Perdí la virginidad con mi propio padre

Perdí la virginidad con mi propio padre (10)

Cuando pienso en la forma en que perdi la virginidad, a veces
me asusto y se me revuelven las entrañas, pero en el fondo creo que casi nada de
lo que tiene que ver con el sexo es digno de ser aborrecido, y el incesto, a lo
que se refiere mi historia, es una cuestión cultural que no tiene porque ser
mirada con los ojos del horror. Os contaré mi historia.

Sucedió 20 años atrás. Siempre fui un chaval empollón y ratón
de biblioteca, poco dado a las relaciones sociales, excepto para jugar mis
partidos de futbol todos los sábados, deporte que me apasionaba desde niño y que
me sigue apasionando. Así todo no participaba generalmente de las juergas y
bromas de mis compañeros de equipo en los vestuarios (mi timidez es muy
acentuada), pero allí y en algunos libros aprendí lo que era la masturbación.
Pronto me di cuenta de mis inclinaciones sexuales y quiza fuera esta la causa de
mi timidez. Pero no me atraian mis coetáneos, con sus pollas pequeñas y sus
cuerpos lampiños, sino los mayores: los monitores, el árbitro, etc.

Yo tenñia 14 años. Mis padres estan separados y yo pasaba el
verano con mi padre en su apartamento de la costa brava.Comencé a mastrubarme a
esa edad, de forma torpe a dos manos y cosas así. Y enseguida me entró la
curiosidad por ver a mi padre desnudo. Le espiaba a través de las puertas
entreabiertas, pero no lograba ver casi nada. Un día me decidí y mientras el se
duchaba llamé a la puerta y le dije que no podía aguantarme las ganas de mear.
Me dijo que pasara y eso hice. Discretamente mire hacia la ducha, que carecia de
cortina o de mampara, pero el se habia dado la vuelta y solo podia ver su culo:
era espléndido (también era deportista y tenía sólo 38 años). Mi polla estaba en
completa erección delante de la taza y no salía nada de allí. Mi padre se dio
cuenta de mi tardanza:

-¿qué te pasa?

-Nada, ya he meado.

Y me subi rápidamente la bragueta y salí. Cuando mi padre
salio de la ducha, vestido solo con el albornoz se dirijio a la sala, donde yo
estaba y me dijo:


me parece que ya es hora de que hablemos de ciertas
cosas.

¿a qué te refieres?

¿A qué va a ser? Al sexo

¿?

Supongo que ya te haces pajas, o al menos habrás tenido
alguna polución nocturna.


Yo callaba


¡vamos! que soy tu padre. Contéstame

¡joder papá! ¡que preguntas tienes!

¿Te gustán las chicas?

Enrojecí completamente

¿Por qué me lo preguntas?

Por que me he dado cuenta de que me espías cunado me
cambio o me pongo el pijama.


Estaba completamente avergonzado.


No es cierto.

No importa. Sé que es pura curiosidad. La normal en un
chico de tu edad.


No sabía que excusa inventar:


tengo miedo de tener la polla pequeña y quería comparar
(también había algo de verdad en esto).

A tiu edad lo normal es tenerla pequeña Enséñamela.

¿Quéeeeeeeeeee?

Sí hombre sí, que soy tu padre.

Ni hablar

Mira la mía.


Entonces se desató el albornoz y quedó al descubierto su
polla. Era gruesa y hermosa, sin circuncidar y sus huevos colgaban grandes y
rotundos.


Te voy a enseñar cómo se hace una paja de verdad. Esta es
también función de los padres. En los países árabes los padres lo hacen
siempre.


Yo callaba. El empezó a acariciarse el miembro de manera
dulce y suave, pero cogiéndoselo con el puño entero. En seguida se empalmó y yo
quedé extasiado ante las dimensiones que iba adquiriendo (la verdad es que era
la priemera vez que veía una polla que no fuera la mía en erección y que su
tamaño, visto con la perspectiva de los años y la experiencia n oera tan
descomunal com entonces me pareció). De repente se detuvo se acercó a mí y
comenzó a desabrocharme el pantalón. Yo intenté recular, pero el me agarró con
la otra mano por la cintura y me bajó el pantalón. A través de los slips se
marcaba mi polla empalmada.


¿también te tengo que bajar yo los calzoncillos?


Yo estaba parado incapaz de hacer nada. Entonces el me empujó
al sofá, me quitó la camiseta, me sacó las zapatillas y los pantalones y me
volvió a poner de pie. Allí estaba yo, vestido sólo con los calcetines, de pie,
con la polla tiesa y las manos caídas a lo los lados. El entonces se volvió a
coger la polla que estaba otra vez fláccida.


haz lo mismo que yo. Verás como dsifrutas.


Empezó a meneársela con una mano, mientras con la otra se
acariciaba los heuvos y la entrepierna hasta el esfínter. Yo lo único que hacía
era tocármela timidamente, agarrarla y mover compulsivamente. í‰l se rió.

-Así no. Ven.

Y se acercó a mí. Me cogió la polla y empezó a mastrubarme.
Yo me corrí enseguida en su puño, y él, sin siquiera limpiarse comenzó a
pajearse hasta que se corrió. Yo miraba extasiado toda la leche que salía de su
miembro y como caía en el suelo. Entonces dijo:

-Vístete si quieres, ya limpio yo esto.

Yo estuve todo el resto del día atormentado, pensando en l
oque había sucedido, porque me parecía algo anormal. Pero por la noche mi padre
entró en mi habitación.

-Hoy te voy a hacer disfrutar como nunca.

Yo estaba asustado. Pero él se despelotó, se acostó a mi lado
y me bajo el pantalón de l pijama. Entonces se metió mi polla en su boca y
comenzo a achuparla de forma r´timica y suave. Yo sentí un éxtasis como nunca
más he logrado sentir; sentía como si me fuera desmayar y al poco me corrí como
nunca lo había hecho: Como si huebieran sido diez corrridas juntas. Mi padre no
apartó su boca y cuando terminé, se incorporó y me dijo:


Mira. Tengo en mi boca tu néctar divino.


Y me enseñó su lengua y su boca llena de mi semen. Enseguida
empezó a lamerme por todo el cuerpo, pringándome con mi propia leche. Yo volví a
empalmarme y entonces., empujo mi cabeza hacia abajo y metió su polla en mi
boca. Aunque al principio me ahogaba enseguida me gustó el sabor de la carne
tersa de su miembro y chupaba como un loco con su mano puesta en la nuca
aferrándome. Al cabo de un rato me dijo:

-Me voy a correr pero no te lo tragues, mantenlo en la boca
como hice yo. Cuando comenzó a descargar no pude evitar tragar un poco, pero
enseguida conseguí mantener su jugo debajo de mi lengua. Su sabor era
agradablemente salado, aunque la textura aquella primera vez me resultó algo
repugnante. Cuando sacó su polla de mi boca me besó apasiadonadamente lamiendo
su propio semen de mi boca y pasaándoselo a la suya. Entonces volvió a
chupármela y volví a correrme. Y despúes yo a él otra vez y así hasta que me
corrí 5 veces yo y cuatro él y nos dormimos abrazaqdos ene medi ode aquel baño
de semen que había dejado un olor acre en nuestros cuerpos y en nuestra
habitación.

Mi historia, absolutamente real, continuará otro día.

 

Resumen del relato:
    Mi padre me introdujo en las delicias del sexo oral.

Leave a Reply