Un tour de mucho sexo

Un tour de mucho sexo (13)

Un tour de mucho sexo

íbamos a salir a pasar unas vacaciones en Brasil y decidimos
Andrea y yo ir con el coche, ya lo habíamos comentado con nuestros amigos y hubo
muchos que se anotaron a nuestra aventura, solo le dijimos el camino que vamos a
hacer lo importante es que cada uno debía a venir acompañado de su esposa, los
que coincidía con nosotros o nosotros con ellos y podían follar con todos los
que habían llegado al hotel.

Había hecho lo imposible para convencer a Andrea a que se
acueste con algún chico porque hoy tenía muchas ganas de follar con una tía y
sabiendo las predilecciones de mi mujer, tenía la certeza que se iba a acaparar
todas las féminas y nosotros no íbamos a ver un coñito húmedo ni por joda.

A las 20:30, llegamos a un Motel de la ruta cerca de Santa Fé
y nos registramos eran varios bungalow la entrada estaba diseñada para
estacionar el coche, se componían de un salón muy grande en el cual había
montones de juguetes eróticos como potros se cuero para montar cuyas monturas
tenían unas franjas llenas de pinchos de goma para que las chicas puedan
refregar la almejita y masturbarse y televisores que pasaban películas porno un
canal eran de orgías, chicos con chicos, chicas con chicas y así sucesivamente,
el dormitorio como en todas las habitaciones el cielo raso estaba compuesto de
espejos y los colchones eran de agua, el baño era muy espacioso con un jacuzzi
para cuatro personas, hacía bastante calor y pusimos el aire acondicionado de
forma tal que estando desnudos no pasáramos frío y lo más importante un bar
sensacional había bebidas de todo tipo y aditamentos para hacer el cocktail’s
mas extravagante.

Andrea fue recto al baño y se metió en la bañera para
relajarse y refrescarse, salió a la media hora yéndose en el dormitorio para
cambiarse mientras yo me bañaba era tanto lo que nos conocíamos que no quiso
vaciar la bañera porque sabía que siempre mi ilusión era meterme en el agua que
había usado mi mujer, era algo que me excitaba de sobremanera, me sonreí y me
sumergí en ella, no pude dejar de sentir su perfume diluido por el agua pero
perceptible todavía.

Ya vestidos de petit gala y bebiendo una bebida refrescante,
sentimos unos golpecitos en la puerta, sabíamos que se debía tratar de alguna
parejita amiga, y así fue era Alfredo con una sobrinita de Paloma, su esposa,
que tenía quince añitos y desde hace dos añitos era la amante de Alfredo y de
Paloma, siendo ésta la mujer preferida de Afrodita, al entrar nos saludó a todos
con un beso en la mejilla.

Al ver la niña a Andrea en la barra se dirigió corriendo
hacia ella besándola apasionadamente en los labios mientras Andrea le acariciaba
la carita, era pasión lo que tenía la niña por mi mujer, y ella le correspondía
con mucha ternura, nunca habían tenido una relación amorosa y mi mujer que era
demasiado puta, le encanta ver a la pendeja caliente de sobremanera con ella, y
la chavalita le refregaba su chochito por las rodillas de mi mujer y pensar que
yo era el único que me daba cuenta de los orgasmos que tenía con Adriana, (ese
es el nombre de la niña), pero los disimulaba con una maestría inigualable.

Sonaron dos tímidos golpecitos en la puerta, abrió Adriana y
asomó Ricardo y Nelly, su mujer, recién casados y la chica no sabía nada de
nosotros, me aproximé a Ricardo y le pregunté si le había contado a Nelly porqué
nos habíamos reunido, a lo que contestó que no, pero porque no le dijiste y me
contestó que Andrea la iba a preparar, pero si ella no sabe nada, además estás
en plena luna de miel, te casaste hace dos días Ricardo.

Si es que por mas que intento la tipa es como mama y papa, y
mi mujer tiene que ser bien puta sino no la aguanto. Que quieres que te diga, si
no pude follarla todavía, es virgen, cuando la quiero ensartar me pregunta si
estoy seguro que no es pecado lo que estamos haciendo, De la casa de Papá, al
Opus Dei y de allí al matrimonio. Estoy seguro que Andrea me la dejará a punto
de caramelo, lo que no haga tu mujer con una tía no lo hace nadie.

Vale, habla con Andrea.

Antes fui yo y le aclaré todo lo que Ricardo me había
contado.

Yo vine aquí a divertirme no a degenerar monjitas que después
te hacen la contra.

Bueno, pero ahora salva al Ricardo que te lo agradecerá.
Enróllate con ella y demuéstrale lo hija de puta que eres mi amor, pero que no
se dé cuenta. ¿Vale?.

Vale. Me acerqué por detrás y abrazándola a Nelly le
pregunte. ¿Cómo está la recién casada?

Muy bien Andrea, enamorada de mi maridito.

¿Qué quieres tomar Nelly?

Un refresco, pero sin alcohol. Por fa, que se me sube pronto
a la cabeza y no sé lo que hago ni lo que digo.

Ven vamos a sentarnos en el sillón de la terraza.

¿De qué lo prefieres?

De fresa.

Ya te lo traigo, Puse medio vaso de jugo de fresa y el otro
medio de Gin y le eché jugo de plátano para disimular el gin y bastante hielo.

En media hora se lo tomó todo y ya estaba con la lengua un
poco trabada, comenzamos a hablar de la parte sexual , mientras mis manos la
acariciaban las piernas, primero sobre la falda y luego las rodillas desnudas y
con mucho tacto los muslos de la parte interna mientras hablábamos, su
respiración se agitó, le pregunté ¿Quieres otro refresco?.

Si, porque estoy un poco sofocada.

Ya te lo traigo. ¿Igual que el otro?

Si, estaba muy rico.

Ya vengo, Lo hice igual que el otro.

Cuando regresé, tomo de un sorbo la mitad. Ven –Le dije- te
noto muy tensa, vamos al dormitorio que te haré unos masajes en la espalda para
que te relajes ¿Quieres?

Si, creo que me vendrán muy bien.

Nos levantamos y nos fuimos a la habitación, le hice una seña
a Carlos que nadie fuera al dormitorio y asintió con la cabeza.

Sácate la blusa y recuéstate boca a bajo, disminuí la
potencia de la luz con el atenuador, busqué el aceite perfumado y comencé con el
masaje, le hacía sentir mis manos reafirmando su piel, poco a poco fue
excitándose, su respiración se aceleraba, estaba encantada con mis masajes.
Nelly, -le dije- te saco el sostenedor para no manchártelo.

Si, espera que lo saco yo, se puso de pie y se lo sacó,

Sácate también la falda que te la vas a arrugar.

¿Es que abajo solo tengo una tanguita?

No importa, total entre mujeres no tiene importancia ¿No?.
Comencé a acariciarla mis manos ya no masajeaban solo acariciaban todo su cuerpo
su piel era suave, tenue hermosa, jadeaba sin disimulo, me dediqué a acariciar
sus piernas y sus nalgas. Levanta el culito que te saco la tanguita, dudo un
momento, pero permitió que lo hiciera, empecé a acariciar su rajita y gemía como
si nunca la hubieran tocado, subía y bajaba su cuerpo para que tocara su sexo,
yo evitaba hacerlo porque iba a llegar al orgasmo y no sabía cual sería su
proceder. Date vuelta Nelly, Eres hermosa mi pequeña comencé a sobarle fuerte
sus duras tetas, al tocarle su coñito, porque era pequeño, sentí que ya había
empapado las sabanas y entre gritos de placer tuvo su anhelado orgasmo, me
desnude y me aceité las tetas y todo mi cuerpo y allí comencé en refregarnos
nuestros cuerpos Mientras fue inevitable que sus gritos de placer hicieran venir
todos los que estaban en el salón, Ella al estar de espaldas no veía los que
entraban y en silencio se pusieron a observar. Nelly, lo único que sentía era lo
que yo le hacía sentir, yo era su mundo y ella el mío, nos besábamos, y
rozábamos nuestros sexos dándonos mutuamente placer, comenzó a tener un orgasmo
de alaridos y ojos en blanco, me sentí empapada y cuando mire vi que Nelly
orgasmeaba y orinaba a la vez y así como cuatro o cinco veces era tanto la
excitación que me causaba que yo también empecé a tener multiorgasmos mientras
orinaba en su sexo, que gran placer cuando exhausta levanto la vista veo que
Adrianita desnuda mirándonos alucinada resistía los embates de Alfredo
perforándole su coñito mientras Ricardo se apropiaba de su culito y saliendo de
el pequeñas gotas de sangre, Mientras Carlos besando a la niña ella lo
masturbaba, nosotras íbamos de orgasmo en orgasmo el primero en correrse fue
Ricardo dentro del culito de la niña, después de dejar toda su lechecita en
ella, cuando terminó de sacar su soberana polla de la niña esta en un orgasmo
conjutamente con Alfredo. Comenzó sin aguantarlo mas a orinarse y a tener
orgasmos cada vez más profundos. Ricardo ya repuesto de su orgasmo se agacho
frente a Carlos y cogiendole la polla comenzó a hacerle una mamada sensacional a
juzgar por los gritos que daba Carlos. Los cinco quedaron tirados en la cama
exhaustos, excepto yo que lamía suavemente el anito de Adrianita para suavizar
su dolor, solo la escuche decir que la próxima vez quería estar en el lugar de
Nelly, júramelo Andrea.

A la mañana siguiente mandamos a Ricardo y Alfredo a comprar
churros y traer chocolate mientras Carlos, Nelly, Adrianita y yo nos metimos en
el jacuzzi.

Luego de un rato de estar entre todos masturbándonos con los
pies, Nelly se levanto y se puso entre mis piernas y besándome en los labios y
mordiéndome los pezones caliente al máximo, ¿quién hubiera dicho hace un mes que
estaría comiendo las tetas a una mujer pensar lo brutal que fue anoche cuándo
nos comimos el coñito en la cama y tu marido mirándonos, eso fue lo mas
excitante.

Y él encantado que lo hagas mientras tu maridito le chupaba
la polla de una manera sensacional. Es que a Ricardo lo tienes muy caliente,
tendrás que atenderlo mucho mas. Y ahora ve con Carlos que está deseando
llenarte de lechita caliente, yo atenderé a Adriana que el bestia de Alfredo con
semejante estaca le hizo mucho daño en el culito a mi nena, estaba deseosa
Adriana de que Andrea la atendiera La acostó en el borde de la bañera con el
culito en pompa mientras le lamía vehementemente, con la lengu dura de Andrea y
la nena aflojando todo el esfínter anal pudo meter la lengua muy profundamente
esto hizo sentir a la niña que se aproximaba un orgasmo tan violento que se lo
gritó a Andrea, esta la hizo girar quedando su almejita en la boca de Andrea
justo en el momento que la chica orgasmeaba y se orinaba en la boca de Andrea
esto hizo que mientras se bebiera los jugos y el orin de la niña ella a su vez,
al ver como gozaba la chica a Andrea le sobrevino un orgasmo violentísimo y
mientras orgasmeaba y orinaba Nelly y Carlos bebiéndose los jugos y los orines
de su mujer llegaron a un climax estupendo.

Al rato la niña desnuda se sentó en el water y sintiendo
tanto dolor le pedía ayuda a Andrea. Está saltó de la bañera y calentando el
culito de la niña con su lengua le dilató el pequeño agujerito hasta que con el
calor que le prodigaba a la nena ésta pudo defecar en la mano de Andrea y dejó
caer las heces dentro del water.

Andrea sentó a la chica el bidet mientras con agua caliente
le acariciaba y limpiaba el cerradito ano de Adriana, Mientras lo hacia se
cerraron en un ardiente beso de lengua donde primaba todo el cariño que se
dispensaban.

Mientras tomaban el chocolate con churros, cuando hubieron
terminado salieron al porche y el coche de Andrea y Carlos había desaparecido,
sobre la cama encontraron un papel que decía.


¿Cuál será el próximo hotel?, y lo mas intrigante.
¿Será con alguno de ustedes.?….

Carlos y Andrea


 

Resumen del relato:
    Adrianita era la amante de los componentes de un matrimonio, a los quince añitos ya competía con la mas profesional de las meretrices.

Leave a Reply