. Mirate en este espejo. Estaras una semana aquí y
despues te iras a trabajar con nosotras.

Me vi en el espejo y me veia fea como un poco arrugada. Mis
deseos de tener sexo no se hicieron esperar. No descanse ni un segundo de tener
sexo con ninguna de las chicas. Mi cuca estaba grande y roja como las de ellas.
Tibisay y Yubisay se fueron y no vendrian sino hasta el fin de semana. De por si
era un castigo pero divino. Pasaron tres dias y senti fuertes deseos de volver a
estar frente a ese hombre. Hable con la diosa y me llevo.

Entrego todo mi cuerpo para ti. Tomalo.

Puse mi cuca en su cara. Metio su lengua y la sentia bien
adentro.

Que rico. Destrozame toda. Soy tuya.. Asi.

Me hizo acabar rico y parece que le gusto. Me volvieron a
acostar en el triangulo. Me acercaron una serpiente y la dejaron tirada en el
piso. Media como dos metros. La dios profirio unas palabras en africano y la
serpiente se acerco a mi y se fue metiendo en mi cuca. Yo la abri mas para que
entrara con facilidad. Poco a poco fue metiendose hasta que entro toda. Me
incorpore nuevamente y me sentia otra, aunque lo que este escribiendo este
consciente de lo que hago, es como si mi vieja personalidad estuviera como presa
en esta nueva personalidad. Me gusta pero siempre mi otro yo cuenta lo que me ha
pasado. No me dan ganas de comer. Mi alimento es el sexo. Si no lo tengo me
arrugo. Todo se lo debo a mi diosa y a Yubisay. Me he hecho radiografias para
ver si tengo la serpiente en mi cuerpo, pero no sale nada, aunque yo la siento
dentro de mi. No soy drogadicta ni fumo, ni bebo. Es como una brujeria que me
hicieron. Actualmente trabajo en un bar de putas y no me canso de tener sexo. Mi
bemba sigue igual de grande, expliquenme eso y mi culo tambien. Vivo en el bar
de putas y me considero una lesbiana ninfomana.

BYE

 

Resumen del relato:
    Proceso de mi iniciación.

Mi historia real (2)

Mi historia real (2) (15)

SADYS MARIA.

UNA HISTORIA REAL. PARTE 2

Durante esa semana que se me hizo larga, me masturbaba
pensando todos los dias en Yubisay. Cada dia que pasaba me sentia mas debil.
Habia dejado de ir a clases. Solo pensaba en masturbarme pensando en ella. El
viernes no aguantaba mas. Me sentia muy debil y opte por llamar a Yubisay. Mi
mama atendio, estuve hablando un rato con ella y luego me paso a Yubisay. Le
dije lo que la extrañaba y que me sentia muy mal, que no le dijera nada a mama.
Le pedi que en vez de ir en la mañana, que viniera el mismo viernes en la noche.
Ella dijo que si. Me acoste en la cama de lo debil que me sentia a esperar a
Yubisay.

Como a eso de las nueve de la noche llego Yubisay. Abrio la
puerta del cuarto y me sorprendi cuando la vi con otra mujer. Era bien negra y
mayor que ella. Se vestia como una prostituta. Su maquillaje exagerado. El
cabello era rojo con unos mechones dorados.

Hola mami. Te presento a Tibisay. Nosotras te curaremos.

Sin ton ni son se desnudaron las dos. Yubisay comenzo a
mamarme mi rica cuca mientras Tibisay colocaba una handicam en un tripode. Yo no
podia aceptar eso pero el placer era mayor que todo. Tibisay se desnudo y coloco
su cuca la cual tenia un piercing en su clitoris en mi cara.

Alimentate con mis flujos eso te va a devolver la vida
zorra.

Siiiii. Ummmmmmm.

Se la comenze a mamar con rapidez mientras Yubisay hacia lo
mismo. Estuvimos un buen rato en esa posicion hasta que las tres acabamos a la
vez. Sus flujos eran divinos. Me los trague todo. Yubisay hizo lo mismo. Nos
quedamos acostadodas un rato y yubisay fue al baño y trajo una hojilla.

Para que tengas toda la energia de nosotras, tenemos que
hacer un pacto de sangre, para estar unidas por siempre.

Tibisay dijo unas frases en un idioma que parece africano, y
corto con la hojilla un poco su clitoris, luego hizo lo mismo con Yubisay y
despues me lo corto a mi. Yo estaba muy excitada. La sangre que brotaba de
nuestros clitoris era bastante.

Ahora unamos con un pacto de sangre nuestros clitoris.

Tibisay acerco su clitoris chorreando sangre al mio y lo
frotamos , luego lo hizo con Yubisay y despues ella lo hizo conmigo. No se como
pero al terminar de frotar mi clitoris con el suyo tuvimos las tres un orgasmo y
los flujos que emanaron de nuestras cucas era abundante, que las sabanas estaban
todas llenas de flujo de las tres y de sangre. Tibisay agarro mi cabeza y me
ordeno tragarme lo que habia en la sabana. Yo lo hice con gusto. Al rato me
sentia muy bien.

Me siento divina y con fuerza.

Claro mami al hacer pacto con nosotras seras muy deseada.
Tu cuerpo cambiara un poco pero para bien.

Las palabras que me habian dicho me hacian sentir
desconfianza, pero habia algo en mi que me hacia hacer todas esas cosas.

Y porque filmaron.

Sinceramente, porque queremos que hagas lo que nosotras
hacemos. Si no lo haces esa grabacion la vera tu mama.

No hace falta. Yo seguire sus consejos.

Acercate.

Tibisay con la hojilla corto mis labios e hizo lo mismo con
Yubisay.

Besense.

Tibisay volvio a decir unas frases como en africano mientras
nosotras nos besamos. Nuestras sangres se fusionaban en nuestras bocas. Tuvimos
otro orgasmo. Era impresionante. Me sentia como drogada. Era algo que no queria
hacer pero lo hacia sin saber porque. Era divino. Tibisay se fue del cuarto y
nosotras nos quedamos haciendo el amor en esas sabanas sucias de sangre y flujo.
Me excitaban las cochinadas. Acabamos y fuimos a la sala. La misma estaba oscura
con unos velones negros encendidos y algo dibujado en el piso.. Tibisay me
ordeno que me acostara encima del dibujo. Me acoste y me quede quieta. La
posicion era con los brazos abiertos y las piernas abiertas. Tibisay comenzo a
decir cosas en africano y comenzo a soplar el viento muy duro y a llover
fuertemente. Agarro y corto nuevamente a Yubisay, pero por la yugular, yo me
asuste, pero habia algo que no dejaba moverme. Lleno una copa grande de plata y
luego le paso la mano por la vena y cicatrizo como si nada.. Yubisay agarro una
vela y comenzo a echarme cera caliente por todo mi cuerpo haciendo mucho enfasis
en mi cuca y boca. Luego abrio mi cuca y echo todo el contenido de la copa
adentro de mi. Empece a sentir algo extraño en mi cuerpo. El grado de excitación
era supremo. Era algo que nunca ninguna de ustedes que leen esto van a tener.
Termino el ritual y me quede dormida.

Al siguiente dia era yo misma pero me sentia con mas energia.

Pronto les relatare el siguiente capitulo.

 

Resumen del relato:
    La necesidad de sentir a Yubisay.