Mi vecina , la que no me hablaba: me deseaba

Mi vecina , la que no me hablaba: me deseaba (28)

Hola a todos mi nombre es Romeo, tengo 25 años, soy moreno y
alto, mido 1,87 y peso 90 kilos, estoy físicamente algo fuerte, pero nada del
otro mundo.

Vivo en Sevilla, España y la verdad es que estoy muy
orgulloso de vivir en una ciudad tan bella y acogedora, bueno no me enrollo mas.

Mi historia va de cómo me folle a mi vecina, con la cual no
me hablaba por culpa de su estúpido marido.

Llevo tres años y medio con Elisa, mi novia, pero ella es una
chica de mi edad, yo la quiero muchísimo pero siempre había soñado con estar con
una mujer mayor que yo y mi vecina reúne todos los requisitos que yo siempre
había soñado: tiene 35 años, es guapa y simpática, tiene un cuerpazo y unas
tetas grandes y bien puestas, es castaña mide 1,73 y pesa unos 60 kilos, ojos
verdes y debe de tener una 90 de pecho y bien puestos que los tiene, esta
buenísima.

Ella esta casada con un tipejo que solo sabe beber y chillar,
tienen dos niños, solo sale a la calle cuando el trabaja pues además es celoso y
no le deja vestir con ropa bonita.

Todo comienza hace tres semanas, cuando empiezo a prepararme
para el veranito 2003 y decido salir a correr y hacer abdominales y flexiones en
la azotea de mi casa, la cual da frente por frente a su cuarto.

Pasan los días y observo que a veces me mira alguien por la
cortina de su ventana del cuarto de los niños, creí que era su hija que me
espiaba, pues esta en la edad de 14 o 15 en que se fijan en los hombres, cuando
descubrí un día que era ella, por que le sonó el móvil y tuvo que contestar y la
escuché.

No podía dejar de pensar en ella, me masturbaba con solo
pensar que me espiaba, seria que mi sueño no estaba tan lejos.

No podía de dejar de pensar en ella, hasta que paso algo
inesperado, una tarde de domingo en la que teníamos boda de un primo en
Barcelona y toda mi familia se había desplazado excepto yo que había estado
enfermo y no pude ir, además mi novia estaba en la playa con sus padres.

Salí a correr y vi como se marchaba en su coche con sus hijos
y su esposo, sabia que los domingos se marchaban a casa de los padres del
marido, porque mi madre si es amiga de ellos y mi hermano y su hijo pequeño son
amigos, y nada, cuando volvía de correr vi algo que me pareció extraño, ella
volvía sola.

Me dirigí hacia la azotea y empecé a practicar mis ejercicios
y tocaron a la puerta, bajé y era ella, me preguntó por mi madre, le dije que
pasara y cuando estuvo dentro le dije que mi madre no estaba, y me dijo que le
diese el pan que le dejo el panadero en mi casa y su cupón del viernes que no lo
había recogido, yo estaba muy nervioso y excitado, pues venia con una camiseta
ajustada, le resaltaban los pechos y unos tejanos que le hacina un culito…

Decidí que no pasaría nada y le busqué las cosas, se las di y
cuando le fui a dar su dinero del nerviosismo tire varias monedas al suelo, ella
se agacho junto a mi para recogerlas y me miró y yo no pude mas y le di un beso
en los labios, ella no me correspondió y me dio un bofetón y me dijo que a que
jugaba, le respondí con otro beso e intento huir , no sabia que hacer, y si me
daba otra cachetada , me arme de valor y la cogí del brazo y le dije al oído :

-se que me deseas, te vi espiándome, me tiro del brazo para
que le soltase y escapar y yo la agarre fuerte y de nuevo le dije:

-tu sabias que no había nadie en mi casa mi madre te dijo
ayer lo de la boda y yo lo escuche por la ventana, has venido por mi, me deseas.

Se quedo quieta y me miró y yo cogi y la besé de nuevo y esta
vez me correspondió con un besazo muy largo, la acerque hacia mi y empecé a
tocarle suavemente los pechos, ella me echo mano al paquete y yo me deje caer el
calzón, mientras ella se quito la camiseta y se desabrocho el pantalón, nos
quedamos poco a poco desnudo y seguimos besándonos hasta que le pedí que me
chupase el pene y lo hizo, lentamente y muy suave , yo le marcaba los pasos, me
corri dentro de su boca y ella disfruto como nadie, tocaba mi turno, yo ya la
habia lubricado con mi deditos y empecé a comerle la almejita y ella chillaba
como una zorra en celo, es tuvimos buen rato así hasta que me dijo que me la
follase y yo cogi y me la subí encima, cabalgamos hasta que se masturbó y luego
me corrí dentro de ella porque me lo pidió y yo encantado, después toco su
culito, ese no estaba abierto, y yo iba a ser el primero, ella estaba algo
asustada y tb muy sabrosona, pues quería mas, se lo humedecí y poco a poco se lo
introduje, chillo de dolor al principio y mas tarde de placer, sigue sigue decía
…. que cogida la mía, me masturbe varias veces y siempre dentro, que follada mas
placentera ,la mía, que vecina mas rica y que le iba la marcha me encontré…

gracias, ya os contare mas, un saludo

 

Resumen del relato:
    De como me follé a mi vecina, a la que no le hablaba, pero que estaba de cine.

Leave a Reply