Category Archives: No Consentido

No Consentido

La engañe solo para romperle el culo

La engañe solo para romperle el culo (27)

Soy un chico de Poza Rica Veracruz, moreno de 30 años, buen
cuerpo atlético , mido 1.65 mts. Y lo que les voy a contar sucedió hace 10 años
conocí a una joven en el pentatlón, llamada Martha Beatriz de la misma localidad
, nos hicimos novios, por motivos de su educación tuvo que cambiar de localidad
estableciéndose en la ciudad de México, donde empieza nuestra candente aventura.

Después de vernos por un buen tiempo, y visitarla en México
puse en practica mi plan, era un día lunes cundo llegue a visitarla como
siempre, ella me atendió muy amorosamente como era su costumbre, yo le pedí que
tuviéramos sexo por primera vez , ella dijo no por que nunca lo había hecho, me
moleste y le reproche que entonces había otros hombres en su vida por eso no
quería coger conmigo, para demostrarme que no era verdad accedió, la lleve a la
cama y la empecé a desnudar, quedando completamente encuerada, me quede con la
boca abierta, tenia unos pezones grandes y firmes, unas nalgas duras con un ano
que es digno de cualquier emperador, y una vajina que pronto sabría lo que es un
pené de verdad con una mata de pelos negros que hacen llamar mas la atención,
haciendo juego con una cintura pequeña y unas caderotas, cuerpo moreno como el
de la venus.

Después de hacerle caricias y manosear todo lo que quería ,
se empezó a calentar, poco a poco, le fui abriendo las piernas y acercándole mi
pené, cuando lo sintió, se puso nerviosa y ya no quería, entonces la forcé, , y
entro la puntita, pego un grito, al sentirla, otro empujón y entro la mitad ella
lloraba, por que le dolía mucho, hasta que por fin entro toda ,era la gloria ,
era estrecha que me comía la verga, empezó un mete y saca mas rápido, no
importaba los gritos solo era satisfacerme, estaba rica ella decía:

YA NO AGUANTO MAS ME DUELE

NOOOOOOOOOOOO

ME ARDE TEN PIEDAD DE MI, SE CARIí‘OSO

SIENTO ALGO CALIENTE DENTRO DE MI, ES RICO PERO CHICLOSO

Al fin llego mi orgasmo fue maravilloso, estrenar una panocha
ingenua, ella se levanto adolorida, se baño y salimos a comer a la calle como si
nada hubiera pasado.

Así fue posteriormente cada vez que nos veíamos, platicar,
comer, ir al cine y terminar en la cama de su propia casa, poco a poco se hizo
adicta al sexo, no podía faltar cada vez que venia, ella lo pedía y yo la
complacía.

Después de darle una cogida magistral como una de tantas
veces, le pedí que si me quería y para que me sintiera bien, se metiera mi verga
a su boca, sin dudarlo lo hizo de un tajo se la metió toda chupando toda como
una loca poco a poco tuve que decirle como hacerlo, era algo rico sentir su boca
chupandome la verga, luego lo alternaba con mis huevos, se metía uno a uno a lo
boca dejándolos limpio, así duramos mas de una hora, hasta que llego el momento
en que me vacié en su boca, se lo trago todo, después la puso boca arriba y le
volví a clavar mi verga en su vajina, hasta venirme otra vez, después volvió a
chapármela para pasar a un rico 69, con el cual terminamos el día, el solo
tocarle los senos la calentaba como perra en brama, la tenia bajo mi control era
mía y a mis anchas.

Su ano causaba cierta sensación en mi, hasta que llego el día
en que iba hacer mío, ese día nos vimos ella esta muy calenturienta le dije que
se desvistiera y obedeciendo mis ordenes lo hizo, la hinqué y me empezó a mamar
la verga era sabroso sentir sus labios en mi pené así duramos como media hora
hasta que llego el momento que su boca se lleno de mi semen, nos bañamos, y
veíamos la televisión películas pornográficas para aprender nuevas posiciones
solo decía cual quería y ella lo hacia practicamos todas desde la mas fácil
hasta la mas difícil, me gustaba verla como sufría en las posiciones difíciles
pero al final lo lográbamos por que era una pendeja que quería lo mejor para mi,
me la cogí esa vez tres veces ,intercalando los ricos 69, y de vez en cuando las
mamadas solitaria , gritaba como loca cuando sentía mi pené entrar en su vajina
, varia veces la lastime y ni hacia se conformaba quería cada vez mas, hasta que
le dije que si lo hacíamos por el ano ella dijo que no por que dolía demasiado
se lo habían comentado sus amigas, le respondí que estaba bien, que entonces
tenia que buscan con quien hacerlo ya que era la única en mi vida por eso se lo
pedía a ella ,estas palabras le entraron muy profundo en su ser, que acepto.

La puse de espaldas en cuatro patas con las piernas muy
separadas, tenia a la vista ese rico ano era ya mío y nadie lo iba a estrenar
antes que yo, me acerque me hinque detrás de ella y le fue poniendo mi pené en
su entrada, al sentir ella su presencia se quería mover por lo cual la tome por
la cadera fuertemente y le di un empujón entro la punta ella pego un grito de
dolor otro empujón y entro la mitad de mi pené ella gritaba y lloraba que le
dolía, es que la verdad su ano era muy estrecho y mi verga algo grande era la
combinación perfecto para hacer mas ancho ese culo, ella mordió una almueda para
aguantar el dolor que le provocaba este nuevo goce, faltaba poco para que lo
tuviera todo adentro, de repente la meto con fuerza lo que faltaba y entro con
facilidad mis huevos pegaron con sus nalgas empezó un mete y saca despacio solo
se oía los gritos y jadeoas de los dos, su culo por fin se dilato y empezó a
gozar Martha se movía a su gusto disfrutando ni pené pero todo tiene un final y
también esto me derrame dentro de ella como un principiante bastante y espeso,
mi pené salí satisfecho además embarrado con caca y sangre los cuales me los
quito con su boca hasta dejarlo limpiecito y brilloso.

Nuestra vida sexual dura casi 8 años o mas practicando de
todo lo que aprehendíamos y nos decían los amigos, durante ese periodo siempre
gritaba y sufría cuando le metía la verga en su ano la verdad era un deleite ver
como sufría su culo siempre se conservo estrecho, nunca lo pude hacer grande la
persona que se la coja pensara que fue el primero en estrenar su trasero pero es
mentira por que yo lo estrene y jugué varias veces esta mas perforado que una
coladera, con la llegada de su hermana Olivia todo empezó a cambiar empezaron
pleitos y todo lo que implica problemas de pareja, mi objetivo era claro
refinarme a su hermana y así fue pero este es otro relato, también la estrene
yo, al poco tiempo termino nuestra relación, el pretexto fue que decía que iba a
tener un hijo conmigo, no lo acepte ni creía, por que a mi quien no me asegura
que no se había a costados con otros hombres y me quería cargar el paquete, nos
dejamos de ver desde hace 2 años tiempo suficiente para acostarme con su
hermana, con la cual también termino mi relación .

Lo único que se es que ella (Martha) tiene un nuevo amigo
llamado Roger, , con el va a poner en practica todo lo que aprendió conmigo.
También en otro relato como les fue en esta aventura de los dos.

Espero le hallan gustado mi relato después les mando los
demás todos son verídicos y no ciencia ficción .

Hasta pronto se despide el Negro Jalapeño.

 

Resumen del relato:
    Pensando que nos casariamos me dio el culo,me cupo el pene, pperdiendo su virginidad, solo era un juego, queria cogermela para quitarle lo sangrona.

Fin de semana con amigos

Fin de semana con amigos (27)

Era el primer día de un largo fin de semana en la casa que
uno de los amigos de mi novio, tenía a las afueras de un pueblo del Pirineo.

En total éramos siete, mi novio, yo y cinco amigos suyos,
ninguno de ellos con pareja. Desde que conocí a Marc, me tuve que acostumbrar a
cargar con todos ellos si quería disfrutar de la compañía de Marc. Suerte que me
caían bien y me parecían divertidos, porque de lo contrario no creo que la
relación entre Marc y yo hubiese funcionado. Llegamos a la casa bien entrada la
noche, y yo me fui directamente a dormir, dejando a los chicos solos con sus
cervezas y sus conversaciones. No tardé nada en dormirme ya que estaba agotada,
y ni siquiera me enteré cuando Marc se metió en la cama.

A la mañana siguiente, se fueron  todos al pueblo a
comprar, dejándome sola en la casa. O al menos eso creía yo. Como entre que
iban, compraban y volvían, tenían como mínimo para una hora, decidí permanecer
en la cama y dormir un poco más. Me despertaron unos ruidos en la habitación.
Abrí los ojos y me encontré con Alex y Oscar.

Les pregunté si ya habían vuelto del pueblo, y me
respondieron que ellos no habían querido ir, que habían preferido quedarse
durmiendo. Les dije que eso es lo que quería hacer yo, dormir, y les pedí que
salieran de la habitación. Entre bromas y riendo, pretendían sacarme de la cama,
diciendo que era una dormilona. Abrieron las ventanas para que el aire frío
invadiera la habitación y amenazaban con quitarme las mantas si no salía de la
cama. Yo, riendo también, les dije que me dejaran dormir y ellos optaron por
quitarme las mantas. Me quedé en la cama con solo mi camiseta y mis braguitas, y
el encontrarme así delante de ellos hizo que el juego dejara de parecerme
divertido. Supongo que ellos no esperaban encontrarme así debajo de las mantas,
porque se quedaron petrificados. Me levanté de la cama y enfadada les dije que
salieran. Salieron un poco confundidos por lo ocurrido y yo me acerqué a mi
bolsa para sacar ropa y vestirme.

No pasaron ni dos minutos cuando la puerta volvió a abrirse
de golpe y Alex y Oscar se abalanzaron sobre mi. Y aunque Alex era alto pero
delgado, Oscar era enorme a lo largo y a lo ancho. Oscar me tiró sobre la cama,
cayendo él sobre mi, inmovilizándome con el peso de su cuerpo. Lo único que me
quedaban libre eran las manos, así que arañaba y golpeaba como una loca, hasta
que Alex se puso en la cabecera de la cama sujetándome las manos sobre la
cabeza. Ahora sí me tenían del todo inmovilizada, y ya solo me quedaba rogar por
que Marc y el resto llegaran y me salvaran de lo que parecía que iba a ocurrir.
Yo no podía parar de llorar y gritar, por lo que Alex me metió un calcetín en la
boca. Oscar se había incorporado, tenía mis piernas entre las suyas y estaba
sentado de rodillas con su peso sobre mis piernas. Metió sus manos bajo la
camiseta para acariciarme los pechos. Pero Alex le dijo que me la quitara, que
los quería ver, y así lo hizo. El tener los brazos sobre la cabeza, hacía que
mis pechos se aplanaran y parecieran más pequeños; pero la visión de mis pezones
oscuros erectos por el contacto del aire frío les excitó aún más.

Oscar trazaba círculos con la yema de su dedo índice
alrededor de uno de los pezones como hipnotizado por lo que veía. Nunca había
estado con una chica, y a lo máximo que había llegado era a un par de besos en
alguna discoteca. Por lo que aquella era la primera vez que disfrutaba de la
visión y el tacto del cuerpo de una mujer. Llevó su otra mano a mi otro pecho,
torturando así a los dos. Amasando los pechos, estrujándolos, pellizcando los
pezones y tirando de ellos. Disfrutando del tacto de la piel suave y tierna, en
contraste con el tacto rugoso y duro del pezón. Agachó su cabeza capturando uno
de los pechos con su boca, mordiéndolo, lamiéndolo y chupándolo.

Su boca iba de un pecho al otro. Se introducía los pezones en
la boca, succionándolos con fuerza, hasta el punto de hacer que me retorciera de
dolor. Mientras seguía con su boca en mis pechos, llevó sus manos a mis
braguitas tirando de ellas para quitármelas. Consiguió quitármelas, y abrió mis
piernas para colocarse entre ellas. Cosa que consiguió, a pesar de la
resistencia que puse para evitarlo. Bajó su mano, buscando entre mis labios mi
clítoris y la entrada de mi vagina, intentando estimular torpemente mi clítoris
para conseguir algo de excitación en mi. Cosa que consiguió muy a pesar mío.

Cuando encontró algo de humedad se colocó en la entrada de mi
vagina y empujó con violencia, metiéndose por entero dentro de mi. Se quedó
quieto un momento y entre el dolor que me había provocado, pude notar como me
llenaba por completo. Creía que me iba a romper por dentro. Empezó a moverse
lentamente y podía notar perfectamente cada uno de esos movimientos en la
totalidad de las paredes de mi vagina, mientras entre jadeos le comentaba a Alex
lo estrecha que me notaba, y el gustazo que se estaba pegando. Y siguió
moviéndose cada vez con movimientos más rápidos y violentos, con su cuerpo
goteando sudor sobre mi piel.

Hasta que en un fuerte embate, tensó su cuerpo y se corrió
dentro de mi. Dejó caer su cuerpo sobre mi, descansando su cabeza sobre mis
pechos, mordiendo uno de los pezones. Por fin había terminado todo. Solo deseaba
que saliera de encima mío y correr a la ducha. Lentamente, se fue apartando de
mi, aunque le costaba dejar de sobarme el cuerpo. Cuando intenté incorporarme,
me detuvieron al instante, diciéndome que dónde pretendía ir, que aquello no
había terminado, que ahora le tocaba a Alex. Al oír aquello, empecé de nuevo a
pelear con ellos, intentando escapar, pero de nuevo todo fue inútil. Como Alex
era mucho más delgado y carecía de la fuerza de Oscar para inmovilizarme, optó
por ponerme boca abajo con varias almohadas bajo mi vientre, quedando así
expuesta totalmente, mientras Oscar me sujetaba los brazos. Al igual que Oscar,
Alex entró con una fuerte y única embestida.

Se quedó quieto dentro de mi, y empezó a estimularme el
clítoris. Llevo uno de los dedos de su otra mano a su boca y lo ensalivó,
llevándolo después a mi ano y presionando en la entrada hasta ir introduciéndolo
poco a poco. Cuando tenía casi la mitad del dedo dentro, pasó a hacer
movimientos de mete-saca con él, mientras seguía frotando mi clítoris con
movimientos rápidos y circulares. Se notaba que tenía más experiencia que Oscar,
porque estaba consiguiendo excitarme.

Oscar por su parte, pasó a inmovilizarme los brazos con su
cuerpo, para así dejar sus manos libres y meterlas entre mi cuerpo y el colchón
para encontrar mis pechos y manosearlos y presionarlos con sus manos. Los dedos
de Alex en mi ano y en mi clítoris, estaban obteniendo el resultado esperado, ya
que Alex notaba como las paredes de mi vagina se contraían alrededor de él como
queriendo aspirarlo hacia dentro. Y fue como la invitación para que comenzara a
moverse dentro de mi, primero lentamente pero con fuerza, y acelerando sus
embestidas después.

Oscar sacó una de sus manos de debajo de mi cuerpo, para
masturbarse mientras veía como Alex me penetraba una y otra vez con fuerza. El
roce al entrar y salir de mi en aquella postura, y la presión en mi clítoris,
hicieron que me corriera. Alex se vació dentro de mi, dejándose caer sobre mi
espalda y mordiéndome el cuello con fuerza.

Oscar le dijo a Alex que me mantuviera así inmovilizada, me
quitó el calcetín de la boca y acercó su pene a mi cara. Intenté apartarme, pero
Alex me sujetó la cabeza con fuerza, llevándola hacia atrás y obligándome a
abrir la boca para masturbar con ella a Oscar. Introdujo su pene en mi boca, y
empezó a moverse dentro y fuera de ella, moviendo mi cabeza con sus manos para
seguir su ritmo. Alex se había vuelto a excitar de nuevo,  notaba su
erección cada vez más dura, y empezó a frotarse entre mis nalgas. Hasta que
volvió a penetrarme, esta vez sin dificultad. Embistió dos veces y salió. Noté
como abría mis nalgas y como mojaba un dedo en mi vagina y untaba con él mi ano.
Me retorcí temiendo lo que iba a venir, pero estaba totalmente inmóvil, Oscar
sujetando mis brazos y mi cabeza y con su pene en mi boca, y Alex sobre mi,
preparándose para perforarme el ano.

Colocó su pene en el centro de mi ano, y empezó a empujar sin
obtener resultado. Fue aumentando la presión, consiguiendo que mi ano se fuera
agrandando e introducir la punta de su pene. Dio una embestida fuerte,
consiguiendo entrar hasta la mitad. Yo hubiese gritado del dolor, de no tener la
boca llena por Oscar. Alex embistió de nuevo hasta entrar por completo. Ese fue
el momento que Oscar eligió para vaciarse en mi boca. Mientras yo escupía
desesperada por no tragarme ni una gota, él buscó de nuevo el calcetín y lo
colocó en mi boca.

Se puso de rodillas con mi cabeza entre sus piernas, para ver
más de cerca mis nalgas totalmente abiertas y como el pene de Alex aparecía y
volvía a desaparecer entre ellas. Oscar, contemplaba excitado aquella imagen, y
Alex me penetraba el culo una  y otra vez hasta correrse dentro de mi. Al
salir, ambos se dedicaron a observar mi agujero dilatado, haciendo comentarios
obscenos, mientras pasaban sus dedos por él y repartían la corrida de Alex por
mis agujeros. Me dieron varias palmaditas y besos en mis nalgas, y salieron de
la habitación dejándome allí tirada en la cama, desnuda y sucia.

 

Resumen del relato:
    Los amigos de su novio terminan disfrutando de su cuerpo a su antojo.

Venganza cruel

Venganza cruel (27)

El "casting" habia ido bien. Habia tramado mi venganza
durante los tres años de carcel que me habia arreado por su culpa. Yo trabajaba
en una empresa, y mi jefe fue dándome mas atribuciones, llegando a ser gerente.
Un dia exploto el escandalo. Quebramos de forma fraudulenta, dejando deudas por
millones de euros. Mi jefe habia vaciado la empresa, llevándose el dinero y
utilizándome a mi como tapadera. Termine en la carcel, y el viviendo en una casa
de mas de tres millones de euros, junto a su mujer, su hijo y su hija.

La carcel fue dura. Yo tenia 30 años cuando entre. La segunda
noche me rompieron el culo tres tios. Mis compañeros de celda. Me dijeron que la
cosa era asi, que podia dejarme y pasaria enseguida, o que me obligarian. Unas
pastillas que me dieron mezcladas con una bebida me dejaron k.o.. Me enteraba de
todo, pero estaba como tremendamente borracho, sin fuerzas ni coordinación para
defenderme. Fue facil. Me agarraron tumbándome sobre mi pecho, y me bajaron
pantalones y calzoncillos hasta la rodilla. Mientras dos me agarraban un cabron
de yonki me la metio por el culo sin muchos preámbulos. Sentia un dolor enorme
dentro y en el ojete. Ahora comprendia porque se quejaban las tias a las que
habia dado por detrás. Me la metieron los tres sin condom, y ademas hasta el
final. Durante un tiempo me follaron unos veinte tios, algunos de ellos
autenticas bestias. Como no me gustaba me violaron varias veces en las duchas,
una de ellas me dejaron el mango de un desatascados de wateres dentro del ano,
después de que me la metiera un moro que la tenia como un brazo. Estuve dias
cagandome encima.

Aquello fue horrible, pero enseguida comprendi que tenia que
buscarme a alguien que me protegiera. Hice amistad con uno de los jefes de la
carcel, un tio que controlaba casi toda la droga que se movia por alli. Tenia
unos 50 años y era realmente peligroso, pero preferi ponerle el culo solamente a
un tio, en lugar de a toda la carcel. Se canso enseguida de mi y se busco otro
recien llegado jovencito, cosa que agradeci, aunque el tio se interesaba por mi
por mis conocimientos sobre blanqueo de dinero y temas similares (el tio estaba
forrado tambien). Durante el resto de la condena estuve bastante bien, la
verdad.

Este tio se sabia mi vida, y confiaba en mi, asi que cuando
sali de la carcel me dispuse a trabajar para el, llevándole las cuentas,
inversiones, etc. Yo ya habia meditado durante miles de horas mi venganza, y
esta pasaba por hacerle mucho daño al cabron de mi ex jefe, que era un puritano
facha. Cada vez que me levantaba por la mañana, en todos los momentos del dia, y
sobre todo cuando percibia varias miradas encima mio, sobre todo en las duchas y
wateres, me acordaba de ese aborto de la naturaleza.

Le iba a joder como el a mi. Le dejaria sin libertad y lo
tendría sufriendo mucho tiempo. Yo sabia que el incluso se habia reido de alguna
denuncia que yo habia puesto por agresión sexual en la carcel, y decidi pagarle
con la misma moneda.

Ademas, todo el mundo le veria mientras lo follaban, a el y a
sus hijos, porque a mi incluso me prohibían ver a mi hija. Busque ayuda en la
gente de la carcel. Mi nuevo jefe me ayudo, y en poco mas de un mes pude
reclutar a 10 tios de lo peor. Yonkis, negros ladrones, moros violadores,
rumanos que habian sido criminales de guerra……

Todos conocían el plan, y se les iba a pagar bien. Sabian que
nuestra discreción iba a ser total, y una ayuda de mi jefe, que les suministro
droga para una buena temporada, hizo el resto. Un fin de semana preparamos todo.
Secuestraríamos al matrimonio al salir de su casa, y a los niños al volver del
colegio, ya que el autobús les dejaba a cien metros de su casa, en una zona
residencial muy poco transitada. Dispusimos varios monovolumenes y mi jefe me
dejo una casa que tiene en la montaña, muy discreta y donde nadie podia
controlarnos.

Los niños no ofrecieron casi resistencia. El niño se llevo un
buen golpe en la tripa, porque gritaba, pero la niña se dejo llevar
aterrorizada. Tenia unos 13 años, y el chico unos 15. Con el matrimonio fue
peor, porque mi ex jefe salio solo de su casa. No podiamos trazar otro plan, asi
que dos rumanos se le acercaron, y a golpe de pistola lo subieron al monovolumen
sin resistencia. Los dos coches salimos de la capital dirección a la casa que
nos habian dejado, sin hablar en ningun momento. Mi jefe enseguida ofrecio
dinero, dijo que tenia mucho. Yo esperaba en la casa, preferia que no me viera
para que no tuviera panico y pensara que era solamente cuestion de dinero.

Cuando entraron en el garaje y el hombre se encontro con sus
hijos saliendo del otro coche corrio hacia ellos, ya que comprendio la gravedad
del problema que empezaba a tener. El garaje era grande, con sitio para unos
cinco coches. Yo habia dispuesto una camara de video, para grabar toda la sesion
y mandarla a los amigos del opus de mi ex jefe, a sus socios, a sus
clientes…..

Mis compinches les pusieron unas esposas y los sentaron en
sillas a los tres, amarrandolos tambien a la silla. Habia poco mobiliario mas:
una mesa, un colchon en el suelo y las cosas que suele haber en un garaje como
material para el coche, etc…

Entonces apareci yo. Mi ex jefe se cago encima de miedo. Me
dijo que me daria mas de mil millones de pesetas, pero que les dejara ir. No
queria su dinero, ya no. Queria mas………..

Me fui hacia el y le di una bofetada. Los niños empezaron a
llorar, y el hombre tambien. Le dije que le iba a hacer pagar cada una de las
horas que habia pasado en la carcel. Yo llegue incluso a desear no haber nacido,
pero el iba a desear estar muerto.

Le presente a mi compinches: dos rumanos, dos moros, un
yonki, tres gitanos y otros dos tios pasados de vueltas. Nos hicimos unas rayas,
para animarnos, y decidimos pasar a la accion. Uno de los gitanos habia salido
de la carcel el dia anterior, y tenia unas ganas de follar de la hostia. Dijo
que el la queria meter el primero, y que pasaba de culos de tios, que estrenaria
a la niña. El hombre empezo a llorar y a gritar, pero yo ya tenia la camara al
hombro, y daba via libre a mis amigos. Varios tios se fueron hacia la niña,
soltándola y llevándola en volandas hasta el colchon. Todos gritaban y lloraban.
Yo iba grabando todo, como la desnudaron en el aire y como le metieron mano por
todos sitios. Tenia el conejo con muy poco pelo, y llevaba una compresa limpia,
señal que le tenia que venir la regla. Yo le dije a mis colegas que ahora el
reto era otro. Estaba en los dias mas fecundos, y habia que dejarla preñada. El
que la dejara preñada recibiria un extra de un millon de pesetas. No seria
difícil reconocer al padre cuando el niño naciera. Les dije que les pagaria
cuando fuera claro quien era el padre.

Los tios aplaudieron. Yo les dije que que tendrían a la niña
todo el fin de semana, pero que al padre y al hermano tambien habia que darles
caña. Me dijeron que si y se lanzaron a la faena. Dos tios sujetaban a la niña
en el colchon por brazos y piernas, dejándola abierta. El gitano se desnudo
totalmente, dejando a la vista una polla muy delgada, como un dedo, pero muy
larga, de unos 19 cms, ya totalmente empalmado. La llevaba sucia de varios dias
sin ducharse, y dijo que tenia los huevos a reventar, que la iba a llenar.

Se puso entre sus piernas y llevo la polla al conejo, sin
prepararlo en absoluto. Se la paso un par de veces por la raja, mientras ella
gritaba, y la situo en el agujero. Vi como hacia fuerza para clavarla, y como su
polla se arqueaba un poco. La cria dilataba y el capullo se iba perdiendo
dentro. El tio empujaba con todo su peso, y la polla entraba según la tia iba
dilatando. Cuando le habia metido poco mas que el capullo, unos cuatro
centímetros o cinco, su polla se arqueo, como si hubiera encontrado un tope. El
gitano dijo que la tia era virgen, que lo notaba, mientras la cubria totalmente
con su cuerpo. Ella casi no podia moverse, del dolor, y ya casi no gritaba. El
resto nos fuimos desnudando, casi todos estabamos ya empalmados. El gitano gimio
y pego una enculada fuerte, metiendo el resto del rabo dentro de la chica, hasta
los huevos. Ella arqueo la espalda y gimio. El gitano dijo que ya se la estaba
echando dentro y enculo unos instantes. Saco el rabo con semen y sangre,
felicitándose por haber sido el primero. El padre de la joven lloraba y
suplicaba a gritos clemencia.

Uno de los rumanos ocupo su lugar, sin que la chica opusiera
resistencia, ya que estaba como ida. Su verga era mas gorda, esta la iba a abrir
definitivamente. El tio tenia unos 24 o 25 años, pero en la guerra, en su pais,
habia participado en violaciones colectivas, y era un salido de la hostia.
Tambien fue muy rapido, pero le entro bastante bien desde el principio. El yonki
habia puesto al chico tirado en el suelo, con la espalda hacia arriba, y le
bajaba los pantalones con ayuda de los moros. Dijo que se iria calentando con
el,pero que terminaria en la chica. El culito asomo blanco y virgen, muy
pequeño. Tenia el rabo con fimosis y pequeño, casi sin huevos. El yonki le dijo
que si apretaba el culo le doleria mas y llevo su polla al agujero. Le lubrico
con saliva y puso su capullo en el agujero. Le iba a doler, porque tenia un
capullo gordo, aunque el resto del rabo era delgado. La llevaba muy lubricada,
porque dijo que hacia tiempo que no metia. Cuando noto el rabo en el culo empezo
a empujar. El chico grito y lloro, y cerro el culo. El yonki le dijo que asi le
daba mas gusto, que le daba igual. Le habia metido medio capullo y se lo saco
para darse saliva, le iba a pegar la enculada final.

Volvio a situarlo y a empujar. Empezo a entrarle el rabo,
aunque el yonki se quejaba de que le dolia de lo cerrado que lo tenia. Se lo
saco y metio varias veces, hasta que mas de la mitad del capullo estaba dentro.
El rumano continuaba votando encima de la chica, anunciando que enseguida se
correria. El yonki se dejo caer encima del tio, con todo su peso, y vimos como
el rabo iba desapareciendo dentro del chaval. Gritaba y lloraba, pero lo
agarraban muy buerte y la penetración era posible.

El rumano se corrio con grandes gritos, y se la saco a la tia
bastante sucia de su semen y del semen del gitano. La vagina de la chica ya
estaba perfectamente marcada, y presentaba los labios dilatados y rojizos. El
semen rezumaba. Cuando el yonki vio que el rumano la sacaba, el hizo lo propio
con el chico, que volvio a gritar cuando le sacaron de golpe los 20 cms de rabo.
Lo tenia sucio de mierda, de color marron, y dio un salto hasta la chica,
apartando a un moro que se estaba preparando. Le dijo que estaba a punto y se la
metio de un solo golpe. Culeo un par de veces y dijo que se iba, apretando para
que la corrida fuera muy adentro.

Asi fuimos pasando todos, hasta que la tia recibio dentro la
corrida de los diez y el chico tambien. El ultimo en meterla fue uno de los
moros, con un rabo enorme. Si metia eso en algun sitio, los demas no nos ibamos
a enterar…. Parecia que a la niña le habia salido una tercera pierna. Se la
tiro a cuatro patas, sujetándola a una silla. El semen se escurria de su vagina
con las clavadas, bajando por los muslos de ella y por la polla y huevos del
tio. Cuando se la saco, un monton de esperma se vino detrás, hasta el suelo. El
hermano no estaba mejor, ya que presentaba un ano en el que casi cabia un puño.
Lo tenia tan abierto que se le venia parte del ano, con semen y sangre
mezclados, ya que uno de los moros se habia corrido dentro sin poderse aguantar.

Le tocaba a mi ex jefe. Pero a el no iba a hacerle mucho. Con
lo que habia visto le habia jodido la vida. Cuando le desnudamos miro a sus
hijos como avergonzado. Tenia un culo horroroso, feo, con arrugas, con mierda
pegada a los pelos…..

El moro del rabo grande dijo que el se habia tirado a una
burra, asi que no tenia problemas. Me parecio bien que lo estrenara el, y el
moro se fue hacia el pajeandose. Lo tenian agarrado ofreciendo la espalda, por
lo que el mohamed se situo encima y empezo a taladrar. La sorpresa fue grande
cuando vimos que desaparecia dentro en cuestion de segundos. El moro dijo que,
simplemente, se la habia como absorbido, y que la podia mover sin dificultad. Mi
ex jefe lloraba pero no gritaba, se ve que no le hacia daño. El moro le dijo que
no era virgen del culo, que por aquí se habia comido rabos mas grandes que el
suyo. Le toque el rabo y vi que lo tenia duro. El cabron se habia puesto
caliente porque se lo estaban follando. Le dije que no iba a tener mas rabo,
porque le gustaba, y lo volvimos a atar a la silla.

El resto del fin de semana lo dedicamos a quilarnos a la tia
y al chaval. La tia recibia todas las corridas dentro, y el chaval estaba
cantidad de dilatado, asi que casi no se quejaba. No se cuantas corridas
recibiria. Es posible que mas de cuarenta. Cuando le metias la polla, lo tenia
increíblemente lubricado, pero la entrada de la chorra hacia salir semen, asi
que todo el colchon estaba mojado, asi como las piernas de ella. Se sabia que
alguien se la estaba tirando por el sonido al salpicar con las clavadas.

Solte a mi ex jefe y a los niños, diciéndole como me haria
llegar los mil millones, y yo no difundiria el video. Si se llegaba a ver seria
su final, asi que accedio. Yo percibi el dinero y no he difundido las imágenes.
Lo hago porque prefiero hacerle sufrir durante mas tiempo. Me han dicho que el
tio ya se ha preparado el retiro en un sitio donde no le conoce nadie, porque
vive acojonado sabiendo que algun dia las difundire.

Por cierto, que su hijo ahora es gay con mas pluma que un
pavo real, se ve que le gusto el jarabe que le dimos, y se mete todo tipo de
drogas, el jodido. La chica es una mujer preciosa, ya casada y con hijos. La
familia adopto a un niño un año después de nuestro fin de semana. Yo siempre
supe que en realidad el niño era de la chica, pero que asi lo habian tapado.
Ademas, durante un tiempo se puso muy de moda eso de adoptar a niños
extranjeros, en plan ONG. Y que mejor que un morito….

El millon de pesetas lo reparti entre los dos moros, ya que
no sabia de quien era con seguridad. Saber que esa criatura corre por su casa,
recordándole siempre aquellos dias, y la posibilidad de ver por televisión el
momento en que el niño fue concebido, tenia que estar destrozándole……..

En unos meses lo vereis por la
tele……………………….

 

Resumen del relato:
    Un hombre trama una venganza contra un socio suyo, que se desarrolla de la forma mas perversa posible.

Profesora muy particular (2)

Profesora muy particular (2) (27)

Profesora muy particular II

Desde lo sucedido aquella tarde me sentía una mujer sucia,
sin valores y con la moral muy tocada. Me había tenido que dejar follar por
aquel crío sólo por miedo, miedo al chantaje, a los comentarios, al "que dirán",
miedo a perder el respeto de los compañeros de profesión o simplemente el
trabajo.

A pesar del grave problema intenté que no afectara a mi vida
sentimental. Por supuesto evité acostarme con mi marido, al tener algunos
pequeños desgarros en el ano y ligeros cardenales en los senos los cuales tuve
que esconderlos de sus manos, pero que debido al enorme tamaño de mis senos
resultó tarea compleja, pues los hace muy apetecibles para él.

Pasados los días festivos en la ciudad y sin tener la visita
de Izan o de su padre, sopesé lo acontecido. Me centré en las amenazas que me
hizo Ramón (el padre del muchacho), sobre sacar a la luz la ayuda que recibí al
sacarme la carrera. Le di vueltas a las pruebas que podría tener Ramón en mi
contra y llegué a la conclusión de que no volverían a forzarme ninguna vez. Me
costó mucho tomar aquella decisión, pero antepuse mi moral y, porqué no decirlo,
mi cuerpo, a mi trabajo. Decidí no acostarme con su hijo ni con nadie por el
solo hecho de mantener mi empleo.

El día en que volví a dar clase después de las vacaciones me
surgieron los temores, no deseaba ver a aquel chico por nada del mundo y tuve la
suerte de que no apareció aquella mañana, supongo que estaría de resaca.

Al terminar la mañana me fui pronto a casa y preparé una
romántica comida con mi marido Juan. Por una vez que no estaba trabajando me
apetecía disfrutar de su compañía. Me comentó que me había notado rara
últimamente, pero no fue a mas la conversación. Pasadas unas horas se marchó a
trabajar y me quedé descansando en el sofá.

Me despertó el timbre de la puerta, en seguida me vino a la
mente los despistes de mi marido a la hora de llevarse las llaves por lo que
abrí sin asomarme a la mirilla. Me dio una terrible impresión comprobar que era
Izan y dos jóvenes mas, que pasaron dentro sin pedir permiso.

Estaba acojonada y con un nudo en la garganta les pregunté
que hacían allí, a lo que uno de ellos me contestó que les habían contado que:
"una mujer muy guapa con las tetas grandes se dejaba dar por el culo". Este
comentario supuso un batacazo en mi autoestima que me condujo a no poder
contestarle pasado un tiempo. Izan me presentó a sus dos amiguitos de clase. Los
tres eran unos auténticos críos de unos 16 años, con rasgos agitanados salvo
Izan. El mas bajito se llamaba Cristian, moreno de pelo corto y con un
pendiente, y al mas alto le llamaban "toro", era muy moreno con melena rizada.

Reaccioné una vez pasado el pitorreo de las presentaciones y
grité que se marcharan, pero Izan se llevó el dedo índice a la boca y me ordenó
callar. Sacó de su chaqueta un VHS y se fue directo al video. Tuve que poner el
regalito que me trajeron y al encenderlo comprobé que estaba perdida pues me vi
follando con Izan. El cerdo consiguió grabar lo que pasó aquella tarde y
definitivamente me tenían pillada por completo. Me quedé perpleja y casi en
estado de shock, mientras los muchachos se reían entre ellos haciendo
comentarios sobre la cinta como si de una reunión de adolescentes cachondos se
tratara.

Izan me dijo que había varias copias del video pululando por
ahí y se acercó para colocarme sus manos encima y sobarme las tetas. Me deslizó
el pijama que llevaba mientras me susurró que me tendía que portar muy bien si
las quería recuperar. Prosiguió quitándome la parte de arriba para dejarme en
ropa interior. Los otros dos muchachos hicieron lo mismo y finalmente se desnudó
Izan. Uno de los gitanos me quitó las braguitas y el sostén, quedando así mis
pechos al aire. Los dos chicos nuevos quedaron impresionados al verme,
exclamando y haciendo todo tipo de comentarios y barbaridades sobre lo buena que
estaba y el tamaño de mis tetas.

Cuando los muchachos se quitaron el calzoncillo aluciné al
ver la polla de uno de los gitanos. Fue la del "toro" y comprobé el porqué de su
sobrenombre. Era enorme, de más de 25 cm, la mas grande que había visto en mi
vida, como la de un actor porno pero por desgracia allí mismo. Cristian e Izan
también iban bien servidos en este aspecto, al menos me lo parecía a mi, pues al
no tener ningún deseo sexual todo se me hacía grande y cuesta arriba. Los tres
críos superaban con creces el tamaño de mi marido.

El gitano mas bajito estaba impactado con mis senos y me
obligó a que le practicara una paja cubana, es decir, tuve que masturbarlo con
mis tetas. Me acerqué a él y me arrodillé cubriendo su duro pene con ellas, que
al ser tan grandes apenas dejaban ver el falo del chico. El amiguito de Izan
gemía de placer mientras bamboleaba mis tetas sobre su pollón, por lo que no
tardó en correrse al tiempo que daba grititos por la eyaculación.

Después le tocó el turno al "toro" que me hizo tragar su
descomunal verga. Empecé por comerme el capullo, pero temía ir a mas ya que no
me cabía ni en la mano. El se cabreó y me agarró fuerte de la cabeza para
penetrarme la boca. Yo sólo podía abrirla lo máximo posible para evitar el dolor
y el joven se dedicó a follarme la boca que superaba de largo el tope de mi
garganta. Para mi desgracia aquel crío además de la gigantesca polla también
tenía aguante, aunque finalmente se corrió en mis labios. Intenté escupir el
semen lo cual no le sentó nada bien al gitano, que me amenazo con no dejar pasar
ni una mas.

Ahora era el turno de Izan. Me ordenó ir a mi dormitorio lo
que me sentó fatal. Una vez allí se tumbo en mi cama, delante de las fotos de mi
marido y me obligó a que le mamase la polla. Tenía bien aprendida la lección de
la vez pasada cuando me agarró de la cabeza, por lo que me la tragué enterita y
sin rechistar, y le enseñé lo que era una buena mamada. Cuando el crío estaba
cerca de "llegar" sacó el pene de mi boca y colocándome boca arriba en la cama,
se puso encima para metérmela en el coño. Me daba temor pensar que no tomaba la
píldora y le supliqué que se pusiera un condón, pero Izan y sus amigos se lo
tomaron a cachondeo no haciéndome ningún caso. En teoría no estaba ovulando pero
pensaba en lo peor.

Por supuesto no estaba nada excitada pero su verga sí,
parecía una roca y al estar muy mojada de la felación entró a la primera. Empezó
a follarme con suaves sacudidas pues ya hacía rato que quería correrse, pero
poco a poco cambió el ritmo y la fuerza de las penetraciones que me hacían daño.
Ninguno de los chicos tenía el más mínimo cuidado, eran unos salvajes y me lo
demostraban en cada movimiento. Izan me estaba follando el coño cuando de
repente el cabrón se corrió dentro de mi vagina. Le dije de todo porque había
riesgo de embarazo, pero me replicó que así le daba mas morbo.

Los tres críos una vez que se habían corrido todos se
pusieron de pie, yo también lo hice recibiendo como respuesta un empujón que me
devolvió a la cama, ya que según ellos: "quedaba lo mejor":

Me explicaron la maquiavélica idea de hacer un sandwich y
para ello el elegido para romperme el culo iba a ser el que la tenía mas grande,
es decir, el "toro". Tenía sensación de miedo y asco, pero debido a la situación
ya todo me daba igual. Al no disponer de lubricante le mamé la polla al gitano
que me iba a encular, procurando dejarle el máximo de saliva posible.

Tras la mamada el "toro" se echó en la cama boca arriba y a
mi me pusieron a horcajadas dándole la espalda. Me temblaban las piernas y me
senté sobre el inicio de su enorme polla justo a la entrada de mi ano. Poco a
poco me dejé caer sobre ella mientras apretaba los dientes por el dolor. La
polla entraba con dificultad, era grandísima para mi estrecho culo que iba a
reventar. El dolor era intensísimo cuando parecía haber llegado hasta el fondo,
pero comprobé que solo me la había metido hasta la mitad. El gitano saco la
verga y volvió a hincármela con violencia, así hasta dilatarme tanto el culo que
consiguió clavarme su inmensa verga hasta los mismísimos cojones.

Estaba siendo enculada por un descomunal tronco, cuando el
otro gitano completó el sándwich echándose encima mía y metiéndome la polla por
mi rajita. Empezaron a follarme a su antojo. El que me sodomizaba me empuja para
arriba con sus fuertes embestidas, mientras que el otro me empujaba para abajo y
ayudaba de esta forma a su amigo a insertarme por completo su mástil en el culo.
Izan no se quedó atrás y girándome la cabeza acercó su potente verga a mis
labios, no teniendo otro remedio que comérmela también. Los muchachos parecían
estar sometidos en una espiral de placer mientras me humillaban, debido a los
gestos y fuertes gemidos que producían al bombearme. La triple penetración se me
hizo dolorosísima e interminable. La delgadez de los chicos que parecían estar
hechos de pura fibra contrastaba con mis voluptuosos pechos.

Siguieron reventándome por todos mis agujeritos, aquellos que
hasta ahora sólo habían sido propiedad de mi marido, aunque por supuesto nunca
había tenido sexo anal con él. Tras varios minutos de duros mete-saca en mi ano,
vagina y boca, Izan se corrió y me tragué hasta la última gota de su leche. Casi
a la vez se corrió dentro de mi coño uno de los gitanos, ante el estupor que
tenía a quedarme embarazada de unos criajos, mientras que el gitano que me
sodomizaba se quedó follandome un rato más. Estaba totalmente reventada y el
"toro" me saco la verga del culo pues le costaba correrse. Me manejaba como si
fuera una muñeca y me colocó a cuatro patas, para acto seguido, penetrarme el
ano otra vez, con una facilidad increíble pues me había dilatado por completo.
Gire la cabeza y me vi reflejada en el espejo, donde observé como ese gitano que
en el fondo era un niño, me agarraba los muslos con sus manazas para dar mas
fuerza a sus horribles embestidas que me destrozaban el culo. Pasados muchos
minutos que me parecieron horas e incluso días, el joven se abalanzó sobre mí
estrujándome los tetones en el momento en que con constantes sacudidas se corría
dentro del culo. Finalmente sacó la verga ante el asombro de sus amigos, que al
ver el hueco que me había dejado en el ano empezaron a hacer comentarios. Izan
no se lo quiso perder y metió una de sus manos que entró dentro de mi recto por
completo.

Los jóvenes se vistieron deprisa y con una sonrisa de oreja a
oreja se fueron, no sin antes recordarme lo a gusto que se lo habían pasado con
mi cuerpo y corriéndose dentro de mi.

Continuará… : )

Autor: Eduardo Castaño

 

Resumen del relato:
    Una profesora de Instituto debe soportar la vejación de unos alumnos por culpa de un chantaje.

Como nos raspamos a Yuri

Como nos raspamos a Yuri (27)

Como nos raspamos a Yuri

Todo comenzó cuando le decía a Alexandra que quería cogerme a
una carajita tiernita. Y que ella participara. La idea al principio no le
parecía. Me decía que a ella le gustaban mucho los hombres. Echaba bromas y
decía, si yo fuera hombre sería marico.

Sin embargo, yo insistí. Y le tocaba el tema cuando la estaba
calentando. Le hablaba al oído. Mientras le tocaba sus pechos y su cuquita
bajándole la pantaletica. Después ya le gustaba morbosear la idea. Mientras me
la cogía le seguía diciendo y ella continuaba imaginándonos tener a una perrita
para nosotros. Muchas veces, mientras me la cogía por el culito, y cuando la
sensación es más intensa, le repetía la idea de hacer un trío y a ella le
gustaba.

Alexandra trabajaba en un night club de Caracas donde
bailaban las mujeres con poca ropa. Presentaban algunos cantantes ó actos de
magia en vivo. Algunas doblaban canciones. En esa época yo trabajaba fuera de
Caracas, por lo que normalmente llegaba los viernes en la tarde y viajaba de
vuelta el lunes en la mañana.

Un viernes en la noche en el night club me sorprendió con una
noticia. Ya había decidido con quien haríamos realidad nuestra fantasía.

– Con Yuri, me dijo.

– Mmm… Yuri puede ser una buena conquista.

Yuri era una flaca, gochita, de piel muy blanca, cara linda y
de unos 20 años que trabajaba en el mismo sitio y además vivía en la misma
residencia que Alexandra. Yo por supuesto que sabía quien era.

Pensamos los detalles de como hacer. Durante toda esa noche
estuvimos hablando que podíamos hacer y como podíamos convencerla, mientras cada
tanto ella pasaba cerca de nosotros y la mirábamos con deseo. No veíamos forma
razonable de convencerla por las buenas. Finalmente, decidimos, vamos a
embriagarla hasta que se deje. Planificamos esto para el día siguiente. En la
madrugada, cuando ellas salían, me llevé a Alexandra a mi casa para cogérmela,
mientras seguíamos excitados, pensando y planificando como íbamos a hacer.
Hicimos el amor con mucha pasión y mucho morbo, hasta quedar dormidos.

En la noche, ella le dijo a Yuri que yo iría con un amigo y
que la acompañara a tomar unos tragos. El trabajo fundamental de ambas era ser
anfitrionas y hacer que los clientes gastaran mucho dinero.

Yo llegué a las 1:00AM aproximadamente, hora acordada, y por
supuesto, llegué solo. Le dije a Yuri que mi amigo se había sentido mal y que
por eso estaba solo. Sin embargo, como ya habíamos hablado con ella, le dije que
se quedara y comenzamos a tomar los tres. Alexandra ya había visto que a Yuri se
le subían los tragos rápidamente a la cabeza, por lo que en nuestros planes era
emborracharla hasta la hora de salida.

Efectivamente así estuvimos, viendo los shows, bailando con
Yuri ó con Alexandra en la pista y mientras tanto esperábamos que el alcohol
hiciera su efecto. Eso si, era una flaca con pretensiones de mucha clase. Yo la
traté con delicadeza, sin intentar propasarme. En un momento en que Yuri fue al
baño, Alexandra me comentó:

– Yuri está encantada contigo. Me dijo que eras todo un
caballero en la pista.

– Si supiera.

A las cinco (hora de salida), ya Yuri estaba prendida como un
farolito.

Salimos en mi carro los tres. Alexandra a mi lado y Yuri
atrás. Las iba llevar a su residencia. Echábamos bromas y hablábamos de lo bien
que lo estabamos pasando. Surgió la idea de ir los tres al día siguiente hacia
la Colonia Tovar, luego de dormir unas horas. (La Colonia Tovar es un pueblo
turístico que queda a una hora y media de Caracas)

Cuando llegamos al edificio de la residencia, Alexandra se
bajó primero, con la excusa de traerme algo y regresó con la triste noticia que
los dos ascensores estaban dañados. La residencia quedaba en un piso 10. A mi se
me ocurrió la idea.

– Y por que no nos vamos, así como estamos hacia la Colonia
Tovar, pero dormimos un rato en un motel en el camino.

La idea le pareció genial Alexandra y Yuri la apoyó. Por
supuesto que los ascensores no estaban dañados, ni la idea era original. Todo
estaba saliendo como habíamos planificado.

Para mantener a Yuri prendida, le dimos un poco mas de bebida
mientras llegábamos al motel. Nosotros también, pero cuidándonos de no pasarnos
de tragos.

Cuando llegamos al motel, ya amaneciendo, el encargado vio
que éramos tres en el carro y se negó a alquilarnos una habitación. Que
moralistas. Esto no estaba en los planes. Entonces Alexandra tuvo una
inspiración y le dijo a Yuri:

– Vamos al próximo motel y tu te escondes bajo la chaqueta de
cuero.

Y para mi sorpresa, Yuri se metió debajo de una chaqueta que
estaba en el asiento trasero. Así llegamos al siguiente motel y luego de un
pequeño susto, pasamos a la habitación. Continuamos bebiendo un poco mas hasta
que decidimos acostarnos. Alexandra y yo estábamos de a toque, todo estaba
saliendo como queríamos, pero nerviosos. Yuri estaba ya como muerta y se acostó
con su ropa. Alexandra se colocó en el medio y yo a su lado, ambos solo con la
ropa interior.

A los pocos minutos, comencé a tocar a Alexandra, diciéndole
que procediéramos. Le besaba el cuello mientras le decía al oído:

– Vamos, ya la tenemos donde queríamos. Falta coronar.

Mientras tanto le quitaba la poca ropa que tenía. Le toqué la
cuquita y estaba muy húmeda.

Luego, comenzamos a tocar a Yuri entre los dos. Yo le tocaba
las teticas, mientras Alexandra la besaba en los labios. Yuri se dejaba, en ese
momento estaba dormida. Comenzamos a desvestirla. Le quitamos los pantalones, la
blusa. Ella a veces abría los ojos, pero de nuevo quedaba dormida. Le quitamos
el sostén y luego las pantaleticas. Así la tuvimos desnuda y comenzamos el
ataque en forma. Alexandra para no tener experiencia previa, se movía como un
lince. La besaba, le mordía los pezones, le tocaba la cuquita. Yo también
tocaba, pero me alternaba entre las dos. Y le decía a Alexandra al oído:

– Cómetela. Hazle de todo.

Efectivamente, Alexandra bajó y le comenzó a mamar la
cuquita. Le pasaba la lengua por el clítoris mientras tenía una mano sobre uno
de sus pechos. Yo por mi lado miraba extasiado y mantenía una mano en el otro
pecho de Yuri y la otra en la cuquita mojada de Alexandra.

Luego de un rato, Yuri se medio despertó e hizo subir a
Alexandra. Alexandra subió y le dio un tremendo beso de lengua mientras
continuaba tocándola. Hablaron algo entre ellas. Luego Alexandra me dijo:

– A ella le gusta lo que estoy haciendo, pero no quiere que
tú la toques

– Bueno, esta bien, suspiré

Y así le saqué mi mano y me concentré en Alexandra y en mirar
el excitante espectáculo. Estuvieron besándose en la boca un rato mas mientras
se tocaban las cuquitas y las teticas, hasta que Alexandra tuvo un orgasmo
ruidoso. Creo que Yuri tuvo varios en el intervalo.

Luego, Alexandra se hizo a un lado y rápidamente se quedó
dormida. Yuri también, por supuesto. Y me quedé yo en el medio de las dos
bellezas desnudas dormidas.

Me quedé pensando que hacer por un momento. Por supuesto mi
guevo estaba parado y ni pensar en dormir. Entonces me dije, que carajo, y
comencé a tocar a Yuri, en las teticas primero. Se le pararon nuevamente los
pezones. Entonces me bajé a su cuquita y comencé con mi lengua a comérmela y
ella comenzó a suspirar. Se mojó nuevamente. Luego de un rato de estar abajo,
decidí que ya era hora de cogerla. Me subí y comencé a buscar su cuquita para
metérsela. Necesité de una mano para guiar mi guevo. También la besé, le metí mi
lengua en su boca y entonces ella nuevamente abrió los ojos, mientras suspiraba,
medio despierta. Me mordía suavemente los labios mientras la besaba. Entonces se
lo metí y comencé a cogérmela en forma. Estaba en eso cuando los ruidos y
suspiros despertaron a Alexandra quien no dijo nada, pero se quedó mirándonos.
Toda la carga de excitación que llevaba encima hizo que me viniera un poco más
rápido que de costumbre, llenándole la cuquita de mi leche.

Entonces me quité y Yuri se volvió a dormir. Mientras tomaba
aire, Alexandra comenzó a pedir lo suyo, tocándome el guevo. A los pocos minutos
ya estaba nuevamente como palo, excitado por lo que habíamos logrado, nos
habíamos salido con lo nuestro. Así que monté a Alexandra en nuestra posición
favorita, ella acostada boca abajo con una almohada bajo el vientre y yo encima
de ella. Y le dí una serenata con mi guevo mientras le decía al oído.

– Que rico nos la cogimos. Si, ahora tiene que ser nuestra
perrita

– Si..

Y le di hasta que terminamos ambos al mismo tiempo. Luego de
esto quedamos como muertos y nos dormimos profundamente.

A eso de las 11 de la mañana me desperté y vi que Alexandra
estaba en el baño cepillándose los dientes (Esto estaba planificado, no?). Luego
de ducharme, comenzamos a hablar de lo que íbamos a hacer a continuación. Yo era
partidario de que nos quedáramos y siguiéramos la fiesta con Yuri. Pero
Alexandra se puso nerviosa y dijo que teníamos que seguir a la Colonia Tovar.
Alcancé a tomarle un par de fotos a Yuri acostada desnuda (la cámara también
estaba planificada). Luego Alexandra la despertó y le dijo que se vistiera. Yuri
se despertó con un ratón (resaca) gigante. Fue al baño, se duchó, se arregló y
finalmente salimos del motel.

Que lástima que no fui mas firme. Me hubiese dado un gusto
darle por el culito. Pero bueno, estuvimos paseando por la Colonia Tovar,
pasamos un rato agradable, distinto. Almorzamos, pero Yuri se puso mal del
estómago y vomitó en el baño. Finalmente regresamos a Caracas, las dejé en su
residencia y regresé a casa.

Al día siguiente viajé de vuelta para mi trabajo, pero
Alexandra me contó algunas cosas interesantes que les agregaré.

Primero se acostaron a dormir (tienen habitaciones
distintas). Pero, luego de unas horas, con la excusa de que en su habitación
había mucho ruido, Alexandra le pidió a Yuri que la dejara dormir junto a ella.
Yuri accedió y al cabo de un rato, Alexandra comenzó a tocarla. Yuri tenía solo
una franela y pantaletas. Alexandra comenzó tocándole las teticas, le subió la
franela y luego le besó los pezones ya duros. Yuri se dejó hacer. A
continuación, Alexandra le metió la mano dentro de las pantaleticas y notó lo
húmeda que estaba. En consecuencia, bajó a besarle la cuquita y se la comió
completa. Me dijo que le excitaba mucho el sabor a mi leche que tenía su
cuquita, y el saber que yo me la había cogido recientemente. La desnudó y
terminaron mientras le besaba la cuquita, ya era una experta. Después se
quedaron acostadas abrazadas.

Al cabo de un rato, Yuri comenzó a preocuparse. Le dijo a
Alexandra que no se acordaba de todos los detalles de lo que había pasado en el
motel. Alexandra le dijo que lo que había pasado entre los tres había sido una
cosa del momento, de las copas. Yuri le dijo que nunca había estado con un
hombre, lo cual sorprendió tremendamente a Alexandra. Le preocupó quedar
embarazada, pero Alexandra la tranquilizó diciéndole que yo tengo una operación
de vasectomía y no la podía preñar.

Por supuesto, Alexandra me preguntó que si yo le había roto
el virgito a Yuri cuando me la cogí. La verdad, yo también me sorprendí. No
pensamos que fuese tan inocente (por lo menos en cuanto a estar con hombres,
porque parece que con mujeres ya tenía su historia). Pero hasta el día de hoy no
estoy seguro de haber sido el primero. En todo caso, no hubo gran resistencia,
no sangró (por lo menos que nos diéramos cuenta). O puede ser que otro se haya
aprovechado de ella antes y ella no lo supiese.

Alexandra me contó también que la excito de sobremanera al
despertarse verme montado encima de Yuri cogiéndola. Y eso la llevó a cogerla
nuevamente en la tarde en la residencia.

Bueno, lamentablemente no volvimos a tener otra sesión con
Yuri. Alexandra se peleó con ella pocos días después (cosas tontas de mujeres) y
cualquier insinuación mía con Yuri estuvo muy vigilada. Pero si, cuando hacíamos
el amor, continuamos morboseando recordando la manera como nos la raspamos.

Esto hizo que pensáramos en otras carajitas y planificáramos
rasparlas también. Con algunas de ellas no prosperamos, pero eventualmente si lo
repetimos. Este período lo llamábamos la cacería.

Pero esa es otra historia.

Por favor envíenme sus comentarios a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO

 

Resumen del relato:
    Todo comenzó cuando le decía a Alexandra que quería cogerme a una carajita tiernita. Y que ella participara.

Profesora muy particular

Profesora muy particular (27)

Me llamo Elisa, tengo 35 años y les voy a contar la
experiencia que he tenido hace muy poco tiempo. Soy profesora en un Centro de
Estudios de Zaragoza, y tras 5 años de duro trabajo he conseguido un gran
respeto por todos los docentes y compañeros de profesión. También como ayuda a
los alumnos menos estudiosos y para ganarme un dinerillo extra, suelo dar clases
de matemáticas para todos los que necesitan un empujoncito en la materia.

Antes de empezar debo decirles que no me fue nada fácil
conseguir la plaza de profesora en el Instituto, pero si tuve la inesperada
ayuda de mi antiguo vecino en la carrera de magisterio, pues se ofreció a
pasarme las preguntas de cada uno de los exámenes finales de la licenciatura, ya
que formaba parte de los docentes que impartían la materia. En su momento me
quede estupefacta pero no rechacé la propuesta, incluso el día que conseguí el
título le escribí una carta agradeciéndole de corazón lo que había hecho por mí.

Ahora todo ello estaba olvidado y sólo me importaba impartir
las clases lo mejor posible, sobre todo daba importancia a las clases
particulares donde el reto de enseñar a chicos con dificultades me hacía
superarme día a día.

Una mañana cuando menos me lo podía imaginar apareció por mi
despacho aquel vecino que os he comentado, Ramón. El tiempo había hecho mella en
él y estaba canoso y rellenito. Al parecer su hijo era alumno mío y quería que
le ayudase en matemáticas, por lo que quedé con ellos para la tarde del día
siguiente.

Llegado el día, nada mas dar las 6, puntualmente llamaron a
mi puerta. Era Ramón que venía sólo, con gesto serio y parecía contrariado. Nos
sentamos a hablar y me dejo helada con sus comentarios y peticiones. A parte de
enseñar a su hijo la asignatura, me exigió que le ensañase algo mas, no me lo
podía creer. Me comentó que su hijo era virgen y que como yo le debía a él un
favor, era el momento de satisfacerlo. Me exigía algo que jamás hubiera
imaginado en él, no me contuve y le dije que se marchase ya que me había
ofendido. Ramón me ordenó que me sentara y escuchase todo lo que tenía que
decir. Me aseguró que iba a desvelar a todos los profesores del Instituto
pruebas inequívocas que me harían caer bastante bajo, incluso aquella carta
firmada por mi puño y letra donde daba las gracias por la ayuda prestada. Estaba
contra la espada en la pared y el respeto laboral que tan difícil es de
conseguir se tambaleaba ante mis ojos. Sin apenas tiempo para rebatir volvieron
a llamar a la puerta. Abrí y me encontré con Izan, el hijo de Ramón, era muy
joven, de unos 16 años, estatura media, cara de mal bicho y pelo despeinado en
forma de corta melena. Para mi sonrojo, su propio padre le invitó a entrar.

Ramón le dio dos besos a su hijo, le comentó que se tenía que
marchar y se despidió de él con dos palmaditas en el hombro que me sentaron como
un tiro.

Estaba en el mayor aprieto de mi vida, y sin casi tiempo para
sopesar lo que había acontecido me presenté a Izan. Le comenté que iba a
ayudarle en matemáticas, pero aquel muchacho no parecía interesarle lo más
mínimo, ya que no paraba de quitarme el ojo de encima como si me estuviera
escaneando. Es lógico, soy una mujer bastante guapa, tengo el pelo largo, liso y
castaño, labios muy mulliditos, ojos verde oscuro y mi pecho que es bastante
grande le tenía hipnotizado.

Me senté al lado suya, estaba temblorosa por la extraña y
desagradable situación. Me acerqué el primer bloc de notas que encontré en la
mesa y cuando me disponía a escribir, Izan alzó la voz y me dijo que me dejase
de chorradas. Me agarró de la cintura con firmeza con su mano derecha, me acercó
y me empezó a besar con brusquedad. Sentí en ese instante que con la otra mano
buscaba el botón de mi blusa, el cual le costó muy poco encontrar para
desabrocharla. Estaba petrificada, me dejaba llevar pues bien que me convenía.
Si alguien se enteraba de que había hecho trampas sería el hazme reír del
Instituto y acabaría con mi trabajo. A Izan se le caía la baba sobando mis
enormes tetas que eran estrujadas a su antojo.

Me obligó a desnudarme por completo delante suya, lo hice sin
rechistar mientras el también se quitaba los pantalones. Cuando me quede sin
nada, el muy cabrón me dijo que me arrodillase para que se la chupara. Me
acerqué a él y me puse a cuatro patas, cogí con mi mano su polla que estaba
totalmente dura y tenía un tamaño considerable para su corta edad y no tuve otro
remedio que llevármela a la boca. Olía mal y el sabor mejor no lo describo, le
lamí el capullo sin querer mirarle a la cara por la vergí¼enza que me daba, hasta
que me agarró de la cabeza y me aprisionó contra su verga pues yo solo le
chupaba la puntita y el no se quedó a gusto hasta comprobar como todo su falo se
perdía dentro de mi. Tanto me la metió que sus huevos chocaron con mis labios.
Me daban arcadas debido a la profundidad a la que llegaba su pollón, me manejaba
a su antojo como si mis pobres labios fueran una vagina. Me armé de valor y alcé
un poco la vista, pudiendo observar como Izan babeaba de gusto. Pasados apenas 3
minutos eyaculó con fuerza dentro de mi boca, no teniendo otro remedio que
tragarme todo su semen mientras tosía.

Según me había contado su padre, el chico era virgen, pero
debido a la forma en la que me trataba no lo parecía. No veía ningún rastro de
timidez en sus gestos y acciones, mas bien, se comportaba como un adulto
capullo, duro y agresivo.

Debido a su edad, no estaba nada agotado de la mamada y tenía
la polla de nuevo rígida. Esta vez me dio la vuelta y me echó sobre la mesa
donde se supone íbamos a dar la clase de mates. Cuando esperaba que me iba a
follar el coño, de nuevo me sorprendió desagradablemente apuntando su enorme
pene a mi culo. Se me revolvieron las tripas del susto, y le suplique que no lo
hiciera, pues para ello se necesitan ganas y un buen lubricante, pero hizo caso
omiso a mis quejas. Con fuerza me envistió y me metió el capullo dentro del ano,
saco un poco y volvió con fuerza a penetrarme hasta que me la clavó hasta la
mitad. Yo intentaba zafarme de él mostrando toda la resistencia posible, pero
sin ningún éxito.

Debido a la mamada de antes, su polla estaba algo lubricada,
lo que facilitaba la penetración. Me empezó a follar el culo, yo gritaba debido
al fuerte dolor que me producía, a pesar de que me metía la verga sólo hasta la
mitad, pero, como no, el niño se cansó, y de una fortísima envestida me la clavo
hasta los cojones. Me temblaron las piernas y el dolor ya era casi insoportable.
Siguió con un mete-saca durante un buen rato, el crío me reventaba el culo como
si le fuera la vida en ello. Al rato me hizo cambiar de posición, porque según
el, me quería tocar los tetones. Izan se recostó boca arriba y yo me senté a
horcajadas encima de él, pensé que ya se había acabado lo peor, pero no era así,
pues me exigió que fuese también sexo anal. Me metió de nuevo la polla que
estaba a reventar por mi dolorido agujero, y estuvimos follando durante 5
minutos. Estaba destrozada del cansancio y ya no mostraba ningún tipo de
resistencia, dejándome encular al antojo de aquel muchacho que me metía y sacaba
la polla por mi enrojecido ano, según le daba la gana. El joven gimió con fuerza
y baje la vista para ver como se le salían los ojos en el momento en que explotó
dentro de mi, llenándome el culo de leche. Era un cerdo y bien que había
disfrutado de mi, que contrastaba con mi rostro desencajado por las duras
embestidas que había tenido que soportar.

Izan me hizo arrodillarme delante de su polla, y me obligó a
que se la limpiase con mi lengua, teniendo que tragarme todos los restos de
aquel polvo. Fue terrible comprobar como aquel muchacho se fue con la polla mas
limpia que cuando la trajo, a pesar de habérmela metido por el culo.

El crío se vistió esborozando una sonrisa y me recordó que su
padre tenía pruebas para hundirme en caso de que lo acontecido saliese de
aquella salita. Izan se dirigió a la puerta y se marcho. Con bastante
dificultad, pues tenía el culo reventado, me acerqué al baño y me duché, sin
apenas enlazar algún pensamiento coherente. Esa noche no pude dormir, me sentía
humillada y sin escapatoria posible.

Continuará… : )

Autor: Eduardo Castaño

 

Resumen del relato:
    Una profesora de un instituto se dedica tambien a ofrecer clases particulares que a veces no desea.

El equipo de segunda

El equipo de segunda (27)

EL EQUIPO DE SEGUNDA

Se estaba jugando la final del campeonato de fútbol de
Segunda división y el equipo tenia que viajar de la ciudad de lima a la ciudad
de Huancayo, en mi país no existe vuelos comerciales para realizar el dichoso
viaje así que el equipo entero tendría que viajar en bus en total serian unas 43
personas, mas otras 9 personas ajenas al equipo que también iban al mismo
destino, entre las nueve personas restante estábamos mis cuatro amigas y yo,
todas habíamos coincidido en tomar nuestras vacaciones en la misma fecha para
realizar un viaje a varios departamentos que tendrían como punto de partida la
ciudad de Huancayo, las otras cuatro personas eran una pareja de ancianos con
sus nietecitos una linda niña de aproximadamente unos 8 años y un niñito de unos
10.

Nosotros somos bastante jóvenes, casi todas de la misma edad,
que fluctúa entre los 24 y los 27 años pero no somos todas atractivas, Jimena es
muy gorda tiene una cara inmensa, pesa como 90 kilos y hacia tres meses que
había dado a luz por lo que quería aprovechar al máximo su pos-natal, todo lo
contrario a Adriana que es la menor muy linda de cara, con unos senos grandes
muy juguetona pero que jamás había llegado a mas con ningún hombre por que en
ese aspecto era muy tímida, estaba Geraldin que era la menos agraciada se podría
decir así, por que tenia la típica cara de los peruanos oriundos es decir nada
atractiva para los peruanos nacidos aquí que están acostumbrados a ver a chicas
así todo el tiempo, Patricia es también muy bonita de cara pero también muy
tímida en algunos aspectos, ella tenia en ese entonces novio y casi vivía con él
así que se podría decir que era bastante experimentada y bueno quedo yo Lorena
soy algo delgada de escaso pecho y bastante trasero por lo que la gente siempre
se fija en mi al caminar, tengo unas facciones bastante agraciadas, los ojos
grandes y pardos, el cabello ondulado hasta antes de la cintura y unas piernas
bien formadas.

Bueno una vez dada esta introducción les relatare lo que
ocurrió ese fatídico día que jamás nadie de nosotros olvidara en sus vidas,
llegamos a la estación del bus al promediar las diez de la noche, puntuales como
nunca y con bastante entusiasmo, también llegaron la pareja de ancianos y sus
nietos y claro no podían faltar los integrante de la selección de fútbol casi
todos de origen humilde pues como lo dije antes era un equipo de segunda
división, tras registrar nuestros boletos y equipaje nos dirigimos a nuestros
asientos, los cinco últimos junto al baño, detrás de los ancianos y de los niños
para llegar hasta el lugar pasamos por el centro de todos esos hombres que no
dudaron en mandarnos piropos y alguno se atrevió a tocar a mi amiga Adriana que
le mando una puteada tremenda, nos ubicamos y el bus comenzó a andar nos
pusieron una película algo caliente en la que un hombre acosaba a una mujer
hasta que llegaba a violarla y después esta se vengaba del, los del equipo de
fútbol veían la película y se iban pasando unas bebidas alcohólicas que habían
traído al parecer un poco fuertes porque se iban poniendo lisurientos y
atrevidos.

Habían transcurrido mas de dos horas y ya habíamos pasado
matucana cuando el ómnibus se detuvo de pronto en una zona desierta, nos
asustamos un poco por que a veces asaltan pero el chofer subió y nos tranquilizo
diciendo que se había descompuesto el bus y que iría al pueblo más cercano a
pedir auxilio, nos sentamos a esperar y los jugadores comenzaron a discutir
entre ellos en ese momento mi amiga Adriana cometió el error más grande de su
vida, se paro y les dijo a todos que se callen la boca, que estaba cansada y
quería dormir, uno se levanto y dijo al resto que estaban bastante borrachos,
esas putas de atrás quieren dormir las dejamos? Pregunto en un tono bastante
malicioso y todos echaron a reír se pararon como ocho y se acercaron a mi amiga
que se reclino mas en su asiento en su afán por escapar, le empezaron a decir
groserías y nosotras a defenderla verbalmente hasta ahora, como pudieron por lo
estrecho del bus los ocho la rodearon y de golpe la levantaron el anciano se
puso en su camino y les dijo que se civilicen que eran jugadores y debían dar el
ejemplo a lo que respondieron con una patada en los testículos que por su
avanzada edad hizo que se desmayara.

Llevaron a mi amiga hasta el asiento de adelante y evitaron
que nosotras pasáramos a defenderla, ella gritaba como histérica y de sus ojos
salían lagrimas de rabia, les decía de todo, lo que provocaba que se ofendieran
mas la echaron en dos asientos que dejaron vacíos adelante que hacían como una
cama grande y se le echaron varios tipos encima, el que parecía que los dirigía
tal vez el capitán del equipo les dijo que se calmaran por que tantas pingas al
mismo tiempo no le podían entrar, saco un cuchillo y le corto el polo ellos
gritaron de excitación ya que ella era muy pechona y luego le arrancharon el
sostén, sus pechos cayeron rebotando eran rozados y sus pezones también el
capitán se acerco y se los empezó a manosear muy toscamente a lo que ella solo
gritaba se llevo un seno a la boca y empezó a succionar muy fuerte, lo mordía
hasta sentir ese sabor salado le hacia marcas y los demás se pajeaban a su lado
ella lloraba y nos pedía ayuda pero nada podíamos hacer, ordeno que le quiten el
pantalón, lo que fue fácil por que llevaba buzo y no tenia ropa interior, dejo
paso a dos de los tipos que se tiraron encima de sus senos y los mordían tan
fuerte que hacían que ella emita gemidos de dolor el capitán se agacho y metió
su cara dentro de la vulva de Adriana y empezó a lamer sus labios vaginales,
luego a morderlos hasta que dio con el clítoris al que le daba pequeñas
mordidas, mientras otros la levantaban lo que el aprovecho para también meterle
los dedos en su ano ella estaba a punto de desmayarse pues como ya les había
dicho era virgen, se acerco uno con una maquina de afeitar inalámbrica y le
afeitaron todos los pendejos ella se movía mas y sus pezones ya tenían gotitas
de sangre de tanta succión que le hacían el capitán ordeno que la levantaran y
la mostraran a todo el bus y todos gritaban, metió su dedo en su vagina para que
vieran y puso una cara de sadismo al darse cuenta que era virgen, esta pitita
dijo y aplaudieron la echaron de nuevo y el se quito el pantalón.

Tenia un pené inmenso unos 24 o mas cm ella grito que no la
toque pero el hizo que la sujetaran y la abrieran de piernas mientras se
abalanzo sobre ella y le empezó a recorrer los brazos hasta llegar a sus senos
los cuales marco, bajo por su estomago llego a la vulva y metio la lengua en su
vagina que no estaban mojada pues no estaba excitada, puso su pené el la entrada
de la vagina y empezó a metérselo muy lentamente hasta llegar al himen y grito
fuerte jodete puta infeliz, ahora cállate tu perra, ella solo dio un grito
desgarrador y comenzó a gemir ahh, auhhhh, ahhhhhhhh, duele ahhhhh, auhhhhhh
,del pezón izquierdo le salia sangre pero el que se lo mordía no dejaba de
hacerlo al parecer esto le excitaba aun mas ahhhhhhhhh seguía gritando y la
sentaron encima del capitán para que lo cabalgue, con una seña este llamo
diciendo burro ese culo es tuyo dale mientras yo le doy por delante tengo para
rato, burro se acerco y dejo ver su pené inmenso realmente casi 30 cm el mas
grande que yo había visto ella se retorcía pero su agresor el capitán la hacia
rebotar mas fuerte y le daba nalgadas al mismo tiempo que marcaba sus senos,
burro se acerco por atrás y se preparo la levanto y se puso en la entrada de su
ano, empujo y no pudo llegar a meter nada, pidió algún lubricante pero nadie
tenia, así que le escupió, metió un dedo y aprovecho para empujarle todo su
miembro el grito fue horrible su cara se transformo y los dos empezaron a
metersela, le revento su ano, se lleno de sangre todo el piso y ellos no la
dejaban el que estaba en su vagina jadeo mas fuerte y se vació dentro de ella,
el que estaba detrás también lo hizo y ella se desmayo, la tiraron al piso, el
capitán grito es suya hagan lo que quieran, Jimena corrió a verla se metió entre
ellos como pudo pero se lo impidieron, la llevaron hasta adelante, el capitán
grito desnuden a esa gorda asquerosa lo hicieron en segundos y le abrieron las
piernas, se acerco un gordo asqueroso al parecer un preparador técnico y se puso
encima de ella.

Pusieron las piernas de Jimena sobre los hombros de el y la
penetro violentamente uno se acerco por detrás y le succionaba los senos, tiene
leche grito, varios se acercaron e intentaban coger sus senos para
succionárselos, me hacen daño gritaba ella auhhhhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhh
déjenme malditos taládrale el culo gritaban el que le estaba dando por delante
la levanto, la voltio y así parada se la metió por detrás, desgarrándola y
haciéndola sangrar mucho, termino dentro de su recto y otro tomo su lugar por
detrás y por delante al mismo tiempo que exprimía con la boca sus senos de los
cuales ya no salía leche, así siguieron otros hasta la nueva orden del capitán
quien grito tráeme a la culona, ósea a mí, se acercaban y yo imploraba que no me
toquen, la anciana se puso delante de ellos y los insulto, se rieron y la
empujaron no sin antes amenazarla con violarla a ella también, la nietita salto
y con una voz dulce grito dejen a mi abuelita basuras.

Todos hicieron silencio yo creí que esa dulce voz los había
hecho reflexionar pero no era así, esa niña quiere pinga, grito el sádico del
capitán, el abuelo y la abuela intentaron defenderla pero eran demasiados,
cogieron a la niña y la llevaron al asiento de adelante, que estaba lleno de
sangre, no sin antes pasar esquivando a los que violaban por todos lados a
Adriana y a Jimena a quien le seguían absorbiendo los senos, quítenle la ropa
grito, su cuerpecito inmaculado temblaba y ella no entendía lo que pasaba, la
manoseaban por todo el cuerpecito ella estallo en llanto, el maldito capitán la
cargo de las axilas y la sentó encima de él, le empezó a comer las tetitas,
dándole pequeños mordiscos, la bebe estaba en estado de shock, se dejaba hacer
todo, se le paro la pinga al capitán y la libero del pantalón acomodo a la niña
cargándola y la dejo descender lentamente encima de su pené ella empezó a
patalear ya que era muy estrecha y de pronto vino otro tipo y empujo hacia abajo
a la niña y la clavo hasta su pequeño útero ahiiiiiiiiiiii, ahhhhhhhhhhhhhhh
abuel…… ahhhhhhhhhh ayudame, me hacen daño abuelito ahhhhh duele mucho, el
la hacia cabalgar la niña se desmayo de dolor pero el no sacaba su miembro de
ella hasta que termino, la cargo y la tiro al suelo un viejo baboso, seguro el
recogedor de pelotas, la cogió del brazo, la arrastro hacia el baño y se encerró
con ella, tráiganme a la abuela grito…….

CONTINUARA…….


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO

 

Resumen del relato:
    Cinco chicas deciden tomarse unas vacaciones y toman un bus lleno de integrantes de un equipo de futbol con ganas de sexo brutal.