Mi primera vez…

Mi primera vez… (10)

MI PRIMERA VEZ

í‰sta historia es totalmente real, pero daré datos falsos, para
que nadie se sienta intimidado. Ruego una vez hayan leído el relato, lo valoren,
es algo gratificante, que se tarda poco en hacer y anima a los escritores.

 

í‰sta historia ocurrió en Diciembre de 2.000, cuando tenía 15
años. Me llamo Rubén, y actualmente tengo 18 años. La historia que les voy a
relatar narra mi primera experiencia gay, con entonces mi mejor amigo, y que me
marcó para siempre, como debe ser. La voy a narrar en primera persona, así que
para ello retrocederé a 2.000.

Vivo en Madrid, en una barriada obrera del extrarradio. Curso
4º de E.S.O. Soy gay, aunque nunca he tenido ninguna experiencia. Hace un año,
empecé a ir a un gimnasio, pues necesitaba algo de deporte para ganar agilidad,
y en los vestuarios me reencontré con un viejo amigo: Raúl.

Raúl es el típico chico que está siempre rodeado de chicas.
Todas quieren ser sus novias, y todas quieren enrrollarse con él, por eso
siempre tiene novia. Mide 1.75, pesa unos 65 – 70kg, no tiene ni un ápice de
grasa, todo músculo, es guapete, y muy simpático. Y encima, está bien dotado.
Vamos, que no le falta de nada.

Pues estoy en el vestuario cambiándome de ropa, y oigo a
alguien que me dice por la espalda: "Oye: ¿Tú no tienes una casa en
Guadalajara?"

A lo que yo le contesto: "¿Y tú cómo lo sabes?"

  • ¿Es que no te acuerdas de mí? –

  • No, la verdad es que no.

  • ¡Sí, hombre: Soy Raúl, de Molina!

  • ¡Aaah, ya sé quién eres!

Bueno, después de esto, lo típico: Qué tal, cómo te va
todo… í‰l está en bóxer, pero de eso me di cuenta más tarde, cuando me puse las
gafas. ¡Madre mía! ¡Qué cuerpo!

A partir de ahí nos empezamos a hacer amigos. Empezamos a
quedar, a irnos por ahí… él es un buen tipo, y me aprecia, se nota a la legua.
Y yo me lo paso genial con él. A todo esto, huelga decir que cada vez que
estamos en el vestuario, me quito las gafas sólo para ducharme, puesto que no me
gusta perderme ese cuerpazo.

A mí cada vez me gustaba más; Le he llegado a robar el bóxer
usados, con restos de semen, para ponérmelos yo, y muchas otras cosas más. Yo
quería enrrollarme con él como fuera, así que un día le invité a lo típico que
hacen dos chicos de 16 años: ver una peli porno. í‰l, aún a sabiendas de que yo
era homosexual, aceptó. Y a partir de aquí, el asunto cambió de rumbo
totalmente.

Estábamos viendo una peli hetero: En ese momento, una tía se
la estaba chupando a un tío, y tanto Raúl como yo estábamos muy calientes. Y yo
le dejé caer ciertas insinuaciones…

Yo: Cómo mola esto, ¿eh?

Raúl: Sí, la verdad es que está genial.

Y: Cómo molaría que alguien te la mamara, ¿eh? Podría estar
alguien aquí comiéndonosla.

R: Ya ves, sería cojonudo, porque estoy más caliente…

Y: ¿Sí? Pues venga, bájate los pantalones, que te la como un
rato.

R: Jajajajajajaja.

Y: ¡Venga, bájatelos!

R: Jajajajaja. Joder, no sé qué haces que no empiezas ya.
Jajajaja.

Y. venga, que no hay huevos.

R: ¿Cómo dices?

Y: Que no tienes huevos a bajarte los pantalones y dejar que
te la mame.

R: El que no tiene huevos a mamármela eres tú.

Y: Eres tú el cobarde…

R: Uffffffff. (Se levanta, hace amén de bajarse los
pantalones y se sienta). Mejor no.

Y: ¿Ves como eres un cobarde?

En ese momento, se levantó del sillón, se desabrochó los
vaqueros, se bajó los pantalones y los gayumbos, y se sentó. Y yo, sin pensarlo,
me lancé a aquel plátano color carne, y empecé a chuparlo con todas mis ganas.
Era mi primera mamada, y me estaba saliendo bastante bien. Le medía 16 cm. más o
menos, era gordita, algo desviada, y descapullaba perfectamente. Tenía un sabor
delicioso, y no podía parar de mamar aquella verga. A todo esto, él me bajó los
pantalones, me sacó la polla, y empezó a hacerme una paja. A él, que era virgen
la mamada le supo a gloria, y a mí, su paja me sentó deliciosa. Pensar que esa
mano tantas veces añorada y deseada, estaba acariciando una parte de mi cuerpo
que no todo el mundo tenía derecho.

A mitad de la mamada, le dije que si le apetecía desvirgarme.
Entonces se levantó, se puso detrás de mí, y con mucha delicadeza empezó a
meterme su grueso falo. No sé si sería por nervios, o por qué, pero lo que sé es
que le dije que nó, que no me follara. En fin, seguí mamándosela, y me dijo que
se venía, que se iba a correr. Entonces, como un poseso, en cuanto vi que se
empezaba a correr, me tragué todo aquél néctar, que tan rico me supo. Fue la
culminación de una tarde fantástica.

Huelga decir que no se ha vuelto a repetir. Nunca hemos
vuelto a pasar de los magreos que le hago por encima del pantalón, que le
calientan muchísimo, pero no quiere pasar de ahí. Yo pienso una cosa: Si ha
descubierto que también le gusta el sexo con hombres… ¿Por qué no quiere
hacerlo mas? ¿Por la sociedad? ¿Por qué es un "macho"? No tengo respuesta a
éstas preguntas, pero espero que alguien me mande un correo y me resuelva algo.

PD: Vivo en Madrid, tengo 18 años, y si alguien quiere que le
cuente la historia en persona, o prefiere probarla… jejeje, que me mande un
e-mail. Por cierto: éste es mi primer relato, y me gustaría que lo valorarais,
para animarme a escribir más y mejores. Un beso a todos los lectores.

 

Resumen del relato:
    Mi primera aventura gay, pero ésta ha sido por amor. Leédla, os gustará…

Leave a Reply

Mi primera vez

Mi primera vez (29)

Bueno mi historia comienza en una calle de Medellín Colombia.
Cuando por el efecto de unos tragos decidí salir a buscar una chica.

Eran las 10:00 pm cuando buscando con quien tener sexo
termine en un bar el cual era oscuro pero tenia buen ambiente, la música era
relajante. Cuando llegue a la barra del bar vi una hermosa mujer de 1.75 de
estatura de escultural cuerpo y una cola que de verdad era espectacular, me
acerque y le dije me llamo Luis y le ofrecí una cerveza y acepto y me dijo me
llamo vicky y luego diciendo en voz baja pero sensual "Te invito a tener sexo
conmigo" yo le pregunte cuanto costaria y luego de una corta conversación acepte
ir con ella.

Cuando llegamos al hotel me desnude y empezó a darme una
fenomenal mamada chupaba mi verga de 20 cms con una delicadeza tal que sentía
explotar mi verga yo empecé a acaricierle las tetas que eran redondas y firme y
después de unos momentos le dije que desnudara… y para mi sorpresa fue verle un
pequeño pene estaba sorprendido pues estaba convencido que era una mujer por su
voz, aspecto… al principio me dijo no te asustes creo que no te adverti que soy
travesti yo le dije que nunca he tenido sexo con otro hombre pero que tenia que
confesarle que tener sexo con alguien como ella era excitante tras varios
minutos de hablar decidí hacerlo.

Empecé a acriciarle el cuerpo y a tocarle su pija que tras
unos minutos comenzó a cambiar de tamaño se coloco en cuatro patas y me coloque
un condón lo acerque a su ano que se veia perfecto en esa posición introcuje
lentamente la cabeza de mi verga y sentia como se movia ella de placer poco a
poco empece bambear mas y mas rapido y luego de unos minutos la sujetaba por la
cintura y la follaba con una violencia brutal… tengo que decir que el placer por
follar el ano de otro hombre es espectacular.

Tras unos minutos le pedi cambiar de posición y se colocó
boca arriba y abriendo sus piernas la penetre nuevamente su verga erecta rozaba
mi abdomen tras unos minutos empece a masturbarle y ella gemia de placer yo
estaba a punto de venirme y ella me dijo que queria mi leche en su boca yo me
pare y quite el condón e introduciendo mi pene en su humeda y jugosa boca empezó
a darme la que considero hasta hoy la mejor mamada de mi vida su boca succionaba
hasta el punto de hacerme explotar en una chorro de semen que ella trago y luego
succionaba y movía su lengua para limpiar mi verga realmente fue espectacular.

Ella luego se vistio y se fue diciéndome que esparaba
volverne a ver y desde luego he vuelto para verme con ella y otras amigas pero
es sera para otro relato.

 

Resumen del relato:
    La primera vez que tuve sexo con un travesti.

Leave a Reply

Mi primera vez

Mi primera vez (27)

Holas!

Dejenme presentarme bien O.K.

Me llamó Elizabeth Patricia Hdez. Martínez, tengó 20 años;

soy de la Ciudad de México.

Me describo comó soy fisicamente: soy de tez morena clara,
midó 152cm, soy delgada peso 43Kg, tengó apenas lo que dicen poniendome buena Ja
Ja ja…. no soy fea tengó cabello cafe oscuro largo hasta la cintura, cafes
cafe claros, no se mis medidas pero si la talla de ropa que uso.Uso pantys talla
chica, bueno brassier ya por que antes no me dejaban uso talla 32-B.No se si
entiendas de tallas pero no tengó mal cuerpo ya mi figura se asentua y me dicen
cosas de que estoy muy bonita en fin.

En la forma fisica ya me describi y en el corazón soy muy
romantica, sentimental y a veces torpe por enamorarme de alguien que no esta a
mi alcance, bueno asi es el amor. E n mi mente gracias a Dios soy muy
inteligente, sincera, honesta, alegre, algo desmadrosa ups.. bueno ralajientay
algunos temores tengo aun en mi mente.

No se que mas decirte bueno mi Familia junto con mi Papá y mi
Mamá, tengó 2 hermanas Karian Guadalupe de 12 años, Gabriela Guadalupe de 11
años y yo de 20 años soy la Mayor, todas nos parecemos en algo pero la mas alta
soy yo y claro ya con un cuerpo que empieza a sacar la mujer que voy a hacer.

Dices que mis correos soy como telegramas pero es que me
encontrado cada persona en internet que solo quieren oirme y luego luego me
dicen: Hacemos el amor.

Pero en fin, tengo 20 años y asisto a la secundaria en tercer
año y bueno mis calificaciones son de 10 y 9, en primero obtuve promedio de 9.8
y en segundo de 9.3 casi y me toca estar en la escolta de la escuela, pero cada
bimestre obtengo carta de felicitación. Igual mi hermana karina esta en primero
de secundaria y la maldita lleva promedio de 10 ni un 9 se saca y bueno mi otra
hermana Gaby esta en 6° de Primaria y es de la escolta lleva igual 9 y 10.

No se que mas contarles….

Hay cosas que duelen contar pero dicen que al relatarlas
liberas algo de ese dolor interno.

No se por donde empezar.

Bueno recuerdo que iba en sexto de primaria y tenía 18 años,
bueno casi 19 años me acuerdo que era el mes de mayo no me acuerdo de la fecha
pero si que era viernes, que era el día que me tocaba deportes, ese diá despues
de regresar de la escuela que deja te digo que viviamos en un edificio donde la
planta baja era el estacionamiento y cada piso era de 6 y 4 departamentos
nosotras viviamos en el piso 4 donde eran 4 departamentos, viviamos en el D-2,
la persona que bueno abuso de mi vivia en el E-3.

En la parte de la azotea era de la mitad del edificio habia
los lugares donde se encontraba la lavanderia, un cuarto no muy grande pero esa
zona estaba cerrada y solamente los departamentos grandes como el nuestro lo
tenia. ahi guardabamos las lavadoras, secadora y demas triques.

Re cuerdo que mis hermanas iban en otra escuela en donde los
dias viernes iban a otras activiades y llegan a micasa con mi Mamá hasta las 5
de la tarde y mi Papá llegaba hasta las 9, yo salia de la primaria a las 2 y me
iba a mi casa caminando y estaba sola de 2 a 5 de la tarde.

Ese dia subi por que tenia que llevar la ropa para que la
muchacha del aseo que nos ayudaba la lavara el sábado y que ese dia no estaba,
recuerdo que llevaba puesto: aun no se si escribirlo o no…

Bueno en fin llevaba una panty de esas de nylon amarilla, ya
esa edad para mi no tenia mucho en mi cuerpo apenas algo empezaba en mi bosque a
crecer y los pezones ya se me notaban algo y un poco los senos no mucho, pero ya
empezaba a cambiar. Traia uno de esos de mi primer brassier que se abrochaba al
frente blanco con flores verdes, traia un short de lykra rojo y encima un short
de tela de algodon rojo como los que se usan en las escuelas y mi playera de la
escuela que pues se transparentaba lo que traia abajo.

subi a llevar la ropa como a las 2 que llegue y subi en el
elevador hasta la azotea que estaba en el piso 8 del edificio llegue y subi las
escaleras hasta la azotea hasta donde estaba el pasillo que te llevaba a los
cuartos llegue quite el candado y abri la puerta y la deje abierta y meti las
cosas, cuando alguien me hablo -Patita Hola!

Me volteé y era él un chavo que vivia en el E-3 vivia con su
hermana casada y su cuñado, el tenia 28 años no me acuerdo tal vez por lo que
paso pero segun recuerdo media como no se, no era gordo era delgado de ojos
cafes,

pelo negro y recuerdo que como habia una cama de mis papas
con algunas cosas arriba y se sento y me sente yo me empezo a platicar y me
decia que era muy bonita y cosas asi hasta que me dijo que me enseñaria algo se
paro cerro la puerta y como tenia ventanas el cuarto y estaba el foco habia luz
se sentó junto a mi y de su ropa se saco una revista y era de niñas de mi edad
desnudas, no se por que me daba pena verlas y el me decia velas y por su
insistencia las vi hasta que llegue a una pagina de una niña que la estaban
penetrando recuerdo como se veia, por la inocencia no sabia que era eso y por
tonta pregunte que era eso y el me dijo ahora veras se quitos zapatos y su
pantalon quedo en truza y su playera se la quitó, se veia un bulto en su truza y
no recuerdo pero ahora se que estaba parada al maximo se sento junto ami y me
enseño en la revista esa misma niña chupando un pene, me dijo él mira y se quito
la truza y se veia su barra de carne el empezo a menearla la verdad es que no le
quitaba los ojos de ver eso nunca habia visto algo asi, tomo mi mano y la puso
ahi el me calmaba yo estaba supernerviosa el corazón no se por que me latia a
100 por hora senti ese pedazo de carne en mi mano caliente el la baja y subia de
repente se acerco ami y me beso yo la verdad lo rechace no quería, pero me tomo
con las manos la cabeza y me empezo a besar y senti su mano en mis piernas me
acariciaba y me entro un miedo el me decia cosas lindas pero yo no queria no se
como pero me quito la playera y desabrocho el brassier y me tumbo en la cama
recuerdo que me pegue con las cosas que habia y me empezo a lamer los pezones y
mordisquearlos sentia como me chupaba los pezones y su lengua recorria mis senos
derepente senti su mano que me quito mi short y jalo igual el de likra hasta
quedar en pantaleta yo cerre las piertas y el me jalaba yo le empece a gritar
que dejera que no queria que me dejar el la verdad no recuerdo que me decia
hasta que con millanto senti una cachetada horrible me dolio mucho me dejo a su
merced me jalo tan fuerte del cabello que sentia que me lo hiba a arrancar,
nunca olvidare esas palabras:

Maldita chamaca estas tan buena que me dan ganas de cogerte
por las orejas, te dejas coger maldita o esto se lo hago a tus hermanas”

La verdad fue tan duro y espero alguien me entienda que a esa
edad no supe que hacer, eso me horrorizo pero para el me calmo bajo a mis
piernas y me quito la panty y empezo a lamerme ahi en mi vagina recuerdo sentir
sus labios y su lengua como derepente los pocos

bellos que tenia me los jalaba con los dientes hasta sentir
su lengua ahora se que mordia el clitoris por que senti algo como cosquillas que
recorrian el cuerpo no era un orgasmo no se que fue que a el lo exito mucho

se acerco ami, yo lloraba pero el me decia una y otra vez que
n me resisiera o ya sabia, vi como me jalo hacia el con las piernas abiertas y
senti la cabeza de su pene poco apoco la iba metiendo derepente senti un dolor
que di un gemido que no se si se oyo,seguia metiendola hasta que de un golpe me
la metio yo la senti hasta la garganta y senti algo que se rompia dentro de mi
ysentia de nuevo esas cosquillas el me acariciaba los senos y apretaba mis
pezones que estaban

duros, hasta que empezo a meneaarse cada movimiento era un
dolor no la sacaba toda creo que lo estrecho de mi edad no le permitia y asi
estaba hasta que me tomo no se como que me dolian las piernas de abiertas y se
meneo tan fuerte y rapida que yo sentia que me mataba asi hasta que dio un
gemido grande el y senti

caliente dentro de mi y las cosquillas que sentia eran mas
fuerte yo estaba gimiendo de lo que habia hecho saco poco a poco su cosa esa, se
acerco a su truza y se limpio lo que ahora se que era eso blanco escurriendo.

Yo me inque con las piernas abrazadas al cuerpo en la cama no
podia contener la exitacion se acerco a mi y me pare pero me cai creo que era
por lo que me habia hecho las piernas no me funcionaban bien me levanto me sento
en la cama y me lamio de nuevo mi vagina creo que eso me calmo un poco disminuyo
el dolor. se paro y se sento me tom y me paro frente a el y asi sentado el en la
cama y yo parada su cara en frente de mi vagina me empezo a acariciar y me sento
poco a poc en su pene parado me resistia pero me jalo muy fuerte y me dijo otra
vez que era yo o mis hermanas asi que me sente en su barra asi el me jalaba de
mis nalgas hacia arriba y abajo me abraze a el y asi de repente era el el que se
movia no me dolio tanto como la primera vez hasta que se paro y ahi estaba yo
casi contra la pared y el parado metiendo y sacando su cosa hasta que volvi a
sentir como palpitaba su pene y sentia caliente dentro de mi y di un gemido que
me lo tapo con un beso las cosquillas eran diferentes senti como mis labios en
mi vagina apretaban su pene y senti como si hubiera hecho del1 ahora se que fue
un orgasmo y mis liquidos de placer.

lo demas no me acuerdo creo que no tenia razon y no recuerdo
mucho solamente queme limpio mi vagina y vi un poco de sangre en la cama la
limpio no me espante me explico que habia sido me vistio y el igual para eso ya
iban a dar las 3:30 y se acerco ami y me dijo lo mismo que si comentaba esto el
le haria lo mismo a mis hermanas. agarro y se fue igual yo acomode la cama y me
fui a mi departamento me meti al baño, me bañe y me puse a llorar, la verdad me
dolia entre mis piernas y la cabeza.

sali del baño y me vesti y le hable a mi Mamá que iba ir con
mi prima y me fui a su casa ahi me quede a dormir hasta el domingo.

Me senti tan impotente recuerdo sus jaloneos como jalaba el
cabello.

En fin perdona pero me duele escribirlo, sentir esa lombriz
dentro de mi no me gusto, no lo disfrute era miedo lo que tenia.

Ese dia despues de que me fui a la casa de mi prima alejandra
que es un año mas chica que yo, tuve dolor entre mis piernas por casi toda la
semana; me sentia inflamada de mi cosita. Y los jalones y golpes que me dio me
dolian gracias a dios no se me puso rojo ni morado por sus golpes.

Asi dure hacia lo posible por no encontrarlo pero me topaba
con el, el no decia nada era como si para el no hubiesepasado nada paso como un
mes y medioy en esos dias habia tenido mi primer regla que me tranquilizo ya que
pensaba que estaba embarazada, recuerdo que eran los ultimos dias de Junio y
como siempre llegaba de la escuela eran las 2, traia mi uniforme era iercoles
que me tocaba deportes traia casi lo mismo que ese dia que abuso de mi el por
primera vez, abajo traia una panti blanca de algodon y recuerdo que traia un
brassier igual que el otro de broche adelante, mi playera de la escuela de
deportes, mi short rojo, ese dia no llevaba Lykra abajo.

Me encontre a este chavo en la entrada de la puerta, cuando
lo vi me puse nerviosa y me entro miedo, me hablaba como siempre

yo segui hablando subimos al elevador y cuando llegamos al
piso donde vivia el se bajo conmigo y empezo allorarme que no era el asi que lo
perdonara que el no queria hacerme eso lo veia llorar y estaba desesperado que
me deci atantas cosas que me queria pedir perdon, me tomo de la mano y me dijo
al oido ven deja te enseño algo asi que subimos por las escaleras al piso que
vivia abrio su departamento y me sento en la sala.

No se por que estaba yo ahi la verdad era miedo y era algo de
deseo asi que llego con un monton de fotos de niñas, me contaba que desde los 18
años el abusaba de niñas que no sabia porque pero le gustaba tomarles fotos, me
pare y le dije que me dejara ir, se paro enfrente de la puerta y me dijo que me
dejaba ir y que jamas me molestaria si yo hacia algo, la estupida de mi le
conteste que. y me dijo que lo dejara verme desnuda sin tocarme que me prometia
no tocarme.

Yo de tonta le dije que lo haria si me dejaba en paz y
prometia no hacerlo con mis hermanas, se hinco y me lo juro, era una jugada de
dos filos: 1)dejaria de molestarme 2)abusaria de mi.

Accedi el se quedo en la puerta y yo en la sal me desnude
toda el no dejaba de mirarme, se notaba su bulto abajo de su pantalon se acerco
a mi y le dije que lo prometio, el me dijo de acuerdo; me vesti y me acer que a
la puerta y casi iba abrir cuando me abrazo y me beso en la boca me metia su
lengua la verdad me resistia le empece apegar y el me respondio con un golpe en
elestomago me dejo sin aire se acerco ami que estaba sentada en el piso por le
golpe, se sento me abrazo y metio su mano dentro de mishort se adentro en mi
panty hasta llegar a mi vagina no se como estaba que abrio mis piernas me empezo
a besar con una mano me acaricio los senos por encima de mi ropa y la otra metia
sus dedos en mi vagina . asi estuvimos hasta que me senti mojada , tuve un
orgasmo, la voz se me iba estaba exitada.

Asi sentada se paro se bajo el pantalon y saco su pene me lo
acerco a la cara,me lo metio en la boca sabia horrible oia sus groserias y lo
mismo que se lo haria a mis hermanas, yo tenia casi media de su barra en su boca
cuando oi que decia te voy a coger como la otra vez pata asi me decia una y otra
vez, asi que le mordi su pene con unas ganas que se cayo al suelo agarre mis
cosas y me sali corriendo solo oia como gritaba, cuando llegue a mi departamento
me di cuenta que traia sangre en la boca y en mi playera, me espante horrible me
pasaba en la mente que tal vez se estaba muriendo nose.

No lo volvi a ver en esos dias y a los pocos meses nos
cambiamos de ahi, ya que mi papá vendio el departamento y compro una casa.

Lo unico que supe es que el se habia ido a vivir con una
chava algo asi, jamas lo volvi a ver.

Fui una tonta al desnudarme, pero el sentir su mano en mis
senos, y su mano acariciandome ahi abajo hasta venirme aunque lo niegue me
gusto. error que deje vivir despues con un familiar que abuso de mi también.

Cuentame algo por favor dime, respondeme:

Que ven los hombres primero en una mujer, el culo(trasero o
como le llamen), los senos.?

Quieren una mujer con senos grandes o chicos y redondos como
los mios?

Cuando te masturbas piensas en una niña, perdona la
ignorancia que le haces a tu leche despues de masturbarte.?

Dime es lo mismo o sientes lo mismo cuando usas condon? Ya lo
vivi yo y ustedes acaban mas rapido eso si se deslizan mejor

cuentame algo?

bye… besos

 

Resumen del relato:
    Abusarón de mi a los 18 años.

Leave a Reply

Mi primera vez

Mi primera vez (28)

Por ser mi primer relato permítanme presentarme, me llamo
Alvaro y soy originario de la ciudad de Guatemala. Tengo 35 años, tengo un
doctorado en economía y por mi trabajo me relaciono con muyas personas, estoy
casado desde hace 15 años con una mujer a la que adoro más que nada en el mundo,
no tenemos hijos. Ella es profesional (doctora en Derecho) y su trabajo le
absorbe el tiempo por lo que no podemos darnos "el lujo" de tener bebes.

Esta es una historia de mi primera infidelidad, nunca en mis
15 años le he faltado a mi mujer, ni con el pensamiento, aunque les parezca
raro, por lo que creo oportuno indicarles el porque sucedió.

Lamentablemente mi esposa es muy celosa, para ella soy el
peor de los casanovas, tengo una novia en cada esquina, me cela con mi vecina
(esta muy buena por cierto), mi secretaria (una vieja bruja, tan fea como estar
de goma un viernes santo en el puerto y sin dinero para quitársela), mis
compañeras de estudio de francés y las de secretarias de las empresas que
visito.

En los últimos meses fue tanta la fregadera que me molesté
mucho y de esa cuenta el gusanito de la infidelidad comenzó a rondar en mi
cabeza, no obstante haber tenido muchas oportunidades, nunca le falte hasta que
un día…

…acudí a una reunión y conocí a una morena escultural era
todo "un cuerazo" y arrebató las miradas de todos los presentes, por trabajo
ella tenía que hablar conmigo, primero hablamos del trabajo y luego, sin saber
como, surgió una charla más personal, me contó que tenía 20 años, era unida y
que llevaba un año en la empresa, así comenzó nuestra amistad.

Nos comunicamos por teléfono, nos encontramos en reuniones y
bromeábamos sobre asuntos sexuales, y un día me dijo….

….Este asunto es importante para nuestra empresa, como
usted tiene que aprobarlo, dígame que quiera, no importa lo que sea, yo se lo
doy…

a lo que respondí que porque esa propuesta si estoy conciente
de mi trabajo, además le dije que si lo que le pedía era su cuerpo me lo daría
(esto fue en broma), a lo que ella respondió que si porque se sentía atraída por
mi, ahí inició todo.

Como las oportunidades se dan no se buscan, en un viaje de
trabajo nos encontramos hospedados en el mismo hotel cenamos juntos, hablamos
cosas sin importancia y al final la acompañe a su cuarto, en la puerta al
despedirme sin sentirlo la bese en la boca, ella respondió con otro tremendo
beso, ambos nos emocionamos y entramos a su cuarto.

 

 

Me acerqué a ella abrazándola fuertemente y mi rostro quedó
muy cerca de ella, nos besamos apasionadamente, estaba muy nervioso, era la
primera vez que besaba a alguien que no fuera mi esposa. Se me olvidó contarles
al inicio que, hasta esta oportunidad, la única mujer con la que había tenido
sexo era mi esposa. La tomé suavemente por y comencé a acariciarla, le subí la
mini que llevaba, le bajé la tanga que tenía puesta y comencé a acariciarle su
concha, la tenía caliente y jugosa.

Abrí su blusa y le quité el sostén, acariciándole los pechos
con la lengua, esta acción se los puso duros y eso me emocionó, ella bajó su
mano me abrió la cremallera y sacó mi pene, que estaba duro cual cañón. Con mis
dedos exploré sus nalgas y luego su culo, acariciándole el hoyito a lo cual
respondió abriendo sus piernas.

Me llevó a la cama y me quitó la ropa, luego terminó de
quitarse lo poco que le quedaba, agarró mi pene y se lo metió a la boca, sentí
algo espectacular (mi esposa nunca me lo ha mamado ella dice que solo lo hacen
las prostitutas), le daba lengua de una manera espectacular, pasó la lengua por
mis huevos, en la punta y finalmente se lo metió todo. Le indiqué que parara
porque estaba a punto de venirme a lo que indicó que quería beber mis jugos, lo
cual realizó con maestría.

Quede fatigado pero contento, comenzamos a acariciarnos
nuevamente y mi miembro se puso duro otra vez, le mamé su concha, algo que
siempre había querido hacer y mi esposa no me deja porque para ella es sucio,
sentí sus jugos deliciosos, estaba muy húmeda, repentinamente me dijo que me
levantara que quería hacer algo especial. Empezó a untarme vaselina en el pene y
luego me dijo que se la untara en el ano, que ese día tendrá su virginidad anal,
mientras la "untaba", le metí un dedo, luego dos y finalmente tres, esto para
dilatarle el esfínter, y evitar que le doliera demasiado.

Se la comencé a meter despacio, tenía temor de lastimarla,
por lo que le pedí que si le lastimaba me indicara, esta, esta ha sido mi
fantasía pero mi esposa no ha permitido que la penetre por el trasero, dice que
es cuestión de putas. Le metí la punta poco a poco ella comenzó a "dar cintura"
y mi miembro inició su entrada triunfal, moría de placer, de repente sin
sentirlo le entró todo, ella dio un grito (no se si de dolor o de placer) me
asusté pero ella me tranquilizó dijo que era de lujuria, mi semen se derramó
dentro de su culito, fue algo sensacional.

Al terminar me dijo que nos ducháramos, donde lo hicimos
nuevamente, esta vez la penetré por la concha, algo lindo y maravilloso, me
corrí como nunca, el placer que mi "amiga" me dio no le he sentido jamás y,
según dijo ella tampoco lo había sentido.

Esa noche dormimos en su cuarto, me sentí en las nubes, auque
al finalizar la emoción, me entró un carga de conciencia terrible, tanto que
hasta el día de hoy me siento mal por lo que hice, pero al fin y al cabo, ahora
mi esposa si tiene razón de acusarme por algo que hice, sin saberlo ella me
llevó a ser infiel y pasar la mejor noche de mi vida.

Aún hoy, me veo con Jenny y, cuando podemos, pasamos ratos
maravillosos juntos, mi relación con ella es algo especial.

 

Resumen del relato:
    En 15 años de matrimonio nunca le había sido infiel a mi esposa hasa que conocí a Jenni…

Leave a Reply

Mi primera vez

Mi primera vez (13)

Este es un relato veridico que sucedio en un pueblito en el
estado de Michoacan.

Bueno yo ya tenia 27 años y jamas habia tenido relaciones
sexuales. Yo soy muy timido y pues siempre tenia la curiosidad de lo que se
sentia en una relacion sexual. Por mi timides, yo nunca habia tenido una novia y
pues nunca habia tenido sexo.

Un dia un primo me invito a una cantina donde habia mujeres.
Empezamos a tomar y pues mi primo me empezo a insistir en que invitara a una
mujer a mi mesa. Le pedi a uno de los trabajadores que me enviara a mi mesa una
muchacha que se veia en un Rincon de la cantina con un bestido color blanco y
entalladito a su cuerpo. En un momento la muchacha ya estaba en mi mesa
presentandose con mi primo y conmigo. Le ofreci un trago y pido una cerveza de
unas que son muy pequeñas, pero bien caras o mas bien son mas caras que las
cerbezas de tamaño normal. Bueno alli hay musica y pues la invite a bailar y asi
estuvimos bailando por un rato.

Despues ella me dijo que nos fueramos a sentar. Ya estando
sentados, ella pido otro trago que yo pague. Despues volvimos a bailar y pues
era musica romantica. Lo que me empezo a sorprender es que alo lejos esa mujer
se veia insignificante, pero ya cuando la tenia entre mis brazos, me di cuenta
de el cuerpaso que ella tenia. Pues poco a poco, me empeze a ir acercando mas y
mas a aquel cuerpo escultural. Le veia su cara y tambien estaba muy Linda. Pues
tanto estar bailando pegadito, me fui exitando que al sentir el contacto de
aquel cuerpo, yo sintia que mi pene crecia y crecia cada vez mas. Con miedo y
todo le dije que la invitaba a un hotel y me djo que no.

Que podia bailar conmigo, pero nadamas. Le volvi a insitir y
finalmente me dijo que si que me cobraria un aquibalente a 40 dolares. Lo que si
me pido fue que le invitara un ultimo trago antes de partir al hotel. Lo pidio,
se termino su trago y me dijo que ya nos fueramos. Alli en la salida de la
cantina habia varios taxis y pues al taxi mas sercano, fue al que abordamos
rumbo al hotel mas cercano. Yo me sentia super nerviso, pero ala vez estaba
exitadisimo y ya podia sentir que mis calsonsillos se pegaban con mi pene por lo
lubricado que este estaba. Llegamos al hotel y ella fue la que pidio un cuarto
segun para dos camas, pero nos dijeron que solo habia con una cama y pues ella
dijo que estaba bien. A tambien, ella fue la que pidio un condon que yo pague
junto con el cobro por el cuarto.

Llegamos al cuarto y nos sentamos en la cama. Yo le dije que
por favor tratara de ayudarme porque yo nunca habia tenido sexo con nadie y pues
que me gustaria que mi primera experiencia fuera inolvidable. Despues de estar
hablando por un rato, ella se empezo a quitar su vestido quedando en puro
bikini. Realmente me sorprendi al ver aque cuerpo tan bien formado. Ella se
notaba tambien nerviosa.

Me acoste sobre ella y empeze a chuparle sus pechitos muy
bien parados y duritos. Despues empeze a besarla y a acariciar su cuello y con
mis labios. Estuvmos agasajando por un buen rato y ya cuando vi que ella estaba
tan exitada como yo, me puse el condon y ella solita se quito lo que le quedaba
de ropa. Se abrio de piernas y se puso en forma de arco. Yo acomode mis piernas
por debajo de su cuerpo para que no se cansara de estar en esa posicion. Despues
me tome mi pene con una mano y lo puse en la entrada de su vajina y empuje un
poco penetrandole tan solo la cabeza de mi pene. Puede sentir que esa panocha
estaba muy estrecha.

Despues empuje hasta el fondo y ella pego un gemido de
placer. Empeze a empujar hacia dentro asi afuera. Estaba tan estrecha aquella
panocha que de pronto se salio mi pene des su panocha. Ella se acomodo otra vez
para que se lo volviera a penetrar y asi lo hize enseguida. Segun con un ritmo
no muy acelerado y ella ya empezaba a gemir cada vez mas y mas.

Movia su cara de un lado para el otro de aquel palcer que yo
le estaba dando. Yo no sabia que hacer o que dicer, pues era la primara vez que
yo estaba haciendo eso. De pronto mi verga, volvio a salirse de esa panochita
tan apretada. Se volvio a acomodar y yo le vovi a penetrar mi verga hasta el
fondo hasta que ella empezo a gritar de palcer, aquellos gritos ya se escuchaban
demasiado fuerte. Sentia como ella me comprimia mi verga con esa vagina tan
estrecha.

Yo creo que ella empezo a llegar al orgasmo y pues yo tambien
al mismo tiempo. Despues ella me sonrio y me pregunto que como me habia paresido
esa experiencia y yo le dije que lo maximo. Yo tenia mucho temor de terminar en
unas cuantas metidas de verga por tanto que lo habia deseado, pero los nervios y
los tragos que me tome me hizieron aguantar mucho y asi logre que ella tambien
lo disfrutara. Ahora que ya se mas de sexo, creo que esa prostituta era
principiante porque tambien ella estaba nerviosa y pues para estar tan apretada
como ella, lo estaba pues significa que no estaba tan usada. Ella se despido de
mi y me dijo que cuando quisiera ella estaba disponible. Desafortunadamente yo
tuve que venirme para los Estados Unidos y ya no supe mas de ese bombon. Ahora
cuendo vuelvo a ese lugar siempre la busco, pero no logro encontrarla. Como me
gustaria volverle a dar otras cogidas, pero desafortunadamente yo no la
encuentro.

Espero les haya gustado mi leto que es realmente veridico.

 

Resumen del relato:
    Esto paso en Michoacan y fue maravilloso.

Leave a Reply

Mi primera vez

Mi primera vez (25)

Me llamo Aurora y soy una chica de 30 años
y la historia que voy a contar me sucedió hace ya casi 13 años.

Cuando terminé mis estudios en la escuela primaria, mis padres decidieron
que para tener una mejor educación, lo mejor era matricularme en un colegio
de monjas que había en una población a 40 kilómetros de
mi casa, decían que como yo era una chica bastante tímida y no
salía con amigas, el ambiente del internado y el contacto obligatorio
con desconocidos me haría abrirme al exterior.

Al principio, yo esta más bien reacia a ello porque pensaba que aquello
sería un colegio sólo para chicas, con uniforme, serias y con
una disciplina muy rígida. Me imaginaba grandes salas llenas de camas
donde dormiríamos las internas custodiadas por una monja amargada y gritona.
Todo eso me parecía horrible.

Pero me equivoqué. Cuando llegue al colegio con mis padres para matricularme
lo que me encontré fue un centro mixto donde la gente iba vestida de
forma normal. Cambié de idea y el colegio ya no me pareció tan
horrible. Las habitaciones eran para dos personas y el ambiente era como de
un colegio mayor, aunque solo de chicas, los chicos y algunas chicas, sólo
acudían a clase.

Si bien el colegio era mixto, las reglas en cuanto a comportamiento eran muy
rígidas y no estaba permitido tontear dentro del colegio.

Al principio me costó bastante adaptarme y hacer amigas. Cuando pasaron
unos meses yo ya tenía mi grupo de gente, con los que pasaba la mayoría
del tiempo. El grupo lo componíamos cuatro chicas del internado, dos
chicas de fuera y cuatro chicos, era un grupo variopinto.

Pasaron los días y sin darnos cuenta llegaron las vacaciones de Navidad
y con ellas la primera fiesta del colegio. La fiesta se organizó en una
discoteca próxima al colegio. Se pusieron anuncios y al evento acudió
un gran número de gente joven dispuesta a divertirse.

Cuando hicimos el reparto de trabajo para la fiesta, yo pedí trabajar
en el guardarropía porque no me atrevía a estar en la taquilla
y mucho menos en la barra de camarera, me moriría de vergüenza.

Cuando llegamos a la discoteca a preparar todo uno de los amigos del grupo (Miguel)
se acerco a mí y me preguntó si estaba preparada para en jaleo.
Le dije que no que todo mi cuerpo templaba y que me sentía incapaz de
atender el guardarropía yo sola. Me contestó que al principio
tenía que estar sola porque todos tenían su puesto, pero que cuando
él cerrará la taquilla me ayudaría.

A las 11 de la noche comenzó a llegar la gente y a mí se me amontaba
el trabajo. Llegó un momento en el que de verdad me encontré mal
y mi vista se dirigió hacia la taquilla, que esta situada a escasos metros
de mí. Cuando Miguel se volvió, sus ojos buscaron los míos
y leyó el terror en mi mirada, ya no sabía que hacer. Jamás
había sentido nada igual, era una mezcla de vergüenza, agobio y
decepción conmigo misma por no poder aguantar algo tan simple como esto.
De repente, alguien me dijo: " tranquila, estoy aquí para ayudarte,
relájate". Era Miguel, en aquel momento le hubiese comido a besos,
fue mi salvador y desde entonces uno de mis mejores amigos.

El resto de la fiesta fue estupendo. Cuando acabamos nuestro turno nos metimos
en la pista de baile y sin separarnos ni un minuto estuvimos bailando y bebiendo
hasta altas horas.

Cuando terminó la fiesta nos fuimos cada uno por nuestro lado, él
a su casa y yo de vuelta al colegio. No pasó nada más.

Al día siguiente habíamos quedado para limpiar el local y entonces
me di de cuenta que estaba más nerviosa por volver a ver a Miguel que
la noche anterior. Miguel pasó de ser un simple amigo a algo más,
algo yo no podía definir porque no lo había sentido nunca antes.
Con él había pasado la mejor noche de mi vida, me había
divertido como nunca y por fin había superado la vergüenza que me
separaba de una vida normal.

Cuando le vi mi corazón se volvió loco y algo se tuvo que reflejar
en mi cara porque una de las chicas (Yoli) se me acercó y me dijo: "deja
de mirarle porque si no lo vas a desgastar". Casi me muero allí
mismo, note que mi cara se volvía no colorada, sino roja y salí
corriendo hacia el colegio. Miguel se acercó a Yoli y le preguntó
si yo estaba bien y ella le dijo que nunca había estado mejor, que por
fin me había vuelto una chica normal. Miguel no lo entendió y
no dijo nada.

Fueron unas Navidades diferentes. Estaba pletórica, no podía dejar
de sonreír y mis padres estaban encantados.

Cuando volvimos a clase todo fue diferente. Al principio no sabía lo
que sentía, pero en cuanto tuve delante a Miguel lo vi todo muy claro,
sentí que le quería. Sólo había un problema, él
me seguía viendo como una amiga de cuadrilla a la que había hecho
superar un mal trago, pero nada más.

Durante el descanso entre clases se acercó a mí y la conversación
no fue como yo me esperaba, hubo una frase que me marcó:

A partir de ahora vamos a ser buenos amigos
y así te podré contar todas mis cosas.

Aquello me cayó como un jarro de agua
fría. Seguro que le gustaba alguna otra y yo le iba a servir de paño
de lagrimas y de confidente, pero nada más. Pero mejor eso que nada.

Fueron pasando los días y salíamos a tomar café y hablábamos.
Él me contaba sus cosas y nos reíamos. Pero un día me contó
que estaba loco por otra chica de clase que se llamaba Eva y que yo tenía
que ayudarle porque me llevaba muy bien con ella. Me acaba de clavar un puñal
en el corazón y me quería morir. No podía hacerme eso,
pero me lo hizo.

Pasó el tiempo y Miguel poco a poco se iba acercando a Eva y a mí
me lo contaba todo.

Llegó la fiesta de Semana Santa y en lugar de quedarnos a dormir en el
colegio, convencimos a nuestros padres y un grupo de chicas nos quedamos a dormir
en un hotel cercano al colegio y a la discoteca.

Las cosas fueron sobre ruedas hasta que a eso de la una de la madrugada Miguel
consiguió marcharse con Eva por ahí y yo no lo soporté.
Al poco rato salí del local y me fui a dar un paseo a ver si me olvidaba
de ellos. Al salir vi a una pareja besándose con pasión. Cuando
me acerque más vi que eran ellos y me derrumbé.

Me fui al hotel sin decirle nada nadie y me acosté llorando.

Después de un rato de lágrimas y promesas de que no me volvería
a enamorar, me quede dormida profundamente.

No sé que hora sería, me desperté entre sueños y
oí como alguien golpeaba mi puerta. Me levante adormilada y abrí.
La sorpresa fue mayúscula, era Miguel, estaba llorando de rabia y cuando
me vio se tiro a mis brazos y me dijo que le abrazara fuerte, que necesitaba
una amiga, alguien con quien hablar.

Le dije que se calmará y que me contará lo que había pasado.

Me contó que se había enrollado con Eva pero que de pronto ella
se apartó y le dijo que era un crío, que estaba enamorada de uno
de último curso y que se había enrollado con él para darle
celos al otro.

Yo no sabía que hacer, así que cerré la puerta y le acompañé
hasta la cama y lo senté. Cuando estuvo más calmado, me dio las
gracias, se recostó en la cama y me pidió que le dejara dormir
allí, que no quería dormir solo. Se quedó dormido enseguida
mientras yo optaba por recostarme al otro lado de la cama, procurando mantener
las distancias. Me quede dormida.

Cuando me desperté era de día. Escuche un ruido de la ducha y
respiré aliviada, la noche había pasado sin incidentes.

Cuando Miguel salió del baño y me miró vi algo raro en
su mirada, entonces me acorde que sólo llevaba puesto un camisón
corto. Me tape rápidamente con las sábanas. Miguel se acercó
y me miro fijamente. Nunca nadie me había mirado así, se me puso
carne de gallina y un escalofrío me recorrió todo el cuerpo. Se
sentó en el borde de la cama junto a mí, acerco su cara a la mía
y me beso. Dios mío, fue maravilloso. Al principio yo estaba cortada,
era mi primer beso. No tengo ni idea de cómo surgió pero sin darme
cuenta estaba tumbada en la cama con él a mi lado besándome suavemente.

Antes de que fuera a más, le separe y me levante de la cama, estaba muy
nerviosa y le dije que no iba a dejar que pagara conmigo lo que Eva le había
hecho.

Se acerco y acariciándome los brazos me dijo que estaba equivocada, que
durante la noche se despertó y al verme tumbada junto al él se
dio cuenta que era yo la persona que estaba buscando, que yo era la persona
que le daba confianza y paz y que sabía que yo jamás le fallaría
ni le dejaría colgado. Me dijo que me quería y que me lo quería
demostrar.

Yo le conteste que me daba miedo, que era virgen.

Entonces, con mucha dulzura me cogió la cara y me beso. Poco a poco nos
acercamos a la cama y me tumbó. Me beso suavemente en la boca, las mejillas,
el cuello, los hombros y entonces llegó al camisón. Levantó
la cabeza y me dijo: – ¿quieres que siga?. – Por favor, no pares.

Primero me bajó un tirante, dejando al descubierto mi pecho. Lo beso
y acaricio con mucha delicadeza. Luego bajo el otro tirante, deslizo el camisón
hasta la cintura y sus labios recorrieron toda mi piel. Yo me estaba volviendo
loca de placer. Comencé a gemir. Cerré los ojos y noté
como sus manos acariciaban mi braguita y como con suavidad hacía descender
el camisón y la braguita hasta sacarlos por mis pies. Era la primera
vez que alguien me veía desnuda.

Entonces se incorporó y estuvo observándome durante unos segundos.
Se quito la camiseta y dejo ver el bulto que su miembro hacía en el bóxer.
Me dijo: – "eres preciosa y no es justo que la ropa que llevas no haga
honor al cuerpo que tienes. Me siento muy afortunado por esto. No te arrepentirás."
Después de esto, su mano acaricio mis muslos, luego su interior y sin
darme cuenta sus dedos jugueteaban con mi sexo. Yo creía que me moría,
jamás había sentido tanto placer, era increíble. Noté
como su lengua sustituía a sus dedos y como mordisqueaba mi clítoris.
Yo me agarraba con fuerza a las sábanas y me mordía el labio para
no gritar de gusto. Entonces tuve mi primer orgasmo.

– ¿Te gustaría jugar con esto?. Me preguntó señalando
su pene. No dije nada, me puse de rodillas mientras él se tumbaba en
el hueco que yo había dejado en la cama. Noté como mi mano se
calentaba con el calor que desprendía ese músculo. Comencé
a acariciarlo siguiendo los consejos que él me daba, al principio suave
y poco a poco más fuerte. Mi cerebro trabajaba por su cuenta y ante su
asombro comencé a besar su miembro hasta que lo introduje del todo en
mi boca, casi no me cabía. – "no pares, lo haces muy bien, sigue,
sigue"
Sentí su leche caliente en mi boca y me lo trague todo, estaba muy rico.
Su miembro seguía erecto. Empezó a besarme de nuevo por todo el
cuerpo mientras me acomodaba en la cama, puso una de las almohadas bajo mi cadera
y acerco la cabeza de su pene a mi rajita.

Tengo miedo.

No te preocupes, no pasa nada. Si te duele lo dices y lo dejamos.

Vale, soy toda tuya.

Comenzó a introducir su miembro poco
a poco y notaba como mi coñito la admitía, después me escocía
pero me gustaba. Entonces su pene tocó la pared del himen.

Yo ya estaba muerta del placer y el dolor me daba igual, lo único que
quería era que empujara con fuerza, que me atravesará, que hiciera
lo que quisiera conmigo. – "Empuja, empuja con fuerza, no me dejes así
por favor". Y es lo que hizo. Sentí que algo se rompía dentro
de mí y al poco me corrí mientras mi cuerpo se retorcía
de placer y mi boca gritaba su nombre. Él siguió empujando y su
ritmo se aceleró. Se corrió dentro de mí y pensé
que tocaba el cielo.

Se colocó junto a mí en la cama y mientras me abrazaba y besaba
me susurro un "Te quiero" que me llegó al alma.

Nos dormimos abrazados.

Han pasado 12 años y 7 meses y todavía seguimos juntos. Nos casamos
hace 6 años y tenemos 3 hijos maravillosos.

Todos los años, el día 14 de marzo de 1989 volvemos a la habitación
115 de ese hotel y repetimos lo de aquella noche. No lo olvidaremos nunca.

Además, Eva fue mi madrina de boda y a ella le estaré eternamente
agradecida.

 

Resumen del relato:
    Eran unicamente amigos, pero esta historia hace que no solo sean eso.

Leave a Reply

Mi primera vez

Mi primera vez (24)

Fue un verano, por aquel entonces
los veranos eran de tres meses y claro no podías irte a la playa
los tres meses, por lo que alternabas, las vacaciones un mes en la playa
otro en el pueblo y lo demás lo acoplabas donde podías, uno
de mis mejores amigos me invitó a su pueblo a pasar unas semanas,
eran las fiestas de la localidad, y como no conocía su pueblo acepté.
La familia de mi amigo la componían sus padres, su hermana y él.
Los primeros días los pasamos de un lado para otro, como era de
esperar con 17 años y sin nada que hacer, además por aquel
entonces aprobaba todo. Uno de los días, el padre de mi amigo tenía
que ir a echar un vistazo a los olivos que tenía en una finca a
unos veinte kilómetros del pueblo, y en los que tenía que
trabajar, por lo que decidió que le acompañara mi amigo para
que así aprendiera, como yo había hecho ya amistades en el
pueblo mi amigo me dijo que me quedara, ya que iban a trabajar durante
todo el fin de semana y me iba a aburrir, un poco reticente me quedé,
porque aún cuando conocía a sus amigos, no tenía la
suficiente confianza, pero aún así me quedé. Pase
la mañana jugando al baloncesto con los chico del pueblo, a la hora
de la comida llegué a casa y me encontré que estábamos
solos la madre de mi amigo y yo, la hermana de él se había
ido a comer a casa de una de sus amigas. Por lo que comimos solos, aquella
situación me inquietaba un poco, por no decir que me excitaba, ya
que la madre de mi amigo a sus 37 años estaba como un tren, por
lo que estuve inquieto durante toda la comida, sobre todo por aquel vestido
que llevaba para estar por casa, y al cual le faltaban los botones de arriba,
era muy abierto por debajo, por lo que cuando se sentaba se le abría
mucho, dejando ver aquellas esbeltas piernas llegando casi a entreverse
las bragas y aquellos generosos pechos se descubrían en cada movimiento
que ella hacía cuando se inclinaba para llevarse a la boca la cuchara
con la sopa que había preparado de comida. Después de aquella,
caliente comida y después de sudar la gota gorda, no por lo caliente
que estaba la comida sino por lo caliente que estaba, decidí darme
una ducha para enfriarme un poco. Me metí en el cuarto de baño
y me desnudé, cogí agua y me metí en la bañera,
de pronto entro la madre de mi amigo que traía las toallas que acaba
de lavar por la mañana y que ya estaban secas, de pronto me empezaron
a subir los colores y el pablito a ponerse cachondo y firme de nuevo, ella
se dio cuenta y se acercó a bañera, como me acaba de meter
el agua estaba cristalina y ella podía ver perfectamente la erección
que tenía, ¡ mira que vais con prisa se os olvida todo! me
dijo, a demás de la toallas te has dejado el jabón, y cogiendo
la pastilla de jabón, me dijo que mediera la vuelta, ¡ si
eres como mi hijo de vago no te lavas ni la espalda! , como estaba muy
avergonzado me di la vuelta dándola la espalda y ella me empezó
a frotar la espalda con la pastilla de jabón en la mano, empezó
por los hombros para después ir bajando haciendo círculos
hacia la parte baja de la espalda, de pronto la pastillas de jabón
se cayo al agua, ¡ vaya se a caído la pastilla! exclamó,
yo hice por cogerla, pero en seguida dijo ella que la buscaba, así
que metió la mano en el agua en busca de la pastilla caída,
mientras buscaba la pastilla mi nabo esta más tieso que un palo,
y mira por donde lo encontró primero, me lo rozó con la mano
y luego me lo agarró, qué es esto, volvió a exclamar
mientras me la meneaba, me estaba haciendo una paja y empezaba a perder
el sentido, mientras ella no paraba de subir y bajar la mano, incliné
la cabeza hacia atrás para dejarla reposar sobre el borde de la
bañera , ella comenzó a incrementar cada vez más el
ritmo, nuestra miradas se cruzaron por un instante, aquella mirada me excitó
aún más, puesto era una mirada de enorme deseo. Cuando estaba
apunto de eyacular me dijo que me levantara y me diera la vuelta que ya
sabía ella de donde sacar jabón líquido, hice lo que
me dijo y al darme la vuelta la cogió y con la punta de la lengua
empezó a acariciarme el glande hasta que por fin se la metió
en la boca, ahora me la estaba mamando, decidí entonces agarrarle
sus hermosos pechos y menearlos, dando un tirón, le quité
el vestido, quedándose en bragas y sujetador, mientras ella seguían
mamándomela, la cogí la cabeza y acompañaba el movimiento
de su cabeza con el de mi cadera, me la estaba follando por la boca cuando
iba a eyacular se la sacó de la boca y como si de un bote de gel
se tratase cogió la polla y mientras salía el semen se pasó
la polla entre los pechos y luego por la cara, para luego metérsela
de nuevo en la boca para saborear mi semen. Cuando terminó la dije
que se levantara que ahora me tocaba a mó llevar la iniciativa,
y así lo hizo, agarrándola por el culo la traje hacia a mí,
y comencé a pasar mi lengua por sus pechos. Se metió en la
bañera e hice que se diera la vuelta, de forma que me diera la espalda
y la indique que se agarrara a la barra que había en la bañera
para agarrarse, le separé las piernas, empecé a acariciar
el culo y poco a poco fui acercando la mano a su coño deslizando
uno de mis dedos dentro de su vagina, comencé a frotar frenéticamente
y seguí haciéndolo cuando le introduje el segundo, ella dejo
escapar un grito, y acto seguido me gritó que la follara, quiero
que me metas tu polla, haciendo caso omiso comencé a pellizcarle
los pezones y agarrarle las tetas, ella seguía pidiendo que la follara,
o que por lo menos la dejara que se masturbará, pero la hice esperar
me acerqué a ella polla en ristre y empecé a pasárselo
primero por el culo y luego por la raja hasta que mi glande acarició
los labios de su vagina, que por aquel entonces estaban muy húmedos,
ella dejó escapar un grito de placer al sentir mi glande, pidiéndome
por enésima vez que la follara, por lo que poco a poco fui introduciendo
mi instrumento en aquella confortable concha, notaba cada centímetro
que introducía en ella, su vagina se ajustaba como un guante a mi
miembro, era una gozada. Pronto comencé a aumentar el ritmo de mis
embestidas, mis testículos golpeaban en su trasero, lo que producían
aún más placer, ella no paraba de jadear, mientras se la
metía sujetaba sus hermosas tetas y la apretaba, al tiempo que pellizcaba
sus duros pezones.

SIGUE, SIGUE, CABRÓN FÓLLAME
SOY TODA TUYA… gritaba, podía notar las contracciones de su vagina,
le dije que me iba a correr y me dijo que me esperara que seguía
teniendo sed, así que se la saqué y se dio la vuelta, agarró
la polla y se la metió mientras decía… DISPARA YA CARIÑO
DEJA SALIR TU SABROSA LECHE… sin más disparé mi carga al
tiempo que ella se relamía saboreándola. Después de
esta sesión nos duchamos y nos vestimos pues ella tenía que
salir de compras. Ya contaré qué pasó después.
Si os a gustado la historia podéis escribirme POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO

 

Resumen del relato:
    Un joven de vacaciones en el pueblo de su amigo, se queda solo en casa con la madre de éste, que decide ayudarle a enjabonarse la espalda en la bañera.

Leave a Reply

Mi primera vez

Mi primera vez (10)

La primera vez que tuve relación
con hombre fue lo más maravilloso que me pasó aunque no he
llegado a comprender cómo es que dos hombre pueden llegar a tener
tanto placer y creo que más con una mujer. Si estoy mal háganmelo
saber pues lo que siento es muro amor.

Yo tengo 30 años, soy alto
1.80 mts, delgado con mi cuerpo formado por los ejercicios, moreno, ojo
negros, y mis amigos me han dicho que estoy carita pero la verdad yo me
considero normal, como cualquier otro.

Bueno esto empezó, así
yo tengo mi novia y llevamos con cuatros de novios la verdad no nos decidimos
a casar por miedo a que con el tiempo no lleguemos a querernos como hoy
en día, hay tiempo en que me quedo en casa de mi novia por algún
tiempo sobre todo cuando quiero hacerle el amor de día y noche,
ella vive sola, como cada cual en su casa y eso nos gusta pues nos da la
libertad de estar solos cada vez que lo necesitamos. Era sábado
por la noche y como teníamos un trato de que los fines de semana
nos los repartíamos de la siguiente manera, el viernes era social
(con los amigos) el sábado sexual (los dos juntos para satisfacer
nuestras necesidades sexuales) y los domingos familiares (visitábamos
a la familia ya sea la de ella o la mía o ambas) y entre semana
nos veíamos al final del día o medio día para comer
o hacer otra cosa, pero cada cual en su trabajo. Bueno era sábado
y sabía que tenía ganas de hacer sexo con mi novia, pero
antes de esto salimos a cenar y nos dirigimos al mismo restaurante de siempre.

Al llegar al restaurante y al estar
sentado llega el mozo para preguntar qué se nos apetecía
tomar cuando volví la cara para ordenar puede ver que era un mozo
nuevo en ese lugar pues nunca lo había visto por ahí, pedimos
vinos diferentes lo que hizo que el mozo trajera varias copas y botellas
de vino, pero al instante de poner las cosas en la mesa de una manera extraña
se le voltió las bebidas encima de mí, dejándome todo
empapado yo rápidamente me paré y el mozo sintió mi
enojo que dijo: -mil disculpas le pido por este error, permítame
traer una servilleta para que se seque, yo al momento decidí guardar
tranquilidad por la gente que estaba en el restaurante. Yo le dije al mesero
que me llevara la servilleta al tocador de caballeros y me dirigí
hacia el tocador cuando estuve ahí me quité la chaqueta y
corbata pues esta estaba completamente mojada de las bebidas, cuando entró
el mozo con la servilleta, nuevamente me pidió disculpas y me dijo
que le permitiera ayudarme yo sin saber lo que pasaría lo dejé,
cuando se acercó a mí sentía una extraña sensación
no sabía qué era, cuando estando enfrente de mí, el
empezó a pasarme la servilleta por el pecho para tratar de secar
mi camisa un poco y cuando él pasaba la servilleta yo sentía
una sensación diferente y placentera, me sentía también
un poco extraño, pues yo siendo todo un heterosexual al 100\% en
ese momento iba perdiéndome en los movimientos que el mozo daba
a mi pecho. Como el vino me había caído en la parte principal
del pecho se escurrió hasta la parte del pantalón justo donde
queda la polla de uno, cuando el mozo se percató que mi tranca estaba
poniendo a mil, volvió a mi cara y dio nuevamente disculpas y sin
dejar pasar la servilleta por mi cuerpo yo iba excitándome cada
vez más, cuando estaba mi polla queriendo reventar por los movimiento
el mozo dejó caer la servilleta y sin quitarme la mano de encima,
suavemente daba movimiento a mi pecho sin yo poder decir nada en un movimiento
más el mozo bajo su mano a la altura de mi polla y la empezó
a sobar esto era nuevo para mí y era algo que me estaba matando
de placer y por miedo a mi consciencia y a punto de correrme, le grité
y le dije qué estaba haciendo, el mozo rápidamente se apartó
de mí y sus palabras fueron que sólo estaba dando servicio
a los clientes, sin decir nada el mozo salió del tocador y yo me
quedé pensando por qué me habían gustado tanto aquellas
caricias, no podía comprender lo que me pasaba a decir verdad la
gente Gay nunca me cayó mal pero tampoco la trataba a menudo.

Al salir del tocador me dirigí
a la mesa con mi novia, iba un poco nervioso pues me daba la sensación
de que todo los que estaban en el restaurante e incluso mi novia se habían
dado cuenta de lo sucedido, al llegar a la mesa ya estaba el jefe de los
mozos esperándome para disculparse de lo sucedido y a raíz
de esto dijo que pidiéramos lo que se nos apeteciera pues esa noche
la cuenta corría por parte de la casa, yo le comenté al jefe
de mozos que no quería que nos atendiera el mismo mozo, a lo cual
él estuvo de acuerdo.

Al estar cenando no podía
de dejar de ver al mozo que me atendió en el tocador, y con una
mirado lo vigilaba hacia donde él se dirigía y esto me estaba
matando y destrozando a la vez, pues cómo era posible que aquel
joven como de unos 28 años, alto 1.75 mts blanco, ojos verde, mirada
preciosa me estuviera llamando la atención, cada vez que él
se percataba de mi vista él sólo sonreía y llenaba
de calor todo el lugar, por lo que me estaba pasando llegué a tomar
más vino de lo normal y se me subieron un poco las copas pero lo
hacía para tratar de olvidar lo que me estaba pasando, cuando terminamos
de cenar y sobre todo yo de beber dimos las gracias al jefe de mozos, yo
dije que esto no lo tomaran tan a pecho pues solo había sido un
accidente y que cualquiera lo pudo haber tenido.

De regreso a casa yo le dije a mi
novia que no me sentía con ánimos de pasar la noche en su
casa, a lo cual ella reclama, pues era nuestro sábado sexual, yo
insiste y le dije que no me sentía con ánimos, que lo mejor
era que yo me fuera a casa, me diera un baño para quitarme el olor
a vino y dormir que me sentía cansado, ella sin reclamar dijo que
estaba bien, así que la dejé en su casa y yo me dirigí
al mía.

Al llegar a casa no podía
olvidar lo sucedido y no dejaba de pensa en el joven mozo lo cual a la
vez me estaba matando de angustia, no podía creer cómo era
que me estaba atrayendo el muchacho. No era tarde eran como las 11:30 de
la noche y yo me despojé de mis vestimentas y me dirigí al
baño donde al estar tomando la ducha empecé acariciar mi
pecho como lo había hecho el mozo y cuando más lo iba haciendo
esto me iba poniendo a mil, no sólo acaricié mi pecho sino
también mi vientre pensando que el mozo era quien me acariciaba,
no pude contenerme y con una mano me masturbaba y con la otra me acariciaba
el cuerpo sin dejar de pensar en el mozo, estuve unos siete minutos follando
mi polla y con el agua corriendo sobre mi cuerpo sentí correrme
de una manera muy especial y los gemidos que di creo que el vecino los
pudo escuchar, al terminar de ducharme me dirigí a la cama y me
recosté, pero no dejaba de pensar en el mozo la verdad iba comprendiendo
que el mozo me estaba gustando, así que salté de la cama
me vestí con ropas limpias y me dirigí nuevamente al restaurante
pero esta vez esperé a que cerraran y saliera el mozo.

Al salir el mozo me armé
de valor y dirigiéndome a él, le dije que había regresado
para disculparme por haberle gritado en el tocador, y que me permitiera
llevarle a casa. El mozo se despidió de sus compañeros y
abordó el coche, transcurso a casa de él la platica no paraba,
sabía yo que esto me estaba gustando demasiado. Yo fui quien lo
invité a casa que pasara a tomar una copa, como pago de mi crueldad,
a fin le conté que me encontraba solo, él animadamente aceptó
y nos dirigimos a casa. En el transcurso me comentó que tenía
29 años que era soltero y vivía en casa de su mamá,
lo cual esperaba un tiempo para marcharse a buscar nuevos horizontes en
otros países.

Llegando a casa le ofrecí
un whisky el cual tomaba lentamente y platicando de varias cosas yo sólo
tenía ojos para ver su cuerpo el cual me moría por acariciar,
me preguntó si podía usar el baño yo lo dirigí
al mismo, y cuando salió yo me encontraba ya sólo con mi
camiseta de tirantes la cual se ajustaba a mi pecho dejando verme muy sexy,
– hace calor me dijo, el cual yo contesté que sí, que si
le apetecía el se despojara del uniforme de trabajo el cual le abarcaba
gran parte del cuerpo, al hacerlo no podía creer lo que estaba viendo,
el cuerpo más bello y escultural masculino que mis ojos habían
visto. Y siguiendo con la platica le comenté que si tenia novia
o estaba casado, me dijo que no, me comentó que se podía
acercar más a mí que casi no me escuchaba y así estamos
los dos sólo en un sofá, al sentirlo más cerca de
mí la calentura nuevamente me apareció y sentía que
mi polla se ponía dura lentamente, creo que no hubo tiempo de más
pláticas pues en un instante él ya estaba a mi lado tratando
de verme directamente en los ojos. Yo sin más razón coloqué
mis manos en su cabeza y la acerqué a la mía para así
comenzar a comernos a besos, qué ricos besos me daba y qué
placentero se sentía aquella situación, sentía cómo
su lengua entraba en mi boca y se paseaba por la misma, yo como loco no
podía apartarme de él, después fui sintiendo como
sus manos acariciaban mi pecho mi vientre y mis brazos, yo me solté
para poder decirle que esta situación era nueva para mí y
no sabía por qué razón me enloquecía tanto,
lo que él contestó que no me preocupara que lo dejara manejar
la situación, en ese momento me paró, me quitó la
camiseta me dio un beso en mis tetillas, me sentó y me quitó
los zapatos para después pasarme sus mano acariciando mi polla por
encima del pantalón yo sentía que iba a reventar pues cada
vez se ponía caliente la situación, llegó el momento
en que me quedé desnudo y él me pidió que hiciera
lo mismo que lo desvistiera pero cuando yo pasé la mano sobre su
polla quise volverme loco, pues qué bello se sentía acariciar
tremendo pedazo de carne, no dudé más y cuando estuvo completamente
desnudo lo tiré al sofá y me dirigí hacia su polla,
la cual me estaba volviendo loco y sin decir nada le besé el vientre,
la entrepierna para después llegar al mástil perfectamente
bien formado de unos 18 cm. Vi como en la puntita del mástil salían
unas gotitas y al probarlas me iba volviendo en una puta deseosa de que
se la follaran. Sin perder tiempo me introdujo todo aquel pedazote de carne
en mi garganta qué feliz me sentía al tenerla dentro de mi
boca pues con movimientos suaves de arriba hacia abajo, como toda una puta
hecha y derecha. Él se acomodó de una manera en la cual quedamos
en un perfecto 69 y gozando los dos, no pude contenerme más y me
corrí dentro de su boca era una eyaculación diferente; pero
grandiosa, pues el placer de ésta me volvía loca y me hacía
gemir como nunca. Mi mozo me volvió y dándome un beso me
dio a beber de aquella rica lechita que le había dado, se colocó
de una manera en que su mástil quedara entre mis piernas y besándonos
pude sentir que él quería meter aquel trozote de carne en
mi culito, y sin perder tiempo me voltió para que él, pudiera
quitarme mi virginidad (de mi culito) él mojando un dedo con su
saliva, lo introdujo por mi culo, la sensación era extraña
para mí pero cuando más lo metía más gustaba,
y de repente metió otro más, ya eran dos dedos los que me
estaban acariciando en eso entró uno más y el placer se fue
incrementado a tal grado que nuevamente tenía mi polla bien dura,
y dándome un beso por el cuello y la oreja sentí cómo
su delicioso trozo de carne entraba en mí, al principio era algo
molesto pues el dolor, no me dejaba disfrutar. Pero como los movimientos
eran suaves el dolor se fue transformando en placer. Llegué a ponerme
de perrito y cuando estaba así no podía dejar de pedirle
que me la metiera, me volvía loco cuando en el mete y saca sus bolas
llegaban y chocaban en mis nalgas, los movimientos se volvieron un poco
rápidos y en un instante sentí como algo dentro de mí
corría y pude comprender que era mi mozo quien se había corrido
pues sus gemidos y sus manos en mi cintura de lo decían, al sentir
que terminó me acosté, evitando que el trozo de carne dentro
de mí se saliera y quedando debajo de mi mozo sentía cómo
su mano acariciaba mi cabello y me decía con una voz divina que
era la primera vez que sentía tan lleno de placer, y que esta no
era única vez que lo íbamos hacer, y yo tomando su mano la
besaba y decía que yo haría lo que él decidiera, al
momento me quedé dormido y no supe más de mí.

Al despertar la busqué por
toda la casa y no lo encontré, yo volví a la cama y con un
poco de dolor en el culo, me puse a pensar cómo era posible que
yo fuera perdiendo mi masculinidad, para volverme en un bisexual, y la
verdad no me importaba pues el placer de esa noche era superior a todo
lo demás.

A raíz de esto tuve que casarme
sin ante de buscar al mozo al cual me llevaría de luna de miel dejando
a mi esposa fuera.

Bueno pero creo que esa es otra
historia.

 

Resumen del relato:
    Un joven acude con su novia a un restaurante, donde un camarero le vierte vino encima. Al intentar limpiarle en los servicios nuestro protagonista siente una extraña y nueva sensación. Tras dejar a su novia en su casa y masturbarse como loco, vuelve al restaurante, habla con el camarero y éste le desvirgará el culo en su cama, sintiendo como se abre una nueva perspectiva a su sexualidad.

Leave a Reply