Historia de parejas

Historia de parejas (14)

¡Hola amigos,
Os escribo estas líneas para contaros mi propia experiencia sexual.

Comenzaré diciendo que estoy
felizmente casado con una mujer que es una cachonda en el plano sexual,
tenemos 36 años yo y 34 años ella.

Es menudita, con un culo pequeño,
pero con un buen par de tetas.

Siempre que hacíamos el amor,
fantaseábamos con tener relaciones con otras personas, eso nos ponía
a mil por hora y alcanzábamos unos orgasmos de campeonato. Decidimos
llevar acabo nuestras fantasías sexuales en la medida que no perturbara
nuestra bien avenida relación, todo debía de hacerse de acuerdo
a los intereses de ambos, si uno de los dos decidía que aquello
que estábamos haciendo no nos satisfacía o entendíamos
que produciría algún trastorno en la relación, pararíamos.
Decididos como estábamos a llevar a cabo nuestros planes, yo le
comenté a mi esposa que me producía mucho morbo el imaginar
cómo ella era follada por otra verga, a lo que ella me contestaba
que por el momento ni se le pasaba por la cabeza llegar a esa situación,
que de momento la cosa debía ser muy suave, que de buenas a primeras
no se iba a meter en la cama con un extraño y mucho menos follar
con él. Llegados a este punto, pensamos cómo iniciar las
fantasías que tanto nos hacían gozar en la cama. Era un sábado
en el que habíamos quedado con unas parejas para cenar en nuestra
casa y le propuse a mi esposa que se pusiera ropa sexy, así como
la ropa interior que a mí tanto me excitaba, me gustaba saber que
ella llevaría puesta la ropa que a mí me gustaba para sentirme
excitado. Llegaron nuestros amigos y yo había quedado con mi mujer
que cuando llegara el momento de tomar las copas en el salón, ella
se pusiera enfrente de uno de los invitados y cruzara las piernas dejando
ver sus bonitas braguitas (llevaba puesta una minifalda), así lo
hizo, cuando uno de los amigos estaba enfrente de ella, cruzó las
piernas lentamente dejando ver sus braguitas, se la veía algo cortada,
pero a medida que controlaba la situación y viendo que nuestro amigo
no apartaba la vista, ella decidió que no era momento de cortarse
y dejó su entrepierna abierta para que él disfrutara de la
visión , yo por mi parte estaba haciendo lo mismo, disfrutando de
aquella visión, mientras me hacía el loco. Después
de ver cómo se excitaba nuestro invitado, mi esposa salió
del salón y haciéndome un gesto yo la seguí poniendo
una excusa, estaba en la habitación esperándome para contarme
cómo se había sentido, estaba mojada, toqué su coño
a través de la braga y mi mano se empapó de sus líquidos
vaginales, bajé la prenda y recorrí con los dedos su raja
y la entrada del culo, sabía que eso la excitaba. Me bajé
los pantalones sacando mi polla, coloqué a mi esposa apoyada en
la cama y la empecé a frotar los dos agujeros, ella se excitaba
por momentos, le dije que me comiera la polla cosa que hizo con fruición.
Lo que más nos excitaba era saber que si un invitado fuese al servicio
nos pillaría en plena faena (cosa que no pasó), comenzamos
a follar medio vestidos hasta que nos corrimos, tras lo que, una vez finalizamos,
volvimos al salón y allí de nuevo estuvimos con los invitados
hasta que finalizó la velada. Cuando se hubo marchado el último
mi mujer se desnudó lentamente sobre el sofá y rememorando
lo que habíamos vivido volvimos a follar, comentando cómo
había sido la fantasía ¡fue un orgasmo de campeonato!
Llegó el verano y nos fuimos de vacaciones a la costa, allí
mi mujer que por regla general era muy cortada estaba totalmente desinhibida,
tomaba el sol en top-less, y cuando paseábamos se ponía un
pareo con bragas casi transparentes, lo que motivaba que algún curioso
se la quedara mirando cuando ella intencionadamente se agachaba, o estando
sentada, cruzaba sus piernas para el deleite de su marido y algún
que otro curioso. Una tarde fuimos de paseo a un pinar cercano, había
llevado la cámara de fotos y le propuse hacer unas fotos "picantes,
ella en un principio dijo que no, pero después de sentarnos en una
manta que llevábamos y besarla con caricias, fue entrando en materia.
La fui desnudando poco a poco, a la vez que iba fotografiando cada escena.
Primero la quité el top que llevaba, quedándose en sujetador,
después el pareo, ya estaba en bragas y sujetador cuando me di cuenta
que entre los matorrales se encontraba un joven de unos 25 años
observando todo lo que hacíamos. Le dije a mi mujer que fuera quitándose
las prendas que le quedaban de forma provocativa, mientras yo seguía
haciendo fotos a la vez que observaba por el rabillo del ojo cómo
el joven no perdía detalle. Mi mujer comenzó a acariciarse
todo el cuerpo, excitándose, se frotaba el clítoris, a la
vez que se pellizcaba los pezones , yo me desnudé mostrando mi polla,
ella la cogió comenzando una mamada , nos colocamos haciendo un
69 y, mientras ella chupaba, yo le comía el coño .Me tumbé
sobre la manta y le dije a ella que se pusiera a horcajadas para follármela,
lo hizo de tal forma que nos quedamos enfrente del joven, que seguía
sin perder detalle, comenzamos el mete-saca y cuando estábamos a
punto de corrernos le dije al oído que teníamos un espectador,
ella trató de salirse, pero yo le dije que no importaba, que allí
no nos conocía nadie, mi mujer dudó por unos instantes y
como veía que a mí no me importaba decidió seguir,
pero el saber que nos estaban observando la ponía mas cachonda y
gesticulaba exagerando. Seguíamos haciendo el amor cuando se me
ocurrió proponerle que invitáramos al joven a acercarse para
que nos viera mejor, a lo que ella en un principio se negó, pero
después de insistir, accedió. Me levanté con la polla
erguida y le grité al joven para que se acercara, vino a donde estábamos
y una vez allí le dije que cómo había visto la escena,
si le importaría hacernos unas fotos de primer plano follando. Accedió
a ello y de nuevo comenzamos a follar, ahora el joven cerca de nosotros
nos hacia fotos sin parar, se acercaba y fotografiaba mi polla introduciéndose
en el coño de mi mujer, cuando yo la sacaba y ella me la comía,
metía la cámara casi en la boca de ella, también fotografiaba
el coño abierto de mi mujer, mientras ella se lo mostraba a la vez
que me hacía una felación. Me acerqué a la oreja de
mi mujer y le pregunté si le gustaría comerle la polla al
joven y, sorprendentemente para mí, me dijo que si a mí no
me importaba, que estaba dispuesta. Le dije al joven que se desnudara y
sacó su verga, era un poco más grande que la mía,
le dijimos que como se había portado bien en recompensa de aquello
recibiría algún favor de mi mujer. Me tumbé en la
manta y ella se colocó encima mío, dándome la espalda,
se introdujo mi verga y apoyó las manos en el suelo, a la vez que
la follaba le pellizcaba los pezones, que los tenía duros por la
excitación. Le dije al joven que se acercara y mi mujer comenzó
a pajearle con la mano, viendo cómo estaba de excitada le dije que
le comiera la polla y lo hizo, la escena era digna de una película
porno, estábamos allí follando los dos y, a la vez, mi mujer
estaba con otra polla en la boca gozando, después de un rato que
para mí fue especial nos corrimos los dos, esperando que el joven
también se corriera y por fin lo hizo, sacó su polla de la
boca de mi mujer y se corrió sobre las tetas de ella. Nos vestimos
y dimos por finalizada aquella fantasía, agradeciendo la colaboración
del joven que por su cara se veía que le hubiera gustado follarse
a mi mujer, pero no era la ocasión, ella no estaba preparada para
follar con un extraño. La Semana Santa del año siguiente
planeamos hacer un viaje a Santo Domingo, íbamos a ir a un precioso
hotel en la costa, ya por aquel entonces mi mujer y yo habíamos
realizado bastantes fantasías de exhibicionismo. Una de aquellas
fantasías la hicimos sin habérnoslo propuesto, pero ya que
se dio la ocasión, lo hicimos.

Era la tarde que habíamos
quedado para contratar el viaje, estábamos en un parque dando un
paseo, cuando a mi mujer le apeteció quedarse sentada en la hierba,
al lado nuestro había un grupo de jóvenes universitarios,
mi mujer llevaba puesto un vestido de corte normal, el grupo estaba a escasos
metros de nosotros, a ella le entraron ganas de orinar y me dijo guiñando
un ojo que se iba detrás de un matorral cercano, me lo comentó
de forma que se oyera, yo le dije que bien, que allí la esperaba.
Se fue, y casi detrás de ella, se fue, a la vez, uno de aquellos
jóvenes. Cuando regresó me contó lo que había
pasado. Ella se encontraba en el matorral y vio cómo a cierta distancia,
estaba el joven mirándola, ella hizo como que no se daba cuenta
y se subió la falda hasta la cintura, mostrándole al joven
sus bragas, siguió con la demostración de exhibicionismo
y se bajó las bragas, lentamente, mostrándole su bien poblada
zona púbica, orinó y al acabar se frotó el clítoris,
mientras miraba al joven al que vio cómo se frotaba la verga, por
encima del pantalón, acomodó sus prendas y después
vino donde estaba yo para contarme lo sucedido. Aquella tarde contratamos
el viaje a Santo Domingo.

Llego el día en el que aterrizamos
en la isla. Estábamos en el hotel y mi cabeza ardía de deseos
lúdicos, me la imaginaba follando con alguien en el hotel y comencé
a maquinar un plan para llevarlo a cabo.

Todos los días en la piscina
nos atendía un mulato que no apartaba la vista de las tetas de mi
mujer. Cada vez que le servía alguna bebida se quedaba mirando al
canalillo de su sujetador, de manera sutil, pero yo me di cuenta rápidamente,
por lo que pensé que quizá sería la persona adecuada
para llevar mi plan acabo.

Una tarde, mientras ella se encontraba
tomando el sol en la piscina, me acerqué a la barra donde él
se encontraba y, poco a poco, fui derivando la conversación hacia
temas sexuales. Era un chico joven que no tenía novia y me dijo
que hacía mucho que no hacía el amor. Le pregunté
descaradamente si le gustaba mi mujer y él se ruborizó, pensando
que a mí me iba a molestar su contestación, pero después
de decirle que lo diría, me contestó que sí que estaba
muy buena. Le propuse hacer un trío con mi mujer, a lo que él
acepto encantado. Lo difícil sería convencerla a ella. Cada
vez que nos servía el mulato bebidas, yo le hacía comentarios
de índole sexual acerca de él, mi mujer no decía nada.

Una tarde que estábamos en
la cama tumbados porque hacia mucho sol, yo había tramado un plan
con el mulato para llevar mi fantasía a cabo. Pedí unas bebidas,
que diligentemente subió nuestro amigo, cuando tocó en la
puerta, mi mujer que se encontraba en braguitas y sujetador, se fue al
baño para evitar ser vista por alguien ajeno. El camarero dejó
las bebidas en la cómoda y yo preparé la cámara de
video para grabar lo que allí pudiera suceder, él hizo como
que se iba y se oyó cómo se cerró la puerta, mi mujer
confiada salió del baño y se encontró con nuestro
amigo mirándola fijamente, al principio se sintió ruborizada,
pero como vio que yo no le daba importancia, se sentó en la cama
a esperar acontecimientos. Le pregunté al mulato si le gustaba mi
mujer y no dijo nada, se le notaba una tremenda erección. Mi mujer
preguntó qué íbamos a hacer y yo le dije que lo que
se terciase, en definitiva, si estaba dispuesta a pasar un buen rato, ella
aceptó, le gustaba aquel chico.

Le dije al camarero que se desnudase
y lo hizo, enseñándole la herramienta, mi mujer vio que "calzaba"
un buen aparato, me dijo que me acercara y lo hice, comenzando una buena
mamada en presencia del chico. Le dijo a éste que la fuera desnudando,
comenzó por quitarla el sujetador, quedando al aire sus bonitas
tetas, que tenían los pezones erectos, fue bajando hacia los muslos
acariciándola lentamente, mientras ella seguía mamándome
la polla, llegó al borde de las braguitas y las fue deslizando poco
a poco, hasta que las tuvo en los tobillos. Se abrió de piernas
enseñándole su coño, invitándole con suaves
movimientos a que lo acariciase, no despreciando éste la invitación.
Se inició un suave magreo entre mi mujer y nuestro amigo, mientras
ella seguía mamándome la verga.

Ella estaba desnuda y la escena
estaba siendo grabada por la videocámara, le comenté a mi
mujer que se colocara encima de mí, como solíamos hacer cuando
hacíamos el amor, es decir yo tumbado en la cama y ella a horcajadas
encima de mí, de espaldas, para que nuestro invitado pudiera ver
como me la follaba. Se puso en la posición indicada y empecé
a follar con ella, mientras él miraba, le dije que se acercara y
puso su polla a la altura de la cara de mi mujer, ella le cogió
su verga y con la mano derecha comenzó a pajearle, noté cómo
mi mujer se corría por primera vez aquella tarde.

Después de ver cómo
estaba la situación, ella se acerco la verga a la cara y se sentó
en la cama, mientras yo observaba. Sacó la lengua y lentamente fue
lamiendo aquella polla, el joven le acariciaba las tetas, ella se tocaba
su clítoris y finalmente introdujo la verga del joven en su boca.

Mamaba desesperadamente como si
no hubiera comido una polla en su vida, a mí aquella visión
me excitaba mucho y estaba deseando ver cómo aquella polla follaba
a mi mujer, pero no sabía si ella se iba a atrever a tanto, otras
veces como he contado ya había tragado otra polla, pero esta vez
parecía algo más lanzada, si cabe más cachonda, por
lo que me mantenía a la expectativa viendo lo que ella hacía.

Se tumbó en la cama abierta
de piernas y le dijo al camarero que le comiera el coño, indicándome
que me acercara, cuando estaba viendo cómo le comía el coño
el camarero, ella cogió mi polla y se la introdujo en la boca, mamándola.

Le dijo al camarero que la follara
y éste colocó su verga en la entrada de su vagina y, frotando
lentamente su clítoris, fue metiendo poco a poco su verga en el
coño de mi mujer, con embates suaves.

Cuando tuvo la polla metida hasta
el fondo lanzó un gemido de placer y le dijo al camarero que la
follara con fuerza, éste se meneaba rápidamente y mi mujer
de nuevo se corrió. Aquella vista hizo que yo, presa de una excitación
que hasta esos momentos no había conocido, me corriera en las tetas
de ella.

El joven sacó la polla y
se colocó encima de ella para que se la comiera, ella sacó
la lengua y fue deslizándola lentamente por toda la polla y los
huevos, esperando que éste se corriera, chupó aquella cabezota
con fruición hasta que él se corrió.

Nos quedamos los tres tumbados en
la cama, comentando lo bien que nos lo habíamos pasado, sobre todo
a mi mujer y el camarero.

Quedamos en repetir la sesión
de sexo en otra ocasión, ya que estaríamos en el hotel unos
cuantos días más.

Yo había grabado todo el
polvo con la videocámara y esa noche se lo puse a mi mujer para
que lo viera, le gusto lo que había hecho, se puso cachonda y follamos
de nuevo. Cuando estábamos en plena faena se me ocurrió preguntarla
si le gustaría que se la metiese por detrás, ya que hasta
la fecha no lo habíamos hecho, al principio dudo, pero luego me
dijo que bien, pero con suavidad. Fui al baño a por vaselina, la
comí todo el coño y su precioso culo y, untándome
los dedos, le fui introduciendo primero uno, luego dos y cuando vi que
estaba súper excitada, puse mi polla en la entrada del culo y, con
suaves movimientos le clavé la verga en el culo. Al inicio ella
se quejaba de dolor, pero según fue notando que no la dolía,
me pidió que le diera con más fuerza, le di unos embates
rápidos, yo ya no podía más y me corrí dentro
de su culo a la vez que ella.

Nos lo estábamos pasando
de fábula, unas vacaciones que nunca hubiéramos soñado
que disfrutaríamos.

Cuando faltaban tres días
para irnos, le dijimos al camarero que había que repetir, mi mujer
estaba loca por volverse a follar al camarero. Estábamos en el fondo
del auditorio del hotel, mi mujer llevaba puesto un vestido ajustado y
vio cómo se acercaba nuestro amigo a la mesa, se levantó
el vestido hasta la cintura, enseñándole las bragas, quedándose
sentada, cuando él las vio se puso colorado y ella, que ya no se
cortaba, desplazó las braguitas a un lado, enseñándole
su felpudo, él seguía mirando, ella se metió un dedo
en la boca y después se frotó el clítoris con él,
el camarero miraba a la entrepierna, se le notaba que estaba excitado por
el bulto que tenia en el pantalón. Aquel lugar estaba algo apartado
de miradas ajenas, mi mujer le bajó la cremallera del pantalón
y sacó la polla, se la meneó y poco más tarde se la
introdujo en la boca, le hizo una mamada rápida y éste se
corrió en la boca de ella y yo allí, viéndolo todo.

Quedamos en que cuando él
acabara el turno (a media tarde), subiera a la habitación.

Era una tarde calurosa, estábamos
esperando la llegada de nuestro amigo viendo la televisión. Sonó
la puerta y era él, traía una botella de champán.

Mi mujer le observaba de arriba
a abajo, le comía con la mirada, imagino que estaría pensando
cómo se lo iba a follar y yo, a la vez, también imaginaba
el encuentro que íbamos a tener. Nos pidió que nos desnudáramos,
el joven y yo lo hicimos, nos tumbamos en la cama con las pollas como piedras,
mientras observábamos lo que ella hacía. Puso música
y se fue desnudando lentamente, primero se quitó el vestido, quedándose
en braguitas y sujetador, más tarde se fue bajando lentamente las
braguitas y finalmente se quitó el sujetador. Estábamos en
la cama, con nuestras pollas empalmadas, nos indicó que nos colocáramos
en cada extremo de la cama para dejarla sitio, se colocó en la mitad
de la cama y cogió las dos pollas, haciéndonos a la vez una
paja. Se fue turnando con nosotros, fue comiendo primero la polla de su
marido y después la de nuestro amigo. Se colocó en la mitad
de la cama con las piernas abiertas y nos dijo que la comiéramos
entera, yo me dediqué a comerle las tetas, mientras que él
la comía el conejo. En eso que estábamos con los lametones
cuando nos dijo que le gustaría follar "diferente", me
quedé pensativo y me dije ¡ok!. Me tumbé en la cama
y me puse mirando al techo para que ella se pusiera encima, cuando veo
que se va hacia el baño y vuelve con el tubo de vaselina ¡ahora
sabía lo que quería!

Se colocó encima de mí
y me dijo que la comiera el culo, lo hago y comienzo a untar con vaselina
su agujero, cuando vi que ya estaba cachonda unté mi polla con la
vaselina, ella se coloca de espaldas a mí y se pone la verga en
la entrada de su agujerito rosado, de un empellón se la metió
hasta el tuétano, mientras el joven no apartaba la vista, se acerca
a ella y con la lengua la comía su rajita, mi mujer explotaba de
placer. Después de ver cómo era follada por mí, y
nuestro amigo le estaba dando una sesión de placer que nunca había
sentido, nos pidió que la folláramos los dos a la vez.

La situación era la siguiente,
yo estaba tumbado en la cama, ella de espaldas a mí, con mi polla
clavada en el culo, abierta de piernas y esperando que nuestro amigo le
metiera su verga. El camarero no tardó en satisfacer los deseos
de mi mujer y, lentamente, le fue metiendo su polla. Nos movíamos
acompasadamente, cuando yo metía él sacaba y así sucesivamente,
mi mujer se corrió tres veces y nosotros estábamos a punto
de hacerlo cuando gimiendo nos pidió que no nos corriéramos
dentro, que le gustaría que nos corriéramos en su cara, así
lo hicimos, sacamos las pollas, ella se situó en la mitad de la
habitación de rodillas, cogió las dos vergas con sus manos
y comenzó a menearlas, esperando la corrida en su cara. No tardamos
en explotar, nos corrimos en la cara de mi mujer, ella se frotaba la corrida
por las tetas, a la vez que nos mamaba las vergas, que ya se habían
quedado algo flácidas.

Después de aquellas vacaciones
mi mujer y yo ya estábamos desinhibidos para hacer cualquier cosa
pero eso es otra historia que quizá cuente.

 

Resumen del relato:
    Un joven enseña a su mujer a realizar otros juegos eróticos, en los que el sexo anal y los tríos, juegan un papel importante, y muy satisfactorio.

Leave a Reply