Category Archives: Hetero: General

Hetero: General

Un tour de mucho sexo

Un tour de mucho sexo (13)

Un tour de mucho sexo

íbamos a salir a pasar unas vacaciones en Brasil y decidimos
Andrea y yo ir con el coche, ya lo habíamos comentado con nuestros amigos y hubo
muchos que se anotaron a nuestra aventura, solo le dijimos el camino que vamos a
hacer lo importante es que cada uno debía a venir acompañado de su esposa, los
que coincidía con nosotros o nosotros con ellos y podían follar con todos los
que habían llegado al hotel.

Había hecho lo imposible para convencer a Andrea a que se
acueste con algún chico porque hoy tenía muchas ganas de follar con una tía y
sabiendo las predilecciones de mi mujer, tenía la certeza que se iba a acaparar
todas las féminas y nosotros no íbamos a ver un coñito húmedo ni por joda.

A las 20:30, llegamos a un Motel de la ruta cerca de Santa Fé
y nos registramos eran varios bungalow la entrada estaba diseñada para
estacionar el coche, se componían de un salón muy grande en el cual había
montones de juguetes eróticos como potros se cuero para montar cuyas monturas
tenían unas franjas llenas de pinchos de goma para que las chicas puedan
refregar la almejita y masturbarse y televisores que pasaban películas porno un
canal eran de orgías, chicos con chicos, chicas con chicas y así sucesivamente,
el dormitorio como en todas las habitaciones el cielo raso estaba compuesto de
espejos y los colchones eran de agua, el baño era muy espacioso con un jacuzzi
para cuatro personas, hacía bastante calor y pusimos el aire acondicionado de
forma tal que estando desnudos no pasáramos frío y lo más importante un bar
sensacional había bebidas de todo tipo y aditamentos para hacer el cocktail’s
mas extravagante.

Andrea fue recto al baño y se metió en la bañera para
relajarse y refrescarse, salió a la media hora yéndose en el dormitorio para
cambiarse mientras yo me bañaba era tanto lo que nos conocíamos que no quiso
vaciar la bañera porque sabía que siempre mi ilusión era meterme en el agua que
había usado mi mujer, era algo que me excitaba de sobremanera, me sonreí y me
sumergí en ella, no pude dejar de sentir su perfume diluido por el agua pero
perceptible todavía.

Ya vestidos de petit gala y bebiendo una bebida refrescante,
sentimos unos golpecitos en la puerta, sabíamos que se debía tratar de alguna
parejita amiga, y así fue era Alfredo con una sobrinita de Paloma, su esposa,
que tenía quince añitos y desde hace dos añitos era la amante de Alfredo y de
Paloma, siendo ésta la mujer preferida de Afrodita, al entrar nos saludó a todos
con un beso en la mejilla.

Al ver la niña a Andrea en la barra se dirigió corriendo
hacia ella besándola apasionadamente en los labios mientras Andrea le acariciaba
la carita, era pasión lo que tenía la niña por mi mujer, y ella le correspondía
con mucha ternura, nunca habían tenido una relación amorosa y mi mujer que era
demasiado puta, le encanta ver a la pendeja caliente de sobremanera con ella, y
la chavalita le refregaba su chochito por las rodillas de mi mujer y pensar que
yo era el único que me daba cuenta de los orgasmos que tenía con Adriana, (ese
es el nombre de la niña), pero los disimulaba con una maestría inigualable.

Sonaron dos tímidos golpecitos en la puerta, abrió Adriana y
asomó Ricardo y Nelly, su mujer, recién casados y la chica no sabía nada de
nosotros, me aproximé a Ricardo y le pregunté si le había contado a Nelly porqué
nos habíamos reunido, a lo que contestó que no, pero porque no le dijiste y me
contestó que Andrea la iba a preparar, pero si ella no sabe nada, además estás
en plena luna de miel, te casaste hace dos días Ricardo.

Si es que por mas que intento la tipa es como mama y papa, y
mi mujer tiene que ser bien puta sino no la aguanto. Que quieres que te diga, si
no pude follarla todavía, es virgen, cuando la quiero ensartar me pregunta si
estoy seguro que no es pecado lo que estamos haciendo, De la casa de Papá, al
Opus Dei y de allí al matrimonio. Estoy seguro que Andrea me la dejará a punto
de caramelo, lo que no haga tu mujer con una tía no lo hace nadie.

Vale, habla con Andrea.

Antes fui yo y le aclaré todo lo que Ricardo me había
contado.

Yo vine aquí a divertirme no a degenerar monjitas que después
te hacen la contra.

Bueno, pero ahora salva al Ricardo que te lo agradecerá.
Enróllate con ella y demuéstrale lo hija de puta que eres mi amor, pero que no
se dé cuenta. ¿Vale?.

Vale. Me acerqué por detrás y abrazándola a Nelly le
pregunte. ¿Cómo está la recién casada?

Muy bien Andrea, enamorada de mi maridito.

¿Qué quieres tomar Nelly?

Un refresco, pero sin alcohol. Por fa, que se me sube pronto
a la cabeza y no sé lo que hago ni lo que digo.

Ven vamos a sentarnos en el sillón de la terraza.

¿De qué lo prefieres?

De fresa.

Ya te lo traigo, Puse medio vaso de jugo de fresa y el otro
medio de Gin y le eché jugo de plátano para disimular el gin y bastante hielo.

En media hora se lo tomó todo y ya estaba con la lengua un
poco trabada, comenzamos a hablar de la parte sexual , mientras mis manos la
acariciaban las piernas, primero sobre la falda y luego las rodillas desnudas y
con mucho tacto los muslos de la parte interna mientras hablábamos, su
respiración se agitó, le pregunté ¿Quieres otro refresco?.

Si, porque estoy un poco sofocada.

Ya te lo traigo. ¿Igual que el otro?

Si, estaba muy rico.

Ya vengo, Lo hice igual que el otro.

Cuando regresé, tomo de un sorbo la mitad. Ven –Le dije- te
noto muy tensa, vamos al dormitorio que te haré unos masajes en la espalda para
que te relajes ¿Quieres?

Si, creo que me vendrán muy bien.

Nos levantamos y nos fuimos a la habitación, le hice una seña
a Carlos que nadie fuera al dormitorio y asintió con la cabeza.

Sácate la blusa y recuéstate boca a bajo, disminuí la
potencia de la luz con el atenuador, busqué el aceite perfumado y comencé con el
masaje, le hacía sentir mis manos reafirmando su piel, poco a poco fue
excitándose, su respiración se aceleraba, estaba encantada con mis masajes.
Nelly, -le dije- te saco el sostenedor para no manchártelo.

Si, espera que lo saco yo, se puso de pie y se lo sacó,

Sácate también la falda que te la vas a arrugar.

¿Es que abajo solo tengo una tanguita?

No importa, total entre mujeres no tiene importancia ¿No?.
Comencé a acariciarla mis manos ya no masajeaban solo acariciaban todo su cuerpo
su piel era suave, tenue hermosa, jadeaba sin disimulo, me dediqué a acariciar
sus piernas y sus nalgas. Levanta el culito que te saco la tanguita, dudo un
momento, pero permitió que lo hiciera, empecé a acariciar su rajita y gemía como
si nunca la hubieran tocado, subía y bajaba su cuerpo para que tocara su sexo,
yo evitaba hacerlo porque iba a llegar al orgasmo y no sabía cual sería su
proceder. Date vuelta Nelly, Eres hermosa mi pequeña comencé a sobarle fuerte
sus duras tetas, al tocarle su coñito, porque era pequeño, sentí que ya había
empapado las sabanas y entre gritos de placer tuvo su anhelado orgasmo, me
desnude y me aceité las tetas y todo mi cuerpo y allí comencé en refregarnos
nuestros cuerpos Mientras fue inevitable que sus gritos de placer hicieran venir
todos los que estaban en el salón, Ella al estar de espaldas no veía los que
entraban y en silencio se pusieron a observar. Nelly, lo único que sentía era lo
que yo le hacía sentir, yo era su mundo y ella el mío, nos besábamos, y
rozábamos nuestros sexos dándonos mutuamente placer, comenzó a tener un orgasmo
de alaridos y ojos en blanco, me sentí empapada y cuando mire vi que Nelly
orgasmeaba y orinaba a la vez y así como cuatro o cinco veces era tanto la
excitación que me causaba que yo también empecé a tener multiorgasmos mientras
orinaba en su sexo, que gran placer cuando exhausta levanto la vista veo que
Adrianita desnuda mirándonos alucinada resistía los embates de Alfredo
perforándole su coñito mientras Ricardo se apropiaba de su culito y saliendo de
el pequeñas gotas de sangre, Mientras Carlos besando a la niña ella lo
masturbaba, nosotras íbamos de orgasmo en orgasmo el primero en correrse fue
Ricardo dentro del culito de la niña, después de dejar toda su lechecita en
ella, cuando terminó de sacar su soberana polla de la niña esta en un orgasmo
conjutamente con Alfredo. Comenzó sin aguantarlo mas a orinarse y a tener
orgasmos cada vez más profundos. Ricardo ya repuesto de su orgasmo se agacho
frente a Carlos y cogiendole la polla comenzó a hacerle una mamada sensacional a
juzgar por los gritos que daba Carlos. Los cinco quedaron tirados en la cama
exhaustos, excepto yo que lamía suavemente el anito de Adrianita para suavizar
su dolor, solo la escuche decir que la próxima vez quería estar en el lugar de
Nelly, júramelo Andrea.

A la mañana siguiente mandamos a Ricardo y Alfredo a comprar
churros y traer chocolate mientras Carlos, Nelly, Adrianita y yo nos metimos en
el jacuzzi.

Luego de un rato de estar entre todos masturbándonos con los
pies, Nelly se levanto y se puso entre mis piernas y besándome en los labios y
mordiéndome los pezones caliente al máximo, ¿quién hubiera dicho hace un mes que
estaría comiendo las tetas a una mujer pensar lo brutal que fue anoche cuándo
nos comimos el coñito en la cama y tu marido mirándonos, eso fue lo mas
excitante.

Y él encantado que lo hagas mientras tu maridito le chupaba
la polla de una manera sensacional. Es que a Ricardo lo tienes muy caliente,
tendrás que atenderlo mucho mas. Y ahora ve con Carlos que está deseando
llenarte de lechita caliente, yo atenderé a Adriana que el bestia de Alfredo con
semejante estaca le hizo mucho daño en el culito a mi nena, estaba deseosa
Adriana de que Andrea la atendiera La acostó en el borde de la bañera con el
culito en pompa mientras le lamía vehementemente, con la lengu dura de Andrea y
la nena aflojando todo el esfínter anal pudo meter la lengua muy profundamente
esto hizo sentir a la niña que se aproximaba un orgasmo tan violento que se lo
gritó a Andrea, esta la hizo girar quedando su almejita en la boca de Andrea
justo en el momento que la chica orgasmeaba y se orinaba en la boca de Andrea
esto hizo que mientras se bebiera los jugos y el orin de la niña ella a su vez,
al ver como gozaba la chica a Andrea le sobrevino un orgasmo violentísimo y
mientras orgasmeaba y orinaba Nelly y Carlos bebiéndose los jugos y los orines
de su mujer llegaron a un climax estupendo.

Al rato la niña desnuda se sentó en el water y sintiendo
tanto dolor le pedía ayuda a Andrea. Está saltó de la bañera y calentando el
culito de la niña con su lengua le dilató el pequeño agujerito hasta que con el
calor que le prodigaba a la nena ésta pudo defecar en la mano de Andrea y dejó
caer las heces dentro del water.

Andrea sentó a la chica el bidet mientras con agua caliente
le acariciaba y limpiaba el cerradito ano de Adriana, Mientras lo hacia se
cerraron en un ardiente beso de lengua donde primaba todo el cariño que se
dispensaban.

Mientras tomaban el chocolate con churros, cuando hubieron
terminado salieron al porche y el coche de Andrea y Carlos había desaparecido,
sobre la cama encontraron un papel que decía.


¿Cuál será el próximo hotel?, y lo mas intrigante.
¿Será con alguno de ustedes.?….

Carlos y Andrea


 

Resumen del relato:
    Adrianita era la amante de los componentes de un matrimonio, a los quince añitos ya competía con la mas profesional de las meretrices.

Busco sexo real

Busco sexo real (13)

Estaba yo como un día cualquiera delante de mi PC, en mi
casa, intentando pasar el rato como uno mas o menos puede, no sé si me
entenderán, por que la verdad, sé que no soy el único que usa Internet como un
medio de comunicación a través del cual salen las partes mas oscuras de uno
mismo.

Ya me entienden, es como cuando vas en coche y no sabes como
pero tu forma de ser cambia, te conviertes en el conductor mas duro, mejor y mas
intolerante que hay en la carretera, aunque en realidad sabes que no es así, por
que en realidad eres tímido, poco sociable y para que engañarnos, bastante
cobarde.

Pero es así, y aunque no sé por que, el hecho de tener una
carcasa que te protege y un poco de velocidad para salir corriendo hace que te
autoestimules y te sientas un dios entre ovejitas.

Bueno, pues eso es exactamente lo que pasa con Internet, como
sabes que tienes delante una pantalla que no va a reaccionar ante tus insultos o
pensamientos mas obscenos, y te siente protegido, pues sacas de ti lo que en
realidad deseas ser o sencillamente lo que en ese momento te gustaría
interpretar.

Pero bueno, sigamos; El caso es que entre en un chat en el
cual se exhibían fotos y mensajes de carácter porno erótico con un nick de lo
mas provocador "Buscosexoreal", que definía exactamente lo que buscaba en ese
momento.

Estuve un rato visionando fotos y la verdad es que la
temperatura de mi cuerpo comenzaba a subir, las fotos eran muy provocadoras, las
había explicitas, eróticas e incluso aberrantes, de repente un mensaje privado
llego a mi PC, era de una tal Paola y simplemente decía: "Hola".

Comenzamos a hablar, de lo de siempre, ya sabéis; que como
eres, que edad tienes, que de donde, etc, etc. El caso es que cogimos algo de
confianza y ella me pregunto que si era verdad eso de sexo real, yo le dije
inmediatamente que si, aunque sentí un nudo en la garganta por que intuía que
podía convertirse en realidad (Ya sabeis, lo que os he explicado antes), y como
éramos de ciudades muy cercanas y a ella la veía muy atrevida, me entró la
timidez, pero me armé de valor y le di mi dirección esperando que fuera
simplemente un farol, aunque en realidad estaba deseoso de que sucediera.
¿Verdad que es contradictorio?

Todo transcurría igual que hasta entonces cuando sonó el
timbre de la puerta, el corazón me dio un giro de 360 grados, eran altas horas
de la mañana y sabia que podría ser ella, me levante tiritando de la silla de mi
escritorio, agobiado por el miedo, fui hacia la puerta y observe por la mirilla,
¡era una mujer! ¡Sin duda era ella!.

Me quede dudando durante unos segundos hasta que volvió a
sonar el timbre, esto me hizo reaccionar y abrí la puerta, pregunte ingenuamente
que quien era y ella simplemente sonrió, Abrí la puerta del todo y la deje
pasar, no dejaba de mirarme a los ojos con una mirada penetrante, daba la
sensación de ser una mujer muy segura de si misma, sin miedos, sin dudas, todo
lo contrario que yo. Cerré la puerta y me di la vuelta, ella me estaba
esperando, se acerco lentamente y me beso, suavemente, dejando resbalar sus
carnosos labios contra los míos, yo la abracé, sin decir una palabra, la bese
suavemente mientras mis manos palpaban su cuerpo centímetro a centímetro.

Entramos hasta el salón de esa forma, parecía que ella me
guiaba a mi en mi propia casa, me llevo hasta el sofá y me empujo sobre él.
Entonces fue cuando empecé a reaccionar, la mire, era muy guapa, tenia unos
labios rojizos y gruesos, preciosos; unos ojos negros muy profundos, su pelo era
moreno y le colgaba por la cintura, ondulado y abundante, llevaba una falda
negra hasta las rodillas, muy ceñida, con una raja en el lateral que dejaba
intuir lo que había debajo, llevaba una blusa ajustada de color blanco con
varios botones abiertos por arriba y por abajo. Se me quedo mirando y me dijo:
¿No me invitas a una copa? Yo estaba en coma, impresionado por la situación,
miró hacia un lado y vio el mueble bar, se acerco hasta el, y se sirvió una copa
de whisky, me dijo que si quería y entre balbuceos la dije que sí.

Me levante y armándome de valor fui hasta donde ella, la
abracé por la espalda mientras seguía sirviendo, separe su pelo para poder besar
su cuello, dulcemente, poco a poco. Recorrí todo su cuello con mi lengua,
lentamente, de orejita a orejita mientras mis manos tocaban sus pechos por
encima de su camisa.

Ella movía su cuello de lado a lado disfrutando de la
situación, yo con mis manos seguí investigando hasta llegar a su coño, pase la
mano por encima de su falda, lentamente pero cada vez con mas fuerza.
Simplemente me dijo; "Así, despacito, disfruta de lo que ha llegado a tu casa".

Subí mis manos y la desabroche su camisa, la deje caer al
suelo, seguimos en la misma posición, pegados uno al otro, aprovechando el calor
mutuo que desprendíamos, solté su sujetador y a la vez que caía hacia el suelo
sus pechos hicieron el mismo movimiento.

Eran uno pechos preciosos, suaves y voluminosos, los toque
con mis manos mientras seguía besando su cuello.

Poco a poco fui remangando su falda hasta que mi mano se coló
por debajo de la misma para tocar su sexo, estaba húmedo, sin duda estaba
excitada, ella notaba como mi pene crecía al rozar con su culo, entonces la di
la vuelta, la bese en esos labios carnosos mientras agarraba su culo apretándolo
con fuerza. Bajé con mis labios por todo su cuerpo, desde sus labios, a través
de su cuello, por sus pechos, en los cuales me entretuve un momento.

Mordisqueé sus pezones que estaban duros por la situación,
seguí bajando por su barriguita, por su ombligo, hasta llegar a su coño, lo lamí
lentamente por encima de sus bragas, ella empezó a gemir mientras agarraba con
fuerza mi cabeza. Bajé sus bragas hasta los tobillos lentamente explorando con
mi vista sus piernas largas y perfiladas.

Luego volví a su coño. Lo lamí con fuerza hasta que ella me
levanto para agacharse; me desabrocho los pantalones y me bajo los calzoncillos.
Creo que esto no duro mas de dos segundos, mi pene estaba duro y erecto como
nunca, lo cogió con una mano, luego con la otra y se lo metió de golpe hasta
dentro, volviendo a sacarla al instante, repitió esto varias veces hasta que
arto de esto, la agarre de la cabeza y no la deje retroceder, empezó a mamarla
con fuerza una y otra vez, desde sus labios hasta su garganta, desde mi punta
hasta mis huevos, y cuando estaba ha punto de explotar, la incorporé, la lleve
hasta la pared, la bese mientras agarraba una de sus piernas, se la levante y le
clave mi pene, con fuerza, de una sola vez.

Oí un pequeño quejido, eso me puso aun mas, se la volví a
sacar, y note como cambiaba su mirada.

Lo repetí varias veces, hasta que no me dejo separarme de
ella, apretándome contra si misma, el ritmo subía mientras besaba mi cuello,
notaba como su cuerpo y el mío empezaban a sudar, notaba como sus rodillas
temblaban mas y mas, entonces la di la vuelta, la apoyé contra la mesa del
mueble bar, dejando su culo a mi servicio, agarre sus nalgas y se la volví a
meter mientras se frotaba sus voluminosos pechos una y otra vez.

Entonces fue cuando me pidió que se la metiera en el culo, no
espere ni un segundo, no había acabado de decirlo y ya se la había metido, esta
vez no entro tan fácilmente, pero eso me puso aun mas, se la metí una y otra
vez, mientras observaba como sus nalgas rebotaban contra mi cuerpo al mismo
compás que sus pechos.

Estaba a punto de correrme y ella no paraba de gemir y de
decir "Mas, mas, mas". Se reincorporo de repente, se arrodillo frente a mi pene
y comenzó a chuparlo como si de ello dependiera su vida, yo no podía mas y se me
escapó todo lo que tenia dentro, fue increíble, no dejo que se escapara nada,
excepto un pequeño chorro que callo sobre su pómulo. Lo chupó y lo rechupó una y
otra vez, no dejo nada de mi leche, y la que le había quedado en el pómulo la
chupo con su lengua como si de una iguana se tratase.

Me deje caer en el sofá, exhausto y atontado por lo que me
acababa de pasar. Observe como ella sin inmutarse se vestía poco a poco mientras
me miraba con cara de satisfacción, me acerco la copa que ni siquiera habíamos
probado, cogió la suya y me la acerco para que brindáramos, se la acerco a los
labios y se la bebió de un trago, yo no pude ni probarla.

Seguí observándola mientras se dirigía a la puerta, con la
copa en la mano, la dejo en la mesita de la entrada y se marcho, con un dulce
golpecito en la puerta.

Yo me quede sentado en el sofá, en la misma posición en la
que me había dejado, con la mente ocupada intentando asimilar la situación. A la
mañana siguiente me levante del sofá, sorprendido, perdido, dubitativo, pero,
¡satisfecho!.

 

Resumen del relato:
    Suceso real en el cual la persona que lo escribe consigue quedar con una chica a traves de internet. Muy caliente.

Gracias al Messenger

Gracias al Messenger (13)

Era viernes por la tarde. Las 17h mas o menos. Estaba
aburrida y caliente en el trabajo y me conecté al messenger para ver si algún
chico saciaba la necesidad que tenía de notar una buena polla dentro de mi. Uno
de mis compañeros de trabajo estaba conectado. í‰l estaba en otro despacho
diferente al mío así que decidí jugar con él. Me pareció excitante la idea de
estar ambos tan cerca, calentándonos a través del ordenador y llegado un momento
de máxima excitación hacer lo virtual real.

Marta dice: -Sergio, te ha dicho alguien a lo largo del día lo bien que te
quedan esos pantalones de color crema con la camisa azul que traes?

Sergio dice: -Y a ti, te ha dicho alguien lo bien que te
quedaría estar arrodillada debajo de mi mesa, mamando mi polla?

Marta dice: -Mmmmmm, que fuerte empiezas. Me encantaría estar
ahí debajo, con mi lengua a punto de saborear tu polla…deslizándose por tus
huevos, atrapándolos con mis dientes, subiendo hacia tu capullo con mi lengua,
mientras no paro de mirarte…

Sergio dice: -Mi polla está ahora mismo dura y erecta como
una piedra. Imagínate, yo sentado aquí en mi silla y tú encima de mí, clavándote
mi rabo, botando encima de mí, y yo contemplando como mi polla penetra tu coño.

Marta dice: -Me encantaría que nuestros compañeros viesen
como follamos..mmmmmm…. que excitante sería, verdad?

Sergio dice: -Que vieran como mi polla entra y sale de ti,
como entra y sale de tu coño… todos tus compañeros viendo lo puta y lo zorra que
eres.

Sergio dice: -Como está tu coño Marta?, está listo para ser
follado? porque quiero hacerlo contigo, zorra.

Marta dice: -Imagínate, mi cuerpo reclinado en tu escritorio,
y tú detrás de mí, metiendomela…

Sergio dice: -separando tus piernas, tus enormes tetas
presionadas sobre el escritorio y mi polla entrando y saliendo de ti.

Marta dice: Mmmmm, Sergio… mi coño está empezando a lubricar, puedo notar la
humedad en mis muslos.

Sergio dice: -Tu coño lo que está es deseoso de una buena corrida y tú estás
deseosa de comenzar a gemir.

Marta dice: -Imagínate tocando mis tetas, esas hermosas tetas
que tanto miras, están duras, te imagino recorriéndolas con tu lengua,
mordisqueando mis pezones

Marta dice: -Necesito……

Sergio dice: -Tú lo que necesitas es que te folle ahora mismo.

Marta dice: -Y acaso tú no lo necesitas?

Sergio dice: -Claro que lo necesito, tanto como tú zorra.

Marta dice: Tú eres un cabrón

Sergio dice: -Casi tan cabrón como tú puta

Marta dice: Porqué no me dices eso cuando estés dentro de
mí?, cuando mi corrida te invada?

Sergio dice: -Me parece una excelente idea… entonces cuando
estemos así decidiremos quién es más puta y quien es más cabrón.

Marta dice: -Porqué no vamos ahora al servicio los dos? Me
sentaré en la taza, tu te quedarás de pie, mirándome, yo abriré mis piernas, las
colocaré en la pared y comenzaré a tocarme.

Sergio dice: -Prefiero agacharme y meterme entre tus piernas, lamer tu coño,
mojarme de ti, hacerte gemir de placer. Con cada nueva corrida, recorrer tus
labios con mi lengua, haciéndote estremecer. Pasaré mi lengua por todo tu coño,
subiendo y bajando, mirándote a los ojos.

Marta dice: -Sergio, necesito tu polla.

Sergio dice: -Puedes sentir mi lengua entrando en ti?, puedes
notar la textura de mi lengua mojada? Quiero recoger tus aromas, tus flujos,
mientras mis manos juegan con tus pezones, quiero pellizcarlos, estirarlos,
masajearlos….

Marta dice: -Joder Sergio, me excitas demasiado, necesito
ahora mismo una buena polla dentro de mí.

Sergio dice: -Nunca es demasiado Marta… sólo será demasiado
cuando estés extasiada y caigas rendida a mis pies suplicándome que pare de
follarte

Marta dice: -Mmmmmmm, joder no puedo masssssss…Vamonos al
servicio!!!

Sergio dice: -Marta, ahora tienes una reunión con un cliente.

Marta dice: -Me da igual, vamos.

Me levanté de mi mesa, mi piel estaba enrojecida, mi respiración acelerada, mis
muslos empapados por los flujos que Sergio me había hecho desprender. Nos fuimos
al archivo, era la zona más tranquila de la oficina. Allí había un servicio, era
pequeño, pero suficiente para descargar la excitación que ambos teníamos.
Llegué allí a toda prisa al igual que Sergio. Me tropezaba con todos los
obstáculos que me encontraba a mi paso. Estaba loca por follar, por sentir una
buena polla dentro de mí.

Podía ver el rabo erecto de Sergio a través de sus pantalones.
Nos metimos en el servicio. Sin intercambiar palabra Sergio me dio la vuelta y
me puso mirando a la pared, me subió el vestido, bajo mi tanga hasta mis
tobillos, él se bajo sus pantalones y sus boxers, tomó su polla con su mano y de
un solo golpe me la metió hasta las entrañas. Me di un cabezazo contra la pared,
aquella polla dura y enorme recorrió todos mis huecos. Me tomó de las caderas y
comenzó a moverse, dentro y fuera……mmmmmm…su polla se deslizaba con una
facilidad increíble, mi coño estaba empapado de mis flujos, al igual que los dos
estabamos empapados de sudor. Sergio comenzó a decirme:

-"¿Era esto lo que necesitabas?, ¿querías rabo? Pues vas a
tener rabo hasta que me canse."

-"Sergio, cállate y follame"

Retiró su polla de mi coño y se sentó en la taza del W.C.
"Ven aquí zorra, siéntate y clávate mi verga, galopa sobre ella y hazla correr".
Me puse de espaldas a él, me agache un poco y de nuevo su polla se deslizó por
mi coño. Comencé a botar sobre su polla, incándomela hasta el fondo, nuestros
gemidos se hacían más y más intensos, mis enormes tetas botaban a mi mismo
ritmo. Sergio intentaba atraparlas con sus manos pero era imposible. Me lo
estaba follando como una posesa, cada segundo que pasaba notábamos que el
orgasmo se acercaba, hasta que los jadeos dejaron de ser jadeos para convertirse
en gritos. Unos gritos de placer y éxtasis por el polvazo tan rápido pero
intenso que habíamos tenido.

Mi cuerpo cayó exhausto sobre el torso de Sergio, y allí se quedo hasta que
nuestros cuerpos se recuperaron y pudimos salir al exterior.

Me retoqué un poco y salí a atender al cliente que allí me esperaba. Una vez en
mi oficina, el cliente no paraba de mirarme. Debió oler a perra en celo que
acaba de correrse.

Ya sabeis, podeis enviarme vuestras opiniones a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO, porque me
encanta recibirlas.

Besos!!

 

Resumen del relato:
    Mi compañero de trabajo y yo empezamos a calentarnos a traves del messenger para luego convertir lo virtual en real en los aseos de la oficina.

Juegos

Juegos (13)

Juegos

La dije que debía ir vestida de rojo. Quedamos en la puerta
del tanatorio. No iba a ser demasiado difícil reconocerla vestida de rojo entre
tantos colores neutros, pretendida expresión textil de un sentimiento. Pero no
lo hizo.. Le gustaba jugar, con sus propias normas. Jugar aprovechandose de mis
juegos. Nunca la había visto antes, nos cruzamos unos cuantos correos
electrónicos y decidimos quedar en el tanatorio. Os preguntareis del motivo de
quedar en un lugar tan lóbrego y poco dado a establecer una nueva relación (del
tipo que sea). Quedar para conocer gente en un lugar donde la gente se despide…
resultaba divertido. Ella me llamó al móvil.

-Soy yo –dijo- y no voy vestida de rojo sino de negro,
encuéntrame.

Después colgó.

Me gustan los juegos, pero solo los juegos donde yo soy el
ganador. El resto de juegos no son juegos, solo son pedazos de tiempo
desperdiciado. Siempre he tenido alma de ganador y suerte del perdedor. Ahora
iba a ser diferente. Aquella mujer me atraía como ninguna otra mujer que hubiese
conocido antes por Internet. Había conocido a muchas mujeres antes por Internet.
¿Cuántas? Si le preguntaseis a mi mujer os diría que demasiadas pero si me
preguntaseis a mi os diría que demasiadas pocas. Porque me gustaba quedar con
ellas, jugar y ganar. Siempre. Fuese guapas o feas, gordas o delgadas, jóvenes o
viejas, madres o hijas. Todas tenían su encanto.

Estuve un rato vagando por entre los velatorios, el
bar-restaurante, los jardines y parte del parking. Me crucé con varias mujeres
que hubiesen podido ser ella. Pero ninguna me parecía ella.

Volvió a sonar el móvil.

-Bonita corbata –me dijo- ¿es regalo de tu mujer?

-Si.

-Has cruzado dos veces por delante mío. ¿Tan desorientado
estás?

Me encantan los juegos.

-Dame una pista.

-Pelo rubio…

-Eso ya lo se.

-No llevo bragas.

-Eso ya lo imaginaba.

-Si en media hora no has dado conmigo me tiraré al primer
hombre que encuentre.

-¿Y si resultó ser yo?

-No. Buscaré uno que tenga los ojos rojos por haber llorado.
Un tipo así no podrías ser tu.

-Ya, un tipo así no querría hacer el amor contigo.

-Pero yo si con el. Y es un hombre: eso es lo que importa.

Después colgó.

Solo sabia de ella que se llamaba Marisa, tenía 39 años, el
pelo rubio y vestía de negro. Quizás estuviese casada, quizás separada. Con
hijos o no. Todo eso daba igual. Miré mi reloj, me quedaban 29 minutos para
encontrarla. Quizás tampoco fuese rubia.

Me dediqué a buscarla de nuevo por todo el velatorio hasta
que finalmente me fijé en una mujer morena y delgada, recostada contra una
columna en la entrada del bar, de pelo corto, vestida con un traje chaqueta
verde oscuro, falda por encima de la rodilla. Debía rondar los 40 a juzgar por
las arrugas de su cuello y de sus manos, pero de lejos no aparentaba más de 30.
Desde luego le gustaba jugar. Me agazape tras una columna y la llamé por
teléfono. Vi como la mujer de verde metía su mano en el bolso y sacaba un móvil.

-Bonito vestido verde –le dije.

-Lo se.

-¿Te has teñido o en realidad no eres rubia?

-Descubrámoslo.

Después colgó y salió caminando del lugar en dirección a una
puerta. El lavabo de mujeres.

De acuerdo, juguemos.

Entré en el lavabo de mujeres. Habían dos compartimentos
cerrados y tres abiertos. Me arrodille y vi cuatro pies. Los de ella eran
fácilmente identificables. No por mejores ni peores. Eran simplemente
diferentes. Me metí en el compartimiento de al lado y esperé. Al poco escuche
que alguien salía del lavabo. La llame por el móvil. Sonó en el compartimiento
de al lado.

-¿Vas a dejarme pasar?

-Estoy meando… ¿no me vas a dejar acabar?

Colgué el teléfono, salí del lavabo y abrí el compartimiento
contiguo. No estaba cerrado.

-No –dije sin dejar de mirar su coño rubio –no voy a dejarte
acabar.

Una rubia teñida de morena. Fascinante. Mientras yo cerraba
la puerta ella se levantó de la taza y se quitó el vestido con un rápido
movimiento sacándolo por la cabeza. Podrían haber sonado centenares de trompetas
anunciando el dia del jucicio final, incluso podia haber estado frente a mi
mujer, mi suegra y mis hijas. Pero no. Estaba allí, delante de aquella
desconocida, juguetona y atractiva. Sus pechos eran medianos, redondos y
razonablemente hermosos. Su cara tambien era hermosa, pizpireta y madura. Una
niña y una mujer al tiempo. Juguetona.

-¿Tu no vas a quitarte la ropa? –me preguntó.

-Solo lo imprescindible –dije bajandome los pantalones.

Ella se arrodilló y metió su boca en mi polla (¿o fue al
revés?). Me encanta el sexo con las mujeres de pelo corto. Siempre puedes
observar detalladamente como te comen la polla. Su boca era la de una experta,
succionaba con cuidado pero con firmeza, cogiendo mi pene por la base,
utilizando la lengua a modo de palanca. Desde luego habia chupado muchisimas
pollas.

Pero en aquel momento estaba chupando la mia.

Mientras me chupaba no dejaba de mirarme a los ojos.

-¿Sigo? –pregunto despues de haberse sacado la polla de su
boca (evidentemente).

Menuda pregunta… no me molesté en contestar y ella no se
molesto en seguir esperando una respuesta demasiado evidente. Su mamada estaba
haciendome estremecer por momentos obligandome a apoyar en las paredes, no pude
reprimirme y en menos de cinco minutos descargué toda mi leche que ella se
dedico a tragar con autentico esmero, sin dejar escapar ni una sola gota.
Despues se levanto, se limpió la comisura de los labios y me tendió la mano.

-Encantada .dijo guiñandome un ojo.

-No… el gusto es mio…

Me encantan los juegos.

 

Resumen del relato:
    Le gustaba jugar, con sus propias normas. Jugar aprovechandose de mis juegos.

Mis fantasias en la nieve (2)

Mis fantasias en la nieve (2) (13)

MIS FANTASIAS DE LA NIEVE ( II )

Aquella semana me había pasado volando . Todos y cada uno de
los días pensaba en aquel encuentro sexual con ílvaro , necesitaba contárselo a
alguien , pero ¿a quien? . Pensé que ninguna de mis amigas lo entendería .

El Viernes llegó y decidí contar aquella aventura a mi mejor
amiga Bego . Si ella no lo comprendía no se quien lo podría hacer . Así que me
dirigí a su apartamento . Me abrió la puerta su madre y me dijo que subiera a su
habitación . Una vez allí tarde en arrancarme pero lo hice . A la mitad de mi
relato ya sabía que ella lo entendía , es más creo que hasta le excitaba .
Cuando finalice Bego sonrió y me dijo que la avisará si volvía atener una
"fiesta así" .

Pasaron las semanas y yo sentía la necesidad de sentir de
nuevo aquel placer . Sabia que los chicos de mi edad no podían dármelo y eso
producía en mi una sensación de impotencia por la necesidad de estar a la
expectativa .Pero todo seguía igual llegaba por la noche con su novia y amigos
bromeaba conmigo con antes de aquel día . Era como si lo hubiera soñado todo .

Pero un mes después de aquel encuentro algo sucedió . Aquel
sábado todo parecía como siempre . ílvaro llego con sus amigos y con su novia .
A las tres de la mañana algo cambió . El se quedo solo con su amigo Roberto . Al
ver el movimiento me acerque a los que se iban para cerciorarme de que no
volverían . Así era , en mi cara se esbozaba una sonrisa a la vez que mi corazón
latía con una increíble rapidez .

Bego desde la distancia vio todos los acontecimientos y se
mantenía expectante . Decidí salir fuera como la primera vez , pero ílvaro no
salió . Decidí ir a hablar con Bego para desahogarme . Tras unos minutos gire mi
cabeza , ílvaro y su amigo ya no estaban . Decepcionada salí a fuera y baje las
escaleras y cual fue mi asombro cuando note una mano cogiéndome de la chaqueta
desde la oscuridad . Era el , me coloco contra la pared y me dio un beso húmedo
que hizo que mis piernas temblasen . Con un gesto me indico que subiera al coche
. ílvaro arrancó pero cual fue mi sorpresa cuando cambió de dirección y fue
directamente hacia los apartamentos .Me hizo una señal para que me escondiera .
Yo no sabia a donde me llevaba , a su apartamento seguro que no era porque
estaba su novia . Todas aquellas dudas no hacían más que aumentar mi excitación
. Nos metimos en el garaje de un bloque de pisos que no era el suyo . Dejamos el
coche y subimos en ascensor hasta el tercero . Reconociendo el edificio y el
piso me di cuenta a donde iba . Seguramente Roberto le había dejado sus llaves
para que nos divirtiéramos . Era una casa muy bonita .Toda la pared estaba
recubierta de madera lo que lo hacia más acogedor . ílvaro se acerco a la
chimenea y la encendió . Allí estábamos los dos en un entorno romántico . Pero
nada más lejos de la realidad . Nos sentamos en el sofá y comenzamos a besarnos
sus manos se movían por todo mi cuerpo.

ílvaro se paro repentinamente y me dijo que quería ver como
me desnudaba . En otro momento eso me hubiera incomodado pero después de lo de
la otra noche no me afectaba . Sentía que me preparaba algo . Y así fue en
aquella habitación entro Roberto . Era un chico muy atractivo quizás el que más
gustaba de sus amigos . Era moreno 1:80 musculado y de pelo casi largo .

Volvió a mi aquella sensación de impotencia e indefensión que
había sentido en el coche de ílvaro . Yo me corte con la llegada de su amigo y
me costaba quitarme cada prenda de mi ropa ante la atenta mirada de los dos .
Cuando termine me dirigí al sofá . Me dejaron un hueco entre ambos y comenzaron
a manosearme . ílvaro me miró y me dijo "a que te gusta la sorpresa putita"
. Me echaron en una alfombra de pelo mientras terminaban de desnudarse . "quiero
que se la chupes a mi amigo zorra"
me dijo ílvaro cogiéndome con violencia
del pelo y acercando mi cara a la polla de Roberto . Era más larga aún de la
otra pero era más fina . Estaba allí a cuatro patas mamandole la polla a Roberto
y pensando que de nuevo había entrado en su juego . ílvaro mientras estaba tras
de mi introduciéndome sus dedos en mi coño hasta cuatro . En un momento
determinado que no recuerdo me di cuenta que haría todo lo que dijeran. Me
sentía sucia , violada , pero ese sentimiento me gustaba . Roberto de vez en
cuando agarraba su polla y me daba con ella en la cara . Note como se iba a
correr e mi boca e hice un gesto como de retirarme parte de aquel juego aunque
deseaba sentir su leche deslizándose por mi garganta .

Cambiaron la posición ílvaro me cogía del pelo para que se la
chupara a el . Cuando comencé a hacerlo note como la polla de Roberto , con un
leve empujoncito, entraba en mi coño . Allí estaba yo entre dos tíos algo
inaudito un par de meses atrás .

Roberto me envestía con violencia , lo que hacia que la polla
de ílvaro me entrara hasta la garganta . Me gritaba " Te gusta como te folla
mi amigo , contesta" .
yo le asentí pero no fue bastante me obligo a
decírselo "si me gusta como me folla" . "pídele que te de más fuerte"
."Metemela Roberto , metemela hasta el fondo" .
Aquellas palabras hicieron
llegar al orgasmo a ílvaro que vació todo su semen en mi cara .

Notaba mucho dolor en las envestidas de Roberto , note como
ílvaro miraba complacido mis gestos desde lejos apoyado en una mesa. Roberto
saco su polla y con un movimiento me dio la vuelta y me levanto en volandas .
Pude observar aquel cuerpo bien definido , seguramente por la dedicación de
muchas horas de gimnasio . Me la volvió a meter mientras estábamos de pie . Por
su fuerza podía permitirme el lujo de follarme mientras ninguna de mis
extremidades tocaba el suelo .

ílvaro le hizo un gesto y Roberto se dirigió a el con su
polla dentro de mi . Note con las manos de ílvaro me cogían los pechos desde
atrás y me pellizcaba lo pezones . Yo estaba entre los dos , en el aire , sin
adivinar que querían hacerme . Pero mi duda pronto se disipo . Roberto me elevo
un poco más , fue cuando note otra polla haciendo fuerza en mi ano .

Las venas de mi cuello palpitaban y mi cara expresaba el
dolor que sentía . Notaba aquellas dos pollas que me corroían las entrañas .
Poco a poco el ritmo de los dos era más duro y en poco más de tres minutos note
como me corría repetidamente .

Roberto hizo un gesto para cambiar la posición , creo que
quería darme el por el culo . ílvaro me agarro y me arrastro de nuevo a la
alfombra , se tumbo y me coloco encima . Enseguida note el pecho de Roberto
sobre mi espalda y su polla haciendo fuerza para sobrepasar mi esfínter .
Seguían dándome rozando el limite de la violencia , pero a mi me daba un placer
que no puedo describir .

ílvaro se retiró hacia el sofá observando lo que hacíamos .
Roberto se echo sobre la alfombra boca arriba y me hizo colocarme en cuclillas
dándole la espalda . Acompaño su polla de nuevo a mi culo y luego me cogió de la
cintura para que yo subiere y bajara . ílvaro me miraba , yo al notarlo comencé
a apretarme los pechos y pellizcarme los pezones mientras metía y sacaba la
polla de su amigo .

Se acerco a mi y me hizo meterme toda su polla en la boca
.Entonces note algo caliente en mi recto , era el semen de Roberto. Este se
retiro mientras yo seguía chupandosela ílvaro . Metía y sacaba su aparato
mientras el observaba como de mi culo aún goteaba el liquido de su amigo . De
repente note las palpitaciones de su pené y cuando ya se iba empujo su polla
como si me la estuviera metiendo y su corrida inundo mi boca .

Me dijeron que fuera al baño allí me limpie y volví a
vestirme . Esta vez fue Roberto el que me acerco al bar . Allí aun me esperaba
Bego con la intención de que le contara todo.

 

Resumen del relato:
    Maria tiene otro encuentro con sorpresa.

De vuelta a casa (02: Final)

De vuelta a casa (02: Final) (13)

DE VUELTA A CASA (FINAL)

Dejé que pasaran unos kilometros sin dejar de mirarla pero
sin tocarla. Al principio ella se agachaba ligeramente cuando adelantabamos a
otro vehiculo, de manera que si era un automovil no la veían más que la cabeza y
los hombros desnudos. Su mano no dejaba descansar a su clitoris, aunque los
movimientos eran lentos. Al adelantar a vehiculos grandes intentaba tapas su
desnudez con las mano, aunque evidentemente, si el conductor del otro vehiculo
miraba sabría que estaba completamente desnuda.

Un poco más adelante me disponía a adelantar a un autobus y
le dije:

Muestrate entera, quiero que todos vean a mi pequeña guarra
tal y como es.

Pero…, hoy voy a ser tu puta, lo hare tal y como lo
pides. Se puso roja como un tomate, sonrió y continuó la lenta masturbación.
Yo seguía con un calentón increible, nunca había estado en este grado de
excitación, puse mi mano en su muslo y la hice abrir las piernas. El coche
olía a sexo por todas partes y yo veía ahora sus dedos rozar sus hichados y
mojados labios y su clitoris.

El autobus ya estaba a nuestra altura y ella abrió un poco
más sus piernas y comenzó a acariciarse los pechos cuyos pezones apuntaban al
cielo en plenitud de excitación. Incluso llegó a mirar hacia el autobús girando
la cabeza hacia atrás mientras le adelantabamos lo más lentamente que pude. En
ese momento comenzó a estremecerse, levantaba las caderas del asiento y las
volvía a posar de forma frenetica, mientras sus dedos se deslizaban arriba y
abajo ahora con fuerza. Aún no habiamos retornado a nuestro carril despues del
adelantamiento cuando ella llegó a un orgasmo que la hizo gritar, estremecerse,
sudar y quedar exhausta, con la mano en su sexo, las piernas cerradas y los ojos
hacia mi sonriendo.

La acaricie y en ese momento la deseé más que nada en el
mundo. Sobé su cuerpo sudado lentamente, al pasar por sus pezones se estremeció
y yo los retorcí ligeramente poniéndolos gordos y salidos.

Una vez descanso ligeramente, ella melosa me dijo:

Vas a parar para follarme, o voy a tener que improvisar
algo.

Voy a parar para follarte, y te voy a follar hasta por el
culo

Eso no se si te dejaré, depende de lo que me calientes.
Entra en esa área de servicio, no lo dejes pasar.

Eres increible, dije.

Entonces ella metío la mano en mi bragueta, sacó mi polla
erecta, se agacho y la metió en su boca. Su lengua rodeaba mi glande y me
chupaba con fuerza. Casi me estrello en la salida hacia la estación de servicio.
Busque, con desesperación un sitio discreto para aparcar, pero a la sombra sólo
había un sitio debajo de una tejabana y en medio de un grupo de coches aparcados
en bateria. Allí me valía, entré, eche el freno de mano, apague el contacto y la
cogí por el pelo. Estaba a pinto de correrme.

Levante su cara hasta mis labios y la bese. Mis manos no
daban abasto a tocar, pechos, caderas, estomago, sexo… El beso fue humedo, muy
humedo y salvaje. Ella aún estaba sudosorosa y yo llegue con mis dedos donde más
hmedad había, mientras ella me masturbaba arriba y abajo, lentamente. No pude
más, abri la puerta del coche, no vi a nadie alrededor, saque del coche a Sandy
casi a empujones la puse contra el coche, con el cuerpo metido dentro de él, y,
por detrás se la metí de un solo empujón. Me agarré a sus caderas y la folle
como un salvaje. Ella se agarró para no caer al volante y al respaldo del
asiento y sus tetas se bamboleaban a cada empujon mio. Quería follarla hasta
traspasarla. Estaba a punto de correrme, y pase una mano a agarrar una de sus
tetas, pellizcandola y estrujandola, mientras la otra entraba en su boca y
quedaba cmpletamente ensalivada. La chupo con deleite y la llenó de humedad.
Ella sabia lo que venía ahora y la gustaba.

Follame por el culo, cabrón, entra dentro de mi y correte
hijo de puta.

Ahora vas a saber lo que es follar este culo de vicio.

Y apunté mis dedos a su culo sin dejar de follarla por
detrás. Ella además se masturbaba. Metí mis dedos despacio, sin sacar mi polla
de la funda de su cuero. Notaba en mmi polla la entrada de los dos dedos en su
culo y apretaba con ellos para que mi polla se encontrara apretada entre su
mano, su sexo, y mis dedos. Comencé un mete saca fuerte sin retorno. Me iba a
correr y ella lo sabía, se masturbo con más fruición y casi al unísono nos
corrimos. Una sensación grande, enorme, me recorrió de arriba abajo, aguante
dentro de ella hasta que la última gota de mi semen entrará en su ser. Ella se
derrumbaba, y yo la aguantaba por las caderas. Saqué mis dedos de su anoy al
cabo de un rato me separé de ella y ví como chorreaba semen piernas abajo. Me
arrodillé detrás de ella y comence a lamer los requeros mezcla de sus jugos y
los mios, que le caían ppor los muslos. Fui subiendo hasta llegar a su coño. Lo
lami y probé el sabor ligeramente amargo de mi semen. Lamí su ano estrellado y
sudado.

Gimio. Se giró y me lamio mi ya flacido pene hasta dejarlo
limpio, mientras lo hacia miraba hacia arriba, a mis ojos directamente y con
ojos de putita sumisa me dijo:

-Creo que todavía falta algo. Se subió al marco de la puerta
con el cuerpo por fuera. Abrió las piernas todo lo que le permitia el marco y
mostrandome su coño me tomo la cabeza y la puso a trabajar. Abrí sus labios con
las dos manos y aplique la lengua. El aire tenía que darla por todo el cuerpo ya
que estaba fuera del coche subida en el marco de la puerta y expuesta a que
cualquiera la viera. No tardó en llegar el ultimo orgasmo. Me besó y dijó:

– Asi que este es mi sabor… Pues no está nada mal

Nada mal, repetí yo como un lorito. Subete al coche.

Ella obediente obedeció, yo me guarde el pene que aún asomaba
y al subirme al coche vi por los cristales levemente velados del coche de al
lado a una señora de unos 50 años, que miraba con el rostro desencajado, y las
manos entre sus piernas. Me subí corriendo al coche, y salimos de alli deprisa.

 

Resumen del relato:
    Acaba el relato anterior de vuelta de vacaciones.

El castigo de mi señor.

El castigo de mi señor. (13)

El castigo de mi señor. (de 4vientos)

Llevaba ya un par de meses trabajando para los señores, y mi
deseo por el Señor era cada día mas grande, no podía para de pensar en él,
debido a su elegancia, su inteligencia y su educación cada día me tenia mas loca
y cada noche no podía de parar de tocarme y acariciarme pensando en él.

Era mi 16 cumpleaños y ese día estaba un poco distraída, así
que cuando estaba limpiando el ordenador del señor derrame una taza de café en
su escritorio manchando unos documentos, en eso que entró el señor y al verlo
puso cara de enfado.

-Discúlpeme, pero ha sido sin querer- le dije ruborizada

-Mira Laura, me acabas de estropear unos papeles muy
importantes y no es la primera vez que estropeas mis cosas.

-No se lo que me ha pasado, soy una tonta pero es
que…-Mira dejate de excusas, no podré perdonarte sin que recibas antes un
castigo.

-Señor haré lo que me diga- Pues esto se puede resolver con
unos azotes, así que túmbate en el sillón.

-Señor pero no me haga daño – Bueno si quieres que te
perdone tendrás que resistir.

Así que me tumbo y noto unos azotes firmes en el culo, pero
cuando llevaba unos cuantos noto como me sube el vestido.

-Señor pero que está haciendo,-Con el vestido no sientes
los azotes así que te los voy a dar directamente en el culo y así te
perdonaré.

-Yo estaba muy excitada, cada noche soñaba con el señor y
ahora solo quería sentirle, así que le dije – Señor , no siga mas, porque no
se lo que me está pasando en mi rajita, estoy muy mojada, ahhh

-¿Pero como? A ver date la vuelta, vamos a ver lo que le
pasa a esa rajita.

Yo me doy la vuelta lascivamente y abro las piernas, con mi
mano aparto la tela y le enseño la rajita húmeda y sedienta.

-Vaya señorita mas mala, encima de torpe también es una
putita, así que ahora como castigo vas a tener que limpiarme mi polla.

–Ummmm señor, soy una putita , y quiero que me haga de
todo, cada noche me toco pensando en usted, le voy a hacer la mejor mamada de
su vida.

Así que le cojo la polla y se la empiezo a chupar hasta el
fondo, con la mano le acaricio los huevos y el señor empieza a gemir
sorprendido por mi experiencia, antes de que se corra paro y le hago que se
tumbe,- ahora vas a saber lo que es cabalgar- le digo.

Me subo encima y como loca empiezo a moverme, el señor no
para de gemir y yo no paro de correrme, pero yo quiero mas y quiero que me la
meta por el culo así que saco la polla , la lubrico con saliva y me la meto yo
por el culo hasta el fondo, con mi mano me estimulo al mismo tiempo, hasta que
consigo un orgasmo terrible sintiendo como me inunda de semen mi coño.

Extasiados por el placer nos vestimos y me dice –Me parece
Laura que este mes te tendré que subir el sueldo.

4Vientos .

 

Resumen del relato:
    Ahora como castigo vas a tener que limpiarme mi polla.