Empezando a deshinibirnos (2)

Empezando a deshinibirnos (2) (11)

EMPEZANDO A DESHINIBIRNOS II

Estaba contenta por como habia sucedido la tarde, no me
arrepentia de nada, y lo mejor: él tampoco. Cuando llegamos a casa, mientras
preparabamos la cena, él me conto lo que estuvo haciendo mientras yo estaba
disfrutando a manos de Dani. No fue nada del otro mundo, aunque si algo nuevo y
excitante. No es raro que un hombre se masturbe viendo una pelicula porno, pero
si que lo haga viendo a su mujer disfrutando con otro hombre.

Tomamos una cena ligera y nos acostamos, pues despues de
aquella tarde de tanto disfrute habia quedado exhausta. Jorge me dio un beso de
buenas noches en la boca y cerre los ojos, para no abrirlos ya hasta el dia
siguiente.

Pasaron unos dias hasta probar, esta vez ya nosotros dos
solos, todo lo que compramos en el sexshop. Fue una noche de sabado,
aprovechando que al dia siguiente no trabajaba, pudimos acostarnos tarde.

Cuando llegue a casa, la mesa estaba puesta y la cena
servida. La casa estaba iluminada unicamente por velas de todos los tamaños y
colores. El ambiente era realmente romantico. Jorge estaba sentado ya en la
mesa, pero llevaba muy poca ropa: llevaba solamente los calzoncillos.

Me acerque a él, se levanto y empezo a quitarme toda la ropa
que según el me sobraba: toda excepto las bragas y el sujetador. Me sente a
cenar con algo de vergí¼enza en mi interior, pero el champan me ayudo a no
preocuparme de eso.

Al acabar nos sentamos en el sofa a reirnos de una peli porno
que pusimos. Entre risa y risa los calores nos iban subiendo poco a poco y
decidimos poner en practica todas las posturas que iban saliendo en el video.
Gracias al alcohol que llevabamos no sentiamos vergí¼enza.

Tengo que puntualizar que yo era una persona algo retacada,
muy cortada para hablar sobre sexo y mas aun para practicar según que cosas,
como el sexo anal o cualquier cosa que se alejara de la normalidad. En aquellos
dias aprendi a vivir mi sexualidad abiertamente y a disfrutar con ello, sin
sentirme culpable y/o sucia. Por primera vez en nuestra relacion, aquella noche
conseguio de mi mas que ningun chico antes.

La pelicula parecia entretenida. Empezo mostrando a una chica
joven y desnuda, probandose un vestido de novia en una habitacion mientras un
chico, tambien joven, escondido debajo de la cama la observaba y se excitaba.
Eran hermanos. Inmediatamente aquella chica bajo a algo parecido a un salon,
saludando a alguien que podria ser su tio, o quizas su abuelo, y empezaban a
follar. En la primera postura que hicieron el hombre estaba sentado en una
butaca y la chica se sento encima de él, dandole la espalda.

Aquella postura nunca la habiamos probado porque pensaba que
era muy incomoda, y aunque lo cierto es que se estaba mejor en la cama tumbada,
era muy placentera, puesto que al estar yo encima era yo la que llevaba el
control, la que elegia los movimientos y la rapidez, por lo cual pude alargar mi
orgasmo y hacerlo mas intenso. Ademas, Jorge no paraba de acariciarme la
espalda, los pechos, las piernas,… y de susurrarme que le encantaba como me
movia encima de él, excitandome aun mas. Alcanzamos el orgasmo casi al unisono e
inmediatamente nos fundimos en un abrazo eterno. Se levanto y, despues de ir al
baño, me trajo una copa de vino.

En la television ahora salia la misma chica del principio,
ahora acompañada de un hombre distinto, seguramente de su futuro marido, en la
ducha los dos. í‰l tenia una ereccion importante, la cogio por la cintura
levantandola y colocandola en sus caderas. Ella enrosco sus piernas alrededor de
su cuerpo para sujetarse y él tenia las manos en su culo, para ayudarse en los
movimientos. Se volteo, apoyo a la muchacha en los azulejos del baño y empezo a
follarla, haciendo que ella soltara unos gemidos terribles de placer. El hermano
de ésta seguia escondido mirando a la pareja como hacia el amor, y pense que
quizas no fuera mala idea que un dia dejaramos que alguien pudiera observarnos
mientras lo haciamos, era algo que me ponia cachonda. Nos miramos Jorge y yo y
decidimos que dejariamos esa postura para el final, para poder acostarnos recien
duchados y cansados. La chica se arrodillo y mientras le caia el agua sobre todo
su cuerpo, cogio la enorme polla de aquel chico y se la metio en la boca entera,
provocando que él cerrara los ojos y la agarrara del pelo, con unos movimientos
muy bruscos.

Antes de que el chico pudiera correrse, la levanto
(agarrandola aun de los cabellos), la sento en el borde de la bañera y se la
metio por el culo sin ningun tipo de contemplaciones. Ella cogio un pene algo
grande para meterselo por el coño. La cara de placer que tenia y lo poco que
tardo en alcanzar el climax me dejaron de piedra. Hubiera dado lo que fuera por
haber sido la protagonista de aquellas escenas. Agarre el miembro de mi novio y
empece a masturbarle. Lo que venia ahora me gustaba: se veia una habitacion,
algo tetrica, con muchas estanterias llenas de objetos tipo latigos, cuchillos,
pañuelos, penes de plastico, cuerdas,… Una madera horizontal cuega de aquella
pequeña mazmorra y otra paralelamente esta situada en el suelo. La sirvienta se
vistio de cuero negro y ató las muñecas y los tobillos de su señora a las
argollas de las maderas, de tal manera que dejo a la muchacha sin movilidad
alguna. Rasgo todas sus ropas con un cuchillo, sin remediar que alguna que otra
vez aquel objeto punzante hiriera la sensible piel de la ahora “esclava” y se
escaparan algun hilillo de sangre, que inmediatamente era lamido por la “ama”.
Cuando estubo completamente desnuda se acerco a la estanteria, agarro un bote y
extendio su contenido en el cuerpo de la atada. Se trataba de vaselina o algun
tipo de aceite, que hacia que su cuerpo brillara y resbalara al tacto de otro
cuerpo.

Con una tablilla de madera le golpea las nalgas a la chica
rubia sin control, y en pocos segundos aparecen rojas, como a reventar. Ahora,
que parece que ya se ha divertido bastante y ha hecho llorar a la rubia, se
enfunda un cinturon que incorpora una polla de plastico y se dirige a follarla
por todos lados. Le desata las esposas de las muñecas y la obliga a chuparle la
falsa polla, le vuelve a atar a la argolla y la embiste sin compasion. La rubia
no creo que estubiera muy excitada, por lo cual la penetracion no habia sido
facil. Gritaba de dolor. La “ama” disfrutaba viendola asi, le azotaba en el culo
y la insultaba.

Yo ya no podia mas, ni Jorge tampoco. Hacia unos diez minutos
que habia empezado a masturbarle y, aunque los movimientos de mi mano eran muy
lentos, su polla estaba ya durisima. Me levante y despues de apagar el video y
la television le agarre el brazo para llevarmelo al baño. Tenia unas ganas
inmensas de follarlo, de hacerle mio. Como estabamos aun desnudos, no tuve que
perder tiempo quitandonos la ropa. Encendi la ducha y la enganche arriba,
dejando que mojara su cuerpo de una forma muy sensual cuando se metio en la
bañera.

Cuando estubo empapado le enjabone todo su cuerpo con una
dulzura indescriptible. Su polla estaba a cien viendo como ahora me tocaba
enjabonarme a mi, viendo como acariciaba mis pechos, mis muslos, mis culo, mi
entrepierna,… No aguanto mas. Poniendo su mano en mi cabeza me agacho,
pudiendo ver sin esfuerzo mi coño y mi ano. Me separo las nalgas con sus grandes
manos y me penetro alli mismo, con el agua cayendo sobre nuestras cabezas y
nosotros gimiendo de placer. Despues de decirme algunas palabras malsonantes,
estilo puta, golfa,etc., y algunos azotes en el trasero, se corrio. Como yo aun
no habia llegado al orgasmo, se sento en el suelo de la bañera y dejandome en la
misma posicion que yo estaba me hizo sexo oral mientras me metia dos dedos de
una mano en el coño y un dedo de la otra mano en el culo. ¡Que sensacion…! Fue
un orgasmo increible. Nos besamos, terminamos de ducharnos y asearnos y nos
fuimos a la cama dispuestos a descansar; eran ya las cuatro de la madrugada.

Esto de ir quitandonos la vergí¼enza e ir probando cosas
nuevas me empezaba a gustar. ¿Por qué tenia la sensacion de que aquel era el
principio hacia una locura desenfrenada llena de pasion y placer? En un proximo
relato contare cual fue nuestra nueva experiencia antes de volver al sexologo.

Espero vuestros comentarios. Un beso.

Resumen del relato:
    Seguimos probando cosas nuevas mientras la vergí¼enza poco a poco desaparecia. Empezaba a disfrutar plenamente del sexo, y a interesare y excitarme viendo nuevas practicas. Esto me ayudaria a que en otra ocasion pudiera ser yo la protagonista.

Leave a Reply